jueves, 21 de marzo de 2019

#hemeroteca #cine | César Vicente, 21 años, debuta con Almodóvar: “No me conozco, ni creo que lo haga nunca”

Imagen: El País / César Vicente
César Vicente, 21 años, debuta con Almodóvar: “No me conozco, ni creo que lo haga nunca”.
El sevillano interpreta el desnudo del año en la que promete ser la cinta del año, ‘Dolor y gloria’, que se estrena mañana
Juan Sanguino | Icon, El País, 2019-03-21
https://elpais.com/elpais/2019/03/04/icon/1551720159_225095.html

El padre de César Vicente ya llevaba varios años compartiendo su extensa colección de fotografías, anécdotas y libros sobre Pedro Almodóvar con su hijo cuando decidió por fin sentarle a ver una de sus películas. Eligió ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’, quizá la más apta para un chaval de 12 años. Como el niño quería ser actor, su padre sabía que descubrir a Almodóvar le iba a cambiar la vida. Nueve años después así ha sido, pero no como él esperaba.

“La directora de mi compañía de teatro en Sevilla me apuntó al casting de 'Los Japón', una comedia con Dani Rovira. Cuando llegué había una chica sola con una cámara. Leí unos diálogos de esa película y al día siguiente me pidieron que volviera a Madrid”, recuerda hoy César, que nació y creció en Tomares (Sevilla). Era el primer ‘casting’ que hacía en su vida y, al regresar a la capital, descubrió que esa prueba era en realidad para dos películas. Una era ‘Los Japón’. La otra, un proyecto secreto.

“César hizo una prueba inusualmente buena”, explica Pedro Almodóvar, “me llamó la atención la intensidad e inocencia de su mirada. Una pureza que tal vez pierda con los años, pero que para la cámara es un tesoro”. En 'Dolor y gloria', un drama confesional en el que Antonio Banderas interpreta a un álter ego de Almodóvar, César Vicente es el albañil que marca (involuntariamente) el primer despertar sexual del director en un 'flashback' a su infancia: mientras se lava, el niño le ve desnudo y se desmaya un poco por un golpe de calor y un poco por síndrome de Stendhal.

Vicente tuvo dudas sobre la escena de desnudo. “Pero luego, ‘palante’. Hay mucha gente en un rodaje, pero una vez me quedé desnudo no pensaba en si estaba incómodo. Yo creía que solo se me iba a ver el culo pero se me ve todo. Es una escena muy bonita. Muy natural”. En realidad lo que le puso más nervioso fueron los primeros ensayos con el director, a los que acudió temblando. “Él me decía: ‘Tú, tranquilo’, con su sonrisita, tan campechano. Pero a la vez está muy loco, interiormente, loquísimo. Ha sufrido y eso se nota. A veces se quedaba pensando, yo le miraba y él ahí con la mirada en algún sitio. A saber lo que tenía en la cabeza”. ¿Alguna vez averiguó lo que estaba pensando? “Qué va. Nunca”, reconoce.

Una de las cosas que Pedro Almodóvar tenía en la cabeza era lo sencillo que era dirigir a César Vicente, por lo serio y aplicado que es en su trabajo. “No sé cuántos registros tendrá, pero en 'Dolor y gloria' está perfecto. Ha nacido para hacer este personaje... y espero que muchos más”, asegura el director manchego, tan impresionado con Vicente que pierde su elocuencia habitual para describirle: “Tiene una cualidad difícil de definir”. El propio Vicente, de 21 años, tampoco encuentra todavía las palabras para identificarse. “Como aún no sé quién soy, necesito meterme personajes en el cuerpo para descubrir qué pasa. No me conozco, ni creo que lo haga nunca. Eso es lo divertido”, señala.

Su padre ya debe estar recuperándose del disgusto que se llevó cuando César abandonó los estudios para ser actor: como profesor no ha conseguido convencer a su hijo de que estudie, pero como admirador de Almodóvar va a ser quizá la persona que más emociones sienta cuando vea ‘Dolor y gloria’.

César Vicente, que se puso a llorar cuando le contaron qué ‘casting’ había pasado realmente (un amigo suyo, compañero de teatro en Sevilla, consiguió el papel en ‘Los Japón’), no se lo podía creer entonces y sigue sin creérselo ahora. “Después de cada jornada de rodaje me metía en la cama del hotel y pensaba en quién soy. Todavía se me olvida: me levanto por la mañana, cojo el móvil, veo todo lo que tengo que hacer y entonces me doy cuenta de que he hecho una película con Almodóvar”.

Como su personaje en ‘Dolor y gloria’, un obrero analfabeto, César está ansioso por aprender y para ello observa a la gente cuando cree no estar siendo observada. De Penélope Cruz, su compañera en casi todas las escenas, ha aprendido que hay que tomarse las cosas con calma, memorizar el texto, recapacitar y después pensar solo en el objetivo. ¿Y en quién se inspiró para construir su personaje? “En César Vicente”, dice el actor. “Quiero ser como él. Yo creo que si quieres algo de verdad lo vas a conseguir”. Sonará ingenuo, pero de momento la vida le está dando la razón.

miércoles, 20 de marzo de 2019

#hemeroteca #turismo #trabajosexual | Ámsterdam impide visitas turísticas a las prostitutas del Barrio Rojo

Imagen: El País
Ámsterdam impide visitas turísticas a las prostitutas del Barrio Rojo.
El Ayuntamiento suspende las rutas guiadas por respeto a las mujeres que se muestran en las famosas ventanas.
Isabel Ferrer | El País, 2019-03-20
https://elpais.com/sociedad/2019/03/20/actualidad/1553107259_400570.html

El Ayuntamiento de Ámsterdam ha prohibido las visitas guiadas en el Barrio Rojo, la zona del centro de la ciudad donde se concentra el negocio de la prostitución. Aunque la medida alcanzará, en diversos grados, a otros puntos del casco antiguo, allí ha sido tomada “por respeto a las trabajadoras del sexo”. La mayoría se muestra en las ventanas y escaparates que han convertido el lugar en una atracción turística. Justo lo que el Consistorio quiere evitar. Desaparecen también las giras por los bares de la zona anunciadas solo para consumir alcohol en todos ellos. La medida entrará en vigor en enero.

Los paseos con guía por el Barrio Rojo se anuncian en todo tipo de publicidad relativo a la capital holandesa, pero “en estos momentos, está fuera de lugar ver a las prostitutas como un entretenimiento para el turismo”, ha dicho Udo Kock, concejal de Finanzas. El año pasado, el Ayuntamiento ya estipuló que los grupos dieran la espalda a las ventanas rojas que dan nombre al lugar, cuando se detuvieran para atender a las explicaciones del cicerone. Tampoco podían tomarse fotos, mirarlas de forma continuada o llamarlas a voces. Beber durante el paseo estaba también prohibido. De nuevo, se trataba de evitar la intimidación y reducir la congestión urbana.

Por De Wallen (los muros, en neerlandés) el nombre oficial del distrito, pasan más de un millar de grupos semanales, según cifras municipales. En hora punta, llegan a sumar 28 a la hora, y tanto los vecinos como las prostitutas se quejan del ruido y las aglomeraciones. La nueva regulación se ha impuesto al ver que la situación no mejoraba. En el resto de las calles de la ciudad, los grupos no podrán superar las 15 personas, y el guía deberá contar con el correspondiente permiso.

Aunque los grupos desaparecerán del Barrio Rojo, los turistas sí podrán ir acompañados de un experto en cualquier modalidad de embarcación por los canales, previo pago de una tasa de 66 céntimos de euro. Desde 2018 ocurre lo mismo con los autocares. Para evitar el efecto llamada y que aumente de nuevo el volumen de este tipo de diversión, se ha puesto fin a los paseos gratuitos. La autorización para el cicerone cuesta 100 euros. Los que operen sin licencia se arriesgan a una multa de 190 euros. Si el fraude lo comete una empresa, la sanción aumenta a 950 euros. En caso de reincidencia —tres veces como máximo— se retira el permiso de forma permanente.

