lunes, 20 de mayo de 2019

#hemeroteka #lgtbi | Euskal Herriko hainbat LGTB elkartek Harro plataforma sortu dute

Irudia: Berria / Harro! plataformaren aurkezpena
Euskal Herriko hainbat LGTB elkartek Harro plataforma sortu dute.
"Kapitalismoak egiten duen LGTB kolektiboaren instrumentalizazioari aurre egiteko" batu dira. Ekainaren 15ean aurkeztuko dute Donostiako Urgull mendiko Guardetxean.
Ibai Maruri Bilbao | Berria, 2019-05-20
https://www.berria.eus/albisteak/166581/euskal-herriko-hainbat-lgtb-elkartek-harro-plataforma-sortu-dute.htm

"Esparru politiko koherente eta kritikoak sortzeko eta elkar sostengatu eta koordinatuz erantzun material bat emateko beharretik" sortu da Harro, Euskal Herrialdeetako Transmaribibollo Plataforma. Ohartarazi dute "kapitalismo aseezina" LGTB mugimendua "instrumentalizatzen" ari dela. Ortzadar LGTB elkarteak eta Bizkaiko erakunde publikoek sustatutako Bilbao Pride ekinbidea —aurten izena aldatu diote, eta Harro Eguna izango da— eta Eurovision jaialdia aipatu dituzte adibide modura. Goizean, Bilbon egindako agerraldi batean eman dute sorreraren berri. Baina ekainaren 15ean egingo dute aurkezpen ekitaldia, Donostiako Urgull mendiko Guardetxean.

"Kide garen elkarteek egiten dituzten ekintza partikularrak batzea da helburua", zehaztu du Bea Macias Montoyak. Gaur-gaurkoz, EHGAM, Hiruki Larroxa Kolektiboa, Guztiok, Ozen, Intifada Marika, Sare Lesbianista, Iris Proiektua, Euskal Hartzak eta Lumagorri elkarteek eta beste militante batzuek osatu dute plataforma berria.

"Azken urteetan ikusi denez, kapitalismoa lur ongarritua izaten ari da faxismoarentzat", ohartarazi du Macias Montoyak. Azpimarratu du "faxismoaren gorroto delituek ondorio larriak" dituela LGTB kolektiboan, arauz kanpoko funtzionaltasuna dutenengan, pertsona arrazializatuengan, musulmanengan, juduengan eta erlijio gutxituetan, eta migratzaileengan.

1969ko ekainaren 29ari erreferentzia egin dio Guille Martinsek. Gogoratu du gau hartan Stonewallen izandako errebolta adreilu batekin hasi zela. Eta adreilu hura erabili du Harroren egitekoa azpimarratzeko: "Suzko adreilu bat gara. Erailtzen gaituen instituzio eta sistema honen erraiak suntsitzeko erabiliko dugun adreilua. Berria den zerbait eraikitzeko erabiliko dugun suzko adreilu bat gara".

sábado, 18 de mayo de 2019

#hemeroteca #ideologiadeodio #lgtbifobia | Apenas cien personas protestan contra la ley de violencia de género en una manifestación convocada por 35 colectivos, como Hazte Oír

Imagen: Público / Ignacio Arsuaga (i)
Apenas cien personas protestan contra la ley de violencia de género en una manifestación convocada por 35 colectivos, como Hazte Oír.
También denuncian en la madrileña plaza de Colón el supuesto adoctrinamiento sexual que reciben los niños en los colegios.
EFE | Público, 2019-05-18
https://www.publico.es/sociedad/protesta-violencia-machista-genero.html

Alrededor de un centenar de personas se han congregado este sábado en la Plaza de Colón para denunciar el supuesto adoctrinamiento sexual que reciben los niños en los colegios, así como para pedir que se derogue la ley de violencia de género por la "discriminación" que supone para los hombres.

Hasta 35 colectivos, entre ellos Hazte Oír, Custodia Compartida o el Movimiento Femenino por la Igualdad Real, se habían sumado para participar en la convocatoria ‘Con los derechos de los niños no se juega’, pese a que finalmente la asistencia total ha sido menor.

