viernes, 25 de mayo de 2018

#hemeroteca #empresas #lgtbi | La banca quiere que sus empleados salgan del armario

Imagen: Cinco Días / Barclays Bank en el desfile del Orgullo LGTBI en Londres
La banca quiere que sus empleados salgan del armario.
La gestora Fidelity ha instalado baños de género neutro en su sede de Londres. Ya hay fondos que invierten solo en compañías que favorecen la diversidad sexual.
Miguel Moreno Mendieta | Cinco Días, 2018-05-25
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/05/22/fortunas/1526996965_759702.html

Oli Shakir-Khalil es el director de inversiones en mercados emergentes de la gestora de fondos Fidelity International y trabaja en la City de Londres, el corazón de las finanzas europeas. Vivió un calvario en la anterior empresa en la que trabajaba, al sentirse discriminado por su orientación sexual. Hasta llegó a intentar suicidarse.

Ahora, tras salir del armario, se ha convertido en un referente para el respecto de la diversidad sexual en Fidelity. Para concienciar sobre lo difícil que resulta trabajar en un entorno que te juzga y te margina por tu orientación o identidad sexual, este gestor de fondos ha contado su historia en varias conferencias, retransmitidas en directo para varios centenares de compañeros de toda Europa.

El grupo Fidelity, para proteger diferentes orientaciones e identidades sexuales, ha implantado baños de género neutro en su cuartel general de Londres. Consiste en un baño único, para todo el personal, con cubículos individuales. Así los empleados transgénero no tienen por qué sentirse incómodos al entrar en el baño de hombres o de mujeres. La gestora también ha puesto en marcha un teléfono de denuncias para casos de acoso. Su compañía gemela en Estados Unidos, Fidelity Investment, se posicionó hace un año en contra de la propuesta legislativa del estado de Texas para obligar a los alumnos transexuales a utilizar el baño correspondiente al género con el que habían nacido.

Cada vez son más las gestoras de fondos y los bancos de inversión que se quieren implicar en la lucha por el respecto de la diversidad sexual. Goldman Sachs, por ejemplo, tiene una responsable ejecutiva de diversidad y ha empezado a preguntar en sus entrevistas de trabajo sobre esta cuestión para prevenir cualquier tipo de discriminación en el proceso de selección. Desde hace años ya monitorizaban la raza, la nacionalidad y el género, pero ahora también preguntarán por la orientación sexual.

En Londres, cada vez son más las grandes firmas de inversión que se comprometen para proteger a este colectivo. “Hay que ponerse en la piel de las personas que son juzgadas simplemente por la persona a la que aman o el género con el que se identifican”, explica Michael Roaemer, jefe de cumplimiento normativo de Barclays y responsable de patrocinar el Desfile del Orgullo en Londres. “No me puedo imaginar lo difícil que debe ser no poder llegar al trabajo y habar con normalidad de lo que hice el fin de semana. No puedo imaginarme lo difícil que debe de ser que no te acepten tal y como eres. Por eso en Barclays queremos que todo el mundo se sienta cómodo para trabajar y expresarse tal y como es, en su conjunto”.

Además de convertirse en patrocinador oficial del Orgullo, Barlcays fue el primer banco británico que mostró a parejas del mismo sexo en un anuncio y redecoró cientos de cajeros durante la celebración del Orgullo, con los colores de la bandera del colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB).

También las aseguradoras
Bancos, gestoras de fondos y también aseguradoras. En la francesa Axa es un referente por sus políticas de diversidad e inclusión. “El desarrollo de la diversidad en la orientación sexual es uno de nuestros pilares estratégicos, que hace de nuestra empresa un mejor lugar para trabajar y desarrollar nuestras carreras profesionales”, explicaba recientemente Carmen Polo, directora de recursos humanos de Axa España, durante la firma de un convenio con la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales, y Bisexuales (FELGTB). La compañía ha sido reconocida como una de las 10 mejores empresas en la gestión de la diversidad sexual.

También el gigante alemán Allianz es un abanderado de las políticas de inclusión y diversidad. La compañía lleva años comprometida con esta causa y ha sido reconocida en varias ocasiones como una de las mejores compañías para trabajar para el colectivo LGTB.

La última vuelta de tuerca en el avance de la lucha contra la discriminación por la orientación sexual o la identidad de género está en los fondos de inversión que solo invierten en compañías comprometidas con esta causa. La firma LGTB Capital fue fundada en 2010 a las afueras de Londres para dar servicios financieros con enfoque específico en la diversidad sexual.

Además de tener un equipo de asesoramiento financiero para este colectivo, LGTB Capital ha elaborado un índice que califica a las empresas que cotizan en Bolsa en función de sus políticas de diversidad sexual (el LGBT Diversity Investment Index). Para los inversores activistas, hasta hay un fondo cotizado que replica la evolución de ese índice y su rentabilidad en el último año ha sido de más del 14%.

#hemeroteca #homofobia #politica | Hugo Eric Flores: “El matrimonio homosexual en México es una moda”

Imagen: El País / Hugo Eric Flores, presidente del PES mexicano
Hugo Eric Flores · Presidente del Partido Encuentro Social: “El matrimonio homosexual en México es una moda”.
Jacobo García | El País, 2018-05-25

https://elpais.com/internacional/2018/05/24/mexico/1527189289_881619.html

Hijo de padre alcohólico, formado en la UNAM y en Harvard, el pastor evangélico Hugo Eric Flores (Ciudad de México, 1969) confiesa que la religión salvó a su familia siendo un niño. Años después fundó un partido que se alió primero con Felipe Calderón -todavía como Iglesia Pentecostal- y luego al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador, que lidera las encuestas.

Al frente del Partido Encuentro Social (PES) prepara su asalto al poder en las elecciones del 1 de julio, donde espera lograr en un tiempo récord el doble de votos que en los últimos comicios; más de dos millones de votos, 50 diputados, cinco senadores, un gobernador y 100 alcaldías, para convertirse en el cuarto partido político más grande del país.

Con este capital quiere impulsar una agenda con una importante carga social y medidas en defensa de la familia. Sin embargo, no es el programa sino en las retrógradas iniciativas impulsadas en el congreso en los últimos años, lo que desconcierta a la izquierda.

Pregunta: ¿Cuál es el secreto de este partido?
Respuesta: Que no somos políticos. Encuentro Social nace como una asociación civil haciendo trabajo asistencial hasta que nos dimos cuenta que dábamos una aspirina para curar un cáncer sin transformar nada. Ahora hemos creado una plataforma de cristianos, con líderes formados en las Iglesias, que decidimos salir a la calle y hacer efectiva la parábola del buen samaritano.

P. ¿Cómo define políticamente al PES?
R. No nos gusta la geometría política entre derecha e izquierda. Nos dicen que somos de derechas porque tenemos posturas en defensa de la familia, pero creemos que la derecha es buena para crear riqueza pero mala para distribuirla. Tampoco creemos en una izquierda que defiende a los pobres pero viven en el lujo. Creemos en un gobierno con principios, lealtad y patriotismo. Uno es lo que tu familia te permitió ser. No le debo nada al Gobierno de México, pero sí a mi familia.

P. Los acusan de ir contra los homosexuales.
R. No somos homófobos. No podemos serlo. Yo vengo de minoría religiosa y en mi generación todavía había persecución religiosa. Había chicos a quienes los padres prohibían jugar con los ‘aleluya’ y perdí un trabajo porque era evangélico. Así que no podemos ni vamos a discriminar a ninguna minoría sexual.

P. Pero su partido ha presentado varias iniciativas legales en contra del aborto y las uniones homosexuales.
R. Si, lo hemos hecho. Pero hay un líder con una gran sabiduría, que es Andrés Manuel López Obrador, que propone que llevemos estos temas a consulta y yo estoy de acuerdo. Yo fui constituyente de la Constitución de la Ciudad de México y no estuve a favor de derechos progresistas (hace comillas en el aire con los dedos) incluidos, pero los acepté. Soy un demócrata y si en algún momento esos derechos privados se aprueban seré respetuoso y pedimos lo mismo, que se nos respete.

P. ¿Está en contra del aborto?
R. Respetamos el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, pero no sobre la vida de otros. Para ello hay anticonceptivos y proponemos que se implementen políticas públicas en esa dirección. En la Ciudad de México, donde se aprobó el aborto, se convirtió en un negocio. Nuestra respuesta es que hagamos una política pública real para que en cada casa haya una píldora anticonceptiva o preservativos para que nuestras jóvenes no se sigan embarazando. ¿Dónde están ahí los principios religiosos?

P. ¿Y del matrimonio homosexual?
R. Está bien que una pareja gay tenga derechos y pueda heredar, no tenemos problema con eso. Nuestro problema tiene que ver con la procreación. Le voy a dar un dato: tres años después de la legalización del matrimonio homosexual en Ciudad de México hubo 3.200 matrimonios y de ellos 2.000 no eran entre personas de esta ciudad. De los 1.200 restantes tres años después ya se han divorciado 800. El matrimonio igualitario se ha convertido en una moda. Si alguien en su vida quiere ejercer su sexualidad de la manera que quiera está muy bien, es un derecho, pero trasladarlo a la esfera pública atenta contra la vida. Esa es una lucha muy respetable como nosotros tenemos la nuestra. La palabra clave es respeto.

P. ¿Se puede resolver con una consulta pública derechos fundamentales?
R. Si no hay forma de ponernos de acuerdo habrá que hacerlo así.

P. La izquierda teme la pérdida de derechos sociales conquistados.
R. Nuestra prioridad tiene que ver con cambiar el régimen político de México y esta coalición tiene el propósito de derrotar a los partidos de siempre.

