sábado, 24 de septiembre de 2016

#hemeroteca #iglesia #homofobia | La Iglesia mexicana saca a la ultraderecha de las catacumbas en su ofensiva antigay

Imagen: El País / Activismo arcoiris frente a manifestantes en Monterrey
La Iglesia mexicana saca a la ultraderecha de las catacumbas en su ofensiva antigay.
El oscuro cardenal Norberto Rivera, criticado por su proximidad al pederasta Marcial Maciel, lidera el pulso a Peña Nieto.
Jan Martínez Ahrens | El País, 2016-09-24
http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/24/mexico/1474675954_946407.html

La Iglesia mexicana ha salido del armario. Tras décadas de aparente sintonía con el poder, los obispos han roto hostilidades y auspiciado de una inmensa ola de protestas. El objetivo declarado es derribar la iniciativa presidencial de avalar constitucionalmente los matrimonios homosexuales. Pero detrás de las manifestaciones, que este sábado culminan en la Ciudad de México, se ha conformado un amplio frente que ha sacado de las catacumbas a la ultraderecha y busca imponer su agenda a un Estado que ha hecho de la laicidad y la separación de la Iglesia uno de sus principios rectores.

La ofensiva eclesial tiene un capitán. Es el oscuro y poderoso cardenal Norberto Rivera (Durango, 1942). A un año de que presente su jubilación, el primado de México ha vuelto a emerger de las sombras. Encarnación del inmovilismo y la complacencia con las élites, su figura quedó marcada para siempre por su defensa del pederasta Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo. Considerado un acólito suyo, Rivera perdió su crédito y, bajo las sospechas de haber encubierto él mismo a curas pedófilos, su presencia pública se diluyó. Pero nunca perdió su influencia y ahora, al mando del sector más extremista del episcopado, ha aprovechado para dar el golpe.

El momento ha sido escogido con sumo cuidado. Hace apenas siete meses el Papa enardecía al país con su visita. En la misma catedral de la Ciudad de México, de la que es obispo Rivera, el Pontífice lanzó una sonora a reprimenda a la jerarquía y a sus continuas intrigas. “¡Si tienen que pelearse, peléense como hombres, a la cara!”, les dijo. Y acto seguido les pidió que volvieran la mirada a las necesidades de los pobres y los oprimidos. “No se necesitan príncipes”, sentenció Francisco.

El mazazo fue entendido como una mensaje a Rivera y su cohorte de prelados. Pero pasado el tiempo, la advertencia ha quedado sin nadie que la vigile. México carece ahora mismo de nuncio. El anterior ha sido enviado a Washington y el sustituto, el arzobispo Franco Coppola, aún sigue en la República Centroafricana. A este síndrome de sede vacante se suma el escaso peso del presidente de la Conferencia Episcopal mexicana, José Francisco Robles Ortega, enfrascado en una pugna interna con su antecesor en el Arzobispado de Guadalajara, el carismático, virulento y muy conservador Juan Sandoval, uno de los grandes aliados de Rivera. “La batalla llega al punto de que Sandoval se niega a abandonar la casa del arzobispo”, indica el sociólogo Bernardo Barranco.

Sin nuncio ni estructura que le controle, el primado de México se ha visto con las manos libres para actuar y ha aprovechado un momento político perfecto. El presidente Enrique Peña Nieto atraviesa sus peores horas. Su popularidad, con la economía estancada y la violencia en alza, es la más baja de un jefe de Estado en 25 años, y sus últimos errores, como la desastrosa visita de Donald Trump, hacen presagiar un tormentoso fin de mandato.

Ante esta debilidad, la Iglesia ha movilizado a sus huestes contra uno de sus objetivos predilectos: el matrimonio homosexual. La llamada ha tenido numerosos focos, pero su principal altavoz ha sido el enfebrecido semanario Desde la fe, bajo el mando de Rivera. De sus páginas han partido los mayores ataques a Peña Nieto. No sólo por su iniciativa de consolidar constitucionalmente el matrimonio gay, ya avalado por la Suprema Corte de Justicia y vigente en 10 de los 32 estados, sino contra su forma de hacer política y hasta sus reformas, a las que ha calificado de “pura retórica populista”.