Respecto al sistema educativo, han exigido que sean los padres y no el Estado quien elija las enseñanzas y las asignaturas que deben recibir los niños en los colegios.

El líder de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, ha asegurado haber visto libros escolares en los que se insta a los niños "a partir de determinada edad" a tener relaciones con personas del sexo contrario pero también del mismo sexo para "identificar si son heterosexuales u homosexuales" y se "replanteen" su género.

"A los niños hay que hablarles en la escuela de lengua, de historia, de matemáticas pero desde luego no introducirles esa ideología de género que produce confusión", ha señalado.

Asimismo, las organizaciones asistentes han opinado que muchas denuncias por violencia machista son realizadas cuando se interpone una petición de divorcio o de custodia compartida por parte del padre.

"Existe gente que está utilizando el sistema de manera mortífera para conseguir otro interés oscuro, así que con la investigación del 80% de denuncias que contabilizan pero que terminan en sobreseimiento podríamos descubrir si realmente existen maltratadas", ha dicho Antonia Alba, del Movimiento Femenino.

En este sentido, han pedido que se cambien las leyes "progres" que perjudican a los hombres "por el mero hecho de poner una denuncia" y que se derogue la Ley de Violencia de Género.

#hemeroteca #trabajosexual #abolicionismo | Por qué me enorgullece decir que soy abolicionista

Imagen: Todo por Hacer
Por qué me enorgullece decir que soy abolicionista.
Paula Fraga · Jurista e integrante de Mujeres por la Abolición | Público, 2019-05-18

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/20241/por-que-me-enorgullece-decir-que-soy-abolicionista/

Este artículo es una respuesta al publicado por Andrea Momoitio titulado Por qué me da vergüenza decir que soy abolicionista.

El pasado 11 de Mayo, en Barcelona, tuvo lugar la Primera Marcha Abolicionista en España. Mujeres de diferentes organizaciones feministas marchamos para exigir la abolición de la prostitución y la prohibición global de los vientres de alquiler. Ambas prácticas conforman, respectivamente, la explotación sexual y reproductiva de las mujeres y niñas. Son instituciones patriarcales que apuntalan y perpetúan la opresión sexual y que consecuentemente, debemos tratar de abolir, si queremos una sociedad de seres humanos cuya dignidad y derechos sean reconocidos.

Concienciar sobre ello y luchar activamente por el reconocimiento de estos derechos son las intenciones que han promovido la Marcha Abolicionista. Sin embargo, tanto en días anteriores como en posteriores, hemos tenido que escuchar que nos mueven diferentes motivos. Las convocantes somos un grupo apartidista, nuestra única militancia es la feminista y estamos decididas a desarrollar cuantas acciones sean necesarias hasta conseguir la abolición de la prostitución y la prohibición global de los vientres de alquiler.

Nos mueve el respeto a los derechos humanos, la creencia que de las mujeres no somos objeto de comercio y, de que no existimos para el servicio sexual ni reproductivo de quien pueda pagarlo. La vida de las mujeres prostituidas es una historia de expulsión. Las expulsan de sus entornos familiares y sociales, las privan de sus propias vidas, las despojan de su humanidad. Esto es lo que estamos denunciando y esto es, con lo que queremos acabar. Este es, ni más ni menos, el propósito de la Marcha pasada y de las que vendrán. Cualquier otra interpretación de nuestras intenciones es solo eso, una interpretación, una opinión errada que corregiremos vehementemente, porque no tenemos más causa que la paz de las mujeres.

