martes, 11 de diciembre de 2018

DE LA CRIOLLA A LA GANDULA Y DE LA LEGALI A LA MORDAZA


DE LA CRIOLLA A LA GANDULA Y DE LA LEGALI A LA MORDAZA
40 años cantándonos las cuarenta y otros 40 de 'Los 40 Principales'

Julen Zabala Alonso


“Difícilmente recuperaremos el tiempo perdido si seguimos creyendo en la validez de las estrategias utilizadas para someternos. La visibilidad lo es todo. Si no nos ven, si no nos manifestamos, no existimos. Y si no existimos, otros contarán nuestra historia. Dirán que somos enfermos, pervertidos o delincuentes”. Paco Tomás 


VIOLETA Y SU MADRE
1. LA BURRA

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Nada mejor, pues, que comenzar con una fotografía este repaso a aquel acontecimiento que marcó un punto de inflexión en el devenir de la ‘cuestión’ homosexual: su despenalización hace cuatro décadas, en aquella fecha que parece tal lejana, el 26 de diciembre de 1978.

Prestemos atención a la fotografía de Humberto Rivas titulada ‘Violeta la Burra y su madre’, precisamente de ese año 1978: en efecto, ahí están Violeta y su madre, como si encarnaran el famoso poema “españolito” de Antonio Machado, aquel que acababa con el no menos famoso “una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

Violeta, ¡que no podría llevar otro nombre!, mirando serenamente a la cámara como “un español que quiere vivir y a vivir empieza” y su madre, con entereza y también con idéntica serenidad, mirándola con orgullo.

No, su madre tampoco es la que muere ni la que bosteza de aquel verso; también a vivir empieza y, además, orgullosa de su hije, como diríamos ahora. Ambas vienen a un mundo más bien nuevo o por lo menos desconocido hasta entonces. Y a ambas si no el mismo Dios, al menos un Jesús (que bien podría ser el de las Penas) y un san Pancracio las guarda.

Esta imagen recoge, con ternura y delicadeza, dos mundos, uno que parece acabar y otro que también parece comenzar, pasado y futuro de aquella época que vinieron a llamar Transición. Violeta, que ya había dejado de ser la Dulce para convertirse en la Burra, le contó un día a Paco Umbral [2]: “Que mi mare desía que quiero un varón, que quiero un varón, cuando iba a nacé yo, aversimentiendes, que quiero un varón, que quiero un varón, la pobresita, y nasí yo.” Ay, Violetera de esa Andalucía, ay, como ella misma desía: “Ay, Dió mío, y el Gran Podé, que nunca morvida.”





2. LA SEXTA

Pues digamos que no, que no cabe duda que más deuna ‘ha orvidado’ qué paso antes de estos 40 años y quieren volver a cantarnos las cuarenta. Esperemos que lo que acabamos de ver en Andalucía sea sólo una pesadilla y que antes de que vuelvan a hacernos callar y mucho antes de que consigan ‘armarizar’ otra vez estas libertades que tanto nos ha costado conquistar sepamos reunir las fuerzas necesarias para levantar de nuevo aquel ‘¡No pasarán!’.

En estos tiempos que ya intentan imponernos censuras, como antaño, veamos lo que contaba La Sexta, hace unos días, sobre cómo éramos en 1978: ‘Grease’, cine que nos llegaba de Hollywood, “A-ba-ni-bi” ganaba Eurovisión, el peinado de Farrah Fawcett en ‘Los ángeles de Charlie’ arrasaba entre las féminas, Chanel triunfaba con su primera colección prêt-à-porter, Mazinger Z era el éxito infantil, Umberto Tozzi alcanzaba la cima de Los 40 Principales… También era la época del destape y a las pantallas llegaba la primera película con una escena lésbica, “Me siento extraña”, de Enrique Martí Maqueda.

Sabemos que en un minuto y medio no da mucho de sí, pero además de todo eso, ocurrieron muchas más cosas y cada una de las que lo vivimos recordará aquel 1978 a su modo, con su propia memoria sentimental. Muchas mantendrán sus recuerdos en blanco y negro y otras en color, como aquellos primeros televisores que no dejaban de sorprendernos.

Que sí, que el 6 de diciembre de 1978 se aprobó en referéndum la Constitución. Pero por aquellas mismas fechas se fraguaba el Concordato con la Santa Sede, que, por cierto, en menudo lío de faldas se había metido por entonces: Albino Luciani sucedió por unos días a La Montini, hasta que la fumata blanca acertó con La Wojtyla. Y no me digan que no pasaron cosas ese año, que hemos apuntado unas cuantas: A Antonio Roig Roselló lo expulsaron de la orden de los carmelitas descalzo. José Luis Martín Vigil, el de ‘Los curas comunistas’, publicaba ‘La droga es joven’. Por cierto, a Martín Vigil se la conocía por La Curín. La otra, la Corín Tellado seguía escribiendo y publicando sinparar, mientras Elena Francis seguía dando sus ‘sabios’ consejos desde las ondas.

Eso sí, se legalizaba aquel año la píldora anticonceptiva. Y también se despenalizaba el adulterio y el amancebamiento. Las feministas de La Sal creaban su propia editorial en Barcelona. Manuel Villar Raso publicó ‘La Pastora: el maqui hermafrodita’. Y Gloria Fuertes, por su parte, ‘Las tres reinas magas: Melchora, Gaspara y Baltasara’. Víctor Manuel grababa ‘Solo pienso en ti’, inspirado en la historia de amor de dos discapacitados, Antonio y Mariluz, que 40 años después ahí siguen, ‘juntos de la mano se les ve por el jardín’. Pero nosotros éramos más de disco, donde sonaba ‘Macho Man’ de Village People y algo cosa de Boney M. La CCAG se escindió del FGAC y sacaba a la calle su revista ‘La Pluma’. Dejaba de publicarse ‘Por favor’, mientras ‘Party’ se vendía a medio escondidas. La tele nos entretenía con Aplauso, Cantares, Cañas y barro, Fantástico, La España de los Botejara y Yo, Claudio. Ahí es ná. El 27 de noviembre de 1978 asesinaban a Harvey Milk en San Francisco. Nazario creaba a Anarcoma. Bueno, y si por todo esto no fuera poco, Jesús Aguirre se nos casaba con la Duquesa, sí, la de Alba. Bien es cierto que por aquel entonces abundaban los armarios y las tapaderas, cosas de la doble vida. Por cierto, a Cayetana deberíamos nombrarla Mariliendre Mayor del Reino, el único título que le faltaba.

3. LA LA LA


Hay que reconocer que los cambios de la Transición habían comenzado hacía más de una década, coincidiendo más o menos con el denominado ‘desarrollismo’, época de grandes cambios sociales. Nuevas costumbres y nuevas mentalidades. Llegaba el turismo y también la píldora anticonceptiva. La victoria de Massiel con ‘La La La’ en 1968, que todavía vimos en blanco y negro, pero sobre todo escuchamos por la radio, marcó un hito en su época.

El régimen se adaptó rápidamente ante lo que se avecinaba. Por ejemplo, la Ley de Vagos y Maleantes es un ejemplo de que ya no servían ni las viejas estructuras represoras ni el viejo lenguaje. Así, el 5 de agosto de 1970 se aprobó la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, una nueva forma de represión social y de control de cuanto el régimen consideraba antisocial.

Por supuesto, allí quedaba incluida la homosexualidad, que ya había sido incorporada a La Gandula en la reforma del 15 de julio de 1954. Además de seguir siendo enfermas, ya éramos oficialmente ‘peligrosas’. Recordemos que nuestras compañeras de aquel viaje eran la mendicidad, el vandalismo, el tráfico y consumo de drogas, la venta de pornografía, la prostitución, el proxenetismo y la inmigración ilegal… y cualquiera que fuera considerada peligrosa moral o socialmente por el régimen.

BAR LA SIRENA, TORREMOLINOS
Y el régimen consideraba que algunas cosas estaban llegando demasiado lejos, por ejemplo en la Costa del Sol. Dicen que aquel episodio fue nuestro Stonewall. Así nos lo cuentan: “Aquella noche supuso el fin de una era. El 24 de junio de 1971, una redada en el Pasaje Begoña de Torremolinos acabó con más de 300 personas detenidas. Fue uno de los ataques contra la libertad sexual más graves del pasado siglo, y abrió una herida que precipitó la decadencia de aquella ampulosa Habana que emergió en la Costa del Sol, un hechizante imán que atrajo por igual a celebridades mundiales y a quienes solo aspiraban a amar en libertad.”

Y un testimonio: “Fue horroroso. La Policía taponó la entrada y la salida del pasaje Begoña. Llevaban metralletas. Al principio vinieron con cuatro o cinco furgones, pero luego llegaron autobuses para llevarse a todos los arrestados.” Los más afortunados salieron del calabazo a las pocas horas con una multa de 3.000 pesetas. Los turistas fueron devueltos a sus países, un escándalo que saltó a la prensa internacional.