#hemeroteca #feminismo | Silvia Federici: “Si soy abolicionista lo soy con todas las formas de explotación del trabajo humano”

Imagen: El País / Silvia Federici
“Si soy abolicionista lo soy con todas las formas de explotación del trabajo humano”.
La filósofa y escritora feminista Silvia Federici habla sobre vientres de alquiler, capitalismo y violencia contra las mujeres.
Alba Moraleda | El País, 2019-03-20
https://elpais.com/elpais/2019/03/20/mujeres/1553071085_109576.html

No es raro que allí donde va, cuelgue el cartel de "no hay entradas". Silvia Federici (Parma, 1942) ha vuelto a España, la última vez fue el pasado año, para hablar sobre los retos que enfrenta el feminismo. Lo hizo este martes en el Palacio de la Prensa, en Madrid; lo hará este jueves en Pamplona, donde se celebrará un encuentro sobre la caza de brujas, un episodio de violencia contra las mujeres poco conocido de la historia, y se despedirá el próximo martes en Bilbao. Tres días para conocer, a través de su voz, una lucha que se remonta décadas atrás. En los setenta, la autora de 'Calibán y la bruja' impulsó una campaña junto a otras compañeras para exigir un salario para el trabajo doméstico. Labores no remuneradas e invisibilizadas que, según argumenta la filósofa, escritora y activista feminista, han sido imprescindibles para el desarrollo y la prosperidad del capitalismo.

P: ¿Se puede ser feminista y no estar en contra del capitalismo?

R: No. No se puede. El feminismo no es una escalera para que la mujer mejore su posición, que entre en Wall Street, no es un camino para que encuentre un lugar mejor dentro del capitalismo. Soy completamente contraria a esta idea. El capitalismo crea continuamente jerarquías, formas diferentes de esclavización y desigualdades. Entonces, no se puede pensar que sobre esta base se pueda mejorar la vida de la mayoría de las mujeres, ni de los hombres. El feminismo no es solamente mejorar la situación de las mujeres, es crear un mundo sin desigualdad, sin la explotación del trabajo humano que, en el caso de las mujeres, se convierte en una doble explotación.

P: ¿Cree que el movimiento feminista, para llegar a más personas, corre el riesgo de despolitizarse?

R: Que tantas mujeres salgan a la calle es fundamental. Nos da confianza y es una señal de malestar, de deseo de cambiar las cosas. Por eso me parece muy positivo. El reto hoy es cómo vamos a redireccionar esa energía. Hay que impulsar programas, propuestas, debates. Tenemos que concretar qué queremos, qué vamos a pedir, qué se puede hacer. Creo que toda esta energía que sale de la calle tiene que empezar un proceso de definición. Así es como va a coagular y no se va a perder.

P: El movimiento Me Too ha recibido críticas, por ejemplo por parte de Tarana Burke, por quedarse en la denuncia pero no profundizar en las causas de la violencia contra las mujeres, ¿qué le parece?

R: La prensa se ha ocupado mucho de ellas, pero las feministas llevan años y años denunciando el acoso sexual sobre todo en relación al puesto de trabajo. Ahora la prensa lo descubre porque son mujeres de Hollywood. Pero el acoso sexual es estructural de la relación entre hombres y mujeres en la sociedad capitalista. Estas siempre han tenido una situación económica más precaria, siempre han sido más dependientes de ellos y se han visto obligadas a negociar servicios sexuales. Esto sigue hoy, a pesar de que la mujer haya tenido más acceso al trabajo asalariado.

Hay toda una historia de mujeres que deben vender su cuerpo, no solamente en la prostitución, en todas las profesiones. No ver este aspecto cultural es una mistificación. Se da una gran publicidad, pero no va a la raíz del problema. Un ejemplo sencillo, las camareras en Estados Unidos viven de las propinas y les dan muy poco. Ellas saben que su postura sexual con los clientes interviene. Hay algunas que me han contado que a fin de mes, cuando tienen que pagar la renta, se exponen más porque sube la propina. Esta venta continua sexual del cuerpo es parte de una situación económica histórica. Si no vamos a denunciar estos casos estamos distorsionando.

P: Dijo en una entrevista que puede ser peor la explotación del cerebro que la explotación de tu cuerpo, algo que no gustó a feministas abolicionistas...

R: En la sociedad capitalista las mujeres siempre han tenido un acceso muy débil al sustento, siempre han necesitado vender su cuerpo. No comprendo la postura de aquellas feministas que aíslan la prostitución como una cosa particularmente degradante y no ver las miles de formas de degradación a las cuales las mujeres están sujetas. No lo comprendo, me parece que penaliza sobre todo a aquellas más pobres que son aquellas que han necesitado más recurrir a la prostitución. Por eso digo que en esta sociedad en la que todo se vende es peor vender tu cerebro, tu integridad moral e intelectual, no solo que una mujer venda su vagina.

Hay mujeres que se casan con hombres no porque los aman, sino porque es una solución económica o que las maltratan y que se ven en la obligación de practicar sexo con ellos. ¿Por qué no se quiere ver todo esto? Si soy abolicionista lo soy con todas las formas de explotación del trabajo humano. Este es para mí el objetivo, que no debemos vendernos de ninguna manera, que se puede vivir en una sociedad en la cual la venta de nuestro cuerpo, corazón, cerebro o vagina no sea necesaria.

P: Sobre los vientres de alquiler, ¿se puede ser madre o padre a cualquier precio?

R: Es una abominación. No se vende solamente un útero, se vende también un bebé. No se puede vender a otra persona. La maternidad subrogada es producir una persona solamente para venderla, sin responsabilizarse de ella. En Estados Unidos hay un mercado subterráneo no reglado de familias que tienen bebés subrogados que nacen con malformaciones, el producto no es perfecto, o no es del sexo deseado, y los hacen circular por Internet.

Hay mujeres que se dicen feministas que lo apoyan, como la capacidad de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Y hay otras que lo legitiman diciendo que da a las parejas de hombres la posibilidad de ser padres, pero la paternidad no es un derecho a cualquier precio.

P: Tras aterrizar en España, empezó su gira por Valladolid. Allí ha denunciado un episodio de la historia poco conocido, que a veces queda recogido como un hecho folclórico: la persecución y matanzas de mujeres acusadas de ser brujas en la Edad Media. ¿Hay hoy nuevas cazas de brujas?

R: Sí. Se persigue a mujeres acusadas de ser brujas en países de África, zonas de India o en Papúa Nueva Guinea. Han sido matadas sobre todo mujeres mayores y solteras. He escrito sobre esto, me parece claro que está conectado con la globalización, con la extensión de la organización capitalista, el despojo de las tierras comunales, además de la llegada de sectas evangelistas y pentecostales, que hablan de Satanás, del pecado y dicen que si eres pobre es porque tienes problemas o porque hay personas en tu comunidad que conspiran contra ti. Hay mujeres que han sido enterradas vivas, quemadas. En el norte de Ghana hay campos de concentración donde se han refugiado mujeres acusadas de ser brujas y que han sido expulsadas de sus pueblos.

#hemeroteca #feminismo #trabajosexual | Participar como trabajadora sexual en el 8M: “Sentí el peso del estigma”

Imagen: El Salto / Ilustración de Ana Barbudo. Albert Rivera, Carmen Calvo y Beatriz Gimeno frente a las aliadas Silvia Federici y Angela Davis
Participar como trabajadora sexual en el 8M: “Sentí el peso del estigma”.
“Había miradas, algunas de desprecio. Escuché risas y comentarios de mujeres y hombres”. “No sentí que fuera un espacio seguro”. Varias trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias en la manifestación de la huelga feminista en Madrid.
El Salto, 2019-03-20
https://www.elsaltodiario.com/opinion/participar-como-trabajadora-sexual-en-el-8m

Este texto está escrito por algunas de las trabajadoras sexuales que marchamos juntas en la huelga feminista del 8M de Madrid. Procedemos de distintos bagajes, experiencias y grupos de trabajo. Nuestras opiniones son plurales y consideramos enriquecedor compartir sensaciones y pensamientos sin tener por ello que presentarnos bajo una única voz. En este texto hablan Belén, del sindicato OTRAS, Beyoncé, de Afemtras, y Esperanza, trabajadora independiente.

Marchando juntas


Belén. A punto estuve de no ir, pero fui. El peso del estigma estaba acechándome más que nunca últimamente. Encontré calor, arrope, alegría, determinación, sabiduría, generosidad. Nunca el símbolo del paraguas rojo me pareció tan acertado. Un paraguas donde cabemos todas, que nos abraza, nos protege y da coraje para seguir. Para mí, lo mejor del 8M. 