Leía, con estupefacción, un artículo de alguien que se decía con “alma abolicionista”, en el que se afirmaba que marchar por las calles del Raval donde las mujeres – según sus palabras- ejercen la prostitución fue una provocación, que fuimos allí a estigmatizarlas y señalarlas. En primer lugar, las abolicionistas sabemos que la prostitución no se ejerce porque no es un trabajo. Las mujeres en prostitución son explotadas sexual y económicamente. No negamos que alguna mujer esté en prostitución teniendo alternativa, pero la excepción no se puede elevar a categoría general y por eso, no admitimos que se llame trabajo a lo que para la inmensa mayoría de mujeres es violencia sistemática, tortura. Además, con la expresión “ejercer la prostitución” se crea una realidad alternativa a la verdadera, diferenciando trata de seres humanos con fines de explotación sexual, de la prostitución, como si lo primero fuera lo malo, el crimen a erradicar y lo segundo, lo correcto, un trabajo como otro cualquiera; cuando lo cierto, es que trata y prostitución son realidades indisociables que se nutren recíprocamente.

En segundo lugar, y siguiendo con la crítica referenciada, es rotundamente falso que marcháramos por las calles del Raval para estigmatizar a las mujeres prostituidas. La razón de ser, la causa primera y última del abolicionismo es la liberación de las mujeres prostituidas. Tenemos perfectamente ajustado el foco, señalamos al putero y al proxeneta como responsables directos y copartícipes de la situación de explotación sexual y económica de las mujeres y niñas en prostitución. Y esto es lo que hemos hecho en las calles de Barcelona: ir a los lugares donde someten y vejan a las mujeres a decirles que basta, que se acabó su impunidad, que vamos a cerrar su negocio criminal y que las mujeres nacemos y debemos morir libres. Estas fueron nuestras consignas. Y con nosotras estaban varias activistas francesas y la superviviente de prostitución Rosen Hicher, que llevaron a cabo en Francia y otros países Marchas abolicionistas.

Rosen Hicher estuvo en situación de prostitución durante 22 años y es una de las más incansables activistas por la abolición, que muchas hemos conocido. Ha vivido la tortura en sus carnes y supongo que nadie, con un mínimo de decencia intelectual y emocional, le diría que con sus acciones pretende estigmatizar a las mujeres que ahora padecen, lo que ella sufrió antaño. Por tanto, esta crítica es una afirmación interesada, tiene por finalidad deslegitimar a la causa abolicionista. Es un clásico argumento regulacionista que rebatiremos cuantas veces sea necesario, porque obedece a la más pueriles de las tergiversaciones, tratando de enfrentarnos con quienes defendemos. Y no se trata, como aluden algunos, de ir de salvadoras sino de clamar por una sociedad sin explotación, sin esclavitud. Otros/as decían que esta protesta no es válida por no estar convocada por mujeres prostituidas. Pero, ¿de qué estamos hablando? ¿qué clase de ficción pretenden presentarnos? Las mujeres prostituidas están en los burdeles, en los pisos, en los polígonos y en las carreteras, en su inmensa mayoría destrozadas física y emocionalmente. Lean sino sobre las consecuencias que la prostitución acarrea en los cuerpos y mentes de las mujeres y escuchen a quienes lo han atestiguado y luego, díganme cómo mientras son víctimas de esta violencia, podrían pugnar por algo más allá que por su propia subsistencia.

El abolicionismo, como cualquier movimiento que pretenda crecer y mejorar y, las mujeres que luchamos por su instauración, como cualquier persona que pretenda ser parte de una causa, admitimos críticas. Asumimos que debemos debatir para mejorar nuestros postulados, porque se trata de establecer medidas que acaben con la esclavitud de millones de mujeres y niñas y por supuesto, no es fácil. Escucharemos a quienes, de buena fe, tengan algo que decir sobre nuestra teoría y nuestras acciones prácticas. Ahora bien, con las críticas malintencionadas que mienten sobre nuestro cometido y que nos achacan actitudes que frontalmente rechazamos, no podemos hacer otra cosa que desmentirlas y negar su aceptación.

Una no puede, como leía entre este tipo de críticas, decir que es abolicionista y afirmar a continuación que ello le avergüenza. Como todas, podemos cometer errores, pero si algo podemos estar las abolicionistas, es orgullosas. Orgullosas de lo que defendemos y de llamarnos a nosotras mismas abolicionistas. Orgullosas porque pugnamos por la erradicación de la opresión sexual. Orgullosas porque luchamos por una vida digna y libre de explotación y sometimiento.