4. LA CRIOLLA

Nada nuevo, por otra parte. Siempre han sabido cómo acabar con cualquier libertad, en especial la sexual y perseguir a “quienes solo aspiraban a amar en libertad”. El 24 de septiembre de 1938, hace ahora 80 años, un bombardeo sobre Barcelona arrasó La Criolla, símbolo de estas libertades en la II República. Bajo aquella destrucción pasaron a la historia Las Carolinas o Genet y sus andanzas como chapero travestido, su ‘Diario de un ladrón’ o ‘Querelle de Brest’ y dio comienzo un largo período de persecución y represión, de oscuridad y de ausencias. Los avatares de Miguel de Molina son un buen ejemplo de lo que sucedió en aquel triste y largo periodo.

Con la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social los homosexuales, como las otras antisociales, fueron condenadas al exilio y a prisión. Las ya ‘peligrosas’ fueron recluidas, por activa y por pasiva, en lugares de tan triste recuerdo como los presidios de Huelva o Badajoz, entre otros. Otras establecieron sus propias ‘redes sociales’ clandestinas y para poder sobrevivir en aquellos tiempos de penumbra crearon sus propios ‘cuartos oscuros’ que si hoy fueran apps llevarían algún nombre tan sugerente como ‘Velintonia’. Sí, como decía Vicente Aleixandre, desde el ‘sexilio’ interior, ‘la memoria de un hombre está en sus besos’.


LA MARGOT
5. LA MARGOT

Orgullosamente ‘peligrosas’ y, sobre todo, con muchas plumas y muchos volantes. No reconocemos lo suficiente el valor que tuvieron tantas y tantas para poder vivir lo que sentían y que ocultaban tras maquillajes y plumajes. Es, por ejemplo, la historia de Toni Campos, que en 1977 decide hacer su puesta de largo como La Margot. Cuenta una crónica: “Toda amargura es reconducida por él hacia la búsqueda de la felicidad. Las historias que guarda son distintas, aunque básicamente son también las de todos. La diferencia es que en ellas hay policías, pelucas, hombres de familia, viajes, censuras, toreros, celos, amigos, modelazos, canciones, albañiles, chulazos y todo ese mundo irreal en el que las apariencias se subliman llegando a constituir una rutilante realidad en sí misma.”

Toda una generación de transformistas se nos está yendo y con ella su arte, su transgresión y sus testimonios. Hace unos días, el 20 de noviembre de 2018 fallecía en su casa de Jinámar, en Gran Canaria, Manuel Fernando Alfonso Santana, conocido como ‘Manolín El Rey de la Simpatía’ en el mundo del transformismo desde la década de los sesenta. Así nos lo contaron: “Todos aquellos transformistas que tuvieron la valentía de hacer visible su condición sexual, a pesar de las represalias y que les costó la cárcel en no pocas ocasiones por el único delito de ser gais.”

En el homenaje que se rindió a Félix de Granada en un centro cívico de Las Palmas el 17 de mayo de 1018 el propio Manolín recordaba uno de estos episodios de persecución, que terminó con Paco España, Félix de Granada, el bailarín ‘Tonuco’ y él mismo en la cárcel, después de ser detenidos en unos carnavales en Tenerife.

El 23 de enero de 2012 nos había dejado Francisco Morera García, ‘Paco España’. El 3 de abril de 2016 fallecía Félix Cabrera Canino, ‘Félix de Granada’. Y entonces nos recordaban sus testimonios: “A mí me parece fabuloso que ahora los homosexuales se puedan casar, que exista el día del Orgullo Gay y hasta la Gala Drag Queen del Carnaval, pero lo que yo me llevaré a la tumba de recuerdo es ver a la inmensa Celia Gámez bajar unas escaleras en el teatro Maravillas de Madrid, con un traje de lentejuelas y un báculo de pedrería, cantando Millones. Eso sí que me ha marcado”

Y continua diciendo: “No podía olvidar ni perdonar la cantidad de cachetones, humillaciones, agarradas, tonterías e insultos que sufrí durante tantos años. Todavía hoy recuerdo con pena que me robaron la juventud.” Y cuando le preguntan que por qué le llevaron a prisión el 14 de octubre de 1950, responde: “Pues a lo mejor me cogieron en la calle cantando María de la O. No tenía que pasar nada: ya te conocían. No di una puñalada, ni atraqué la caja de un banco pero aquella vez estuve 30 días en prisión, después de pasar por la comisaría de Ciudad Jardín, que era por donde los guardias nos llevaban a todos los que éramos homosexuales.”

6. LA SECRETA

Cruda realidad. Como la que nos relata Manolo Cortés:

"Yo salí del armario joven, cuando me cansé de ponerle velas y rezarle novenas al Gran Poder y a María Auxiliadora, porque fui alumno de los Salesianos. Cuando comprendí que lo que sentía y lo que era no lo podía cambiar. En una reunión familiar, no tuve miedo y lo dije. Mi abuela me respondió que qué quería de merendar y mi tía Carmela, a los pocos días, me regaló un libro de Oscar Wilde que me ha acompañado siempre. Comprendí que Franco no me iba a cambiar lo que era ni me iba a quitar mi vida".

"Las transexuales se llevaban la peor parte porque cuando entraba la Policía en la discoteca los gais y las lesbianas nos poníamos a bailar entre nosotros pero las 'trans' no podían esconderse y se llevaban todos los palos. Siempre con la Policía al lado, en los arrabales, en las zonas oscuras, allí estaban los lugares donde íbamos. Estábamos vigilados.

"Sabíamos cómo movernos, como hablarnos, teníamos nuestros códigos. Al primer novio que tuve, si se le puede llamar novio, lo conocí en un espectáculo de Lina Morgan en el teatro Álvarez Quintero. Hubo una redada y lo detuvieron a él y a otros amigos. Los trasladaron a la cárcel de Huelva."

Cuando visitaba a estas familias en sus casas lo ficharon. Un día que caminaba por la calle con un amigo se dio cuenta de que lo estaban siguiendo en un Seat 1.400, le dieron el alto. Era la policía secreta, lo cachearon, lo subieron al coche y lo llevaron a la comisaria de La Gavidia de Sevilla. Allí paso menos de dos días que siguen vivos en su memoria como "una eternidad". No lo dejaron respirar. "La policía quería a toda cosa, como fuera, que reconociera que era maricón". No lo hizo.

Después pasaría más de una vez por el patio de esa comisaría de La Gavidia tras redadas en locales de ambiente, pero era distinto. En grupo, el miedo era más llevadero. La Transición no fue tan idílica como cuentan.

No, la Transición no fue tan idílica ni tan pacífica como cuentan. Libros como ‘El mito de la transición pacífica’, ‘La Transición Sangrienta’ y ‘La transición española : el voto ignorado de las armas’ nos lo cuentan. Y, en la acera de enfrente, algunas, muchas, siguieron recibiendo palos.




RAMBAL

7. LA CHATA

Mari ‘La Chata’ recuerda a Rambal: “Era la alegría del barrio. Cuando lo veíamos llegar ya estaba con las bromas desde lejos, era la madre que lu parió. Vivió siempre como quiso vivir y sin rendir cuentas a nadie, yo creo que era feliz a su manera, que al final es lo que cuenta…”. Mari es una vecina de Cimavilla, allí en el viejo Gijón de marineros y pescaderas. Alberto Alonso Blanco, el ‘fíu’ de Concha ‘La Guapa', era conocido como Rambal. Rambalín no ocultaba su mariconeo y querido por todo el vecindario. Dicen que nunca saludaba a nadie que no fuera del barrio sin antes ser saludado. No quería poner a nadie en un compromiso. Y más si ese alguien iba acompañado de su señora.

Rambal era también transformista y cantaba por Marifé de Triana allá donde la llamaban y en aquellos garitos giñaba el ojo a los “morenitos”, como él decía. La madrugada 19 de abril de 1976 lo cosieron a puñaladas en su domicilio. Rambal tenía 47 años. Su asesino quemó la vivienda antes de huir en un intento por borrar cualquier prueba. Nunca se identificó al culpable. Para Concha ‘La Guapa’, madre de Antonio, comenzó su Transición y en 1978 seguía de luto.

Mientras Concha lamentaba la pérdida de su Rambalín, Fernando Lumbreras ya empezaba moverse por los círculos de ‘ambiente’ de Valencia. Siguiendo la estela del FAGC y otros organizaciones que se iban creando en aquel tiempo por la liberación sexual, formó parte en la creación del grupo que denominaron MASPV, Moviment d'Alliberament Sexual del País Valencià, porque estaban por “la superación de todo tipo de categorías sexuales”, tal y como se presentaron en febrero de 1979. Así, sin etiquetas. Precisamente este año firmaría con su nombre la solicitud para la primera manifestación de Liberación Homosexual en la ciudad de Valencia. Años más tarde, en 1986, impulsaría la creación del Col·lectiu Lambda.

En este punto, hagamos un pequeño paréntesis dedicado a Mikel Martin, un referente permanente de la lucha por la liberación sexual, con quien por esa misma época compartíamos espacios reivindicativos y mucho más. En una ocasión, cuando preparaba, como siempre dispuesta, alguna de aquellas pancartas sobre alguna reivindicación del momento, dejó impreso nada más que ‘por la legali’, quedándose tan fresca. A partir de entonces y durante mucho tiempo la llamamos ‘La Legali’. Cerremos el paréntesis.