P. ¿Hay voto corporativo en la iglesia evangélica?
R. Yo no lo veo ni siquiera en los sindicatos o las centrales obreras. Los evangélicos en México forman una iglesia horizontal. En lo que sí fuimos precursores fue en lograr que los evangélicos dejaran de votar por el PRI. Estamos orgullosos de levantar una conciencia entre los cristianos para que distinguieran derechos o dádivas del PRI. En las iglesias evangélicas buscamos un semillero de líderes que impulsen la transformación del país.

P. ¿Por qué López Obrador eligió al PES?
R. Hay gente que piensa que Obrador es un hombre cerrado, pero no, es un hombre de ideas fijas pero de gran apertura y cuando concretamos nuestra alianza planteó un país con diversidad religiosa y política donde cabemos todos.

R. Caben todos, pero los eligió a ustedes.
R. Había un reconocimiento hacia nosotros porque nos respeta y sabe lo difícil que es tener un partido, mantener el registro, sacar votos. Así como Morena reemplaza al PRD, nosotros venimos a sustituir al PAN. Buscando el símil en España: Morena sería Podemos y el PES Ciudadanos.

P. ¿La unión con López Obrador es espiritual o política?
R. Es una combinación de ambas cosas. Claro que hay una unión espiritual porque compartimos ideales parecidos: gente honesta, y mirar por la gente más pobre y eso solo se hace con políticos que no vengan a enriquecerse. No hablamos de lucha de clases sino encuentro de clases.

jueves, 24 de mayo de 2018

#hemeroteca #igualdad #politica | EUDEL y Emakunde presentan una guía para integrar la perspectiva de género en la nueva normativa municipal

Imagen: Emakunde / Izaskun Landaida e Ibon Uribe
EUDEL y Emakunde presentan una guía para integrar la perspectiva de género en la nueva normativa municipal.
Emakunde, 2018-05-24
http://emakunde.blog.euskadi.eus/2018/05/eudel-y-emakunde-presentan-una-guia-para-integrar-la-perspectiva-de-genero-en-la-nueva-normativa-municipal/

Elaborada en el marco de la red de técnicas y técnicos municipales Berdinsarea, EUDEL y Emakunde ponen a disposición de los ayuntamientos vascos una nueva herramienta didáctica y procedimental para incorporar las Evaluaciones previas del Impacto en función del Género (EIG), desde un primer momento, en el diseño, elaboración y producción de toda aquella nueva normativa y algunos actos administrativos promovidos desde los gobiernos locales.

La nueva guía editada por EUDEL y Emakunde responde a dicho objetivo, desde el compromiso de colaboración interinstitucional de ambas entidades por seguir ofreciendo a los ayuntamientos vascos instrumentos prácticos que les ayuden a avanzar en un nuevo enfoque de la igualdad, como eje transversal de la gestión eficiente y de la buena Gobernanza a nivel local en beneficio de la ciudadanía.

Aunque las Evaluaciones de impacto de género están previstas para todas las Administraciones Vascas de mano de la Ley 4/2005 de 18 de febrero, para la Igualdad de Mujeres y Hombres, esta guía supone un importante avance para su aplicación en los procedimientos de la Administración local, puesto que ofrece recomendaciones articuladas para cada una de las fases del proceso.

La propia Comisión Europea establece que “Decisiones políticas no sexistas pueden tener un impacto diferente en las mujeres y en los hombres, aun cuando esta consecuencia no estuviera prevista ni deseada” (Guía para la Evaluación del Impacto de Género, 1997).

En el mismo sentido, la guía de EUDEL y Emakunde recoge que “es necesario tener en cuenta la desigualdad existente entre mujeres y hombres a todos los niveles, cuestión que sitúa a unas y otros en una situación desigual de partida.” “La solución pasa, por tanto, por reorganizar la política pública, en este caso, el proceso de elaboración de una norma o acto administrativo para que se tenga en cuenta la existencia de la desigualdad”.

El propósito fundamental de la guía es el de facilitar el trabajo al propio personal municipal de las áreas vinculadas (secretaría, intervención, servicios jurídicos, igualdad), y al mismo tiempo, el de tener un impacto positivo para la sociedad minimizando las discriminaciones hacia las mujeres. Con todo ello, por tanto, se busca obtener un beneficio directo para la ciudadanía del municipio fomentando el principio de igualdad de mujeres y hombres en la vida local.

Jornada de presentación al personal municipal
La nueva herramienta ha sido presentada esta mañana en la sede de EUDEL en una jornada de trabajo con casi un centenar de responsables municipales a nivel político y técnico, especialmente de las áreas involucradas de igualdad, secretaría, intervención y servicios jurídicos.

Según ha explicado el representante de EUDEL, el alcalde de Galdakao Ibon Uribe, “incorporando la perspectiva de género en el centro de la regulación municipal, se consigue incidir en cada norma para hacer frente y transformar las posibles situaciones de desigualdad. De este modo, se consigue aumentar la eficacia de dichas normas con un impacto mayor e igualitario para mujeres y hombres”.

La Directora de Emakunde, Izaskun Landaida, por su parte, ha subrayado la importancia de la coordinación interinstitucional en el ámbito de la igualdad, y ha incidido en la idea de que las normas y los actos administrativos pueden tener un impacto diferente en mujeres y hombres, por lo que es necesario tener en cuenta siempre el enfoque de género: “Tenemos que seguir esforzándonos en la transversalización del enfoque de género en todas las actividades y procesos de las administraciones públicas, y esforzándonos especialmente en lograr que su implantación sea homogénea en los diferentes niveles de la administración, con especial incidencia en las administraciones municipales”, ha señalado.

Compromiso y procedimiento adaptado a cada Ayuntamiento
La nueva guía ofrece un modelo común para los gobiernos locales. La publicación incluye una propuesta de compromiso/acuerdo del Ayuntamiento, junto con el procedimiento e itinerario de fases, órganos y personas responsables dentro de la organización, así como ejemplos prácticos y exenciones para su aplicación.

Al igual que otros instrumentos precedentes, como son los planes locales de Igualdad o las ordenanzas de igualdad, la nueva guía propone un catálogo de orientaciones adaptados a la realidad municipal.

Dicho procedimiento podrá ser aprobado formalmente en el Pleno municipal, fijándose así unas directrices estables por parte del gobierno local para la elaboración de la evaluación de impacto de Género en las normas y actos administrativos que produzca ese Ayuntamiento.

En este sentido, Ibon Uribe e Izaskun Landaida han explicado que con esta nueva iniciativa EUDEL y Emakunde pretenden seguir “brindando referentes y acompañando a los ayuntamientos”.

#hemeroteca #violencia #justicia | Las tres muertes de mi padre

Imagen: Público / Juan Romero Álvarez
Las tres muertes de mi padre.
Pablo Romero | Público, 2018-05-24
http://blogs.publico.es/otrasmiradas/13676/las-tres-muertes-de-mi-padre/

El 21 de junio de 1993, tres terroristas de ETA mataron a mi padre y a seis personas más mediante la explosión de un coche bomba. Fue una auténtica masacre en el centro de Madrid. Una más. De aquel caso, las investigaciones oficiales condujeron a una condena para dos tipos que habían robado los coches. Así se cerró judicialmente el asunto, sin que quedara claro quiénes fueron los autores y cómo lo hicieron. Yo entonces tenía 17 años. Asunto concluido.

Cuando hace cinco años logré reabrir el sumario de aquella masacre, justo al borde de su prescripción legal, me vi arrastrado a una tarea tenebrosa y destructiva: intentar investigar un caso de terrorismo etarra de hace más de dos décadas en España.

Inicié así una investigación que me ha pasado una enorme factura no sólo económica sino también personal. Durante este tiempo he hablado con decenas de personas, algunas muy poco recomendables; he estudiado miles de folios, todos ellos escritos en esa jerga burocrática que deprime al más alegre; he esperado y desesperado, atrapado en esos interminables plazos judiciales que parecen existir sólo para la parte más implicada; he realizado el trabajo que otros no hicieron, aunque es su obligación y para ello les pagamos entre todos.

Yo sé desde hace años quién mató a mi padre. Tengo pruebas desde 2014. Por eso, me pareció necesario en su momento llevarlo a la Audiencia Nacional. En primer lugar, porque es donde tiene que despejarse el asunto con todas las garantías para los autores —ellos tienen derecho a defenderse—; en segundo lugar, porque me obligaba a encontrar evidencias sólidas y no sólo rumores o conjeturas.

Durante las próximas semanas voy a contar todo este proceso. Lo contaré literalmente (en forma de podcast) y lo haré dando voz a todos los involucrados de una u otra forma. Sus voces reales tendrán casi todo el peso de la narración. No se trata de revivir en detalle cómo fue el atentado, pero sí de contar qué sucede después. Y, por supuesto, qué puede suponer para cualquier ciudadano indagar en un asunto sensible para los poderes públicos, a los que poco o nada importa que uno necesite saber la verdad para sellar una herida abierta.

Al poder le da pánico la transparencia. Y al Estado le incomoda la reapertura de casos de terrorismo, incluso cuando se le da todo el trabajo hecho. Yo no pido que investiguen otros sino que me dejen investigar. Pero no hay forma. He tenido mucha suerte, sí, pero porque me lo he trabajado mucho. Todo son puertas cerradas, malas formas y silencio. Parece como si existiera un miedo paralizante a exponer los posibles errores cometidos, a pesar de que de los errores se aprende. ¿Es quizá para que no sepamos que en este país hay una destrucción documental escandalosa? ¿O quizá para tapar que los errores de unos pocos costaron vidas? ¿O porque se derrumba el simple y cómodo relato de “los buenos y los malos”?