Estamos orgullosas porque caminamos hacia la liberación y la paz de las mujeres; porque vamos a abolir la prostitución y nuestra herencia será una sociedad más justa.

Por todo esto, me enorgullece decir que soy abolicionista.

#hemeroteca #lgtbifobia #politica | Lanzan huevos y llaman fascista a Marta Sánchez, que se ve obligada a suspender su actuación

Imgen: Diario de Avisos / Marta Sánchez en Badalona
Lanzan huevos y llaman fascista a Marta Sánchez, que se ve obligada a suspender su actuación.
Un grupo de asistentes al concierto de la madrileña increpó a la cantante mientras participaba en un evento contra la LGTBIfobia. Tras finalizar la primera canción, canceló el resto del show.
Público, 2019-05-18
https://www.publico.es/sociedad/lanzan-huevos-y-llaman-fascista.html

Marta Sánchez suspendió su concierto en Badalona tras el lanzamiento de huevos por parte de algunos asistentes, quienes además profirieron gritos de "fascista" a la intérprete.

Sánchez, que el pasado mes de febrero estrenó una versión con letra del himno de España, formaba parte del grupo de artistas que anoche debía actuar en la plaza del Centenari de Badalona en un concierto contra la LGTIfobia, espectáculo en el que solo pudo acabar su primera canción.

Tras los últimos compases de su primera actuación, según se puede comprobar en los diversos vídeos colgados por asistentes en Twitter, un grupo de personas comenzó a lanzar huevos a la cantante, lo que llevó a los organizadores a suspender el espectáculo.

El alcalde socialista de Badalona, Álex Pastor, expresó también anoche en Twiter su rechazo a lo ocurrido.

"Acabamos de vivir una vergüenza en el concierto contra la #LGTBIfobia. Todo iba genial, hasta que algunos indeseables han lanzado huevos poniendo en peligro a los artistas. La intolerancia y los extremismos de algunos retrógrados es justo lo que tenemos que combatir", escribió Pastor.

El exalcalde popular de la ciudad y candidato en los próximos comicios locales, Xavier García Albiol, calificó de "inadmisible" lo ocurrido en un mensaje en la citada red social.

Montserrat acusa a la CUP
"No recuerdo en la ciudad haber vivido un espectáculo igual. Si se confirma que han sido miembros de las juventudes de la CUP, el PSC debería reflexionar, una vez más, sobre a quién 'regaló' la alcaldía de Badalona en 2015", dice Albiol en alusión al acuerdo de gobierno local.

La cabeza de lista del PP al Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, ha acusado a la CUP de lanzar los huevos: "La CUP atacó, tiró huevos, violentó, en el concierto, a Marta Sánchez".

También se ha dirigido al PSC porque "durante cuatro años Badalona ha estado gobernada por la CUP, alcaldesa de la CUP, juntamente con el Partido Socialista", y ha calificado de cómplices del incidente a los socialistas.

viernes, 17 de mayo de 2019

#hemeroteca #trabajosexual #abolicionismo | Por qué me da vergüenza decir que soy abolicionista

Imagen: Público / Manifestación abola en el Raval, Barcelona
Por qué me da vergüenza decir que soy abolicionista.
Andrea Momoitio | Público, 2019-05-17

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/20207/por-que-me-da-verguenza-decir-que-soy-abolicionista/