FERNANDO LUMBRERAS
El 3 de diciembre de 2018 Fernando fue asesinado en su domicilio. Fernando tenía 60 años. Terrible, una vez más. Y, una vez más, el intento, por todos los medios de culpar a la víctima, diciendo que “era muy confiado y dejaba entrar en su casa a desconocidos con relativa frecuencia”. No deja de sorprendernos. Y, de primeras, desconociendo casi lo ocurrido, la policía descarta que se trate de un caso de homofobia. Algunos medios tratan el tema de la forma más repugnante posible, vinculando el caso a una serie de casos similares ocurridos en los últimos años en la provincia de Valencia, “todos ellos hombres homosexuales”. Terrible.



Realmente resulta impresionante que estos hechos sean tan frecuentes y que (nos) pasen tan desapercibidos. El artículo reconoce que en “la mayoría de ocasiones el móvil era el robo, oculto tras un supuesto encuentro sexual o las aspiraciones de la víctima en tenerlo, y el método utilizado la asfixia”. Recordemos, pues, el asesinato de un hombre de 74 años en 2006; el doble crimen de un septuagenario de origen alemán y el joven con el que convivía en enero de 2007 (el encausado eludió la condena); la muerte violenta de Vicente Marco Reyes en febrero de 2011; el asesinato de Andrés Palomino a los 68 años en 2012 (cuyo asesino fue finalmente absuelto por “miedo insuperable”); el crimen de un hombre de 53 años en diciembre de 2013; el de Vicente Soler Romaguera, de 63 años, asesinado en diciembre de 2016; el asesinato de Alberto Enrique Ferrer a los 42 años en septiembre de 2017.

Si esto es así y corresponde solo a la provincia de Valencia, parece que deberíamos tomarnos mucho más en serio este tipo de violencia. Y, por supuesto, considerarla violencia homófoba de primer orden y por lo tanto como crímenes de odio. Y, desde luego, las organizaciones deberían establecer nuestra vulnerabilidad como tema prioritario.

No menos repugnantes y homófobos son algunos de comentarios que se atreven a publicar, sin pudor, algunos medios:
  • “Parece más bien un crimen producto del mariconeo.”
  • “Pero vamos a ver, si fuese un crimen por homofobia, se hubiera dado hace 25 o 30 años y aun así resulta complicado. Esto parece producto de una mala compañía, de haberse subido un ligue o un servicio y me apuesto que por medio están los de siempre.”
  • “Por la forma que le han encontrado, ensañamiento en sumo grado, todo apunta a un crimen pasional o en el transcurso de un juego sexual.”
  • “Así que la poli piensa que acabaron con él de un plumazo.” “No les gusta nada que sea crimen gay y pasional a estos nuevos inquisidores.”
  • “Más que un asesinato parece otra cosa. Supongo que la policía estará investigando los ambientes sadomasoquistas.”
  • “No es la primera vez que se matan entre ellos.”
  • “¿Cómo vamos a poner en marcha ahora la matraca victimista para demandar más dinero y privilegios?”

En fin, para qué seguir, terrible. Todo con mucho respeto y, claro, sin homofobia. Cuatro décadas y parece que nada haya cambiado; por lo menos nos sigue produciendo la misma repugnancia.

Como bien han recordado estos días, el asesinato de Fernando Lumbreras recuerda al de Coco Ciëlo, ocurrido en Madrid en la madrugada del 28 de septiembre de 2008, cuando contaba 40 años. Y ahora volvemos a leer con horror cosas parecidas a las que se publicaron en junio de 2012 al celebrarse el juicio a los dos chaperos acusados del asesinato: “sus prácticas sexuales extremas centran el juicio por su muerte” o “las parafilias del Dj provocaron su fallecimiento”. Por lo menos no se tuvo en cuenta que actuaran “en legítima defensa” y finalmente fueran condenados. Lo terrible es que muchos otros casos, aunque tampoco quedaran impunes, como seguramente el crimen de Benito Múgica a los 60 años el 16 de agosto de 2008 en Gipuzkoa, quedaron invisibilizados como violencia homófoba. 


LA ELI
8. LA ELI

Desgraciadamente no es la única muerte que nos ha conmocionado los últimos meses. Muy difícil olvidar las imágenes que nos llegaron desde Atenas, en las que pudimos ver, con horror, cómo apalearon hasta la muerte a Zak Kostopoulos, que en ocasiones se convertía en drag queen pero siempre iba de activista, luchando por los derechos de todas y contra el estigma que todavía condena a las personas seropositivas. Era el 21 de septiembre de 2018.

Al día siguiente, 22 de septiembre, moría en Valladolid Francisco Javier Urueña Pardo, Javi o La Eli, víctima de una brutal paliza que había recibido la madrugada del 12 de agosto pasado por parte de un menor de ¡15 años! que a las horas se entregó en la comisaría de Delicias de Valladolid. La Eli estuvo hospitalizada y en coma 40 días. Por supuesto, la policía descartó el delito de odio desde un principio.

La Eli iba ese día vestida de mujer, una de tantas ocasiones en las que había preferido romper con cualquier molde que establece la heteronorma. Seguramente en aquel lejano 1978 ya soñaba con travestirse y comenzaba a convertirse en La Eléctrica. La conocía todo el mundo y, según cuentan, también todo el mundo la apreciaba.

La Eli tenía 59 años y había sido pionera en defender la transgresión y con ella nuestras libertades en un lugar como Valladolid; así la recuerdan: “En Barcelona estaba Ocaña; en Madrid, Fabio McNamara. Aquí, La Eléctrica. Por aquellos años, los de después de la muerte, en la cama, de ese que van sacar del valle de los caídos. ¿Alguien hará un documental sobre él? ¿de cuatro décadas de vida/historia vallisoletana vistas a través de los ojos de un travesti? No vale cualquiera (Para una novela negra daría el crimen, ¿actuó solo o en compañía de otros? ¿qué tipo de mente habita en el adolescente que se entregó en comisaría acompañado por su madre? ¿clase media o baja? ¿cómo se vive después de haber matado a una persona?).”

En el mismo artículo recuerdan las palabras de Javi La Eléctrica en la revista Primera Línea a finales de 1990 cuando publican un reportaje sobre la visión nocturna de Valladolid. En la entrevista le comentan “Sin embargo a ti te adoran”, a lo que contesta: “Es que no se atreven a meterse conmigo porque les pego unas contestaciones que los dejo baldados. Mira, el otro día, yo iba tan divina con un vaquero enseñando el ojete y una maruja horrorosa me dice: ‘No tendrá dinero para comprarse un pantalón.’ Y yo salté: ‘¡Y usted pa comprarse un sujetador, tetuda!’. Y luego me viene con que su marido es de la Municipal. ¡Ya podría llevársela con una grúa! (Aparecen dos antoñonas con vestidos floreados) ¡Mira! ¡Igual que el empapelado que tenía yo en el salón hace años! (Huyen despavoridas) ¿Ves? ¡Y cuando no se meten ellas conmigo, me meto yo con ellas, que es más divertido!”



OCAÑA
9. LA BEATA

Y ya que nos mencionan a La Beata, recordemos que precisamente en 1978 Ventura Pons estrenó su “Ocaña, retrat intermitent”, película que podemos considerar el verdadero símbolo que marcó nuestra Transición. En ese mismo año se estrenaron, además de la de Ocaña, otras dos películas que nos marcaron: el 25 de septiembre ‘Un hombre Flor de Otoño’ , de Pedro Olea, y ‘El diputado’, de Eloy de la Iglesia, el 20 de octubre, siendo el protagonista de las dos José Sacristán. Ay, Pepe, ¡Viva la Pepa! La homosexualidad empezaba a ocupar un lugar en las grandes pantallas.

Pero José Pérez Ocaña, La Beata, merece un lugar propio, porque ya llevaba años haciendo lo que sabía: ser ella misma por encima de todo. Por allí andaban Copi y Nazario. Nazario Luque que por aquel entonces dio vida a Anarcoma también podemos considerarlo icono de aquella época. Ambas, Ocaña y Nazario, fueron detenidas en 1978, “por cantar y mariconear” en el Café de la Ópera. Así lo recuerda: “Lo que fue insólito es que intelectuales, travestis y homosexuales protestaron tirando sillas contra la policía y luego ante el cuartelillo gritando '¡Libertad Ocaña y Nazario!' y con pintadas. Nunca había pasado, como las primeras 'manis' de maricones en las Ramblas”. Estuvieron tres días en la cárcel, que compartieron con Els Joglars. Su ficha policial, vestido con una traje de Salomé, la recuperó años después cuando fue a pedirla a la comisaría de Via Laietana. “La de Ocaña dijeron que la habían destruido. Qué casualidad”.