Una gran parte de políticos y cargos de este país usa y manipula el capital social de las víctimas —de lo que sea, no sólo del terrorismo— en su beneficio cuando les es barato, cuando hay una bonita foto y es electoralmente rentable. Sin embargo, a la hora de despejar responsabilidades, se transforman en el principal escollo para saber la verdad. No descubro nada nuevo, pero creo que puedo aportar un caso que es obscenamente claro y, lo más importante, sintomático.

Por eso, en esta historia cuento lo que le pasa a cualquiera que quiere investigar un asesinato que puede incomodar a los poderes públicos. Ya sea el terrorismo de ETA, de los GAL o del yihadismo. Ya sean dramas como los vividos en la dictadura y en la Guerra Civil. Por mucho homenaje y buenas palabras que reciba, lo único que es importante para cualquier víctima es saber lo que realmente pasó. Todo lo demás carece de importancia. Al menos para mí. Aunque he constatado que muchas personas en mi situación —anónimas siempre, escondidas, simplemente porque el recuerdo duele— están de acuerdo.

Me causa una profunda vergüenza que se repitan como un mantra frases como “todos con las víctimas” o “lo importante son las víctimas”. Eso es, sencillamente, mentira: nuestra memoria no importa. Si fuera verdad, el aparato del Estado no habría puesto tantas pegas ante una investigación tan profunda y medida como la que he llevado a cabo. El miedo a la verdad paraliza a las administraciones públicas y a ciertos poderes. Mientras tanto el tiempo pasa, las huellas se borran, las pistas desaparecen, los testigos mueren. Y yo creo que todo esto hay que contarlo.

Somos nuestra memoria, decía Jorge Luis Borges en su poema Cambridge. ¿Es que acaso no quieren que seamos?

Las Tres Muertes de Mi Padre es un podcast que consta de cinco capítulos, narrados en primera persona por el periodista de Público Pablo Romero. Se publicarán sucesivamente cada jueves partir del día 24 de mayo. El último saldrá a la luz el 21 de junio, justo el día en el que se cumplen 25 años de la masacre etarra de la glorieta de López de Hoyos de Madrid.

Y TAMBIÉN…
“Las tres muertes de mi padre”: del chaval de 17 años al periodista que investiga un atentado de ETA sin cerrar.

Pablo Romero lleva a un podcast la investigación del asesinato de su padre en 1993, uno de los 400 casos de ETA sin resolver.
Jaime Rubio Hancock | Verne, El País, 2018-05-24
https://verne.elpais.com/verne/2018/05/24/articulo/1527147283_932884.html

#hemeroteca #feminismo #politica | Piñera reformará la Constitución de Chile para garantizar la igualdad de género

Imagen: El País / Protesta feminista de estudiantes en Chile
Piñera reformará la Constitución de Chile para garantizar la igualdad de género.
En medio de la nueva ola feminista, el presidente presenta ambiciosas medidas para corregir las disparidades y hace un 'mea culpa' por el machismo: “Yo también he cometido errores”.
Rocío Montes | El País, 2018-05-24
https://elpais.com/internacional/2018/05/24/america/1527122188_059542.html

Las demandas por la igualdad entre hombres y mujeres han llenado la agenda chilena. La nueva ola feminista, que se suma a la lucha por la igualdad en distintas partes del mundo, tiene movilizadas a las estudiantes de una treintena de universidades del país. Las universitarias y las jóvenes son la punta de lanza de un movimiento transversal que comienza a empujar cambios en el funcionamiento del Estado, las universidades, los medios de comunicación y una larga lista de instituciones, como el propio Gobierno. Este miércoles, a una semana de la movilización feminista protagonizada por miles de mujeres –25.000 de acuerdo a la información oficial y 150.000 solo en Santiago, según las organizadoras–, el Gobierno de derecha de Sebastián Piñera ha presentado una ambiciosa lista de medidas para corregir las disparidades de género que incluyen el cambio a la Constitución.

“Hoy ha llegado el tiempo de asumir nuestra historia y nuestra realidad, con sus luces y sombras, para poder marcar un antes y un después en la forma en que tratamos a nuestras mujeres”, señaló el mandatario en una ceremonia en La Moneda, arropado de mujeres de distintos signos políticos, como la presidente de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, nieta del presidente Salvador Allende. “Todos hemos cometido errores en nuestras familias, en nuestros trabajos, en nuestro diario vivir y en nuestra sociedad. Esos errores han afectado a nuestras parejas, a nuestras hijas, a nuestras madres, a nuestras colegas y a nuestras compañeras, y con estos errores no hemos sido justos con las mujeres de nuestro país. Yo también he cometido errores y haré todos los esfuerzos para corregir estas conductas”, indicó Piñera, en un mea culpa por el machismo.

El presidente anunció que su Gobierno impulsará una reforma a la Constitución chilena para establecer como deber del Estado que se promueva y garantice la plena igualdad de derechos, deberes y dignidad entre el hombre y la mujer y para evitar toda forma de abuso o discriminación de género. En los próximos días, el Ejecutivo pedirá al Parlamento que legisle con máxima urgencia dos proyectos de ley presentados en el primer Gobierno de Piñera (2010-2014) para sancionar la violencia en el noviazgo y el que establece la plena igualdad de derechos entre hombres y mujeres para administrar el patrimonio de la sociedad conyugal y sus bienes propios, algo que todavía juega a favor de los maridos de acuerdo a la legislación actual.

En un intento de recoger la demanda por una educación no sexista, una de las banderas levantadas por las universitarias, Piñera señaló que el Ministerio de Educación elaborará un plan de asistencia técnica y acompañamiento en centros escolares, secundarios y de educación superior “para promover y asegurar la inclusión en sus reglamentos de los más altos estándares en materia de convivencia, protocolos de prevención de abusos, acosos, discriminaciones y malos tratos y fije procedimientos eficaces de denuncia, investigación y sanción de estas conductas”.

Entre una veintena de medidas que se traducirían en unas 10 nuevas leyes, Piñera anunció algunas especialmente anheladas por las mujeres: una reforma al sistema de salud privada para terminar con “las diferencias injustificadas de precios de planes de salud, que perjudican a las mujeres, y muy especialmente, en edad fértil”, como reiteró la noche de este miércoles en una cadena nacional.

Sin mayoría en el Parlamento y en la línea de buscar grandes consensos con la oposición para poder gobernar, Piñera incluyó en su propuesta de género algunas de las iniciativas presentadas en el anterior período de Michelle Bachelet (2014-2018), como el proyecto de ley sobre el derecho de la mujer a vivir una vida libre de violencia. Buscará, a su vez, que sea en el propio Estado en donde se comience a ejercer la igualdad de género, con “exigentes disposiciones en materia de prevención, denuncia, investigación y sanción de todo tipo de abusos, acosos sexuales o laborales, discriminaciones y maltratos”.

“Hacen bien las mujeres en luchar por una causa justa”, señaló Piñera, que comenzó su Gobierno el pasado 11 de marzo. El mandatario tiene un 55% de popularidad, aunque se ha enfrentado a complicaciones internas por las actuaciones de algunos de sus ministros. El de Educación, por ejemplo, en medio de las marchas feministas habló de “pequeñas humillaciones o discriminaciones” contra la mujer, lo que causó polémica y obligó a la ministra de la Mujer, Isabel Plá, a tomar distancia de su compañero de Gabinete. A diferencia de lo que ocurrió con el movimiento estudiantil en su primer período (2010-2014), en esta ocasión Piñera intenta comprender a tiempo una demanda ciudadana transversal, cuya fuerza parece superar incluso las movilizaciones por la educación y las demandas por pensiones dignas, que han explotado en los últimos siete años.

En un país como Chile, con una brecha salarial del 31,7% en contra de las mujeres, La Moneda buscará promover una mayor participación de la mujer en cargos de alta responsabilidad –tanto en el sector público como en el privado y el mundo académico– “y fomentar una mayor participación de mujeres en carreras científicas y tecnológicas y en programas de postgrado, lo que sin duda se traducirá en mejores remuneraciones, y contribuirá a reducir las brechas salariales”.

Aunque las propuestas de Piñera han sido bien valoradas por distintos grupos políticos, las estudiantes feministas anunciaron una nueva manifestación para el próximo 6 de junio. “Los cambios legislativos, como el cambio en la Constitución que propone el presidente, son simbólicos y necesarios, pero no suficientes. El movimiento se va a seguir radicalizando y hoy día no vamos a bajar la mano”, indicó esta tarde Amanda Mitrovic, de la Coordinadora Feminista Universitaria. 

Y TAMBIÉN…
Las feministas chilenas exigen en la calle una educación no sexista.
Miles de universitarias marchan en diferentes ciudades del país para protestar por los casos de abusos de académicos y la violencia contra la mujer.
Rocío Montes | El País, 2018-05-17
https://elpais.com/internacional/2018/05/17/america/1526508857_241171.html
La nueva ola feminista chilena explota en las universidades.
Las estudiantes de una quincena de instituciones se movilizan contra el abuso y la educación no sexista.
Rocío Montes | El País, 2018-05-16
https://elpais.com/internacional/2018/05/16/america/1526477379_243906.html

#hemeroteca #aborto | Irlanda se enfrenta a su último tabú: el aborto

Imagen: El País / Activistas por el 'Sí' al aborto en Irlanda
Irlanda se enfrenta a su último tabú: el aborto.
Un referéndum para legalizar la interrupción del embarazo supondrá este viernes la última prueba para medir el peso de la Iglesia Católica en un país dividido.
Pablo Guimón | El País, 2018-05-24
https://elpais.com/internacional/2018/05/23/actualidad/1527101735_801848.html

La vergüenza y el silencio. Eso fue lo más duro para Louise White, dramaturga nacida en la región irlandesa de Laois, madre de dos hijos, que viajó a Inglaterra a los 24 años para abortar. “Es muy difícil para alguien extranjero comprender el legado de trauma que existe en este país, comprender cómo hay tanta vergüenza en la idea de la sexualidad y del cuerpo de las mujeres”, asegura. “Es nuestra sociedad, es cómo somos socializados. Yo nunca tuve educación sexual, ni en casa ni en clase. En el colegio no nos permitían cruzar las piernas. ¡En los noventa! Había tanto miedo a que fuéramos promiscuas que siempre nos enseñaban a no tener necesidades como mujer, a satisfacer a la Iglesia, al hombre y a la familia. Yo no quería quedarme embarazada, pero me quedé. Estaba completamente avergonzada. Tenía que terminar ese embarazo y no podía decírselo a nadie”.

