domingo, 11 de septiembre de 2016

#hemeroteca #mujeres #politica | La política desde otra mirada

Imagen: Deia / Maddalen Iriarte, Natalia Rojo, Juana Bengoechea, Bakartxo Tejeria y Pili Zabala
La política desde otra mirada.
Es posible una política bajo un prisma femenino. No solo es posible, sino que ya es presente. ¿Mejor? ¿Peor? Está por ver; en todo caso será una política con matices distintos. Matices que intentarán introducir Juana Bengoetxea, Bakartxo Tejeria, Pili Zabala, Natalia Rojo y Maddalen Iriarte.
Nekane Lauzirika | Deia, 2016-09-11
http://www.deia.com/2016/09/11/politica/euskadi/la-politica-desde-otra-mirada

La política con otro prisma, con matices diferenciadores que tal vez ayuden a enderezar rumbos que de otra manera están muy enquistados y parecen difíciles de encauzar. Al menos esta es la idea general que puede inferirse tras la distendida tertulia con cinco mujeres que se presentan a las elecciones del 25 de septiembre; algunas como cabeza de lista de su formación y con muchas posibilidades, si no de ser lehendakari, sí al menos de estar en el Gobierno.

En Donostia nos reunimos con la veterana Juana Bengoechea, concejala del PP en el Ayuntamiento de Irun; Bakartxo Tejeria, presidenta del Parlamento Vasco en la pasada legislatura y aspirante de nuevo por el PNV a la Cámara de Gasteiz; Pili Zabala, candidata a lehendakari por Elkarrekin Podemos; Maddalen Iriarte, cabeza de lista de EH Bildu por Gipuzkoa, y Natalia Rojo, también primera en la lista del PSE por Araba. Todas ellas mostraron su entusiasmo ante la nueva aventura política en la que se han embarcado.

Rostro, corazón y cabeza de mujer
Lejos de esperanzas hueras puestas en la presencia de las mujeres como dirigentes políticas, la realidad es que la participación cada vez más abundante de savia nueva con rostro, corazón y cabeza de mujer abre expectativas renovadas para un ambiente político del que socialmente se tiene una idea no excesivamente positiva. Su presencia podría cambiar este sesgo negativo. Esta podría ser su mayor contribución.

La ‘popular’ Juana Bengoechea entró de concejal en Irun en 1999, “en épocas que todas recordamos tan especiales y en la que había unas motivaciones extraordinarias”. En estos momentos de desprestigio social que se palpa sobre la política, ¿qué les anima a meterse en ese camino grande?: “Aunque a la gente le resulte difícil entenderlo, la política bien hecha es muy gratificante; te da muchas satisfacciones; es un mundo apasionante”.

Natalia Rojo se estrenó como concejal socialista a los ‘veintipocos’ años y su vinculación responde a un compromiso con el PSE “y por creer que con mi trabajo y dedicación soy capaz de cambiar las cosas; es una profesión absolutamente vocacional, es difícil que alguien esté aquí si no tiene disposición de compromiso y trabajo por la sociedad”, explica categórica.

A Pili Zabala le ha arrastrado una ambición moral. “Antes decía que no tenía ambición, ni política ni económica; ahora tengo ambición moral y política. La política me ha producido mucho dolor; la he seguido, pero hasta que surgió Podemos nunca me sentí identificada con una formación; ahora estoy muy ilusionada porque creo que puedo hacer cosas para que la gente viva mejor”, subraya.

Tiempos ilusionantes
La periodista Maddalen Iriarte seguía a sus compañeras desde el otro lado del puente hasta que decidió “que ni más joven ni más guapa, que ahora era el momento para dar el paso. Euskal Herria vive un tiempo ilusionante en el que podemos conseguir acuerdos y dar pasos adelante y me apetece estar ahí; toda la pasión que he puesto en el periodismo la voy a volcar ahora en la política”.