ORGULLO CRÍTICO 2017, MADRID
10. LA MORDAZA

Las primeras manifestaciones con visibilidad homosexual y travesti fueron contra la ‘peligrosidad social’, en compañía del mundo marginal que se considerada antisocial. Nos preguntamos ahora, en estos tiempos en los que la represión se oculta bajo la Ley Mordaza o las ‘devoluciones en caliente’, qué ha sido de quienes nos acompañaban en aquella Ley de Vagos y Maleantes y su sucesora. Cambiamos, como entonces hizo el franquismo, de legislación y de nombre, pero seguimos estigmatizando a ‘ilegales’, a ‘sin papeles’, a ‘MENAS’ y a cuantas se empeñan en ‘una conducta reveladora de inclinación al delito’. No parece que hayan cambiado tanto las cosas si vemos que tras el cierre de la Colonia Agraria Penitenciaria de Tefía, allá en Fuerteventura, el 21 de julio de 1966, los siete homosexuales que quedaban en aquel infierno fueron trasladados al penal de Barranco Seco de Las Palmas de Gran Canaria, lugar que hoy en día se utiliza como Centro de Internamiento de Extranjeros, ¡malditos CIE!.

lunes, 10 de diciembre de 2018

#hemeroteca #testimonios | ‘Los Javis’ hablan de su infancia difícil y sus problemas con la fama

Imagen: El País / Jesús Calleja y Los Javis en India
‘Los Javis’ hablan de su infancia difícil y sus problemas con la fama.
Javier Calvo y Javier Ambrossi muestran su lado más personal durante su viaje a India como protagonistas del último programa de la temporada de 'Planeta Calleja'.
El País, 2018-12-10
https://elpais.com/elpais/2018/12/10/gente/1544435040_864471.html

Javier Calvo y Javier Ambrossi, conocidos como ‘Los Javis’, han sido los protagonistas del último programa de la temporada de ‘Planeta Calleja’ emitido este domingo. Durante su viaja a la India, la pareja de actores y directores mostraron su lado más desconocido y personal ante Jesús Calleja, con quien hablaron de la infancia que ambos han tenido o los dos lados de la fama que viven actualmente.

Son los creadores del fenómeno ‘La Llamada’, primero en teatro y después en cine, y también los responsables del éxito de ‘Paquita Salas’, la serie que se emite en Netflix, pero el camino que han recorrido hasta llegar a lo más alto no ha sido fácil. “Vengo de una familia de adolescentes. Mi madre me tuvo con 18 años. La separación de mis padres me afectó muchísimo. De hecho, todas las movidas mentales que tengo vienen de ahí”, confesó Javier Ambrossi, de 34 años, y hermano de la también actriz Macarena García.

Gracias a su abuela Lola, Calvo, de 27 años, tuvo una infancia más feliz, aunque también tuvo que lidiar con su padre. “Con mi padre he tenido una relación difícil. Mi padre era muy serio, muy exigente. Ha cambiado mucho y nuestra relación ha recorrido un camino muy bonito”, explicó ante las cámaras. Precisamente su abuela Lola le ha marcado de manera tan positiva, que fue su gran inspiración para crear al personaje de Paquita Salas –que interpreta su amigo Brays Efe–. “No teníamos presupuesto y Paquita llevó en la primera temporada la ropa de mi abuela”, dijo Calvo emocionado.

‘Los Javis’, que por segundo año son profesores de interpretación en Operación Triunfo, también reflexionaron sobre lo dura que puede llegar a ser la fama, de la que confesaron les había superado por momentos. “La gente y los medios te ponen en un lugar que no te corresponde. No es fácil vivir con esa presión porque la gente espera mucho de ti. Pierdes el control de tu vida porque eres rehén de la imagen que proyectas y te proyectan”, dijeron. Y como ejemplo recordaron cuando fueron invitados por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. “De repente te llaman de la Moncloa, te ves con el presidente y lees en los periódicos que apoyas a determinado partido político. ¿Por qué? Nunca nos hemos posicionado”.

Tampoco faltó la importancia que le llegan a dar a las redes sociales, de las que ambos que son muy activos, algo que especialmente a Ambrossi le afecta de forma llamativa: “A mí me afecta, te machaca al final estar mucho rato del día pendiente de lo que piensen los demás”.

Entre confesión y confesión, ‘Los Javis’ no ocultaron el mal rato que vivieron con algunas de las costumbres más arraigadas de la India. La pareja, tanto en lo laboral como en lo sentimental, visitó junto al equipo de Jesús Calleja Benarés, la ciudad sagrada por antonomasia de la India a orillas del río Ganges. Entre los ritos religiosos del lugar está la cremación de difuntos al aire libre, a la que también asistieron los invitados. El aventurero les explicó que allí se quemaban entre 100 y 200 cadáveres al día, pero había excepciones: “Santos, mujeres embarazadas, niños... esos no se pueden quemar porque trae mala suerte, así que los tiran al agua. Y por eso es normal ver cadáveres flotando por todo el río y la gente convive con ellos con normalidad”. Una normalidad que ‘Los Javis’ no soportaron y, tras presenciar un cadáver en el agua y el olor de otros tantos consumiéndose, pidieron, por favor, salir del recinto porque se estaban agobiando.

Un viaje espiritual que pese a los malos momentos, ambos admitieron que ha sido muy enriquecedor tanto a nivel personal como profesional. “No pensaba que tuviera acceso a según qué cosas, como meditar con un monje budista. Hay maneras de llegar a lugares fuera de lo turístico y esa es la enseñanza que me llevo del programa", dijo Calvo. “Este viaje nos ha aportado inspiración para lo próximo que vamos a escribir. Tenemos varias ideas nuevas gracias a Planeta Calleja”, culminó Ambrossi.

#hemeroteca #testimonios | Jesús Aguirre, otra vez

Imagen: El País / Boda de Jesús Aguirre y la Duquesa de Alba, 1978-03-01
Jesús Aguirre, otra vez.
Hijo natural, homosexual, hubiera pasado sin pena ni gloria por esta vida de no haber entrado a saco con todo el desparpajo a formar parte de la Casa de Alba.
Manuel Vicent | El País, 2018-12-10
https://elpais.com/elpais/2018/12/07/gente/1544185070_366929.html

Jesús Aguirre, decimoctavo duque de Alba, fue un personaje de ficción. En el París de entreguerras pudo haber sido una criatura de Marcel Proust y en España, sin duda, Ramón del Valle-Inclán lo hubiera introducido en la Corte de los Milagros. Su vida forma parte del esperpento de medio siglo XX como un reflejo deformante de los espejos del callejón del Gato. No obstante, fue un personaje real, no solo un ente literario. Hijo natural, excura, homosexual, rodeado de teólogos alemanes, de escritores e intelectuales progresistas españoles, Jesús Aguirre hubiera pasado sin pena ni gloria por esta vida de no haber entrado a saco con todo el desparpajo a formar parte de la Casa de Alba.

Así recibieron la noticia sus amigos. “El cura Aguirre, ¡duque de Alba! Es lo mejor que nos ha pasado en la vida”, exclamó José María Castellet. “Primera impresión, desconcierto. Primera reflexión, entusiasmo”, fue el telegrama que le mandó Carlos Barral. “Vamos a convertir Liria en nuestro Palacio de Invierno”, gritaron chocando las copas sus amigos progresistas en la tertulia de Parsifal, un sueño que, por supuesto, no se realizó.

La duquesa no entendía por qué se escandalizaba la gente. Era viuda, se casaba con un hombre soltero del que estaba enamorada y, por otra parte, era una mujer que se había puesto el mundo por montera y había hecho siempre lo que le dio la gana. Lo que criticaba la gente no era la boda, sino la personalidad del novio, un excura con fama de izquierdista liberal, con ocho años menos que la duquesa y al que muchos consideraban un arribista cazadotes.

Antes de ser nombrado director general de Música por Pío Cabanillas, nuestro Jesús Aguirre se tomaba las vacaciones en julio, siempre invitado, esta vez allá por 1976, por su amigo el famoso jurista Matías Cortés y Mai, su primera mujer, en su casa de Marbella. Un tarde su amigo dio una copa y por allí de forma imprevista cayeron los duques de Arión acompañados por Cayetana de Alba. Aguirre en la hamaca lucía un pareo, barba negra, melena sobre las orejas y gafas de espejo. Frente a estos aristócratas comenzó a lanzar algunas maldades ingeniosas con el afán de epatar como siempre, pero esta vez sin demasiado éxito porque al final cuando se largaron estos invitados Jesús le dijo a Matías: “Esta Cayetana me ha caído de la patada”. Y, a su vez, de vuelta a casa en el coche Cayetana le dijo a su amiga “A mí este hombre me ha parecido un fatuo, un impertinente”. La próxima vez, nombrado director general de Música, Jesús y Cayetana se reencontraron en el palco principal del teatro de la Zarzuela y el sortilegio entre los dos se produjo mientras sonaba la barcarola de Los Cuentos de Hoffman.

Desde ese palco se lanzó Jesús a la toma de la alta sociedad. Adoraba a los amos, despreciaba a los criados y con una boutade volteriana dejaba admirados a los distinguidos comensales de la nobleza poco leídos. Era como un encantador de serpientes, mejor dicho, era la propia serpiente del paraíso dispuesto a regalar a cualquier Eva de alta cuna la manzana de su inteligencia divertida, cáustica y provocativa. Todo le parecía fácil. Primero lo intentó con la princesa Irene de Grecia. ¿Por qué no enamorarla con una maldad unida a un verso de Hölderlin? Pero un día el rey Juan Carlos le paró: “Jesús, por ahí no. Pon tu fe en otra caza”. Jesús le contestó: “Majestad, la fe es la salvación, pero no un consuelo”. Jesús Aguirre que ya se movía a sus anchas por los salones de la aristocracia cañí, bajó el tiro y se consoló jugando a seducir a la duquesa de Alba.