Era el año 2004. White encontró información, escasa, como pudo. Tiró de tarjeta de crédito y de pequeños préstamos de amigas. Cogió un vuelo barato a Birmingham y una cita en una clínica abortiva. Se fue sola. “Tres noches en un hostal cutre, sentada y deseando a volver a casa”, recuerda.

Después vinieron 13 años de silencio. No se lo dijo ni a sus padres ni a sus hermanos. Hasta que decidió hablar. El detonante fue cuando, el año pasado, se encontraron cientos de cadáveres de bebés enterrados en el jardín trasero de un antiguo centro de acogida para madres solteras en la localidad irlandesa de Tuam. Uno más en la retahíla de escándalos que han sacudido a la Iglesia Católica en Irlanda. “Me dije: ¡qué coño estoy haciendo! ¿Por qué no hablo de algo en lo que realmente creo? Así que se lo dije a mi madre. No fue la conversación más fácil del mundo. Es mayor, conservadora, rural, católica. Pero no me lo recriminó. Solo me dijo que lamentaba mucho que hubiera hecho aquello sola”.

Cerca de diez mujeres cada día proporcionan direcciones irlandesas en clínicas abortivas británicas. Muchas otras, cerca de 2.000 al año, piden píldoras abortivas por Internet, arriesgándose a penas de prisión si son descubiertas. Más de 180.000 mujeres irlandesas, según datos del Gobierno, han abortado en Reino Unido desde que en 1983, tras un referéndum, se introdujo una enmienda a la Constitución que da a los fetos el mismo derecho a la vida que a las madres.

Este viernes todo eso puede cambiar. Los irlandeses votan de nuevo en referéndum. La pregunta en la papeleta es: "¿Aprueba usted la propuesta de enmendar la Constitución?". Se trata de una enmienda que modifica la introducida en 1983 y permitiría el aborto sin restricciones en las 12 primeras semanas de embarazo y, hasta los seis meses, por prescripción médica en determinados casos extremos.

Irlanda se enfrenta a su último tabú. En solo una generación, de 1983 a 2015, ha pasado de aprobar por un 67% la enmienda que prohibía el aborto a legalizar el matrimonio igualitario por un 62%. En 1992 descriminalizó la homosexualidad, en 1993 retiró obstáculos a la contracepción, en 1996 legalizó el divorcio y en 2017 eligió a un primer ministro abiertamente gay. Pero esta vez es diferente.

“La gente distingue entre el aborto y otros temas sociales porque apela a algo esencial, suscita cuestiones fundamentales”, explica Diarmaid Ferriter, catedrático de historia irlandesa moderna de la University College de Dublín. “Hay una larga tradición en Irlanda de adoración a la gran familia. El nacionalismo irlandés se construyó sobre el catolicismo. La profundidad de las raíces católicas dificulta a la gente hacer la transición. En el colegio, cuando teníamos diez años, nos ponían un vídeo durísimo de propagando antiabortista. Recuerdo que un niño de mi clase se desmayó. Esas cosas se quedan en tu cabeza”.

Los sondeos dan la victoria al 'sí'. Pero el margen ha ido decreciendo con el paso de las semanas hasta el punto de que todo está en el aire. “Yo sería muy cauto sobre el resultado”, explica Damian Loscher, consejero delegado de la empresa de sondeos Ipsos en Irlanda. “En el último referéndum la ventaja del 'sí' cayó ocho puntos en diez días. Si eso sucediera ahora, estaríamos en un 50%-50%. Es cierto que en la anterior consulta se partía de una ventaja mayor, pero el estado de ánimo nacional estaba más claramente con el matrimonio igualitario de lo que hoy lo está con el aborto. Ese es el principal factor. Se puede dividir el electorado en tercios. El primero está totalmente en contra del aborto. El segundo está a favor. Pero el tercero, el que está en medio, es el importante. Son lo que yo llamo católicos con ce minúscula. Tienen reservas, pero el país parece que está a favor, los líderes políticos están a favor, luego probablemente lo apoyarán. Pero si el estado de ánimo nacional varía, cambiarán de opinión”.

En las calles de Dublín salta a la vista que el estado de ánimo está más polarizado que en 2015. Cada farola es un mosaico de mensajes enfrentados. No solo son ancianos rezando en las esquinas con estampas religiosas, que los hay. Jóvenes con chapas por el 'sí' se cruzan con furgonetas de la campaña del 'no' que ponen a todo volumen canciones pop como 'I love you baby' o 'Life is life'. Niños escolares pasan juntos a enormes fotografías de fetos, que jóvenes activistas tapan poniéndose delante con cartulinas blancas.

Los referendos ofrecen una elección bipolar, pero la mayoría de los irlandeses en este caso parece situarse entre los dos polos. Se les acecha desde diversos frentes, pero ambos bandos comparten una palabra preferida: compasión.

“La palabra compasión se usa en los dos lados”, explica Kirsten Fuller, una de las doctoras del colectivo de médicos por el No. “Los que apoyan el aborto lo ven como una solución a una situación difícil, pero es la terminación de una vida humana. Una sociedad civilizada debe encontrar otros métodos más compasivos. Nos quieren obligar como médicos a acabar con la vida de nuestros pacientes. Lo que propone el Gobierno es un aborto a demanda disfrazado. Por eso ganaremos el viernes”.

No conviene llevarse a engaño: el hecho de que se hable del aborto no quiere decir que Irlanda esté teniendo una conversación normalizada. Los argumentos del 'sí' se basan en la compasión y en motivos médicos, no en la defensa de los derechos de las mujeres. “La sociedad no está preparada para pelearlo como un argumento feminista”, explica Louise White “El feminismo es una palabra sucia. La manera de ganar esta batalla es hablar de casos individuales. Incluso mi caso no es lo suficientemente duro para determinados ambientes. Lo mío fue un aborto ordinario. Me quedé embarazada por error y no quise tenerlo. A ojos de mucha gente, he fallado y debería ser castigada. No fui violada, ni deseaba el bebé, pero era inviable. Esas son las historias que se necesitan para ganar”.

Luego están los eufemismos. White no se quedó embarazada y quiso abortar: tuvo un “embarazo de crisis”. Las chicas no abortan: hacen “el viaje”.

Y aún así, el cambio es insoslayable. De ello da fe Jon O’Brien, que creció en el sur rural de Irlanda y ahora preside, desde Washington, la agrupación Católicos por la Elección, que aboga por "un catolicismo maduro" y arremete contra la jerarquía de la Iglesia. “El genio ha salido de la lámpara”, defiende. “Cuando hice campaña en 1983 contra la enmienda que este viernes se puede rechazar, no se podía hablar del aborto. Ahora las mujeres comparten sus experiencias en la calle. Eso es una revolución enorme. La jerarquía de la Iglesia tiene una importante decisión que tomar: cómo se relaciona con el cambio. Pase lo que pase el viernes, no hay marcha atrás. El estigma ha caído”.


Y TAMBIÉN…
En el epicentro de la Irlanda más católica.

La Irlanda rural, bastión del rechazo a la legalización del aborto que se vota este viernes en referéndum, asiste envejecida a la pérdida de influencia de la Iglesia.
Pablo Guimón | El País, 2018-05-24

miércoles, 23 de mayo de 2018

#hemeroteca #libros #maternidad | Beatriz Gimeno: "La lactancia está sirviendo para marcar el estándar de la buena y la mala madre"

Imagen: El Diario / Beatriz Gimeno
Beatriz Gimeno: "La lactancia está sirviendo para marcar el estándar de la buena y la mala madre".
Beatriz Gimeno publica ‘La lactancia materna. Política e identidad’, un libro en el que cuestiona las ideas actuales sobre la lactancia y reflexiona sobre el papel social que está jugando este discurso sobre la maternidad. "El pecho es mejor para unas y peor para otras. En cualquier caso, no se trata de discutir si el pecho es lo mejor o no, sino que hay alternativas que son igual de buenas y que no afectan en nada a la salud de madres y bebés", asegura. "Nos están colando discursos muy reaccionarios acerca de como criar a los hijos, del papel de las mujeres, discursos muy viejos acerca de las hormonas y lo biológico", señala.
Ana Requena Aguilar | El Diario, 2018-05-23
https://www.eldiario.es/nidos/Beatriz-Gimeno_0_774122804.html

Su propia experiencia la marcó: cuando hace 30 años Beatriz Gimeno –teórica y activista feminista y ahora también diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid– parió a su hijo no quiso dar de mamar, pero en el hospital no respetaron su decisión. "Fue traumático, recibí muchas presiones", recuerda. Hace siete años, un artículo suyo en Pikara Magazine sobre el asunto se convirtió en uno de los más polémicos y comentados de la revista. "Me di cuenta de que algo pasaba. Me escribieron cientos de mujeres, mujeres que no habían podido dar de mamar, que se habían sentido obsesionadas o fracasadas. Algunas habían llegado al intento de suicidio o al divorcio", asegura Gimeno. A partir de ahí surge ‘La lactancia materna. Política e identidad' (Editorial Cátedra), uno de los pocos textos en castellano que se acercan a la lactancia desde la teoría feminista.