Bakartxo Tejeria, presidenta del Parlamento Vasco durante los últimos cuatro años, también vive la política como algo vocacional: “Empecé muy joven porque creo que es un servicio público; en este país se han hecho muchas cosas y vamos a mejor, se va respondiendo a las necesidades de la ciudadanía; estamos para servir a quienes nos han votado y también a los que no pero que creen en nosotros, creen que podemos hacer las cosas bien”.

La representación de mujeres en el Parlamento es la que es. ¿La meta es tener una Cámara paritaria o que las leyes que emanan de ella sean igualitarias? “Las leyes paritarias ya son un imperativo legal, así que ahora hay que cuidar la valía de las personas. Un año tuvimos una lista al Parlamento que no hubiera pasado la ley porque de los cinco primeros, cuatro eran mujeres”, señala Bengoechea, quien cree que la mujer vasca siempre ha tenido ‘mando en plaza’: “Somos culturalmente una sociedad de mujeres muy fuertes”.

En esta línea, Natalia Rojo reconoce que el Parlamento es una institución en la que las mujeres están bien representadas. “Con las últimas incorporaciones hay más mujeres que hombres. En el grupo socialista somos más”, atestigua. El PSE siempre tuvo cuotas obligatorias con unos mínimos de 60-40. Así, recuerda que “hemos apoyado internamente las listas cremallera; la sociedad vasca está avanzada, aunque aún queda por hacer”.

Con un argumento similar, Pili Zalaba cree que la feminización de la política sería un paso adelante: “Hay que valorar al ser humano al margen de que sea hombre o mujer. Pero a las mujeres no nos han permitido tener las mismas oportunidades. En política, los países gobernados por mujeres funcionan mejor porque tenemos otra mentalidad; somos más dialogantes. Hay estudios que lo avalan porque neurológicamente somos diferentes. Los hombres desarrollan otro tipo de cualidades y el hecho de que sean más agresivos hace que no lleguen a tantos acuerdos. Existe igualdad legal, pero no social. Algo va mal cuando tenemos las mejores leyes del mundo pero no funcionan”.

A Iriarte lo que le interesa es que se den pasos efectivos y de gigante por la igualdad. Escandalizada por la desigualdad en su expresión más violenta que está dejando este verano -violaciones y abusos en las fiestas de San Fermín y del resto de capitales vascas-, considera que los medios de comunicación “no han estado a la altura en este tema. Además, que salgan a la luz estos casos tan terroríficos hace que nos olvidemos de que en el día a día sufrimos grandes desigualdades que, siendo tan sibilinas, ni nosotras mismas reparamos en ellas”, reconoce la periodista de ETB.

La ley de igualdad
Siguiendo este hilo conductor, la jeltzale Bakartxo Tejeria no duda en que las mujeres deben estar en todos los ámbitos de la vida, y también en la política, “aportando lo que sabemos hacer. El Parlamento sí es una muestra de igualdad. Cuando se constituyó por primera vez solo había 4 mujeres y hoy hemos acabado con 36 féminas y 39 varones, habiendo tenido paridad total en alguna ocasión”. Piensa que la Ley de Igualdad ha tenido mucho que ver en este avance social: “Las mujeres válidas no surgen de repente; siempre las ha habido pero hasta que la ley obligó a los partidos a encontrarlas no fuimos visibles. De hecho, estamos demostrando que por lo menos hacemos las cosas tan bien como ellos. Mujeres, mayores, jóvenes... todas las sensibilidades deben estar presentes en las diferentes áreas de la vida; todos/as aportan cosas”.

Dicen que eligieron a Obama por ser negro y no mujer. ¿Alguna de las cinco podría ser lehendakari? ¿Nuestra sociedad está preparada? “Claro. Ya ha habido candidatas a lehendakari”, exclama la expresidenta de la Cámara vasca. ¿Cambiaría en algo el sesgo político? “Este hastío en el que vivimos hace decir a la gente: ojalá gobernara una mujer; la sociedad está expectante”, apunta la ‘popular’ Bengoechea.