“Lo mío con Jesús fue un flechazo en toda regla”, dijo Cayetana. “Yo presidía la asociación de Amigos de la Ópera y fui al ministerio a hablar con él. Cuando estuve a punto de marchar me preguntó si me podía llamar. Le dije que sí. A los dos días fuimos a almorzar. Luego vino otra cita y luego otra”. A partir de ese momento se veían discretamente en Liria, en el castillo de Malpica de los duques de Arión, en cortijos y casas solariegas cedidas por los amigos. La duquesa veía en Aguirre a un tipo cortés, divertido, brillante, que sabía de todo, que a cualquier pregunta tenía una respuesta erudita o mordaz. Cayetana, amiga de toreros, de flamencos, de gitanos, de bailarines y de actores no estaba acostumbrada a un ser para ella extraterrestre.

Eran las doce y cuatro minutos del 1 de marzo de 1978 cuando Cayetana, duquesa de Alba y un antiguo clérigo volteriano se casaron en la capilla de Liria. “Al principio fue difícil”, manifestó la duquesa. “Era una persona nueva que entraba en nuestra familia, pero con el tiempo se creó una armonía estupenda entre nosotros. De todos los hombres que han pasado por mi vida, Jesús ha sido el que más lejos me ha llevado en mis éxtasis”. ¿Quién podría negarlo? La convivencia llena de chismes y quebrantos duró 23 años. Jesús Aguirre murió el 11 de mayo de 2001, solo, abandonado en un rincón del palacio de Liria mientras Cayetana estaba en Sevilla entregando un trofeo a Curro Romero.

Un pésimo recuerdo
Los hijos de la duquesa siempre miraron con resquemor esta relación, aunque han tardado años en hablar públicamente de esa época. Tres de ellos se han pronunciado. Eugenia, Cayetano y Fernando. La pequeña de los Alba abrió la caja de pandora en el programa de Jesús Calleja: “Aguirre fue pésimo para nosotros. Era muy culto, pero cero humano. Era muy malo”. Cayetano Martínez de Irujo también se pronunció sobre él en el programa de Televisión Española Lazos de sangre: “Jesús llegó después de la muerte de mi padre y me dijo que yo estaba bajo su mando. Y de eso nada”, afirmó entonces. Ahora, Cayetano ha apoyado las palabras de su hermana Eugenia en unas declaraciones a Semana: “Ratifico lo que ha dicho mi hermana al cien por cien, no tiene vuelta de hoja. Jesús fue nefasto, una cosa durísima y tremenda para todos”. El cuarto de los hijos varones, Fernando, también ha dado su opinión sobre el que fue marido de su madre: “Aguirre era un hombre muy retorcido”.

domingo, 9 de diciembre de 2018

#hemeroteca #lesbianismo | Mercedes de Acosta, “aquella furiosa lesbiana”

Imagen: El País / Mercedes de Acosta
Mercedes de Acosta, “aquella furiosa lesbiana”.
La escritora hispana fue una de las mujeres más indómitas de la sociedad neoyorquina del siglo XX. Un libro recupera su voz poética.
Elsa Fernández-Santos | El País, 2018-12-09
https://elpais.com/cultura/2018/12/08/actualidad/1544288210_427635.html

Nacida en Nueva York en la última década del siglo XIX y fallecida a los 75 años en 1968, Mercedes de Acosta se hizo célebre en vida por su excéntrico ropero masculino (le gustaba llevar capa, pantalones y zapatos de punta y hebilla al estilo de los padres peregrinos), y por su estelar vida amorosa. Isadora Duncan, Marlene Dietrich, Pola Negri, Tallulah Bankhead y, sobre todo, Greta Garbo —con quien estableció una sonada y tóxica relación— figuraron en su nómina afectiva. Pero De Acosta fue algo más que una socialité sexualmente voraz y transgresora, también fue dramaturga, guionista de cine, ensayista, novelista y poetisa. Bajo el título 'Imposeída', la editorial Torremozas reúne una antología en edición bilingüe de sus tres poemarios, ‘Moods’ (Mudanzas, 1919), ‘Archways of Life’ (Arcos de la vida, 1921) y ‘Streets and Shadows’ (Calles y sombras, 1922). La compilación de 55 poemas pretende restituir, más allá de su ruidosa biografía, la obra de esta hispana de Estados Unidos que "abrazó la modernidad urbana".

"Siempre estamos a la búsqueda de autoras interesantes que no son conocidas en España, nos parece fundamental acercar sus voces y conseguir que se las lea", asegura Marta Porpetta, editora de Torremozas. "Cuando conocimos a Mercedes de Acosta nos pareció una mujer fascinante y creímos imprescindible dar a conocer sus poemas, que habían quedado a la sombra de su célebre biografía", añade.

Jesús J. Barquet y Carlota Caulfield, encargados de la edición y de la traducción junto a Joaquín Badajoz, admiten que la propia Mercedes de Acosta contribuyó a alimentar su leyenda amorosa en detrimento de su obra. En los años sesenta, impelida por sus apuros económicos, publicó sus memorias, 'Here Lies the Heart' (Aquí yace el corazón) que, según Barquet, "complican" aún más el relato de su vida. "Su relación con Greta Garbo catapultó su perfil público y el interés del periodismo farandulero", explica. El historiador del teatro Robert A. Schanke publicó en 2003 una biografía titulada 'Aquella furiosa lesbiana' —en alusión a cómo la llamaba Cecil Beaton, fotógrafo, escenógrafo y rival por el corazón la Garbo—. En ella desentrañaba con material inédito la verdad detrás de la mujer que Tallulah Bankhead apodó "la condesa Drácula" y a la que Truman Capote se refería como "la mejor carta" en su juego de mesa de camas y famosos The International Daisy Chain. De Acosta era todo un personaje de Broadway y de la noche neoyorquina, ciudad cuyas contradicciones están presentes en sus poemarios. Su obra de teatro más destacada, 'Jacob Slovak' (1923), abordaba el antisemitismo de una pequeña localidad de Nueva Inglaterra. En otros poemas, refleja su lucha por la aceptación personal: bajo la arrogancia que le daba su posición social y su fuerte personalidad se escondía la melancolía de saberse un bicho raro. De origen cubano, su abuelo paterno fue un español que se estableció en la provincia de Matanzas, y su familia materna estaba entroncada con la nobleza española. "A mi tierra / Tierra de España. Tierra triste y trágica. / Lugar de corazones cálidos, cabellos y ojos oscuros", escribe.

Mercedes era la hija menor de ocho hermanos. Su madre, Micaela Hernández de Alba y de Alba, quería un varón y no solo trató a la pequeña como a un chico sino que la llamó durante sus primeros años Mercedes Rafael, quien hasta los 7 años se creyó niño. La fascinación por su excéntrica y aristocrática madre marcó toda su vida. Como recuerda el prólogo del libro, su prematuro "alejamiento de las convenciones femeninas" le hizo proclamar desde muy joven la ambigüedad de su identidad sexual: "¿Quién de nosotros pertenece a un solo sexo? Yo, a veces, me siento andrógina", afirmaba.

"Se atrevió a vivir su vida poniendo en solfa innumerables convenciones sociales", cuenta Barquet. Latina y feminista —"en 1919 era ya una inquieta activista en los movimientos por los derechos de la mujer y, entre ellos, el derecho al voto", se lee en el libro— pese a la seguridad que exhibía en público, fue una mujer acosada por la desazón. A pesar de ser abiertamente lesbiana, entre 1920 y 1935 estuvo casada con el pintor Abram Poole, también homosexual. El temor a ser "insaciable" surge en algunos de sus poemas más existenciales. "Creo que todo estado de insaciabilidad por cualquier motivo —y ella confiesa tenerlo— puede ser, en sí mismo, una forma de autotortura", sostiene Barquet, que achaca a su relación con Garbo los altibajos emocionales de la poetisa. "Mercedes pierde el control de su vida y se hace extremadamente dependiente de una Garbo caprichosa y con, al parecer, otra agenda de vida en la que Mercedes no era la prioridad. En mi opinión su relación con la Garbo puso al descubierto otra forma de flagelación en ella que tal vez ya existía antes sin que le fuera entonces tan perjudicial, y que podríamos calificar de obsesión por figurar, lo cual es también un tema contemporáneo a ser analizado".

Cuando la escritora falleció, Cecil Beaton, otro personaje fascinante pero acosado por sus complejos de clase y viperino sin remedio, escribió: "No siento pena por la muerte de Mercedes de Acosta. Mi única pena es que haya vivido insatisfecha. En su juventud hacía gala de gusto y originalidad. Era una de las más rebeldes y descaradas lesbianas que conocí. Es un alivio que su largo hundimiento en la infelicidad haya llegado al fin".

sábado, 8 de diciembre de 2018

#hemeroteca #homofobia | Kevin Hart, no es cuestión de tiempo: tus chistes homófobos ya eran ofensivos en 2009

Imagen: El País / Kevin Hart
Kevin Hart, no es cuestión de tiempo: tus chistes homófobos ya eran ofensivos en 2009.
El cómico que ha renunciado a presentar los Oscar tras salir a la luz antiguos tuits homófobos se equivoca al argumentar que "eran otros tiempos".
Guillermo Alonso | Icon, El País, 2018-12-08
https://elpais.com/elpais/2018/12/07/icon/1544180968_010766.html

“Hubo un momento en el que los chistes sobre gais eran un lugar común, aceptados en gran parte por la sociedad. Pero como las bromas de polacos, afroamericanos, judíos, hispanos u otras minorías raciales, las bromas sobre gais están cada vez peor vistas. Para los grupos de activistas es un signo positivo de tolerancia en aumento; para otros, un ejemplo de la que corrección política se ha vuelto loca”.