En esta batalla, Peña Nieto se ha visto sorprendido por un enemigo inesperado: su propio partido. El PRI ha congelado la iniciativa presidencial en las cámaras legislativas. La impopularidad de la propuesta en los estados más conservadores, el batacazo en las elecciones regionales y el propio desgaste del mandatario, al que apenas quedan dos años de gobierno pleno, han llevado a sus parlamentarios a dar la espalda a su iniciativa con la esperanza de remontar vuelo en próximos comicios. “Lo más seguro es que el PRI deje que sea la izquierda del PRD quien retome la ley. Puede asumir los costes y además obtener beneficio, porque su rival, Andrés Manuel López Obrador, evita el asunto del matrimonio homosexual”, señala Alejandro Díaz, profesor de la Escuela de Gobierno del Instituto Tecnológico de Monterrey.

El regate del PRI a su propio presidente, lejos de acallar las protestas eclesiales, les ha dado nuevos bríos. Hace dos semanas salieron a la calle en 120 ciudades. Este sábado lo volverán a hacer en la capital. El movimiento, bajo el padrinazgo de la Iglesia, se ha aglutinado en torno al Frente Nacional de la Familia. Un grupo de discurso radical, detrás del que algunos expertos vislumbran la mano de El Yunque, la semisecreta organización de la ultraderecha mexicana. Entre sus desaforadas proclamas figura que la homosexualidad es reversible; la transexualidad, una enfermedad mental, y que los anticonceptivos causan esterilidad.

Envalentonado por sus victorias, la protesta ya no sólo pide la retirada del matrimonio igualitario, sino que, en un paso que hace prever un conflicto de largo aliento, exige modificar la Constitución para incluir un concepto de familia acorde a su ideología y abrir la educación a la Iglesia. Algo que hasta ahora era un anatema en México.

Pocas veces tensión eclesial ha llegado a tanto en México. Aunque los choques e incluso los derramamientos de sangre han marcado la historia de la Iglesia mexicana (en la Guerra Cristera entre 1926 y 1929 murieron cientos de miles de personas), el episcopado acabó aceptando las duras condiciones que le imponía la Revolución Mexicana. Con su milenaria versatilidad, se amoldó al régimen priísta hasta lograr que en 1991 el presidente Carlos Salinas de Gortari diese luz verde a una reforma constitucional que permitió su reconocimiento jurídico y, un año después, el restablecimiento de relaciones con el Vaticano. Fue el inicio de una luna de miel. Una convivencia con el poder que ahora se ha roto y que parece casi imposible de restablecer antes de las próximas elecciones presidenciales de 2018. “Hay un ánimo de revancha; la jerarquía es profundamente conservadora y aristocrática, durante años han vivido como un estigma su relación de sometimiento con el poder”, señala Barranco.

Otro de los motivos de esta quiebra radica, según los expertos, en el intento de recuperar un terreno perdido. La secularización de las grandes urbes y la competencia de las iglesias evangélicas y pentecostales (que también apoyan la protesta) han debilitado a la Iglesia. El 83% de la población se declara católica frente al 95% de 1970. “Pese a todas las manifestaciones externas de la religiosidad popular, la Iglesia en México teme caer en la irrelevancia. No sólo no ha logrado detener el proceso de pluralización religiosa en marcha, sino que las actitudes de los católicos han cambiado”, señala la profesora-investigadora del Colegio de México, Soledad Loaeza.

En este horizonte, es muy difícil que se restablezcan los puentes. Las voces disidentes dentro de la Iglesia mexicana existen, pero son escasas. El obispo Raúl Vera, uno de los pocos que defiende públicamente a los homosexuales, ya advirtió en una entrevista a El País que la revolución de Francisco se percibía más en la ciudadanía que en el episcopado. Y el Vaticano, el único poder capaz de frenar esta ola, guarda silencio. El juego, de momento, está manos del cardenal Rivera. Y él hace lo que quiere. En su última homilía, en la catedral metropolitana, el primado de México pidió a sus feligreses que rezasen por Peña Nieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...