Tengo muy pocas certezas. Poquísimas. Puede sorprender porque a veces puedo parecer muy vehemente, pero realmente no estoy convencida de casi nada. A veces, sí. A veces, no. A veces no sé qué decir. Desde que llegué al movimiento feminista, desde que cayeron en mis manos los primeros textos y encontré las primeras referencias a distintas autoras, he transitado entre todas las posturas posibles en torno al eterno debate sobre la prostitución. He creído estar convencida de que la solución sólo podría pasar por la regulación y he encontrado la más absoluta de las certezas en la abolición. Ahora mismo (una de las faenas de escribir es que siempre te pueden volver tus palabras y arrepentirte de ellas), mi apuesta es más plástica. Creo que es urgente que nos pongamos a trabajar para construir una cultura abolicionista, en la que no se permitan las manifestaciones que promueven y legitiman la dominación sexual de los hombres frente a las mujeres sistemáticamente. Pero me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas. Tenemos que tratar de evitar que los chavales crezcan sabiendo que puedan acceder al cuerpo de las mujeres libremente por el mero hecho de tener 20 euros en el bolsillo. Me gustaría generar lógicas culturales en las que las mujeres aparezcamos representadas como sujetos de nuestros cuerpos, de nuestros deseos, de nuestra maternidad, de nuestra sexualidad. En definitiva, de nuestras vidas. Pero me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas.

Me gustaría saber que estamos trabajando por construir una sociedad en la que ponemos límites a los abusos; una sociedad en la que se buscan soluciones para la mayoría vulnerable a riesgo de limitar en la libertad individual de alguien; una sociedad en la que las mujeres no barajan su sexualidad como opción de compra-venta. Entiendo que, en este contexto de neoliberalismo atroz en el que nos movemos, el sexo puede entenderse como carga de trabajo, pero me gustaría que no fuera así. La frustración de los hombres, su mala gestión emocional y su pésima relación con la sexualidad, lejos de solucionarse con activismo o terapia, se arregla con 20 euros de mierda. Este es el riesgo. Pero me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas.

Sí. Tengo alma abolicionista. Las pocas prostitutas que he conocido han elegido entre muy pocas opciones y yo, desde luego, jamás me atreveré a cuestionar sus decisiones, pero no me parece, ni muchísimo menos, liberador ni empoderante ver cómo los hombres pasean por las Cortes (la calle de prostitución de Bilbao), miran a las mujeres como si fueran trozos de carne, se acercan, se ofrecen y nos follan un poco a todas. No. Definitivamente, tengo alma abolicionista, pero me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas.

Estos días se está moviendo por redes sociales un vídeo de una manifestación abolicionista por el barrio del Raval, en Barcelona, una zona en la que muchas mujeres ejercen la prostitución. Mientras las prostitutas pedían respeto y denunciaban el racismo que se esconde detrás de muchos discursos abolicionistas, un centenar de personas hacían oídos sordos a sus palabras y seguía adelante con su itinerario. No se me ocurre de qué manera se podría ser más déspota. Uno de los problemas del abolicionismo es, precisamente, que hace oídos sordos a las críticas, parece impermeable, incapaz de ver las estructuras que evidencian y denuncian. Por eso me da tanta vergüenza decir que soy abolicionista porque yo abogo por una abolición cultural de la prostitución, pero me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas.

La prostitución es un sistema de dominación estructural, político, social y cultural, ¿qué sentido tiene entonces manifestarse en el Raval? ¿A quién se está señalando así? ¿A quién y qué se denuncia? ¿A se quién daña? Esa protesta no estaba convocada por prostitutas. Si así fuera, estamos hablando de otra historia. Pongamos un ejemplo para que se entienda mejor: un grupo de trabajadores y trabajadoras denuncia la situación de precariedad en la que se encuentran en su empresa y pide apoyo social. Se convoca una manifestación en la puerta de la fábrica y acuden cientos de personas. Bien. Sigamos con el ejemplo: un grupo de personas, al margen de las y los trabajadores, deciden manifestarse en la puerta de una fábrica mientras las personas a las que quieren defender piden que se marchen de allí bien porque esa situación de precariedad que se denuncia no es tal, bien porque prefieren utilizar otras herramientas para esa lucha o creen que es mejor denunciar otras situaciones más allá de la precariedad. Las y los manifestantes hacen oídos sordos a sus demandas y siguen adelante con sus protestas. Raro. Mal. No. Así. No.