Coinciden las candidatas de Elkarrekin Podemos y EH Bildu en que hay muchas mujeres preparadísimas y que lo importante es que se cumplan las leyes para que la igualdad sea real. “Que una mujer fuera lehendakari serviría para la reflexión. Creo que cualquiera de ellas, y yo misma, podemos ser lehendakari“, remacha Iriarte, mientras Natalia Rojo añade que las mujeres humanizan la política. “Y hoy más que nunca necesita ser humanizada”, sostiene con convencimiento.

Otras formas de hacer política
Mariano, Pedro, Pablo, Albert, cuatro hombres incapaces de ponerse de acuerdo. ¿Sería diferente la situación si fueran cuatro mujeres? “Depende del carácter de cada una. Hay hombres abiertos al dialogo”, apunta Natalia. Mientras, Bakartxo, al igual que Juana, está convencida de que aún habiendo mujeres la situación actual sería igual “porque detrás de esos hombres que no se ponen de acuerdo hay unos partidos con sus líneas y con mujeres ejecutivas con voz”, dice, al tiempo que Maddalen recuerda que hay mujeres que ejercen el poder como hombres. Para Pili, a pesar de todo, sería mejor con mujeres “porque tienen otra forma de hacer política. Y si hay voluntad política siempre hay solución”, dice la candidata morada.

Sobre las escandalosas cifras de mujeres asesinadas por violencia de género, Maddalen cree que habría que cumplir la ley, mientras Zabala aboga por mejorar la RGI, “que el gobierno de López rebajó en un 7%”. Una opinión no compartida por Rojo para quien la RGI no es la panacea. Bakartxo recuerda que muchas mujeres no denuncian “y no hay RGI que valga; es un tema educacional”. Y para Bengoetxea, “no puedes meter a todas las personas en el saco de la RGI”.

A todas les alarma que los agresores sean cada vez más jóvenes. Según Maddalen, hace falta un empuje en educación en valores. Pero Juana cree que “hemos formado una generación de principitos y princesitas incapaces de asumir una frustración”. Mientras, para Pili Zabala la clave está en el “respeto al ser humano”.

Porque, como apunta Maddalen, no hay que delegar la responsabilidad solo en la escuela. “Es de todos. Partiendo por el respeto de cada uno consigo mismo y con los demás, y acabando por los mass media, de los que recibimos mensajes que interiorizamos de forma escandalosa sin filtro alguno”, apostilla. Para Juana, antes las personas se amaban y las cosas se utilizaban. “Ahora, las cosas se aman y las personas se utilizan”, sentencia rotunda.

Ilusiones y esperanzas
La ‘popular’ Juana Bengoechea apuesta por una campaña de la esperanza y la confianza. “La sociedad ha perdido estos dos conceptos fundamentales que hay que recuperar”, reflexiona. Para ello, añade Maddalen, se puede trabajar ahora mismo desde aquí para un futuro mejor y que este país se sitúe a un nivel europeo. Esa es su ilusión: “Hay que mirarnos en espejos más ambiciosos que España”. Igual que a Pili Zabala, que como buena ‘korrikalari’ que es, le gusta compararse con los mejores de la clase. “Con nuestra renta ‘per capita’ hay que tener mejores políticas sociales; Euskadi tiene ese potencial y hay que gestionarlo mejor”, asevera.

A Natalia Rojo le parece positivo que la sociedad vasca, española y europea sea cada vez más exigente con los políticos y pida más transparencia en todo. “Espero que el acuerdo sea el ADN de la política vasca y seamos capaces de llevar este país hacia donde se merece”, afirma esperanzada. Un país que, apostilla Bakartxo Tejeria, tiene ya su rumbo marcado. “Hay que compararse con los mejores, pero también con los que están peor. Sobre todo para ver lo que hemos hecho con el esfuerzo de toda la sociedad. Eso también es importante”, añade , mientras Juana asiente con la cabeza, “porque no transmitimos bien lo que hacemos”.

Pili Zabala hace suya una frase de Elsa Punset. “Hay dos emociones, el amor y el miedo. Hagamos política desde el amor y no desde el miedo”, concluye sonriente. Sin duda la frase que desde ángulos políticos tan distantes todas subrayarían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...