P. ¿Es la lactancia una práctica política?

R. Sí, totalmente. Lo es porque la lactancia no se da siempre en todas las épocas, hay una historia de la lactancia. Pero como la solemos identificar con 'lo natural' la gente piensa que hasta el biberón, las mujeres daban el pecho y no es así. Las mujeres siempre han tenido una relación compleja con la lactancia, que ha dependido de su posición en la sociedad, de sus relaciones de género, de lo que querían o podían hacer con sus vidas, de cosas como las modas... en definitiva de cuestiones culturales y no puramente biológicas, así que es algo cultural y, por tanto, político. Lo determina mucho la posición de las mujeres en la sociedad, lo que piensan de sí mismas, cómo se conciben y las relaciones de género.

P. Esa ideal de 'lo natural', sin embargo, está ahora muy arraigada: que dar la teta es algo natural, instintivo, que las mujeres sabemos a hacer. ¿No es cierto?

R. La base ideológica de la lactancia es eso. Siempre me ha sorprendido que el instinto maternal sea algo en lo que todo el mundo crea, hombres y mujeres, y sin embargo sea fácilmente demostrable que no existe porque las variaciones en la crianza y en la forma de relacionarse con los bebés a lo largo de la historia son enormes. Hay tantas variaciones sobre la crianza, el parto o la lactancia que hablar de un instinto es ignorar la historia de la maternidad. Los instintos no son algo que unas tienen y otras no, si fuera un instinto todas las hembras lo tendrían, pero hay muchas mujeres que no quieren tener hijos o que no quieren a sus hijos. La maternidad es una posibilidad biológica, no un instinto.

P. Hay una frase hecha muy asentada y que criticas en tu libro: 'El pecho es lo mejor para el bebé y para la madre', ¿no es así?

R. No, no se puede desligar el pecho de las condiciones materiales en las que se desenvuelve la lactancia, no solo eso, sino de cada mujer. El pecho es mejor para unas y peor para otras. En cualquier caso, no se trata de discutir si el pecho es lo mejor o no sino que hay alternativas que son igual de buenas y que no afectan en nada a la salud de madres y bebés. Cuando se dice que el pecho es lo mejor lo que se hace es una comparación con otras opciones. ¿Es mejor que qué? Es mejor que el biberón, que es la otra opción. Se trata de desmitificar que el biberón tenga algo de malo, que no pasa nada por criar a tus hijos con biberón, como varias generaciones pasadas han hecho sin que estén más enfermos ni que sean peores de ninguna manera.

P. ¿Está el conocimiento científico condicionado? Porque otra de las patas que sustenta hoy en día el fomento de la lactancia materna es que la evidencia científica señala sus beneficios sobre el biberón.

R. Yo también lo pensaba. Cuando me puse a investigar a otras feministas que han indagado sobre la lactancia descubrí que los beneficios no son tan indiscutibles desde el punto de vista científico. Incluso partidarios de la lactancia natural reconocen que no es por una cuestión de mejor salud, sino por cuestiones que tienen que ver con el apego. Sí es verdad, y eso es algo también político, que solo nos llegan los artículos que pretenden demostrar que el pecho es mejor. Pero en las revistas especializadas médicas y pediátricas encuentras artículos a favor y en contra. Hay muchos estudios que muestran que sus beneficios no responden a la ciencia, que están metodológicamente mal hechos y que se hacen desde el principio para demostrar que la lactancia es superior a la leche de fórmula.

P. Pero una autoridad como es la Organización Mundial de la Salud ha asumido ese conocimiento y ha hecho su recomendación: lactancia materna durante los primeros seis meses. Cualquier mujer que se queda embarazada hoy en día tiene eso presente, ¿se puede discutir a la OMS?

R. Creo que en las sociedades médicas y científicas internacionales se ha producido una lucha política, como la que se pudo producir para despatologizar la homosexualidad o la transexualidad: son luchas ideológicas que se dan dentro de estas organizaciones. A lo largo de la historia se ha dado esta lucha con los lobbys en un sentido y en otro: la leche de fórmula es un lobby, y los partidarios de determinada agenda política presionan en otra dirección. El neoliberalismo tiene una agenda política para las mujeres, no muy oculta por otra parte.

P. ¿Es esto un problema feminista, una cuestión que el feminismo debe abordar?


R. Creo que lo lógico y lo feminista sería que se dieran las opciones posibles, se explicaran con la misma facilidad, y se respetara absolutamente la voluntad de las mujeres.

P. ¿Y no es así?

R. Lo que se encuentran muchas mujeres desde hace tiempo es que la presión para dar de mamar es muy fuerte, no se te explica, se estigmatiza de alguna manera el biberón. Se ha creado un estándar moral respecto a la lactancia: a algunas madres se las califica de peores madres, hay una sobresignificación de la lactancia, que es lo que me preocupa. Esa lactancia está llena de significados, algunos pueden ser progresistas y unos son muy reaccionarios. Nos están colando discursos muy reaccionarios acerca de como criar a los hijos, del papel de las mujeres, discursos muy viejos acerca de las hormonas y lo biológico, y se está olvidando todo lo que el feminismo dijo y escribió sobre maternidad.

P. ¿Está entonces sirviendo la lactancia para imponer prácticas o modelos de maternidad que están perjudicando a las mujeres?

R. Sí. Disponer de escuelas infantiles públicas y gratuitas o de una red de salud pediátrica de mucha calidad determina más la salud de los hijos que la lactancia o la no lactancia. En EEUU los recortes en salud pediátrica han costado miles de vidas y al mismo tiempo se insistía en la lactancia. Esa política culpa a las mujeres, se las hace responsables exclusivas de la salud de sus hijos. Lo que mejor protege son las vacunas, pediatras, agua limpia...

P. Qué hay de reaccionario en que las mujeres decidan hoy por hoy amamantar, hacerlo durante meses o años, si es algo que les gusta, con lo que sienten que generan un vínculo...


R. Yo no creo que se cree un vínculo especial, si no, si ya pensamos que no hay vínculo porque no chupe de tu teta, ¿dónde deja eso a las que no dan de mamar? El vínculo especial con nuestro bebé nos gusta a todas y se produce de otra manera.

Es complejo, la lactancia concita muchos significados, también progresistas. Creo que todo lo que suponga reforzar los discursos tradicionales sobre los roles de género, los discursos biologicistas sobre si las mujeres dependemos o no de nuestras hormonas, creo que son discursos reaccionarios. Lo son porque, además, las que no lo hagan ¿dónde quedan? Establecen jerarquías entre las mujeres, entre diferentes maternidades, parece que solo hay una manera de vivir la maternidad que deja a las otras, a las que por ejemplo quieran vivir una carrera profesional importante. Lo progresista respecto a la maternidad es asumir que las maternidades son múltiples y que todas son válidas, perfectas, iguales y que cada mujer la vive como quiere y como puede.

Además, este discurso está encubriendo discursos neoliberales de recortes, de alguna manera privatizan la maternidad, hacen a la madre un ente unido a su hijo solo en el mundo, sin redes, sin apoyo, sin socializar el cuidado, que creo que es una idea más progresista.

P. Pero no es tan sencillo, porque muchas mujeres practican la lactancia al mismo tiempo que tratan de fomentar la crianza en red, los grupos de apoyo, involucrar más a sus parejas hombres...

R. Sí, es que es toda una red de significados, pero creo que lo más importante es que se está produciendo una jerarquía: la lactancia está sirviendo para marcar el estándar de la buena y la mala madre. Creo que hay muchas madres que sufren, madres que no quieren hacerlo pero se siente mal o que quiere dejarlo y no saben cómo. Es muy posible que la lactancia te vaya bien, que sea gozosa, y es muy posible que no. Lo que el feminismo tiene que ofrecer es la posibilidad de ser más libre, de tener opciones que te hagan más feliz para vivir la maternidad, el sexo o la vejez, lo que sea, de manera más satisfactoria para ti. La lactancia como identidad y como estándar moral es muy exigente y no permite eso para muchas, tendríamos que abrir ese significado.

P. Sin embargo, muchas mujeres contestarán que lo que quieren es dar la teta pero que no hay condiciones para ello. ¿Hay un discurso incoherente o un discurso que tienden a imponerse sobre otro?


R. Es cierto que hay un discurso hipócrita: te dicen que dar de mamar es lo mejor pero al mismo tiempo no se dan las condiciones para que puedas hacerlo. Pero claro, al sistema le da igual eso, lo que quieren es el estándar moral, el paradigma de la buena madre porque a partir de ahí juzgas a todas e impones un modelo y creas tensiones y discursos sociales. Creo que hay un discurso social hegemónico que es que la lactancia es mejor y que hay presión para que des de mamar, también en los hospitales. Las que presionan para que no se informe de los biberones son las prolactancia; las otras exigen para sí una práctica pero no quieren imponerla, nadie dice que se dificulte o estigmatice la lactancia.

P. ¿Existe el lactivismo?


R. Sí, es el activismo prolactancia. No quiero ofender, cojo el término de varios libros que acuñan ese término y de mujeres que se llaman a sí mismas así. Es un activismo social volcado en considerar la lactancia un factor decisivo a la hora de luchar por un nuevo orden social, que dar de mamar cambia el mundo. Es un activismo social.

P. En el libro subrayas que esta centralidad de la lactancia en la maternidad es en realidad muy reciente. ¿Cómo ha sido entonces este proceso que ha puesto la lactancia en el centro y por qué se ha dado?