Esto del feminismo a veces es un club un poco ridículo. Los grises no molan nada en un movimiento que, sin embargo, promueve los colores. Acabo este texto pensando que mis compañeras, las que luchan tanto para que se reconozcan los derechos de las prostitutas, van a creer que mi postura es moralista (de el abuso de este adjetivo hablaremos otro día) y sabiendo que el sector más abolicionista creerá que soy una infiltrada, una de esas que no acaba de mojarse ni de comprar por completo el kit ideológico. Claro. Bueno. Qué le vamos a hacer porque yo lo único que tengo claro es que me opongo radicalmente a cualquier postura que implique el señalamiento y la estigmatización de las prostitutas. Desde un sentimiento abolicionista y consciente de que la batalla es cultural.

Andrea Momoitio. Periodista remasterizada y coordinadora de Pikara Magazine



Y TAMBIÉN… 
Por qué me enorgullece decir que soy abolicionista.
Paula Fraga · Jurista e integrante de Mujeres por la Abolición | Público, 2019-05-18
https://blogs.publico.es/otrasmiradas/20241/por-que-me-enorgullece-decir-que-soy-abolicionista/
Una manifestación enfrenta a abolicionistas y defensoras de la prostitución.
La manifestación, convocada en Barcelona por la plataforma estatal Mujeres por la Abolición al entender que Catalunya es la comunidad más permisiva con la prostitución, ha partido de la Rambla del Raval y ha recorrido calles de este barrio donde suelen concentrarse trabajadoras sexuales ofreciendo sus servicios.
Público, 2019-05-11

#hemeroteca #lgtbifobia | «Soy mujer, soy trans, soy migrante; las etiquetas que imposibilitan integrarse en una sociedad»

Imagen: National Geographic / Fotografía de Jorge Saavedra
«Soy mujer, soy trans, soy migrante; las etiquetas que imposibilitan integrarse en una sociedad»
Hoy, Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, 72 países del mundo aún condenan las relaciones entre personas del mismo sexo.
Cristina Crespo Garay | National Geographic, 2019-05-17
https://www.nationalgeographic.es/historia/2019/05/soy-mujer-trans-migrante-son-las-etiquetas-que-imposibilitan-integrarse-en-sociedad

«Hoy, he decidido soñar. Soñar libremente con alguien a quien pueda contar todo, con quien pueda abrir mi corazón». Así da comienzo el documental de Eli Jean Tahchi, que relata cómo miles de personas de la comunidad LGTBIQ+ graban sus historias en cintas para tratar de encontrar asilo en otros países.

A día de hoy, siete de cada diez personas LGTBI aún se ven obligadas a ocultar su orientación sexual. A pesar de que, cuando escuchamos las cifras de la homofobia y la transfobia, parezca que nos hubiéramos trasladado un par de siglos atrás, la realidad a día de hoy continúa siendo escalofriante.

Aún 173 países prohíben casarse con alguien del mismo sexo, 22 estados cuentan con ‘leyes morales’ contra homosexuales y, de los 72 países que persiguen el amor según el género que lo practique, ocho lo hacen incluso con la pena de muerte, según datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

En Irán, Arabia Saudí, Yemen, Sudán, algunas provincias de Somalia y Nigeria, e Irak y Siria en las zonas controladas por el Dáesh, amar libremente es una completa utopía, y hacerlo a escondidas tiene un alto precio a pagar.

¿Y en España?
De los 59 países europeos evaluados en la octava edición de la Revisión anual de ILGA-Europa 2019 (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales), España se encuentra en noveno lugar con un 67% de los objetivos del informe conseguidos. Pero aún queda mucho camino por recorrer.

Hasta el pasado año, la transexualidad aún estaba catalogada de forma internacional como enfermedad mental. La Organización Mundial de la Salud marcaba en junio un punto clave en su normalización al excluirla como enfermedad mental de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

“La transfobia cruza todas las fronteras de los colectivos sociales”, cuenta a National Geographic España Fabiana Castro Hernández, mujer transexual y migrante que reside en España desde hace 3 años. “Yo no esperaba que desde el propio colectivo LGTBI fueran a tener prejuicios hacia mí, pero me di cuenta de que hay transfobia en todos los rincones de la sociedad. “Ahora, aparte de estar buscándome un espacio como mujer trans, también me lo tengo que buscar como mujer migrante, y ahí se me cierran muchas más puertas”.