Beyoncé. Han pasado algunos años desde mi primer 8M. El 2018 fue muy especial, tenía más conciencia de cómo el feminismo es importante en mi vida como trabajadora sexual, mujer trans y migrante. Semanas antes del 8M 2019 hablé con compañeras sobre sororidad, estigma y de cómo influye el feminismo en nuestras vidas. Les conté mis experiencias en años pasados y eso animó a algunas. Me alegró que se sumaran.

El estigma

Beyoncé. A pesar de que cada vez estoy liberándome más de los estigmas que la sociedad y sus lastres me hacen llevar, este 8M ha sido el que más me ha pesado. Había miradas, algunas de desprecio. Escuché risas y comentarios de mujeres y hombres. No me sentí cómoda según íbamos avanzando y gritando nuestras consignas. Cada vez iban reforzándose más mis estigmas. Sentí que este año no debí haber salido y que ese no era mi espacio. Parecía que éramos unas apestadas mis compañeras trabajadoras y aliadas. No quise contestar a nadie. No había ido a buscar ningún enfrentamiento, no era el lugar.

Esperanza.
Es la primera vez que marchaba con compañeras y aliadas con pancartas y proclamas en torno al trabajo sexual. Y no fue como otras veces. Fue, además de la alegría por ver un movimiento que se expande, desolador. Sentí el peso del estigma por las miradas y comportamientos de muchas personas. Pienso en las marchas LGTBIQ+ y de trabajadoras y trabajadores sexuales bajo la Ley sobre peligrosidad y rehabilitación social. Las políticas actuales no van en torno a dialogar con nosotras, no aceptan que tenemos una verdad que narrar. No nos reconocen como personas válidas. Hay quienes nos quieren rescatar de algo que ni entienden ni respetan. Solamente apoyan a quienes se consideran víctimas y no todas lo somos. Otros grupos pretenden legislar sin contar con nosotras. La exclusión y la invisibilización no hacen que algo desaparezca, generan violencia a muchos niveles y parte de ella la sentí en esta marcha.

Hombres y 8m


Belén.
Escuché los comentarios que unos hombres soltaron con total naturalidad e impunidad: “Ah, que son trabajadoras sexuales”. “Pues yo estoy bastante necesitado”. Y no sentí en absoluto que fuese un espacio seguro (no por mis compas, sino por el entorno, por el estigma) como para darme la vuelta y decirles a esos dos que se fuesen ahora mismo de nuestra marcha, que no hay ya tolerancia para sus residuos machistas. Pero no lo hice. Preferí quedarme callada. Terrible que en mi marcha y en mi movimiento no estuviese en absoluto segura de que el resto de mujeres fuesen a apoyarme. 

Beyoncé. Otra cosa que este año me sorprendió fue que había más presencia de hombres cis acompañando a mujeres. Entiendo que buscamos la igualdad y que es positivo que estén, pero desde otro ángulo. Me sorprendió ver a algunos llevando el mando. Tampoco le di mucha importancia. Esa mayor asistencia de hombres la relacioné con la visibilización de la ultraderecha que estamos viviendo. 

Esperanza.
Me gustó ver más hombres que en anteriores ocasiones. Me pregunto si el hecho de que haya mujeres que nos cuestionan y nos apartan, cómo no va a dar pie a que ellos también lo hagan. Dicen que somos nosotras, las trabajadoras sexuales, quienes provocamos parte de la violencia sobre la colectividad de mujeres. De nuevo me pregunto si la marginación y el desprecio que nos dedicáis no es lo que genera gran parte de esa violencia. Creo que mientras no dejemos de invalidarnos entre nosotras va a ser complicado que ellos no actúen igual. Está en nuestra mano que se sumen para cambios reales o para promover exclusión, estigma y violencia.

¿Qué esperamos como feministas?

Belén. Vi cada vez más probable que el año próximo una gran marca patrocine el 8M y que muchos colectivos montemos un 8M alternativo, como el Orgullo Crítico. Eso, a mi juicio, es una derrota, una fagocitación del capital, de las ideas liberales, partidistas y eurocéntricas. Descargaría de contenido y crítica al movimiento. Porque, de pronto, el feminismo es divertido, vende, genera votos y te ayuda a ligar. Será un espacio que ya no es nuestro, ni seguro, ni reivindicativo, pero que lo parecerá.

Si no luchamos por un movimiento que incluya, visibilice y de soporte a todas las realidades, cuidado con lo que se nos viene. Eso supondrá escuchar a aquellas personas o colectivos con los que estamos en desacuerdo, tendremos que mirarnos dentro y ver qué guardamos aún de clasistas, racistas, homófobas, tránsfobas, putófobas, machistas, etc. Si no hacemos estas introspecciones, si no alentamos estos diálogos, ¿de qué feminismo estamos hablando? 

Esperanza. Considero que se puede desear la abolición de la prostitución. Al igual que considero oportuna la búsqueda del placer y la dotación de derechos. No todo vale, desde luego. No vale la pobreza, la precariedad, las faltas de respeto, el odio. No vale la marginación, el menosprecio. No vale si no aceptamos las diferencias, si no creemos en distintos modos de vivir. Hay personas que nos llaman “mujeres prostituidas” a quienes hemos decidido acceder al trabajo sexual desde diferentes situaciones. Dicen que nos dejamos violar. De ninguna manera se puede pedir respeto y hablar así por y de nosotras.

#hemeroteca #memoria #politica | El PP admite por primera vez que derogará la Ley andaluza de Memoria para calmar a sus socios de Vox

Imagen: José Antonio Nieto, portavoz del PP en el Parlamento de Andalucía
El PP admite por primera vez que derogará la Ley andaluza de Memoria para calmar a sus socios de Vox.
El PP ha trasladado a su aliado que su compromiso político pasa por "derogar" esta norma y empezar a diseñar desde cero la prometida Ley de Concordia. La formación de extrema derecha se muestra "molesta" con los populares por facilitar, con su abstención, el desarrollo de la Ley de Memoria a través de una iniciativa del PSOE. Los socialistas presentan su moción sobre Memoria junto a la exhumación de fosas del franquismo en el cementerio de Sevilla para calentar el debate monográfico en el Parlamento.
Daniel Cela | El Diario, 2019-03-20
https://www.eldiario.es/andalucia/PP-derogara-Ley-Memoria-Vox_0_879812389.html

Uno de los 37 puntos del acuerdo suscrito entre PP y Vox en Andalucía que facilitó la investidura del presidente Juan Manuel Moreno Bonilla dice así: "Promover una Ley de Concordia que sustituya a la Ley de Memoria Histórica". Hasta ahora, los populares habían amortiguado el sentido de esta frase, subrayando que su intención era "reformar" y "mejorar" la ley en vigor, aprobada en la pasada legislatura sin ningún voto en contra. Esta semana, el PSOE ha tramitado una proposición no de ley en el Parlamento para llevar la Memoria Histórica a las aulas andaluzas, como establece la normativa, y la iniciativa ha prosperado gracias a la abstención de PP y Ciudadanos.

Esto ha "disgustado" sobremanera a los socios de extrema derecha de los populares, que les han acusado de "contravenir un punto importante del acuerdo". "Tomamos nota y lo tendremos en cuenta", ha advertido el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández. Enseguida, el PP ha trasladado a su aliado que, en tanto esté en vigor, la Ley andaluza de Memoria debe cumplirse pero, para tranquilizarles, añade que su compromiso político pasa por "derogar" esta norma y empezar a diseñar desde cero la prometida Ley de Concordia.

Es la primera vez que el PP explicita la palabra "derogar" para hablar de las políticas de Memoria Histórica, atribuidas a la Consejería de Cultura en el Gobierno de Moreno Bonilla. "Espero que sí podamos derogarla", ha repetido varias veces el portavoz popular en la Cámara, José Antonio Nieto, aunque también ha expresado su interés por lograr "una ley integradora".

Durante el mandato anterior, los populares participaron activamente de la negociación con PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU que permitió al Parlamento aprobar la Ley andaluza de Memoria sin ningún voto en contra. Ninguna otra ley memorialista en España (la estatal o la navarra, aprobadas hasta entonces) había logrado tal nivel de consenso. Tras llegar al Gobierno, el PP se apresuró a matizar el contenido del acuerdo suscrito con los de Abascal respecto a la citada ley. Preguntado reiteradamente por si el compromiso con Vox era fulminar la norma en vigor, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, eludió hablar abiertamente de derogación: "Vamos a respetar al 100% la ley, pero queremos mejorarla y buscar el consenso más amplio posible dentro del Parlamento andaluz, porque no era una ley de consenso".