R. Hay un interés de la derecha reaccionaria, que surge en los ochenta, y que tiene una idea sobre la familia y las mujeres que va en sentido de que las mujeres deben volver a casa y dedicarse a la crianza. Me parece peligroso para el conjunto de las mujeres que haya una parte del feminismo progresista que tenga puntos que coinciden con esa agenda. Unas privilegiadas siempre han podido hacer lo que quieren con la maternidad, pero estamos hablando de miles de mujeres y de muchas que quieren ser madres sin renunciar a lo otro.

P. ¿Es la lactancia también una cuestión de clase y raza?


R. Sí, no se ha estudiado tanto aquí, pero en EEUU sí y es una preocupación de blancas ricas. Aquí se marca como un estándar de clase también, porque para las mujeres para las que trabajar es un logro o para las que su trabajo es muy importante, la idea de dar la teta y de dedicarse a una maternidad intensiva es algo alejado de sus preocupaciones. Hay quien no puede permitirse hacer eso o quien lo hace a costa de sus ingresos porque pueden permitírselo. Y luego hay que tener en cuenta las consecuencias. Hay mujeres que se dedican a cuidar, pero ¿y si mañana su matrimonio se rompe?

P. Todo este proceso coincide con un momento en que hay generaciones de mujeres muy preparadas que se han dado de frente con la precariedad, el paro, los techos de cristal y, en definitiva, con que ciertas promesas de igualdad que se nos hicieron no se han cumplido. No parece descabellado que haya mujeres que entre un trabajo precario y que no les gusta y cuidar a sus hijos elijan esto último.


R. Eso está debajo de muchas de las críticas que se hacen al trabajo o a la situación actual. Algunas promesas feministas no se han cumplido, no porque no tuviéramos razón, sino porque no ha sido posible en la medida que se prometía. La igualdad no es un hecho, todas sabemos lo que es trabajar y cuidar, todas nos hemos cargado dos o tres jornadas a las espaldas. Eso no nos puede llevar a decir que eso era un engaño, no, no era un engaño, era una promesa no cumplida y está en la base de que muchas mujeres prueben otras vidas. Es una mezcla de mil cosas, tiene que ver con las promesas no cumplidas, con la vida moderna y la precariedad, la falta de futuro... este modelo maternal supone encontrar una nueva promesa que te ofrece muchas cosas, como la posibilidad de configurar una identidad, un sentido a la vida, tener un objetivo en la lucha social.

#hemeroteca #diversidad | Ni niño ni niña, Hollywood reivindica la diversidad sexual

Imagen: El País / Chaz Bono, EJ Johnson y la desaparecida Alexis Arquette
Ni niño ni niña, Hollywood reivindica la diversidad sexual.
Rocío Ayuso | El País, 2018-05-23

https://elpais.com/elpais/2018/05/23/gente/1527088590_066693.html

Cuando se cumple el segundo aniversario de la muerte de Alexis, la activista transexual y miembro del clan de los Arquette, las familias de Hollywood nunca se han mostrado más abiertas al mostrar que el género denominado fluido o no binario –cuando los individuos no se identifica ni con el género masculino ni con el femenino– se ha hecho hueco en sus hogares. Alexis fue una de las primeras transexuales activistas en Hollywood y en su defensa de esta comunidad estuvo siempre respaldada por sus hermanos Patricia, Richmond, David o Rosanna, que como ella forman parte de la industria. Intérprete de películas como ‘Pulp Fiction’ o ‘El chico ideal’ su muerte se debió a complicaciones del virus del HIV que contrajo décadas antes. “Por eso ahora tenemos una clínica. Se llama el Proyecto Alexis, es parte del centro médico USC y ayuda a la infancia”, declaró Rosanna Arquette a la revista ‘People’ orgullosa del legado que ha dejado su hermana. Un “lugar seguro”, como reza la página web del Proyecto Alexis, para la juventud que no se siente heterosexual o cisgénero.

Cada vez es mayor el número de familias de Hollywood que abrazan la diversidad sexual que se presenta en sus hogares y va más allá de los cánones establecidos. Charlize Theron apoya el gusto de su hijo Jackson, de 6 años, por el rosa, las faldas y los vestidos de princesa estilo ‘Frozen’, que le gusta ponerse. Las fotografías de familia han llevado a publicaciones como BET a preguntarse si el joven adoptado en Sudáfrica vive un momento de transición sexual mientras que otros medios alaban la forma abierta con la que le deja expresarse su madre.

No es la única. No importa que Brad Pitt y Angelina Jolie se hayan separado como pareja. Como padres su apoyo a todos sus hijos es incondicional, y ya es habitual la imagen de su hija biológica Shiloh vestida como a ella le gusta, de traje, con el pelo corto y apariencia masculina. Según comentó Jolie a la revista ‘Vanity Fair’ en 2010, Shiloh ha expresado su deseo de ser un varón, momento en el que sus padres consultaron con un especialista en género. La joven de once años también ha indicado su deseo de llamarse John. La modelo Amber Rose, amiga de la familia, se ha referido públicamente a Shiloh como “un chaval en transición”.

Son muchos los casos que antes se ocultaban y que ahora las estrellas prefieren compartir para fomentar el clima de normalidad que debe imperar a la hora de expresar la sexualidad de cada uno. Gwyneth Paltrow describió a su hija Apple (14 años) como una posible “lesbiana de carmín”. En el caso de Magic Johnson, el baloncestista no solo ayudó a la lucha contra el sida y el estigma que conlleva cuando hizo público que era portador del HIV sino que mostró su apoyo a la comunidad homosexual con el anuncio en 2013 de que su hijo E.J. es gay. Desde entonces E.J., de 25 años y comentarista de moda en televisión, no ha dudado en mostrar su gusto por todo lo femenino y hasta habló de su posible transición, especialmente tras seguir de cerca la evolución de la transexual Caitlyn Jenner.

Chaz Bono, nacida Chastity Sun Bono, hace años que vivió este cambio. El ahora hijo de los músicos Cher y Bono se identificó como lesbiana en 1995 tras años sufriendo que su orientación sexual fuera motivo de conversación en la prensa del corazón. Siempre tuvo el apoyo de su familia e incluso escribió dos libros en los que contó su proceso de aceptación sexual y, posteriormente, un documental, Becoming Chaz, que relata su transición hasta convertirse en hombre. Por su parte, la actriz Ally Sheedy prefirió describir a su hija Rebecca como ‘genderqueer’, término que hace referencia a aquellos que no se acomodan a las normas sociales en tema de género y cuya definición sexual va más allá de la heterosexualidad, una ambigüedad que la actriz apoya abiertamente.

En medio de esta apertura sexual en los hogares de Hollywood, a la industria cinematográfica le queda mucho camino por recorrer. El último informe publicado esta semana sobre la presencia de personajes y actores transexuales en la pantalla muestra un gran vacío. El informe de la asociación GLAAD que agrupa a todos los colectivos cisgénero asegura que el cine de 2017 tuvo la menor representación de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales o fuera de la norma de los últimos cinco años.

#hemeroteca #trans #menores | La guía de Miren, la niña trans que mostró a sus padres qué hacer en cada momento

Imagen: El País / Miren, nombre ficticio
La guía de Miren, la niña trans que mostró a sus padres qué hacer en cada momento.
Los progenitores de una menor de cinco años piden con una carta dirigida a los padres de los niños de su 'ikastola' que respeten la decisión de su hija.
Juana Viúdez | El País, 2018-05-23
https://elpais.com/elpais/2018/05/23/mamas_papas/1527069217_107200.html

"Este viernes, 4 de mayo, Miren va a dejar de ser Miren solo en casa: también va a ser Miren en la ‘ikastola’, en la plaza, en el parque, en el cine..., y en los lunes de otoño que llueva, y los jueves de invierno que nieve". Los padres de una niña trans de cinco años que vive en el País Vasco han relatado a través de una carta dirigida a otros padres de su escuela cómo su hija les ha guiado, marcando los tiempos y decidiendo qué hacer en cada momento, hasta pedirles que le llamen Miren y no por el nombre masculino que decidieron "erróneamente" al nacer. El padre, con el que se ha puesto en contacto El País, ha pedido que no se faciliten datos personales que puedan identificar a su hija. Los nombres de pila han sido cambiados. Con el escrito, en el que muestran su inmensa gratitud a la labor realizada por el colegio —"nos equivocamos al asignarle el sexo, pero no al elegir la ‘ikastola’"— animan al resto de progenitores a que respeten la decisión que su hija ha adoptado "libre y felizmente" y que la traten como lo que es y quiere ser: "Una persona normal y feliz".

Los tres años de recorrido de la familia de Miren aparecen resumidos en una emotiva carta de siete párrafos y una posdata. El escrito ha circulado en los últimos días por las redes sociales sin que los autores lo hayan autorizado, según asegura el padre. En el texto, los padres viajan hasta el nacimiento de Miren y reconocen que "hace ya cinco años y un mes" se confundieron cuando pensaron que era un chico. "Le pusimos de nombre Jon y le traspasamos la ropa de su hermano, y no la de su hermana… ¡Cómo no íbamos a equivocarnos si le asignamos su sexo fijándonos únicamente en sus genitales!", detallan. A pesar de ello, reconocen que se dieron cuenta "muy pronto" de su equivocación. "No sabríamos precisaros exactamente cuándo, si al año, al año y medio o a los dos años, pero muy pronto vimos, supimos y comprendimos que Jon, como le llamábamos entonces (y como le hemos estado llamando hasta hace escasos días), era una niña. Una niña con pene, es cierto. Ni la primera ni la última. Pero una niña".