Esta columna de Peter Baker se publicó en el ‘Washington Post’ el 21 de marzo de... 1993. Hace 25 años. Hoy seguimos exactamente igual. En los medios es noticia que Kevin Hart (Filadelfia, 1979), anunciado esta semana como flamante presentador de la próxima edición de los Oscar, ha anunciado que renuncia al puesto por unos ‘tuits’ homófobos publicados entre 2009 y 2010 y bromas en el mismo tono presentes en sus espectáculos de comedia en la misma época. Los defensores de la "incorrección política" siguen echándose las manos a la cabeza: "Ya no se puede bromear con nada". No han entendido la realidad: hoy, precisamente, se puede bromear con muchísimas más cosas como para recurrir otra vez a los gais.

Para recapitular, aquí van algunos de esos ‘tuits’ controvertidos, hoy borrados pero recogidos por el columnista de ‘BuzzFeed News’ Adam B. Vary.
  • “Oye, si mi hijo llega a casa e intenta jugar con la casa de muñecas de mi hija se la voy a romper en la cabeza”
  • “¿Por qué la imagen de perfil de @DamienDW parece un anuncio gay del sida?”
  • “Este tío parece un pervertido de Internet, ¿qué web rarita buscaste hoy, cara de gay?”

Estos son solo tres ejemplos de una lista enorme en la que la obsesión de Hart por tener cara de gay, culo de gay o que las cosas sean gais en general parece casi patológica. Y si bien estos tuits tienen ya ocho años, hace solo tres estrenaba una película llamada 'Dale duro' que sorprendió a medios como The Guardian, Variety e IndieWire por su homofobia.

En aquella película su protagonista (Will Ferrell) se preparaba para entrar en prisión durante 30 días y recibía los consejos de un limpiador de coches (Kevin Hart). Entre las bromas recurrentes de la película estaba el sexo anal (que parece que solo practican los homosexuales y que atemorizaba al protagonista por lo que pudiese ocurrir en las duchas de prisión). En una de sus escenas más despreciables, el personaje de Hart se lleva al que interpreta Ferrell a un “’brunch’ de gais” y allí le dice que va a “aprender a comer pollas”. Después le deja claro que el sexo entre hombres homosexuales se limita a acercarse a uno de ellos y decirle: “Hola, soy James, ¿te importa si te hago una mamada?”.

Esta escena en la que dos hombres heterosexuales hablan de forma despreciativa del sexo gay rodeados de gais estereotipados (uno de ellos aparece chupando lascivamente la aceituna de su copa) es del año 2015. Para aquel entonces creíamos que la homosexualidad ya se representaba de forma natural en el cine. Habíamos visto ‘La ley del deseo’, ‘Boys Don’t Cry’, ‘La mala educación’, ‘Brokeback Mountain’, ‘Mi nombre es Harvey Milk’... y de repente, esto.

La contextualización temporal es importante porque en 2015, el mismo año en que se presentaba esa película, Kevin Hart habló de sus chistes homófobos en una entrevista con ‘Rolling Stone’. Dijo entonces: “No haría esa broma hoy, pero cuando la hice no vivíamos en unos tiempos tan sensibles como los actuales”. Pero Kevin, esas bromas ya eran terribles en 2009. Y lo hubieran sido en 2005, en 2001 y hasta en 1997.

Meterse con los débiles podía tener sentido cuando uno no podía meterse con los fuertes. O sea, con los poderosos. ¿A quién podía recurrir uno entonces? Había algunos que tenían el suficiente tacto como para no recurrir a eso ni tan siquiera en aquellos tiempos. La humorista Joan Rivers, por ejemplo, lo tenía claro: se metía consigo misma. También Richard Pryor, humorista afroamericano que usaba la palabra ‘nigger’ ("negrata") y se reía de cómo los blancos veían a los negros. Hoy en día uno se puede meter con el poder, en España incluso con la Familia Real (aunque no todavía con una bandera). ¿Por qué seguir cebándose con los que lo tienen más difícil cuando pueden reírse de los que lo tienen más fácil? Cuando un humorista dispara contra el lugar equivocado está reivindicando y usando (legítimamente) su derecho a la libertad de expresión, pero también posicionándose en el extremo equivocado del espectro de la ética profesional y personal. Y, por lo tanto, exponiéndose a que el público le critique por ello.

Que nadie piense que no se pueden hacer chistes sobre gais. La comunidad LGTBQI es una de las que más se ríen de sí mismas, además de un modo estrambótico y lacerante en ocasiones. También la comunidad afroamericana: en Hollywood, películas como las de los hermanos Wayans (‘Scary Movie’, ‘Dos rubias de pelo en pecho’, ‘Cincuenta sombras muy oscuras’) son casi un género en sí mismo. Películas de negros en las que se encadenan los estereotipos que han perseguido históricamente a los negros: que sin son peseteros, vagos, camellos, ‘fumetas’... Pero es que los hermanos Wayans son afroamericanos también. Si un blanco presentase así a los afroamericanos nadie tendría el menor atisbo de duda de que eso es racismo.

En España hay un ejemplo paradigmático de ese tipo de humor que podía ser "políticamente incorrecto" en su momento, pero es sencillamente ofensivo y terrible visto hoy: el ‘sketch’ de "mi marido me pega" que ahora tanto avergüenza a Martes y Trece y por el que han pedido disculpas repetidas veces. En 1991, cuando el dúo cómico lo grabó y la televisión pública lo emitió, la violencia de género no era un mal tan interiorizado como lo es hoy. Pero la misma disculpa no se puede aplicar a Hart: en 2010, cuando él hacía esos chistes sobre los gais, las agresiones a miembros de la comunidad LGTB, que en ocasiones terminaban con su vida, ya impactaban al mundo. Según el informe de Calcasa (California Coalition Against Sexual Assault) solo en California (donde Hart reside) hubo en 2009 255 crímenes de odio contra la comunidad LGTB.

Los chistes de Kevin Hart son homófobos. Él mismo lo reconoció. Ha vuelto a pedir disculpas ahora por ellos y ya las había pedido anteriormente, como en la citada entrevista de ‘Rolling Stone’. Y pedir disculpas está bien. Se aceptan. Todos tenemos derecho a equivocarnos, reconocerlo y seguir adelante.

Pero el problema es que mientras él decía que le iba a romper a su hijo una casa de muñecas en la cabeza con fines humorísticos, a 255 gais, lesbianas, transexuales o bisexuales le estaban pateando la cabeza de verdad. Se puede perdonar el chiste, pero alguien que dice eso no puede presentar una gala que se autoproclama como inclusiva, respetuosa y diversa. Alguien que pensó en esa broma y que en el siglo XXI consideró que era lo suficientemente graciosa como para hacerla pública en sus redes y en sus espectáculos no merece, probablemente, ni presentar la teletienda.

#hemeroteca #ideologiadeodio | Ignacio Garriga, "harto" de ser el negro catalán de Vox: "Soy español. Eso es racismo"

Imagen: El Español / Ignacio Garriga
Ignacio, "harto" de ser el negro catalán de Vox: "Soy español. Eso es racismo".
Ignacio Garriga: "Me llaman 'El Negro de Vox" desde la extrema izquierda y el independentismo; les cortocircuita el cerebro cuando ven a alguien como yo en este partido." "El feminismo actual es una mentira; es el caballo de Troya de la ideología de género y está movido por un lobby." "Con el tema LGTBI se dan situaciones surrealistas; el otro día descubrí un nuevo subgénero que no sé ni cómo lo llaman."
David López Frías | El Español, 2018-12-08
https://www.elespanol.com/david_lopez_frias/20181208/ignacio-harto-negro-catalan-vox-espanol-racismo/358965111_0.html

Mulato, catalán, de derechas y del RCD Espanyol en casa de culés. Ignacio Garriga Vaz de Concicao (Barcelona 1987) está acostumbrado a moverse con comodidad entre colectivos minoritarios y corrientes impopulares. A nadar contracorriente. Animal político desde la cuna, cuentan sus padres que desde los 6 años hasta los 18 fue delegado de clase, formó parte de los consejos de estudiantes o se implicó de algún modo desde la primera línea en la actividad política. De padre catalán (con ascendencia belga) y madre ecuatoguineana, militó en el Partido Popular de Sant Cugat desde 2005. Dos factores le hicieron abandonar el barco: por una parte, su hartazgo con la línea del partido, “cada vez más alejado de lo que decía defender”. Por la otra, las purgas internas que llegaron de la mano de Alicia Sánchez Camacho en el PPC.