La aprobación de una Ley de Concordia en el acuerdo PP-Vox está ligada irremisiblemente a la anulación de la Ley de Memoria, aunque los populares no lo hayan verbalizado hasta ahora. La formación de extrema derecha respondió a esta "ambigüedad" desde el principio con mucha contundencia: "Cambiar el nombre a la ley no basta, hay que derogarla", avisó. El objetivo de Vox era tan nítido que la formación de Santiago Abascal se ha hecho con la presidencia de la Comisión parlamentaria de Cultura, donde llevará su propuesta para anular la Ley de Memoria. El Gobierno de PP y Ciudadanos ya asumió la agenda política de Vox en el primer Consejo de Gobierno, cuando anunció la creación de un Comisionado para la Concordia, adscrito a la Consejería de Cultura.

Este rifirrafe calienta el debate que tendrá lugar este jueves en el Parlamento, porque los socialistas presentan una moción monográfica sobre la Ley andaluza de Memoria y diversos aspectos de la misma que están por desarrollar. El PSOE quiere volver a poner ante el espejo a los socios de Gobierno, PP y Ciudadanos, que deberán pronunciarse sobre medidas concretas que están contempladas en la normativa, y cuyo desarrollo facilitaron en la pasada legislatura al abstenerse en estos debates. El objetivo del partido de Susana Díaz es visibilizar la dependencia del Gobierno de Moreno del apoyo de la formación ultraconservadora. El portavoz socialista en la Cámara, Mario Jiménez, ha convocado este miércoles a la prensa en el cementerio de San Fernando, en Sevilla, donde se están exhumando fosas del franquismo, para presentar la moción en defensa de la Memoria Histórica.

#hemeroteca #lgtbifobia | Morir por ser gay: el mapamundi de la homofobia

Imagen: El País / Marielle Franco, siempre ¡presente!
Morir por ser gay: el mapamundi de la homofobia.
Once países aún castigan las relaciones homosexuales con la muerte. En uno de cada tres son ilegales.
Ana Alfageme | El País, 2019-03-20
https://elpais.com/sociedad/2019/03/19/actualidad/1553026147_774690.html

Hay un mapa del mundo que se divide básicamente en dos colores. Uno impregna 70 países, donde ser gay o lesbiana es ilegal, incluso letal. Otro tiñe las 123 naciones donde mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo no está castigado. La mayor asociación de defensa del colectivo LGTBI del mundo dibuja este croquis periódicamente que nuestra cómo decrecen los lugares donde se persigue a las personas por su orientación sexual y emergen nuevas amenazas, como la llegada al poder de líderes homófobos.

En el informe ‘Homofobia de Estado 2019’ de la Asociación Internacional de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA), difundido este miércoles, se han borrado del atlas de la infamia India, Trinidad y Tobago y Angola desde la última revisión, de 2017. Se han sumado al matrimonio igualitario Australia, Malta, Alemania y Austria, siendo ya 26 los países en el podio de la equiparación de derechos. La organización destaca también como símbolo de una mayor protección que nueve naciones hayan incluido en su constitución la mención explícita de que la orientación sexual no debe ser motivo de discriminación. Entre ellos Portugal, Ecuador, Bolivia o Sudáfrica, una isla de igualdad en el panorama africano.

Imagen: El País / Leyes sobre orientación sexual en el mundo
El extenso trabajo de ILGA, de más de 500 páginas, revisa la legislación en todos los países miembros de la ONU. La 17ª edición se ha presentado durante la reunión anual de la federación, en Aotearoa (Nueva Zelanda). Su autor es el abogado argentino Lucas Ramón Mendos.

El peligro de morir por mantener relaciones homosexuales no ha disminuido respecto al último informe. Seis países lo castigan con la pena capital: Arabia Saudí, Irán, Yemen, Sudán, 12 Estados de Nigeria y parte de Somalia. Además, un gay puede ser condenado a muerte en Mauritania, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Pakistán y Afganistán. El informe resalta que aunque Irak ha desaparecido de la lista “por la eliminación del Estado Islámico, queda como un país que criminaliza ‘de facto’ debido a que persigue a los homosexuales utilizando leyes de escándalo público, prostitución y otras”.

En otros 26 la condena máxima por estos actos varía entre 10 años de prisión y cadena perpetua. En 31 se castiga con hasta ocho años. En resumen, en uno de cada tres países (35%) es peligroso mostrarse como miembro de la comunidad LGTBI. En 68 naciones, señala el estudio, “hay leyes que explícitamente prohíben los actos sexuales consensuados entre personas del mismo sexo y dos más los criminalizan de facto. Además, jurisdicciones que no pertenecen a Estados miembros de la ONU también castigan estas conductas, como Gaza, las Islas Cook y ciertas provincias de Indonesia”.

La muerte y la prisión son los casos extremos de una violencia que, desde la cumbre del poder, se inflige con las leyes. Al menos 32 países, recalca el informe, han impulsado medidas para limitar la libertad de expresión (incluidas leyes de propaganda que prohíben la promoción de la homosexualidad o las relaciones sexuales “no tradicionales”). En 41 naciones se imponen trabas a las organizaciones LGTBI para ser legalizadas o trabajar, "lo que incrementa el peligro al que se exponen los activistas".

La situación de Chechenia se califica de "crítica" y refleja las torturas y persecuciones infligidas por las autoridades a gais y lesbianas. El pasado enero los activistas denunciaron que dos personas habían muerto y 40 más permanecían detenidas en otra purga. También las regresiones y amenazas forman parte del panorama que dibuja el informe. Horas antes de la presentación, el general Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, declaraba en Washington tras encontrarse con su nuevo aliado en tantas cosas, Donald Trump: “Respetamos a la familia tradicional, somos temerosos de Dios, en contra de la ideología de género, de lo políticamente correcto y de las fake news”.

Aunque más lento que lo deseado, señalan los miembros de ILGA, también se producen progresos. Quizá lo más evidente sea, como se destaca en la edición de este año, que India, un país de gran envergadura e influencia, haya acabado con una ley victoriana que prohibía las relaciones homosexuales, castigadas con una pena máxima de cadena perpetua. Tal medida ha supuesto que baje dramáticamente el número de personas sometidas a leyes homófobas, hasta el 27% de la población mundial. Desde septiembre de 2018, 1.300 millones de ciudadanos indios no están en ese grupo,

Veintiséis países reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y 27 han regulado las uniones civiles, 72 naciones tienen leyes que protegen a los homosexuales y lesbianas de ser discriminados en el trabajo. 39 poseen normas que castigan la incitación al odio, la discriminación o la violencia contra una persona por razón de orientación sexual y 28 permiten adoptar a gais y lesbianas.

martes, 19 de marzo de 2019

#hemeroteca #iglesia #ideologiadeodio | España lidera la contrarreforma ultraconservadora en el sexto aniversario del papado de Francisco

Imagen: El País / Jorge Mario Bergoglio
España lidera la contrarreforma ultraconservadora en el sexto aniversario del papado de Francisco.
El Papa cumple seis años de pontificado con cada vez más oposición interna, en la que la Iglesia española ha sido campo abonado de las posturas más inmovilistas. La oposición general a la apertura está protagonizada por obispos críticos y el ascenso de Vox como altavoz político de grupos como HazteOir, y plagado de denuncias judiciales a expresiones artísticas. El tsunami de los abusos a menores ensombrece las iniciativas en cuanto a los homosexuales y divorciados o el respeto ambiental de la encíclica ‘Laudato si’.
Jesús Bastante | El Diario, 2019-03-19
https://www.eldiario.es/sociedad/Espana-contrarreforma-ultracatolica-frente-Francisco_0_879462600.html

Hace justo seis años, Francisco tomaba posesión como 264 sucesor de Pedro a la cabeza de la Iglesia católica y el estado Vaticano. Era el primer papa de Roma latinoamericano, el primero jesuita, y fue recibido como un soplo de aire fresco por quienes, tanto en el interior como en el exterior de la Iglesia, esperaban una profunda reforma que les acercara a una institución cercada por la corrupción y la pederastia al siglo XXI.