Una vida luchando por derribar prejuicios
Tras una vida luchando contra la transfobia en todos los aspectos de su vida, Fabiana también tiene que luchar a diario contra el machismo, dentro incluso del propio colectivo. “Ahora que estoy en España, yo veo en mi proceso migratorio a hombres trans que están aceptados socialmente. Como la sociedad es machista, los hombres trans suben un escaño, sin embargo nosotras como mujeres vamos en retroceso”.

A la lucha por una orientación sexual libre se suma la lucha por una identidad de género también libre y por la igualdad de derechos de las mujeres, y de los migrantes. “Hay una permisibilidad y una libertad social muy fuerte de agredirte cuando eres una mujer trans”, afirma Fabiana, que lo afronta como un desafío diario convertido en un reto y una motivación personal para eliminar los prejuicios de la sociedad y visibilizar la diversidad.

De Latinoamérica a España
Entre 2008 y 2016, fueron registrados 2.600 asesinatos a personas transexuales; el 78% en Latinoamérica. Fabiana llegó a España huyendo del miedo que comenzó a sentir en su país. “Sucedieron cosas que me alertaron sobre mi integridad, y entonces ya me quedé aquí. Tú sabes cómo funcionan las cosas en México: las personas desaparecen, son agredidas e incluso cortan las cabezas de quienes están liderando los distintos movimientos sociales, y desde 2008 yo estaba trabajando en defensa de los derechos de las personas LGTB en el norte de México”.

Al margen del estigma social e incluso las agresiones, derechos como encontrar piso donde vivir o un trabajo digno se ven en tela de juicio por la transfobia que aún queda arraigada en nuestra sociedad.

“En México acostumbrábamos a ayudar a las personas migrantes que querían pasar a EEUU, para conseguirles comida, servicios médicos y lugares donde dormir. Yo en mi vida me había planteado la posibilidad de ser migrante, de pasar de ser la que ayudaba a ser la que busca las ayudas”, cuenta Fabiana.

“He tenido compañeras que un día están y luego ya no. Yo, mientras esté, seguiré trabajando en pro de los derechos de las que vienen detrás de mí. Debemos aprender a respetar a todas las personas de este mundo diverso, y entender que la diversidad nos enriquece, pero es el respeto lo que nos une”.

#hemeroteca #lgtbi #gaypitalismo | Bilbao Bizkaia Pride: puro teatro

Ilustración de Daniel Aranda, Intifada Marika
Bilbao Bizkaia Pride: puro teatro.
El Ayuntamiento de Bilbao se comprometió en 2016 a elaborar un protocolo contra agresiones por orientación sexual e identidad de género que nunca ha llegado a hacerse. Además, evita reunirse con la Coordinadora local del 28J mientras viaja a Viena para reunirse con la Asociación Europea de Organizaciones del Pride.
Jon Pe | El Salto, 2019-05-17
https://www.elsaltodiario.com/lgtbiq/puro-teatro

En los últimos tiempos estamos asistiendo a la gran apertura de puertas de una obra de teatro que huele a podrido. Se trata de una función cutre que llevaba tiempo anunciada y siendo ensayada, pero que creíamos que pocos irían a ver. Pero en este mundo, en el que con dinero todo se puede, nos están vendiendo las entradas por los ojos, la obra como lo que no es, y los actores se van de gira por Europa.

La función empieza con pan y circo, y los promotores llevan tiempo en el negocio: agrupaciones empresariales y hoteleras, con el apoyo y financiación pública del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia, llevan años prostituyendo el nombre de Bilbao por todo el mundo, esmerándose en hacer de la otrora ciudad industrial un escenario teatral al más puro estilo Disneyland, en el que se suceden los más variados eventos. Cualquier cosa sirve con tal de atraer turismo de alto poder adquisitivo que venga a dejarse la pasta: La gala ‘World’s 50 Best Restaurants 2018’, los ‘MTV EMA 2018’, la Eurocopa 2020, las finales europeas de rugby, la Vuelta Ciclista a España o la intención de que Bilbao acoja próximamente el ‘Europride’, según los medios de comunicación, “la fiesta gay por excelencia de Europa”. Todo para conformar un Bilbao «de postal», como dice orgulloso el diputado general de Bizkaia.