Tras un periodo de travesía por el desierto en su militancia política, le sedujo el mensaje de VOX. Un partido que enarbolaba la bandera de aquellas causas que, a juicio de Garriga, habían sido abandonadas por el PP: la unidad de España, la libertad de educación o el valor de la familia tradicional. Tiene 31 años y 4 hijos (3 niñas y un niño). Es odontólogo y está haciendo política desde hace casi 15 años…

P. ...pero ahora eres ‘el Negro de VOX’.

R. Estoy bastante harto de que me llamen así, si te soy sincero. ¿Eso no te parece racista? Juzgar o etiquetar a una persona por el color de su piel antes que por otras cuestiones. Caen en tópicos y no se dignan ni a nombrarme. Y ya no es sólo eso. He leído de todo. El Negro de VOX, el ecuatoguineano…y eso es mentira. Yo soy español porque soy nacido en Barcelona. Soy tan español como los que me critican. Más todavía, porque creo que trabajo por la unidad y el futuro de mi país.

P. Pero entenderás que mucha gente considere un contrasentido que milites en VOX.
R. ¿Por?

P. Es el partido más radical y extremo respecto a la inmigración y los extranjeros. Tu madre es nacida en Guinea Ecuatorial; el partido probablemente hubiera estado en contra de que viniese a España.
R. A ver, que aquí hay varias cosas. Para empezar, mi madre es española. Siempre ha tenido su DNI español. Nació en Guinea Ecuatorial cuando aquel país era una colonia española. Mi madre, por tanto, llegó aquí legalmente. En VOX no tenemos nada en contra de la inmigración legal. No somos un partido xenófobo; ese es el discurso interesado que se ha elaborado por los partidos y lobbys a los que les molestamos y ponemos nerviosos. Lo del “Negro de VOX’ viene sobre todo de dos lugares muy concretos: la extrema izquierda y el independentismo. Les cortocircuita la cabeza cuando ven que alguien como yo tiene cabida en este partido.

P. Entonces, ¿VOX no es racista?
R. VOX es un partido humanista cristiano y por tanto no hacemos distinciones entre personas. Nosotros defendemos al ser humano desde su concepción. Desde que está en el útero materno hasta su muerte natural. Por eso nos oponemos al aborto o la eutanasia. Imagínate si somos humanistas.

P. Y racistas no...
R. Mi madre es guineana, pero es que mi abuelo era Garriga Kuypers, de origen belga. Si VOX fuera racista o tuviera algo contra los extranjeros, yo no podría estar aquí. A mí me da igual que una persona se negra, marrón, verde o amarilla. De lo que está en contra VOX es de la inmigración ilegal. Del discurso demagógico de algunos de que aquí cabe todo el mundo; ellos son los que provocan que las mafias se lucren cruzando a gente en patera. Evidentemente no queremos que las personas se mueran en el Estrecho. Ya te digo que para nosotros lo más importante es la humanidad. Lo que queremos es que vivan bien en sus países para que no se tengan que ir de allí. Porque de eso no se habla. ¿Que están haciendo en sus países de origen para mejorar la vida de las personas? Nada. Y aquí se habla de Venezuela y la izquierda se pone de perfil. No ataca a las dictaduras africanas que están provocando estos éxodos. ¿Qué pasa con el dinero de la cooperación? ¿Llega para que mejoren las condiciones de vida de esos países? Por supuesto que no.

P. El otro día fueron felicitados por sus resultados electorales por uno de los creadores del Ku Klux Klan.
R. A mí me provoca cierta repulsa. Yo no sé los motivos que le han llevado a felicitarnos. Quiero creer que por su afinidad con Trump o porque también está en contra del establishment. Pero tú lo has dicho: nos ha felicitado él a nosotros, no al revés. No podemos controlar quien nos felicita o quién dice tal o cual cosa de nosotros.

P. Los inmigrantes que ya están aquí... ¿fuera?
R. Fuera… sin son ilegales. Estamos en contra de la inmigración ilegal, de la que no podamos asumir. Los recursos no son ilimitados y esas personas llegan y tienen que buscarse la vida. El que no trabaja pues se la buscará delinquiendo y así se generan esos problemas de convivencia, de seguridad ciudadana y de formación de guetos.

P. ¿Entonces eres de los que cree que la solución son lo muros?
R. Los muros, sí, pero también defender a tu país haciendo política. Eso significa señalar abiertamente a los gobiernos corruptos de otros países, a dictaduras que hacen que la gente se largue. No es lo mismo reunirte con el rey de Marruecos para hacerte una foto que para encontrar soluciones para que no se siga marchando gente de su país. Es cavar su propia tumba en el Mediterráneo porque se mueren por el camino.

P. Pero hay gente que llega.
R. ¿Y cómo llegan? En condiciones infrahumanas. No van a poder desarrollar todo su potencial así, ¿verdad? Sólo hay que darse una vuelta por el paseo marítimo y ver a 80 inmigrantes ilegales con las mantas, que no dejan ni pasar. Ahora ve tú a decirle al comerciante local, al que está ahogado con los impuestos, que él tiene que pagarlos pero los de las mantas no. No lo veo justo. Al final, cada uno tiene que proteger su casa. Pablo Iglesias tiene a agentes de la policía y cámaras vigilando. Nosotros también queremos proteger nuestra casa.

P. Igual que los califican de racistas, también lo hacen de homófobos.

R. Te digo lo mismo: nosotros somos humanistas y creemos en la libertad personal. Tenemos votantes gais, pero a ellos no les representa lo que se ve en la carroza del orgullo. No seremos nosotros los que nos metamos en la cama de nadie. Lo que haga cada uno es su asunto y nosotros lo respetamos. Una cosa es ser homosexual y otra cosa es el lobby LGTBI, que son unos organismos que existen para exigir dinero y privilegios. Contra eso estamos en contra. Nos oponemos frontalmente. Venden ideología que cuestiona que el hombre es hombre y la mujer es mujer, y eso da lugar a situaciones surrealistas: yo descubrí el otro día una especie de subgénero nuevo, rarísimo, que no recuerdo ni el nombre.

P. Pero también están en contra del matrimonio homosexual...
R. Es que el matrimonio es otra cosa. El matrimonio tiene su esencia en la capacidad de entrega, que sexualmente se materializa en la capacidad reproductiva. Eso no lo tendrán otro tipo de uniones. Por tanto, es único y exclusivo para hombre y mujer. No nos oponemos a que haya enlaces de personas del mismo sexo, pero habrá que buscar otra manera de nombrar a este tipo de uniones civiles para designar al mal llamado matrimonio homosexual.

P. Al feminismo también le han atizado. El número 2 de su partido, Javier Ortega Smith, emplea abiertamente el término feminazi, por citar un ejemplo y plantean ustedes derogar las leyes existentes en este ámbito.
R. Es que el feminismo actual no es el feminismo real. Es una ideología de género movida por un lobby. El feminismo actual es el caballo de Troya de la ideología de género. Son ellos los que creen que la mujer es inferior. Es un negocio movido sólo por el dinero. Bajo la mentira del feminismo nos cuelan la ideología y todo va encaminado a una ingeniería social que va dirigida a dinamitar el pilar fundamental que es la familia. Así imponen su relativismo moral. Nosotros respetamos a la mujer; todos somos hijos, maridos, hermanos de mujeres. La mujer ocupa un papel fundamental en la sociedad que nosotros defendemos. Y asegura la supervivencia de la especie. A ver... yo tengo 3 hijas. Siempre digo que, cuando crezcan... ay de aquel que venga a hacerle daño. Pero de mi hijo varón digo lo mismo: ay de aquella que venga a hacerle daño.

P. Este año ya van casi 50 mujeres asesinadas por la violencia machista, aunque desde VOX lo que se está anunciando es que va a pedir el número de hombres asesinados por mujeres, entre otras cosas.
R. Claro que lo pediremos, porque necesitamos tener esa información. Es importante y el feminismo la oculta. Pero también somos conscientes de que la mayor parte de las víctimas de la violencia doméstica son mujeres, no tenemos ninguna duda. Y sobre esto somos los que nos hemos manifestado de forma más contundente en contra: nosotros proponemos la cadena perpetua para aquel hombre que mate a su mujer. ¿Hay algún otro partido que lo haya propuesto? Lo que no queremos es que se señale a un hombre como culpable por el mero hecho de serlo. No criminalizar a nadie por su sexo. Pero tenemos claro que queremos atajar la violencia contra las mujeres. Que no nos digan que no estamos comprometidos en ese aspecto.

P. ¿Qué ha pasado en Andalucía?
R. Ha pasado que los andaluces han votado libertad. Y que España no paga traidores. Los andaluces se han sentido traicionados por la izquierda y sus redes clientelares. Se han cansado de Ciudadanos y su cobardía. Se han dado cuenta de que nosotros queremos combatir los problemas reales de la gente. Que haya seguridad, que los autónomos no acaben ahogados a impuestos y aun y así falte dinero. Se han cansado de separatistas que quieren convertir España en su reino de taifas. Es la democracia que quieren en España: quieren seguir con el complejo de no poder enarbolar una bandera de España en nuestro propio país. No sabes la envida que me da Estados Unidos, donde todo el mundo adora su bandera.