Sus primeras palabras a los periodistas, "sueño con una Iglesia pobre y para los pobres", sus primeros gestos –irse a vivir fuera del palacio apostólico– o su primera encíclica, la ecologista 'Laudato si', generaron una corriente de simpatía entre los sectores cristianos progresistas, al tiempo que levantaron las primeras suspicacias entre los grupos ultraconservadores.

Desde los kikos al Opus Dei, pasando por una Curia dominada por hombres colocados por Juan Pablo II, estos sectores, prácticamente desde el principio, planearon la oposición, directa o indirecta, a cualquier propuesta que viniera del pontífice argentino. Y España se ha mostrado campo abonado para lanzar una contrarreforma a base de prelados críticos y auge de posturas inmovilistas que han cristalizado en las campañas tránsfobas de HazteOir, el ascenso de Vox como partido político íntimamente ligado a estos sectores, denuncias judiciales de expresiones artísticas y rezos colectivos a la entrada de obras de teatro, supuestamente ofensivas.

De la oposición surgieron los cardenales de los ‘dubia’, las críticas por las aperturas a los divorciados vueltos a casar o a los gais, y el 'no' rotundo a cualquier acercamiento a un mayor papel de la mujer en la Iglesia.

Unas propuestas que, por otro lado, parecen haber perdido fuerza después de que el tsunami de los abusos a menores salpicara a toda la Iglesia, y la política de 'tolerancia cero' aún no se haya traducido en normas claras y de obligado cumplimiento para perseguir a abusadores o encubridores. En las próximas semanas se espera una batería de medidas claras, que las víctimas consideran que ya llegan tarde, y que se unirán a la aprobación definitiva del proyecto de reforma de la Curia, uno de los trabajos en los que estaba, antes de viajar a Australia para ser condenado por pederastia, el cardenal George Pell.

España, contra el Papa
Una de las iglesias que más se han destacado en esa resistencia disfrazada ha sido la española. Como ya ocurriera después de la reforma de Lutero en el siglo XVI, cuando los católicos españoles apostaron por Trento y la Contrarreforma, o como sucediera en tiempos de Francisco Franco, la Iglesia española se ha revelado como una de las más refractarias a la dinámica reformista de Bergoglio.

Unos obispos silenciosos, que han arrinconado a los prelados más claramente ‘francisquistas’ (Osoro u Omella no han logrado, pese a ser elegidos directamente por Bergoglio, dirigir la Conferencia Episcopal) y que no han puesto freno a las dinámicas más abiertamente ultraconservadoras de algunos de sus obispos más beligerantes, tanto en lo político como en lo moral.

Así, los obispos españoles se destacan del resto de Europa en su defensa de grupos políticos como Vox. El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig, o el de Córdoba, Demetrio Fernández, se han destacado en ello, aunque el caso más flagrante fue el del obispo de Cádiz-Ceuta, cuyo delegado episcopal (nombrado directamente por el obispo) de Fundaciones, el general Rosety, será el número uno de la formación de Abascal en esta provincia.

Obispos de Vox
Curiosamente, los obispos más cercanos a Vox también lo son a los sectores más ultras, como los kikos o el Opus, de donde surgen muchos de los candidatos de Vox al Congreso y Senado. Curiosamente, o quizá ya no tanto, en estos lugares (Alcalá, Córdoba, Sevilla, Burgos u Oviedo), es donde mayor presencia y arraigo tienen organizaciones como HazteOir, que se han entregado a alentar, desde sus terminales mediáticas y propagandísticas (arraigadas, en muchas diócesis, en decenas de parroquias), el voto a la formación de ultraderecha.

Aunque los obispos españoles son, junto a los polacos e italianos, los más conservadores de Europa, y su actitud frente al papa Francisco es una de las causas de que Bergoglio haya visitado todos los países del entorno (hasta Marruecos, adonde llegará el 30 de marzo) excepto España, lo cierto es que el mal llamado 'catolicismo real' en España ha logrado asociarse a grupúsculos radicalmente conservadores, con una visión escorada hacia la ultraderecha.

Este es el caso del colectivo de Abogados Cristianos que, surgido de la órbita de HazteOir, ha dedicado los últimos años a tratar de inundar los juzgados de nuestro país con demandas de todo tipo, que van desde la defensa de la Cruz de los Caídos de Callosa a la denuncia contra el artista Abel Azcona por su obra 'Pederastia', pasando por la demanda a dos activistas de Femen que se encadenaron en la catedral de La Almudena para protestar contra el aborto.

La última iniciativa de este grupo ha sido el intento de paralización de la obra 'Dios tiene vagina' que se estaba representando en Matadero Madrid por un posible "delito contra los sentimientos religiosos". La petición de Abogados Cristianos ha sido desestimada por parte de la justicia, ya que la Fiscalía Provincial de Madrid rechazó suspender cautelarmente la obra ya que ésta terminó el domingo.

"Es más, en el escrito se fundamenta las razones de tal necesidad por el daño irreparable que causaría su estreno", señalaba la fiscalía, explicando que "la medida solicitada ya ha perdido efectos prácticos" al desaparecer "la urgencia o la posibilidad de existir un daño irreparable que argumentaban los denunciantes".

#hemeroteca #trabajosexual #derechos | El “Hasta siempre” de las Hetairas

Imagen: Google Imágenes / Hetaira en las calles de Madrid
El “Hasta siempre” de las Hetairas.
Hetaira, 2019-03-19 
Recogido por: Rebelión, 2019-03-20
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=253812 

Interior aeropuerto
-Caye: Mi amiga, que se va porque quiere.
-Policía: ¿Perdón?
-Caye: Que se va porque quiere, que no la echa nadie. Se va ella, a ver a su hijo.
-Policía: Estupendo.
-Caye: Nada más que eso.
(‘Princesas’, de Fernando León de Aranoa).


Hace justo hoy 24 años, el 12 de marzo de 1995, nacía en Madrid Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas. Hoy, 24 años después, decidimos colectivamente que Hetaira llega a su fin. Ésta es, sin duda, la comunicación más difícil que hemos tenido que realizar en todos estos años de andadura.

Hetaira nace de las ganas de un grupo de mujeres (unas prostitutas y otras no) que, tras reunirse durante dos años antes pensando sobre las estrategias y necesidades de quienes ejercían la prostitución, decide dar el paso de alquilar un espacio en una calle de nombre hermoso, la calle del Desengaño (la misma que le producía “Malegría” a Manu Chao en su canción y, con parecido sentimiento, nos asentamos). Los últimos años nos trasladamos -obligadas por la gentrificación- a la calle Fuencarral, porque decidimos estar cerca de las mujeres más vulnerables entre quienes ejercen la prostitución: aquellas que captan a su clientela en la calle.

Hetaria creció y se hizo fuerte, gracias a las ganas y al impulso de un grupo de mujeres que tuvimos por bandera la generosidad; la generosidad por apoyarnos siempre, por aprender unas de otras y por estar dispuestas a compartir tristezas y alegrías, éxitos y fracasos. También supimos enfrentarnos a los conflictos internos y salir reforzadas de ellos, porque siempre supimos poner por delante lo único importante: la defensa de los derechos de las prostitutas desde nuestro pensamiento feminista.

Hetaira creció y se hizo fuerte, gracias a que había mujeres que tenían los pies en la tierra, que sabían qué necesidades materiales había que trabajar para mantener el local, para mantener el equipo, para buscar financiación, para crecer como asociación, para adentrarse en las instituciones.

Creció y se hizo fuerte, gracias a que había mujeres que echaban a volar la imaginación (no teníamos referentes, excepto alguna iniciativa en contextos distintos al nuestro) para cambiar la política tradicional e integrar la lucha de las prostitutas en los discursos sociales, políticos, culturales y económicos. Las prostitutas, por fin, son ya hoy sujet@s polític@s, le pese a quien le pese y están organizadas. Y estamos orgullosas en lo poco o mucho que hayamos podido influir para generar esta autoorganización en distintos puntos del país. Porque comenzamos solas, pero conseguimos generar alianzas indestructibles.

Creció y se hizo fuerte, gracias a que formamos parte de plataformas pro derechos internacionales, donde dejamos alguna pequeña huella y donde aprendimos de nuevas realidades y de otras posibles formas de actuar. También en la trata de personas y no solo en el trabajo sexual.