“Ni neska naiz" (‘Soy una niña’). Los padres de Miren jurarían que esta fue la primera frase con sujeto, verbo y predicado que construyó su hija. "Una frase que no ha dejado de pronunciar un solo día desde entonces, y habrán pasado ya unos tres años... o más", precisan. "En todo este tiempo, y tras superar las lógicas dudas iniciales, siempre hemos visto y querido a Jon como una niña, pero hemos respetado sus ritmos y sus tiempos. Si a los mayores en ocasiones nos cuesta tanto decidir qué zapatos ponernos o dónde ir de vacaciones, cómo no le va a costar a una niña de cuatro o cinco años decir a todas las personas que conoce que están equivocadas, que ella no es un niño sino una niña, y que si tiene ‘pitilín’ es porque hay otras muchas niñas que también lo tienen, del mismo modo que hay niños que tienen vulva, y que a partir de ahora quiere que le llamemos por su verdadero nombre, que es Miren, y no por el que por error le asignaron su ‘aita’ y su ‘ama’…", continúa la carta.

Los padres relatan cómo la pequeña "ha marcado los tiempos" y se ha ido abriendo cuando se sentía segura. "Ella ha decidido qué hacer en cada momento. Nosotros nos hemos limitado a acompañarle, a arroparle, a comprenderle, a quererle y a hacerle sentirse acompañada, arropada, comprendida y querida. Al principio, solo se manifestaba como chica cuando se sentía protegida, en espacios de confort: nuestra casa, la casa de ‘aitite’ (abuelo) y ‘amama’ (abuela), el ‘baserri’ de ‘amama’ (caserío de la abuela), donde ‘izeko’ (la tía) y ‘osaba’ (el tío) o de vacaciones, donde nadie sabía si era Jon, Miren, niño, niña".

El siguiente paso la llevó a vestirse "como lo que se siente y como lo que es, una niña". Miren "aprovechó aquellas ocasiones en las que ella, observadora, detectaba que la gente se vestía de forma... especial", como fiestas patronales o periodos de vacaciones. "Pasaba automáticamente a ser Miren en el preciso instante en que se sentía a salvo del ‘qué dirán’, en cuanto se sentía acompañada por las personas que ya conocíamos su ‘secreto’: “Ni neska naiz" (‘Soy una niña’). El último paso, lo dio en Semana Santa, mientras estaban de vacaciones. Fue entonces cuando pidió que le llamaran Miren. "Pero, en un principio, solo los de casa. En la ‘ikastola’ y en la calle, un poco más tarde. Sin prisa.

En cuestión de un mes, los padres han recabado información y opiniones para afrontar de la mejor manera esta nueva situación. "Hemos escuchado a profesionales, expertos y miembros de las asociaciones que trabajan en este ámbito" como explican. Aunque Miren había previsto anunciarlo a sus compañeros de clase un viernes, terminó haciéndolo un miércoles y, según el testimonio de sus padres, dar a conocer su decisión la hizo "la persona más feliz del mundo".

Para terminar y como posdata, los padres de Miren reconocen que tienen un gran lío en casa con el tema de los nombres y quitan importancia a que se produzcan equivocaciones. Con todo, garantizan que la práctica ayuda". "Cuantas más veces dices Miren, más quieres a Miren. Pruébalo y verás", animan en un escrito en el que apelan a valores como el respeto, la solidaridad y la generosidad.

#hemeroteca #vih | “Si una mujer te quiere, va a acostarse contigo tanto si eres seropositivo como si no”

Imagen: El País / Yusuf Byaruhanga e Israel Bekandi
“Si una mujer te quiere, va a acostarse contigo tanto si eres seropositivo como si no”.
Uganda ha reducido la tasa anual de nuevos casos de VIH-Sida, pero el estigma prevalece. Por eso muchos hombres ocultan la enfermedad a sus parejas sexuales con consecuencias nefastas para ellas.
Alice McCool / Brian Mutebi | Planeta Futuro, El País, 2018-05-23
https://elpais.com/elpais/2018/05/22/planeta_futuro/1526984015_698154.html

Yusuf Byaruhanga está sentado entre las paredes de color pastel desteñido de una escuela de un suburbio de Kampala. Al lado de la silla reposa su bastón. Este hombre de 63 años habla con franqueza de su condición de enfermo de sida. “Muchos hombres temen la vergüenza, el estigma y la discriminación, o tienen miedo de perder su trabajo, así que ocultan su estado”, explica. “Algunos no se dan cuenta de las ventajas de confesar que eres seropositivo”.

Byaruhanga es miembro de un grupo de ‘vida positiva’ cuyos integrantes se apoyan mutuamente, comparten experiencias e instruyen a la comunidad en general sobre el sida y la salud sexual. Incluso han empezado un pequeño negocio conjunto en el que producen y venden artículos de artesanía.

El grupo forma parte de un movimiento ugandés que ha contribuido a librar la enfermedad de la infamia que la acompaña. No obstante, incluso personas como Byaruhanga siguen defendiendo ideas muy poco avanzadas. A la pregunta de si es importante revelar a las posibles parejas sexuales que eres portador del VIH, el virus del sida, para que puedan consentir la relación con conocimiento de causa, desecha la sugerencia. “Si una mujer te quiere, va a acostarse contigo tanto si estás enfermo como si no”, zanja.

Esta clase de actitud tiene consecuencias. Las tasas de nuevos casos han descendiendo drásticamente, según UNAIDS; sin embargo, la prevalencia es significativamente mayor entre las mujeres que entre los hombres. Según una encuesta nacional realizada en 2016-2017, el 7,6% de la población femenina vive con la enfermedad frente a un 4,7% de los varones. Esta diferencia es especialmente alarmante en la franja de edad de entre 15 y 24 años, en la que el porcentaje es cuatro veces más alto entre ellas.

Las causas detrás de esta disparidad son complejas, pero se pueden reducir en gran medida a las diferentes formas de desigualdad entre los sexos. Una de ellas es que perdura el tradicional papel masculino, por el cual se espera que los hombres sean dominantes. Un ejemplo bastante elocuente es que, en Uganda, las mujeres que han sido víctimas de violencia de género por parte de su pareja tienen un 50% más de probabilidades de haberse contagiado de sida que las que no la han padecido.

Robert Wyron, profesor asociado de la Universidad de Colorado y autor de ‘AIDS and Masculinity in the African City’ (‘Sida y masculinidad en las ciudades africanas’) explica que las dinámicas de las relaciones tradicionales también contribuyen a esta diferencia. “Existe la idea de que las mujeres jóvenes se sienten atraídas por las relaciones con hombres mayores que pueden prestarles apoyo, y resulta que es mucho más probable que esos hombres sean seropositivos”, señala. “Se convierte en un círculo vicioso de desigualdad económica sumada a la desigualdad de género”.

Wyron añade que las mujeres pueden seguir corriendo el riesgo de contraer la enfermedad incluso después del matrimonio. “Debido que los hombres conservan sus privilegios sexuales, cuando están casados suelen tener otras parejas, normalmente, en secreto”, explica. “Enfrentarse a ellos puede tener consecuencias desastrosas para las mujeres, ya que, seguramente, les espera la violencia. Por eso las mujeres de la franja de edad ligeramente superior también están expuestas a la infección”.

Imagen: El País / Dorcus Ndagire
Dorcus Ndagire es miembro del grupo de ‘vida positiva’. Ella tiene 45 años y contrajo el sida a consecuencia de una violación en su juventud. Estaba prometida e iba a casarse, pero su iglesia se negó a celebrar el enlace cuando trascendió que era seropositiva y su futuro esposo, no. Si hubiese sido al revés, no habría habido problema, pero en su caso, cuenta, "era demasiada deshonra".

Ndagire relata que, en su comunidad, los hombres suelen abandonar a sus parejas con el argumento de que ya no pueden mantenerlas. “Aseguran que se han quedado sin ingresos o que han perdido el empleo y se van con otra mujer”, explica. “Las mujeres se quedan con la enfermedad y luchando para cuidar de sus hijos”.

En África oriental, el papel de protector y sostén de la familia forma parte de las normas masculinas, pero las consecuencias pueden ser fatales. Stephen Tugume, de 24 años, se enteró de que era seropositivo cuando, en su adolescencia, le hicieron una prueba después de que su madre cayese enferma y acabase muriendo. Tubume empezó a tomar los medicamentos necesarios, pero su padre, que también tenía sida, se negó a acompañarlo en el tratamiento.

“Me dijo que no le iba bien económicamente, que si empezaba a tomar esos medicamentos tan fuertes no iba a sobrevivir, y que no ganaba lo suficiente para mantener a su familia y a sí mismo”, recuerda. Su padre murió al cabo de siete años.

En opinión de Wyron, actualmente la pobreza estructural y las ideas tradicionales sobre la masculinidad son las principales barreras para hacer frente a la crisis del sida. “Aunque en África existen diversas organizaciones que se dedican a involucrar a los hombres en la prevención del sida, no hemos visto el mismo empeño por parte de los Gobiernos para que se hable de los privilegios de los hombres y de sus prerrogativas sexuales”, afirma. “Y en países como Uganda, el Gobierno de la nación y el presidente son la encarnación de las ideas dominantes y problemáticas sobre los hombres y la masculinidad. Con todo, la fuente más evidente de todos estos problemas”, resume, “es la persistencia de la pobreza urbana”.

Volviendo al grupo de vida positiva, su fundador, Israel Bendaki, de 55 años, muestra con orgullo las sandalias y los bolsos que han confeccionado. “Puse en marcha el grupo para ayudar a los hombres que vivían negando su condición”, cuenta. “Cuando me diagnosticaron, en 1990, oculté mi estado y recurrí a la bebida para olvidar mis preocupaciones”. Bendaki dice que la situación ha mejorado mucho desde entonces, cuando no se disponía de tratamiento médico y el estigma era tal que la gente “ni siquiera compartía una taza contigo”.