Aquí es donde más nos tocan la moral: no les basta con la turistificación de Bilbao y Bizkaia, que además quieren convertir en una fiesta de etiqueta la lucha de las personas LGBT+ por sus derechos. Reivindicar el gaypitalismo olvidando que hace no tanto cualquier homosexual era considerado maleante y peligroso social. Suplantar la manifestación del 28 de junio —que conmemora los disturbios de un grupo de personas trans* y homosexuales contra la policía, que les acosaba— por un paseo en barco por la Ría y cuatro días de consumismo desenfrenado con la bandera LGBT de fondo y con el cuerpo de policía pidiendo participar. La misma policía que pocos meses antes nos dijo «ven aquí, maricón», como si “maricón” fuera un insulto.

Titulares:
  • “Las tiendas más abiertas celebran el Bilbao Bizkaia Pride con Cervezas La Salve”
  • “El evento Euskaltel & Family Pride se desarrollará en la Plaza Nueva de Bilbao. Quienes se acerquen podrán llevarse uno de los cientos de globos que Euskaltel regalará a los niños y niñas por su participación.”
  • “Policías y guardias civiles piden acudir de uniforme a la manifestación del Orgullo”
Así, ahora lo ves, ahora no lo ves, pasamos a un espectáculo de magia en el que se intenta la reconversión de la causa LGBT+ en el negocio LGBT+. Como todo truco de magia, aquí también hay trampa(s):

El Ayuntamiento prohíbe el cruising por suponer un “uso incívico” del espacio público, pero permite a los locales hosteleros del Casco Viejo saltarse la ordenanza de espacio público y ocupar con terrazas más m2 de los legales.

La mesa de trabajo para políticas municipales de diversidad sexual que el Ayuntamiento acordó crear con la Coordinadora 28J no se reúne y está desactivada desde 2016. Con quien sí se reúne el Ayuntamiento, con viaje de una “delegación institucional” a Viena pagado por todxs, es con los empresarios de la Asociación Europea de Organizaciones del Pride, para pedirles que celebren su siguiente reunión anual en Bilbao.

En 2016 el Ayuntamiento se comprometió a elaborar un protocolo contra agresiones por orientación sexual e identidad de género, pero nunca se llegó a elaborar. El mismo año presentó en Fitur una guía de turismo LGBT+ que tuvo que ser retirada por degradante, resumiendo al colectivo a carreras de tacones, gin-tonics y música house. El concejal de Desarrollo Económico decía que «hay que tocar diana en este colectivo».

La Diputación impone a proyectos de diversidad afectivo-sexual un límite de financiación de 15.000€, pero en 2018 financió el Bilbao Bizkaia Pride con 36.209,25€ del Departamento de Desarrollo Económico.

Diputación y Ayuntamiento reciben el rechazo de los colectivos y asociaciones activistas LGBT+ de Bizkaia por este tipo de políticas, mientras obtienen el apoyo de asociaciones de hoteleros y empresarios.

Desde los colectivos que formamos parte de la Coordinadora 28J llevamos tiempo informando de los planes que se esconden detrás de ese Bilbao gay-friendly que nos quieren vender. La deriva que está suponiendo la mercantilización de los derechos LGBT+ tendrá como exponente máximo la edición del EuroPride que se celebrará en Bilbao de aquí a pocos años. Esa fiesta está muy lejos de tener algo que ver con la reivindicación de los derechos de las personas LGTB+. Ese teatro se hace con el único objetivo del beneficio económico de unos empresarios, utilizando como excusa nuestros derechos. Y nos tendrán en frente.

¡Recuperemos el espíritu de Stonewall!

* Este texto es la introducción del número 2 del fanzine ‘A tomar por culo’, una publicación del colectivo Intifada Marika.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...