Creció y se hizo fuerte, gracias a que nos formamos, estudiamos y empapamos de realidad. Escribimos cientos de artículos, narramos nuestra experiencia en incontables charlas y mesas redondas y difundimos nuestras ideas a través de los medios de comunicación, del mundo de la cultura. Recordaremos siempre la primera vez que una puta puso el pie en una facultad no para ser “diseccionada” sino para impartir “saber”: explicar en qué consistía su trabajo y cuáles eran los derechos que reclamaban.

Creció y se hizo fuerte, gracias al contacto permanente con las prostitutas, algunas formando parte del colectivo y otras no, que nos recordaban cada día que era lo importante y que era accesorio. Porque había que estar en los polígonos, en los parques, en la Casa de Campo, en las esquinas, en los clubes, de noche y de día, con frío y con calor.

Creció y se hizo fuerte, relacionándose con cientos de mujeres que ejercen el trabajo sexual y estudiamos, junto a ellas, medidas y alternativas reales a sus diversas situaciones. Nos enriquecimos al encontrar una realidad diversa: mujeres de todas las edades, mujeres de diversas nacionalidades, mujeres racializadas, mujeres trans, mujeres lesbianas, mujeres bisexuales. Mujeres alucinantes.

Creció y se hizo fuerte, gracias a que animó a la autoorganización de las prostitutas en plataformas autónomas, en donde ellas tuvieran la palabra: la ya desaparecida Agrupación Montera y AFEMTRAS (en buenísimo estado de salud) por ejemplo. Y porque, en la medida de nuestras posibilidades, siempre estuvimos apoyando a las nuevas asociaciones que surgían en otras ciudades del país.

Creció y se hizo fuerte, gracias al empuje definitivo de las primeras líderes de entre las chicas de la calle, que arriesgaron todo porque nada tenían que perder. Que dieron la cara ante los medios de comunicación, que se plantaron ante los problemas e injusticias. Mujeres que sufrieron, en ocasiones, un estigma injusto y una persecución difícilmente soportable.

Creció y se hizo fuerte, gracias al activismo de todas; porque a lo largo de todos estos años, entraron y salieron a lo largo de todos estos años un buen puñado de mujeres que supieron dejar huella en quienes continuaron en el proyecto y que dejaron en Hetaira lo mejor de sí mismas. Lo hemos pasado en grande -el sentido del humor siempre fue nuestro gran aliado- organizando en todos estos años manifestaciones, concentraciones, conciertos, festivales, pasarelas de moda fashion, fiestas, aniversarios. Cualquier formato era bueno para llevar la realidad de las prostitutas a la agenda política y social.

No es fácil mantener un proyecto como Hetaira que necesita de muchas, muchísimas, horas de activismo: hay que salir cada semana a la calle, acudir a todas las reuniones precisas, atender a investigadoras y/o becarias, a artistas que llaman a nuestra puerta con su proyecto bajo el brazo (un documental, un proyecto fotográfico, una obra de teatro, un guión de cine), para atender a los medios de comunicación, para escribir artículos, para preparar ponencias y viajar a donde nos llamaran, para atender a las redes sociales, y, además, continuar formándonos ante las nuevas realidades que se presentan...

Así quisimos que fuera, no deseamos nunca ni un proyecto asistencial dirigido a las prostitutas ni mucho menos una asociación que se redujera a contratar personal que las atendiera. Y la apuesta significa horas de activismo en los tiempos libres de cada una de nosotras en el mejor de los casos, y en horas de sueño en el peor y más realista de los casos.

No sabríamos por dónde empezar a agradecer, tampoco tendríamos espacio suficiente para hacerlo.

Habéis sido tantas las personas que nos habéis acompañado a lo largo de todos estos años, haciendo que los momentos difíciles siempre se dulcificaran. Gracias a quienes nos ayudasteis a levantar cuando desesperábamos (y no solo económicamente). Gracias a quienes empujasteis siempre a nuestro lado. Gracias queridas y queridos socios. Gracias a quienes defendisteis nuestro trabajo en lugares no demasiado “amables”, Gracias a la vida por ponernos delante a tantísima gente inteligente y luchadora con quienes hemos trabajado en alianza durante todos estos años. Gracias en definitiva a todas las personas que en algún momento gritasteis a nuestro lado: ‘Yo Soy Hetaira’. Gracias, gente valiente.

Quienes nos conocéis bien sabéis que quienes conformamos Hetaira continuaremos trabajando en la defensa de los derechos humanos y por un feminismo que escuche y esté al lado de las necesidades de nuestras queridas chicas de la calle, de quienes tanto continuamos aprendiendo y de todas las trabajadoras del sexo. Lo sabéis y es lo único que hoy -que escribimos este “hasta siempre” tan difícil- nos hace felices: siempre estaremos ahí. Con vosotras. Y, aunque parezca el final de una historia es al contrario, esta lucha no ha hecho más que comenzar.

¡Qué viva la lucha de las prostitutas!
¡Hasta siempre y seguimos!
¡Nos vemos en las calles!



Y TAMBIÉN…
Hetaira, 20 años de lucha por los derechos de las prostitutas.

El colectivo Hetaira lleva dos décadas luchando por la defensa de los derechos de las prostitutas, por la normalización de su trabajo y por acabar con la estigmatización que supone dedicarse a ello. Repasamos con ellas estos 20 años de trayectoria.
María Arranz | Madriz, 2015-11-27
http://www.madriz.com/hetaira-20-anos-de-lucha-por-los-derechos-de-las-prostitutas/ 

#hemeroteca #generonobinario | ¿Qué es el género no binario con el que se define Sam Smith?

Imagen: El País / Pau Eloy-García, trans no binario, y Leo Mulió, hombre trans
¿Qué es el género no binario con el que se define Sam Smith?
Ni cómo vistas ni con quién te acuestes te identifica como tal.
Héctor Llanos Martínez | Verne, El País, 2019-03-19
https://verne.elpais.com/verne/2019/03/19/articulo/1553014834_316987.html

"No soy masculino ni femenino; fluyo en una posición que está entre los dos extremos. A veces pienso como una mujer y por eso siempre he vivido una pequeña guerra entre mi cuerpo y mi mente". Así es como Sam Smith se ha identificado como persona de género no binario en una entrevista para Instagram publicada el viernes 15 de marzo.

Es muy poco común que se defina así una personalidad pública de tal magnitud. Smith ha vendido 10 millones de discos en los últimos cinco años y ha ganado un Oscar y cuatro Grammys.

El término no binario designa a las identidades de género que se identifican con aspectos masculinos y femeninos y, por tanto, no lo hacen con uno de sus dos términos absolutos: hombre o mujer. Tampoco tienen por qué definirse como homosexual o heterosexual.

Mon tiene 23 años y trabaja atendiendo a jóvenes LGTBI+ y sus familias en el colectivo madrileño COGAM. Comenzó a tener dudas a los 19 años. "Un año antes comencé a salir con una chica y al poco tiempo empecé a preguntarme sobre mi identidad. Fue un proceso lento. Me tomé mi espacio para explorar y en 2018 ya empecé a mostrarme como una persona no binaria", cuenta a ‘Verne’ por teléfono.

"Que el género no binario se encuentre en el espectro entre masculino y femenino no significa que esté en un lugar intermedio; solo está en un punto distinto de esos dos extremos", recuerda Mon.

Es decir, el aspecto de una persona no binaria no tiene por qué ser necesariamente andrógino. Así ocurre con Sam Smith. En la entrevista en la que ha declarado su identidad de género mantiene un aspecto más cercano al estereotipo masculino mientras explica que tiene comportamientos y sensaciones que no son siempre atribuidas a los hombres.

¿Cómo podemos mostrar respeto ante una persona de género no binario? "Llamarlo por el nombre elegido en vez de por el asignado es primordial, porque es lo que canaliza tu identidad. Cuando mis amigos de la universidad empezaron a llamarme de forma cariñosa Mon en vez de Mónica, decidí que me identificaba más con ese nombre y ahora deseo que todo el mundo se dirigía a mí con él", recuerda desde la oficina de COGAM.

El pronombre es otro punto de inflexión para el colectivo. El neutro terminado en -e (elle/elles) es la forma más común en castellano.

Sin referentes populares
"A mi familia le estoy dando un tiempo para que se acostumbre y lo entienda. Con amigos es más sencillo, por cuestiones de edad y porque me dan más pie a explicarlo. Pero nosotres también sentimos rechazo dentro de la comunidad LGTBI+. Y eso que es un asunto cada vez más visible gracias a las redes sociales", dice Mon.