Pero aún queda un largo camino por recorrer. En Uganda, la mayoría de los hombres siguen guardando silencio sobre su condición de seropositivos, mientras que las mujeres sufren la enfermedad desproporcionadamente. Aunque la iniciativa de Bendaki recibe el nombre de “grupo de hombres”, en su mayoría está compuesto por mujeres. 

Y TAMBIÉN…
Maceteros hechos con botes vacíos de pastillas contra el estigma del VIH.
La artista Bárbara Kemigisa conoce los peligros de no seguir el tratamiento antirretroviral. Ahora difunde este mensaje con figuras hechas con tarros usados de medicamentos, algunos suyos.
Evelyn Lirri | El País, 2017-08-21
https://elpais.com/elpais/2017/08/18/planeta_futuro/1503066962_607885.html

#hemeroteca #transexualidad | «Soy Cristina ante todo: no soy sólo una transexual y ya está»

Imagen: Canarias7 / Cristina Macario Hernández
«Soy Cristina ante todo: no soy sólo una transexual y ya está».
Es la coordinadora del área de transexualidad del colectivo LGTB Altihay desde donde informa y asesora a partir de su propia experiencia a especialmente adolescentes y adultos sobre un proceso que puede alargarse una vida entera y que empieza con la aceptación de sí mismo.
Catalina García | Canarias 7, 2018-05-23
https://www.canarias7.es/siete-islas/soy-cristina-ante-todo-no-soy-solo-una-transexual-y-ya-esta-YC4620414

Aceptarte, aceptarte y aceptarte. Es la palabra y el consejo que más repite Cristina Macario Hernández, coordinadora del área de transexualidad de Altihay. Desde hace un año y medio, ha activado el servicio de información y asesoramiento a estas personas en el colectivo LGTB de Fuerteventura, sito en la calle Goya nº 3 de Puerto del Rosario, en horario de 9.00 a 14.00 horas, de lunes a viernes. Su propia trayectoria vital es el mejor de los asesoramientos, aunque matiza que es su propio caso y que cada persona es distinta: desde hace unos diez años, inició un proceso que, en su caso, ha decidido no terminar y que empezó en una época en que la visibilización de la identidad estaba muy lejos, casi en otra galaxia social.

La transexualidad es su vida y su bandera, de hecho recuerda que 2018 es el Año por la Liberación Trans y que Altihay, el colectivo de gais, lesbianas, transexuales, bisexuales y simpatizantes de Fuerteventura, organiza una exposición de fotos ‘TRANSformando Fuerteventura’. Aunque, a renglón seguido, deja muy clarito que rechaza etiquetas: «Soy Cristina ante todo: no solo soy una transexual y ya está. Tengo nombre y soy también hija, sobrina, nieta, amiga».

De la mano de los padres
Cristina (Las Palmas de Gran Canaria, 1994) tiene ahora 23 años y lo primero que reconoce es que, cuando ella empezó su propio proceso, resultó todo más difícil porque existía menos visibilización, pero que contó con una baza fundamental: el apoyo de los padres, que fueron quienes la llevaron a la sede de Altihay con 14 años. «Antes no había tanta información, tanta visibilidad social. Sólo estaba de adolescente, sin ningún referente de mi edad. Sólo con mis padres y toda mi familia, que siempre me han dejado ser yo».

A esa edad, a los 14, no sabía ni ponerle nombre a lo que era, ni a cómo se sentía. «En casa, de niña, me vestía de princesa, pero en la calle no estaba acostumbrada a vestirme de chica y no sólo por las miradas de la gente o las críticas. Es que no sabía».

martes, 22 de mayo de 2018

#hemeroteca #homofobia | Los siete destinos turísticos más peligrosos para viajar si eres gay o lesbiana

Imagen: Nueva Tribuna
Los siete destinos turísticos más peligrosos para viajar si eres gay o lesbiana.
Si eres un viajero LGBT, además de las precauciones habituales, debes tener en cuenta los países a los que vas a viajar, ya que en algunos casos incluso podría llegar a peligrar tu vida.
CromosomaX | Nueva Tribuna, 2018-05-22
https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/destinosturisticos-peligrosos-viajar-gay-lesbiana-lgtb-lgtbi-travel-rusia-jamaica-lituania-egipto-nigeira-uganda-arabiasaudi-xenofobia/20180522125242152211.html

Viajar por el mundo es uno de los placeres que da la vida. Conocer nuevas culturas, vivir nuevas experiencias... Sin duda se trata de uno de los momentos más dulces para la vida de todo aquel fascinado por lo desconocido.

Pero si eres un viajero LGBT, además de las precauciones habituales, debes tener en cuenta los países a los que vas a viajar, ya que en algunos casos incluso podría llegar a peligrar tu vida. Se han de considerar muchos aspectos para mayor tranquilidad, desde aspectos legales a normas de comportamiento o zonas comprometidas que es mejor evitar. Y, por supuesto, decidir si apoyar el turismo en un país en el que tu condición sexual es ilegal y cuyo actual gobierno se muestra contrario a los derechos de ciertos colectivos.

Si vas a viajar y eres lesbiana o gay lo ideal es tener siempre presente lo siguiente:
  • Las leyes actuales LGBT del país: ¿es la homosexualidad legal? ¿existe algún tipo de ley que te proteja de ataques homófobos?
  • Busca información en Internet o en tu entorno de amistades. ¿Alguien ha viajado a este país y tiene alguna experiencia que te pueda contar?
Por eso queremos contarte cuáles son los países más homófobos del mundo y que pueden ser verdaderamente peligrosos si quieres viajar de una forma natural y no encorsetada.

La lista de países más homófobos del mundo:

1. Rusia
Sobran las palabras para decir lo que opinamos sobre las políticas de Rusia. Vladimir Putin ha convertido la homofobia en su bandera y no se avergüenza ni un segundo de ello. Apoyan a Chechenia en su persecución a homosexuales y hacen lo propio en su país, persiguiendo a todos aquellos que hagan actos tan delictivos como cogerse de la mano, vestir de rosa, o repartir flyers de fiestas LGBT. Quieren que la homosexualidad desaparezca del país y no lo hará, por que es la naturaleza humana, pero lo terrible del asunto es que el gobierno alenta a los homófobos a que señalen y ataquen a los homosexuales o aquellos que "lo parezcan". Lo más increíble es que la comunidad internacional no hace nada al respecto, por lo que no recomendamos en absoluto que viajes a Rusia.

2. Jamaica
La primera sorpresa llega con un país como Jamaica. Todos lo asociamos al relax, a la playa, a descansar y a que nadie te moleste... a menos que seas una persona LGBT. Entonces sí que puedes encontrarte con problemas, porque el sexo homosexual es totalmente ilegal en el país y no se cortarán un pelo en detenerte si se enteran de que has practicado sexo gay. El gobierno, como el ruso, apoya a los homófobos y a la violencia contra las personas LGBT, por lo que en un caso de homofobia, estarías completamente desatendido y desprotegido por parte de las autoridades.

3. Lituania
Sí, forman parte de la Unión Europea, participan en Eurovisión y supuestamente han suavizado su opinión sobre la homosexualidad, pero la realidad es bien distinta. Si bien existe un buen tejido de colectivo LGBT, también hay muchas personas en contra. ¿Te imaginas que en España existieran movilizaciones masivas contra el Orgullo? Pues en Lituania sigue sucediendo, así que muy importante a la hora de tenerlo en cuenta para viajar.

4. Egipto
Este sea probablemente el destino turístico que más duela, porque sus siglos de historia lo hacen infinitamente interesante, pero Egipto no se salva de la quema, es un país homófobo y no se esconde de ello. Las "leyes de la moral" te prohíben ser homosexual, y como te pillen, te pueden caer 17 años de trabajos forzados. Al final, parece que no haya pasado el tiempo en Egipto. Uno de los temas más controvertidos es que en Egipto los hombres suelen ir de la mano y realizar muestras públicas de afecto a menudo, pero no te confundas, si te ven a ti, como turista, hacerlo con tu novio, no les va a gustar un pelo. La persecución a los gais en Egipto es real y lo vemos muy a menudo.

5. Nigeria
Nigeria es uno de los países más homófobos del mundo y otro al que ne absoluto podemos recomendate que viaje. Las mafias y la propia sociedad ven a las personas LGBT como enfermos y la única solución para ellos es apalearlos en público. Es otra de esas visitas turísticas que te recomendamos que te ahorres.

6. Uganda
Prácticamente la totalidad de África, con la excepción de Suráfrica, es homófoba. Solo Guinea Ecuatorial, Mozambique y un par de países pequeños más son relativamente tolerantes: la homosexualidad no es ilegal. Pero en el resto de países africanos sí lo es. Uganda es uno de los casos más sangrantes y el hecho de que sean tan homófobos no ayuda a la pobreza del país. Lo peor es que los homófobos luchan para legislar leyes que obliguen a meter en la cárcel a los homosexuales solo por serlo o parecerlo.

7. Arabia Saudí
Otro de esos destinos turísticos a los que cada vez más gente va a disfrutar de sus atracciones y atractivos, pero es importante que recordemos que ahí siguen siendo homófobos y la homosexualidad es totalmente ilegal.

Cualquier miembro del colectivo LGBT, por tanto, puede viajar a estos destinos, pero siempre teniendo en consideración la situación actual de los mismos y de los posibles peligros a los que uno puede enfrentarse en ciertas sociedades solo por ser quien es.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...