P. ¿Y qué va a pasar en Cataluña?
R. Pues esperamos que lo mismo o mejor. Lo de Cataluña en la actualidad es el verdadero totalitarismo. El Procés es la gran lacra que ha fagocitado todos los problemas de los catalanes. Los culpables son el PP y el PSC, que han permitido que crezca la bestia. Y este totalitarismo llama a la violencia. No puede ser que un partido como nosotros que se presenta a las elecciones democráticas tenga que aguantar agresiones, insultos, amenazas o cordones policiales por el sólo hecho de hablar con la gente. Mira, hace dos semanas que montamos en Barcelona un “De cañas por España”, que básicamente es un acto en el que nos reunimos un bar con gente y hablar de los problemas reales. Acabaron allí 6 furgones de los Mossos d’Esquadra, nos montaron allí una manifestación. La gente ya se ha cansado de la extrema izquierda y sus difamaciones.

P. Por último… ¿Va usted armado como su jefe?
R. (Ríe) No. Yo no llevo pistola. Mis única armas son las palabras.

Y TAMBIÉN…
El mesías Abascal y sus 12 discípulos en Vox: del odontólogo negro a la madre de siete hijos.

Jóvenes con experiencia, exmilitantes del PP, veteranos con experiencia internacional e idiomas... La formación la configuran diferentes perfiles. Los 12 diputados en Andalucía anticipan al partido un futuro prometedor en unas hipotéticas elecciones generales.
David Palomo | El Español, 2018-12-04
https://www.elespanol.com/reportajes/20181204/mesias-abascal-discipulos-vox-odontologo-negro-hijos/357965245_0.html

Vox se lanza a por los barrios del sur de Madrid.
Antes de Vistalegre, el partido de extrema derecha llevaba tiempo recorriendo la capital y enviando mensajes en redes a moteros, policías o antichavistas.
Fernando Peinado / Manuel González Pascual | El País, 2018-10-22
https://elpais.com/ccaa/2018/10/20/madrid/1540067338_233929.html

#hemeroteca #mujeres #visibilidad | Las mujeres reclaman su lugar en las calles de Londres

Imagen: Público / 'Blue Plaque' que recuerda a Virginia Woolf
Las mujeres reclaman su lugar en las calles de Londres.
Sólo 126 (un 14%) de las 900 placas en edificios de la ciudad recordando a grandes personalidades británicas están dedicadas a mujeres. En toda Gran Bretaña se imponen los hombres. Ahora una campaña quiere reconocer el lugar de las “heroínas femeninas no reconocidas”, pero también en estoy hay quien no está de acuerdo.
Cristina Casero | Público, 2018-12-08
https://www.publico.es/internacional/mujeres-reclaman-lugar-calles-londres.html

Un paseo por la exclusiva zona de St. James, en el centro de Londres, y una placa azul en un edificio nos indica que desde aquí salió Chopin para dar su último concierto. Al este de la ciudad, otra recuerda dónde vivió de niño Jack Cohen, el fundador de los supermercados Tesco y en el 126 de Picadilly Street hay una tercera placa en memoria de Nipper, el perro que sirvió de inspiración para el logo de las tiendas HMV.

Por supuesto, Dickens también tiene la suya en Londres pero si salimos de la ciudad encontraremos más de 50 con su nombre. Otra recuerda el lugar donde Tolkien durmió dos noches. La paloma Mary, que llevaba en su cuello mensajes a Francia durante la segunda Guerra Mundial, tiene la suya en Exeter e incluso hay una en la ciudad de Norwich destacando que The Beatles hicieron cola una vez frente a ese edificio para tomarse unos ‘Fish and Chips’.

Y mientras tanto, la tenista Charlotte Cooper —primera mujer en ganar una medalla olímpica y cinco veces el torneo de Wimbledon—, la espía Gertrude Bell, la bailarina Isadora Duncan o la actriz Judy Garland siguen esperando este reconocimiento.

Ellas son sólo algunas de las centenares de mujeres olvidadas que ahora Patrimonio Inglés quiere recordar. Justo este año, que se cumple un siglo desde que las mujeres accedieron al voto —la sufragista Emmeline Pankurst y sus hijas Christabel y Sylvia por fin han conseguido su placa—, se ha puesto en marcha una campaña pidiendo el apoyo de los ciudadanos porque, como explica Anna Eavis, su directora: "El sistema se basa en nominaciones públicas y por eso necesitamos que ellos nos envíen sus sugerencias".

Desde 1866 las placas azules sirven no sólo para recordar a grandes personalidades, también como guía para recorrer esos lugares de Londres que permanecen tal y como estaban cuando sus laureados vecinos residían allí. Porque una de las condiciones para colocarlas es que el homenajeado lleve al menos 20 años muerto pero también que el edificio se mantenga de tal manera que si él o ella estuviera ahora aquí, lo pudiera reconocer. Como el edificio de Bloomsbury donde vivió Virginia Woolf o la vivienda de Belgravia donde Mozart compuso su primera sinfonía.

"Si la gente quiere conocer nuestra historia de Londres, puede ir y quedarse un minuto fuera y mirar una casa donde sabe que esa persona ha vivido. Creo que eso es maravilloso", dice la actriz Judi Dench, que se ha convertido en la cara de la campaña para promover que se coloquen más placas de mujeres: "Hasta ahora, se ha honrado a algunas mujeres brillantes como Florence Nightingale y Ava Gardner, pero hay muchas, muchas más heroínas femeninas desconocidas que merecen reconocimiento". De ahí su llamamiento a todos los londinenses: "Nomina a las mujeres que admiras, a las que hicieron grandes y notables cosas a lo largo de la historia y a las que no fueron silenciosas. La herencia inglesa necesita tu ayuda".

La primera placa dedicada a una mujer fue a la actriz Sarah Siddons pero para verla tuvieron que pasar diez años desde que se había colocado la primera dedicada a un hombre. Entonces ellos dominaban la vida pública y las mujeres aún no podían votar, ni ejercer muchas profesiones y ni siquiera podían sacarse un título universitario. Pero ahora todo eso ha cambiado y el objetivo es que las placas azules lo reflejen. "El predominio de las placas en los hombres refleja una ceguera histórica tanto del papel que las mujeres han desempeñado en nuestra sociedad como del tipo de roles que se consideran dignos de celebración", considera Eavis.

Porque en los primeros 40 años de vida de las denominadas ‘blue plaques’ sólo se dedicaron cinco a mujeres. Y todavía hubo que esperar más para poder ver las de Ada Lovelace —pionera de la computación—, Rosalind Franklin —científica que ayudó a descubrir el ADN—, o Nancy Astor —la primera mujer que se sentó en el parlamento—. Con el compromiso de poner fin a esta rotunda injusticia han surgido también fundaciones como la Blue Plaque Rebellion, que recogen la historia de mujeres que merecen estar entre las próximas elegidas con el objetivo de que la gente las conozca y pueda nominarlas.

Aunque como en todo, también en esto hay quien está en contra. Es el caso de Mike Read, el exlocutor de radio que ahora ejerce de jefe del Consorcio Británico de Placas, responsable de la supervisión de las que se colocan fuera de Londres. Acusa a Patrimonio Inglés y a su campaña en favor de las placas de mujeres de "populista": "Si bien todos somos iguales, no tiene sentido reescribir la historia para provocar una repentina erupción de placas dedicadas a las mujeres. Esto se equilibrará de forma natural y gradual a medida que un número cada vez mayor de mujeres asuma roles importantes y tenga más oportunidades en todos los sentidos".

Casualidad o no, las últimas placas colocadas en Londres corresponden a mujeres. El pasado día 6 de diciembre se descubrió la dedicada a la botánica Agnes Arber en Primrose Hill. Días antes, otra a Daphne Steele, la primera matrona negra que llegó a Reino Unido desde Guyana en los años 50 como parte del grupo de enfermeras que vinieron del Caribe para crear el NHS, el servicio nacional de salud británico. Y en noviembre se descubrió otra en la casa donde pasó su infancia la actriz Margaret Lockwood, la protagonista de ‘Alarma en el Expreso’, de Alfred Hitchcock; quien, por supuesto, también tiene la suya en la vivienda de South Kensington que fue su residencia entre 1926 y 1939.

Y aunque ahora se produjera una oleada de nominaciones de nombres femeninos, desde Patrimonio Inglés recuerdan que a veces se ven obligados a rechazar algunas de las nominaciones —de media, rechazan tres nombres por cada placa que colocan— porque además de llevar dos décadas muerto y que el edificio se mantenga reconocible, hay que cumplir otros requisitos: que la persona haya hecho una gran y perdurable contribución a la sociedad, que si alguna petición ha sido rechazada anteriormente hayan pasado diez años para volver a considerar ese nombre o que no puede haber más de dos placas por edificio.

Sólo 18 viviendas tienen dos placas, porque incluso en una ciudad tan grande como Londres puede darse el caso de que dos personalidades compartieran edificio o fueran vecinos en el mismo momento o en épocas distintas, como ocurre con Sigmund Freud y Anna Freud, Virginia Woolf y George Bernard Shaw o Jimmy Hendrix y Handel.

Sean de hombres o de mujeres, para no perderse ninguna, en la web de ‘Blue Plaque’ hay un buscador y en su App, un mapa donde poder localizarlas todas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...