Elle recuerda que hay muy pocos referentes públicos en la cultura popular como Sam Smith. "Los hay en webseries y en YouTube y también en el ámbito del activismo, como Pau Eloy-García".

García, de 27 años, forma parte de Transdiversa, entidad social que trabaja en España por la diversidad de género. Apunta que, aunque el término ‘no binario’ es correcto, quizá es más completo el de ‘trans no binario’ "al ser también un colectivo de personas que no se identifican con el género que se le ha asignado en el nacimiento", explica a ‘Verne’ por teléfono.

"Como trans no binario, uno de tus retos principales es el de luchar contra la presión social que te obliga a que te definas con una etiqueta determinada con la que el resto del mundo pueda identificarte. Es cierto que las etiquetas ayudan a ordenar el mundo, pero lo ideal en este caso es que nadie tenga la necesidad de encerrarse en un cajón", admite Pau Eloy-García.

Reconocimiento social
En otros momentos de la historia, las personas no binarias han forman parte de algunas sociedades con total normalidad. Es el caso de muxes en México o los dos espíritus, pertenecientes a los pueblos amerindios de América del Norte.

En los últimos años, varios países han modificado sus leyes para reconocer de un modo u otro el género no binario. Alemania, Austria, Dinamarca, Países Bajos y Reino Unido lo han hecho en Europa, pero también existen avances en el resto del mundo: Uruguay, Nepal, Nueva Zelanda, Australia y Canadá son algunos de esos países. En casos como en el de Canadá y Alemania, ya puede quedar registrado en los certificados de nacimiento.

En España, el Congresó abrió la puerta en febrero de 2019 a adoptar una medida similar, pero de momento solo se ha pedido al Gobierno un estudio de impacto que dé pie a reconocer la identidad de aquellos que no se identifican con el género masculino o femenino.

#hemeroteca #arte #salud #mujeres | Arte y salud: retos y oportunidades

Imagen: Hoyesarte
Arte y salud: retos y oportunidades.
Hoyesarte, 2019-03-19

https://www.hoyesarte.com/educacion/arte-y-salud-retos-y-oportunidades_263171/

Desde hace más de un año, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, el más importante de Cataluña, y el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) trabajan para difundir el patrimonio cultural, rompiendo barreras –sociales, económicas, de conocimiento, etc.– y conseguir que los usuarios del sistema sanitario obtengan beneficios terapéuticos a través de los valores y el bienestar que puede aportar el arte.

Así, en febrero pasado, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración, iniciativa que se enmarca en un programa transversal del Institut Català de la Salut que busca avanzar en el aprovechamiento del valor terapéutico de las diferentes disciplinas artísticas y culturales.

Este convenio empezará con un proyecto que estudiará nuevas terapias de arte en el ámbito de la psicología, centrándose en mujeres que presentan un trastorno por estrés postraumático de origen cultural diverso (inmigrantes o refugiadas) y que sufran situaciones de vulnerabilidad social. El tratamiento combinará nuevas estrategias didácticas del Museo y los principios de intervención terapéutica del equipo del Dr. Josep Antoni Ramos-Quiroga.

El objetivo principal de este proyecto es obtener mejores pruebas científicas de los beneficios del arte en la salud y que puedan ofrecerse a futuros pacientes.

Más información sobre las artes como recurso terapéutico en Arte y salud: retos y oportunidades.

#hemeroteca #violencia | Jacinda Ardern, un liderazgo más humano frente al terrorismo neonazi

Imagen: La Vanguardia / Jacinda Ardern
Jacinda Ardern, un liderazgo más humano frente al terrorismo neonazi.
La primera ministra neozelandesa transmitió no solo un mensaje integrador para con las comunidades musulmanas y contra el odio, sino que trató de convertir sus palabras en actos.
Carles Villalonga | La Vanguardia, 2019-03-19
https://www.lavanguardia.com/internacional/20190319/461097786589/jacinda-ardern-liderazco-contra-terrorismo-neonazi-atentado-nueva-zelanda.html

El atentado terrorista perpetrado por el supremacista neonazi australiano Brenton Tarrant en una mezquita de Christchurch ha sacudido no solo a la sociedad neozelandesa, sino a un mundo occidental cada vez más acostumbrado a ataques violentos de seguidores de la extrema derecha. Ante la tragedia, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, transmitió no solo un mensaje integrador para con las comunidades musulmanas y en contra del discurso de odio nacionalsocialista creciente, sino que trató de convertir sus palabras en actos.

En primera instancia, Ardern, tras la masacre, acudió a las mezquitas atacadas para mostrar sus condolencias a la comunidad y a las familias de las víctimas. Para hacerlo, se mostró respetuosa con sus creencias y costumbres y acudió con un pañuelo en la cabeza. Durante la visita, la primera ministra habló y se abrazó con varios familiares y miembros de la comunidad musulmana presente en las puertas del centro. Dolida, consternada y afectada, Ardern trató de acompañar a los afectados en los momentos más difíciles de sus vidas.

Buscando respaldo en Trump
En la necesaria batalla contra el nacionalsocialismo y la creciente oleada de ataques terroristas neonazis, Ardern busca la complicidad de otros líderes mundiales. Tras el ataque, y tal y como apunta ‘The Washington Post’, Trump le preguntó a la primera ministra de Nueva Zelanda cómo podría ayudar.

Ella sugirió que ofreciera su “simpatía y amor por todas las comunidades musulmanas”. Pero el presidente de los Estados Unidos pasó el fin de semana en Twitter una vez más condenando a los “invasores” inmigrantes y defendiendo a un presentador de la Fox que acababa de ser suspendido por comentarios islamófobos.

Control de armas y islamofobia en el senado
Las posiciones antimusulmanas de personalidades políticas neozelandesas no han amedrentado a Ardern. Su gobierno anunció hoy cambios en la ley de armas a raíz del atentado de Christchurch.

La reforma legal fue acordada “en principio” por el Ejecutivo, que se reunió en Wellington por primera vez desde la masacre, y sus detalles se darán a conocer en un plazo de diez días desde los ataques, según detalló la primer ministra.

La mandataria evitó precisar, tal como se esperaba, si la reforma incluirá la prohibición de la venta de armas semiautomáticas como las utilizadas en el asalto a las dos mezquitas, al asegurar que hay varias cuestiones que hay que abordar antes.

En los días previos, Ardern había anunciado una “respuesta rápida” tras conocerse que Tarrant compró las cinco armas que utilizó, incluidas dos semiautomáticas, tras obtener el permiso de armas en noviembre de 2017, poco después de establecerse en el país. “Hay muchos neozelandeses que cuestionan que haya armas semiautomáticas disponibles”, aseguró Ardern en rueda de prensa en la que quiso dejar clara la “completa unidad” del gobierno de coalición a la hora de modificar la ley.

Esta reacción responsable tras la matanza contrasta con opiniones como la de Fraser Anning, senador que recibió un huevazo de un joven de 17 años. Anning señaló el miedo a la “creciente presencia musulmana” tras la matanza como chispa de la tragedia, responsabilizando así a la comunidad religiosa. “Los disparos en Christchurch ponen de relieve el temor creciente dentro de nuestra comunidad, tanto en Australia como en Nueva Zelanda, por la creciente presencia musulmana”, declaró.

Ardern recibió el manifiesto de Tarrant
La primera ministra de Nueva Zelanda, además, señaló que, nueve minutos antes del asalto a la primera de las dos mezquitas, su oficina recibió por email el manifiesto en el que Brenton Tarrant justificaba su acción, y que también fue enviado a otros 30 destinatarios, incluidos políticos, instituciones y medios de comunicación.

Según la gobernante, el correo fue puesto en manos de responsables de seguridad dos minutos después de su recepción pero “no incluía ni el lugar ni datos específicos” sobre el ataque.

El manifiesto contenía 74 páginas en las que Tarrant dejaba claro que sus ataques fueron provocados por el odio de los inmigrantes musulmanes, a quienes describió como invasores que amenazaban la integridad demográfica de una nación blanca.

Se ensalzaba a sí mismo como parte de una historia distorsionada más amplia y, por ello, inscribió en sus armas nombres de guerreros medievales de la cristiandad que lucharon contra los ejércitos de los imperios islámicos, así como referencias de batallas y eventos islamófobos.

#hemeroteca #libros #poblacionromani | ‘Resistencias gitanas’, un libro de historias personales que cambiaron el mundo

Imagen: 'Resistencias gitanas'
‘Resistencias gitanas’, un libro de historias personales que cambiaron el mundo.
A través de las historias personales de mujeres y hombres gitanos, Nicolás Jiménez y Silvia Agüero llevan a cabo una revisión crítica de la historia de esta comunidad dando visibilidad a referentes del Pueblo Gitano cuyas aportaciones al acervo cultural son de relevancia universal.
AraInfo, 2019-03-19
https://arainfo.org/resistencias-gitanas-un-libro-de-historias-personales-que-cambiaron-el-mundo/

El Pueblo Gitano es socialmente vulnerable, a día de hoy aún encuentra puertas cerradas en su vida dentro de la sociedad occidental. El relato histórico ha proyectado una imagen que no es la suya y como consecuencia, el Pueblo Gitano vive bajo el estigma de una imagen negativa, presentándolos como culpables de su propia victimización.

En este contexto nace el proyecto de ‘Resistencias gitanas’, un ensayo bibliográfico que pretende desmontar los mitos y estereotipos que se han construido en torno a la cultura gitana. La historia del Pueblo Gitano está llena de resistencia y lucha, ya que ha sido castigado en muchas ocasiones a lo largo de la historia, como en la Gran Redada del siglo XVIII en la que 12.000 personas gitanas fueron encarceladas, o en el genocidio antigitano de la Alemania nazi.

A través de las historias personales de mujeres y hombres gitanos, Nicolás Jiménez y Silvia Agüero llevan a cabo una revisión crítica de la historia de esta comunidad dando visibilidad a referentes del Pueblo Gitano cuyas aportaciones al acervo cultural son de relevancia universal. En ‘Resistencias gitanas’ entenderemos que el primer paso para el cambio y la recuperación de la memoria histórica de los pueblos oprimidos es la puesta en valor de sus referentes y sus gentes. Todo desde la reivindicación de aquellas miradas y formas de vida que han sido tradicionalmente ocultadas y negadas.

Silvia Agüero creció en una familia paya de ideología antigitana en el barrio de Vallecas, Madrid. Como ella explica, siempre supo que era hija de una persona gitana porque su familia paya no dejó de recriminárselo. Silvia pronto tomó conciencia de lo que suponía pertenecer al Pueblo Gitano, lo que la llevó a crear una asociación intercultural dirigida por personas gitanas, con el fin de promover la conciencia en un barrio gueto.

Terminó los estudios obligatorios en un curso especial para adultos y hoy en día es autodidacta, contando con experiencia en la radio comunitaria Radio Vallecas. Con este bagaje, empezó a escribir artículos y actualmente forma parte del equipo de Pikara Magazine desde hace un año.

Nicolás Jiménez creció en el ambiente asociativo gitano español. Creció en el gueto de 'El pozo del tío Raimundo' de Madrid. Tuvo una escolarización tardía, a los 11 años, que no le impidió culminar con éxito su licenciatura en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense.

Ha sido profesor-lector de la asignatura «Gitanos de España. Historia y cultura» de la Universidad de Alcalá y es miembro de la Red de trabajo euroasiático de académicos gitanos. Ha trabajado para diferentes asociaciones y federaciones gitanas españolas, participando en diversos foros nacionales e internacionales. También ha publicado algunos artículos académicos en relación con la historia, cultura y lengua gitana.

Un libro para hacer memoria
La cultura gitana, o Rromipen, está presente en Europa, al menos, desde el siglo XV. En el Estado español, el documento más antiguo que se conoce en referencia a la presencia gitana es un salvoconducto dado a Juan del Egipto Menor, fechado en Zaragoza en 1425. Es decir, su comunidad forma parte de nuestra historia más reciente y está presente en la sociedad española como uno de los pueblos más carismáticos, pero que también conforma una población en riesgo de exclusión social.

Por supuesto, son conocidas las aportaciones gitanas a la música, por ejemplo, en el flamenco o la rumba catalana, pero no son sus únicas contribuciones. El romanó, el idioma gitano, ha aportado al español más de 200 gitanismos, palabras que conforman nuestra vida cotidiana como ‘chaval’ o ‘mangante’. También, en el mundo del espectáculo, ha dado grandes artistas en el circo como la familia Bouglione en Francia o la familia Orfei en Italia.

Todo este acervo histórico se manifiesta en ‘Resistencias gitanas’, poniendo en valor una cultura que no nos es para nada ajena. Este libro pretende gitanizar el mundo para contribuir a hacer de él un lugar donde las diversidades sean acogidas y valoradas, y donde todas las personas podamos sentirnos incluidas en nuestra diversidad y singularidad.

#hemeroteca #lgtbi | Cónsules de Sodoma

Imagen: Hoy / Celebración del Orgullo LGTBI en Extremadura
Cónsules de Sodoma.
El activismo LGBT extremeño ha crecido pero el balance del desarrollo de la ley que se aprobó en 2015 es agridulce. La Junta ha escondido gran parte de nuestra norma en un cajón.
Leónidas Arán / Víctor Manuel Casco | Hoy, 2019-03-19
https://www.hoy.es/extremadura/consules-sodoma-20190319102828-nt.html

Primero está silencio. Porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto, dijo Pablo de Tarso. Las lesbianas, los homosexuales, las personas trans hemos sido silenciados. El nuestro era el pecado nefando: 'ne-faccere'. De lo que no se puede hablar. Disidentes sexuales, herejes de la norma, hemos recorrido los siglos. Las señales están ahí, incluso en los momentos más oscuros: La monja alférez, William Shakespeare, Michelángelo, Caravaggio o Giovanni Antonio Bazzi, llamado 'Il Sodoma'.

Desde el siglo XIX venimos rompiendo el silencio opresivo. Aquí estamos. Así queremos ser. Este es nuestro cuerpo.

El cuerpo, tradicionalmente castigado, sujeto al estigma y la violencia, verbal y de todo tipo, por su tono (racismo), por su forma (gordofobia, vigorexia y derivados), por su gesto (plumofobia) y por su propia libertad (identidades de género), se ha convertido no en el medio de convivencia -que es su naturaleza- sino en un instrumento para la comunicación patológica. Y está en nuestras manos, en nuestros propios cuerpos, devolverle a la carne su naturaleza a partir de la tolerancia, el respeto y la cultura. Sobre todo, la cultura. El poeta Jaime Gil de Biedna habló de quienes con su poesía lograban romper los muros del silencio. Eran los Cónsules de Sodoma: Federico García Lorca, Gertrude Stein, Luis Cernuda, Gloria Fuertes. Y Sodoma está en todas partes, pese a los intentos de silenciar, ocultar o velar. Quiero sólo ir al mar donde me anegue, barca sin norte, cuerpo sin norte, hundirme en su luz rubia, cantaba Luis Cernuda.

Extremadura fue tierra hecha de sueños grises. El exilio de los afectos fue un camino para muchos hombres y mujeres que se querían amar libremente. De ese exilio se habló en la Asamblea de Extremadura un 19 de marzo de 2015, cuando se aprobó una norma histórica: la Ley de Igualdad Social LGBTI y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Una Ley fruto del trabajo realizado por el activismo extremeño.

Han pasado cuatro años. El activismo LGBT extremeño ha crecido pero el balance del desarrollo de la Ley es forzosamente agridulce. La Junta de Extremadura ha escondido gran parte de nuestra norma en un cajón. Hay actos institucionales y en sanidad funcionan los protocolos. Pero ni en educación, ni en memoria histórica, por ejemplo, se actúa.

Dos capítulos esenciales: Memoria y Educación. La Escuela como espacio de aprendizajes, saber y ciudadanía. Y entre esos aprendizajes, el valor de la diversidad. Porque valorar la histórica presencia y transgresión del movimiento LGBTI+ y sus expresiones culturales a lo largo de los siglos, como de otros movimientos detractores, no es condenar al mundo a futuras generaciones de 'maricas y camioneras': es desdibujar la línea entre lo tan mal denominado 'normal' y lo estigmatizado, lo castigado, lo no válido. Es, en definitiva, generar un espacio seguro donde el cuerpo no sea más que lo que tiene que ser: convivencia, complicidad y vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...