domingo, 30 de septiembre de 2018

#hemeroteca #inmemoriam | Un travesti ha muerto asesinado en (su) Valladolid

Imagen: Último Cero / La Eli
Un travesti ha muerto asesinado en (su) Valladolid.
Benito Carracedo | Último Cero, 2018-09-30
http://ultimocero.com/opinion/2018/09/30/travesti-ha-muerto-asesinado-valladolid/

“¿De Primera Línea? No me digas ¿Y cómo os ha dado por venir aquí?”,

-Ya ves, querían una visión nocturna de Valladolid.

-Pues cuando volváis podéis decir: “Es que estaba tan oscuro que no se veía a nadie”, ¡porque mira qué muerte! Esto funciona muy mal últimamente. Ya sabes que ha habido muy malos rollos con lo de aquellos chicos que mataron, y la gente se corta mucho a la hora de salir.

-(Un tuno) Pues yo me lo he pasado muy bien en la boda.

-¡Como digas que hay marcha aquí te mato! (Repara en unas marujas) ¡Holaaa! Me llamo Carmela y soy de Burgos. ¡Vengan, que nos van a hacer unas fotos para una revista! En serio, ¡miren qué flash!

-¿No hay ningún sitio promiscuo por estos barrios?

-¿En Valladolid? Nada. No prospera. Esto sigue como en tiempos del difunto marido, aquel que tantas veces me dio gusto y un disgusto… ¡Ay, yo no quería decirlo!

-Sin embargo a ti te adoran.

-Es que no se atreven a meterse conmigo porque les pego unas contestaciones que los dejo baldados. Mira, el otro día, yo iba tan divina con un vaquero enseñando el ojete y una maruja horrorosa me dice: “No tendrá dinero para comprarse un pantalón”. Y yo salté: “¡Y usted pa comprarse un sujetador, tetuda!”. Y luego me viene con que su marido es de la Municipal. ¡Ya podría llevársela con una grúa! (Aparecen dos antoñonas con vestidos floreados) ¡Mira! ¡Igual que el empapelado que tenía yo en el salón hace años! (Huyen despavoridas) ¿Ves? ¡Y cuando no se meten ellas conmigo, me meto yo con ellas, que es más divertido!

Javi La Eléctrica, Eli a finales de 1990 en la revista Primera Línea.

Septiembre 2018: El programa de televisión de Andreu Buenafuente, ‘Late Motiv’, se abre con estas palabras escritas en la pantalla: “Dedicado a Javi, La Ely, de Valladolid”. Eli, La Ely había muerto días antes a consecuencia de una paliza propinada por un adolescente (leído/oído en los medios). En Valladolid. En su Valladolid.

“Lo de Fachadolid es un tópico total. Yo creo que hay muchos más fachas en Toledo. Lo que pasa es que los que había eran muy revoltosos, pero ahora ya están muy calmados. Sin embargo, es cierto que hay una mentalidad muy atrasada, es una ciudad de gente muy pija, horrible”, decía también en Primera Línea, la cual se refería a La Eléctrica” como “transexual”, al igual que ahora con su agresión y muerte han hecho bastantes medios. Pero también como travesti, en el pie de esta foto, “travesti deslenguado y super divertido que conoce a todo el mundo en la ciudad” (los líos con los géneros se siguen dando). Travesti. Le gustaba vestirse de mujer como a Ed Wood o a tanto heterosexual, pero no sólo en carnavales.

Venía vistiéndose de mujer desde principios de los 80, que se sepa/sepamos (según una fuente consultada participó en uno de los primeros conciertos de Los Nadie vestida de nazi; la fuente consultada especula con la posibilidad de si “Karla”, la famosa canción del grupo vallisoletano, estaría inspirada en él/la).

En Barcelona estaba Ocaña; en Madrid, Fabio McNamara. Aquí, La Eléctrica. Por aquellos años, los de después de la muerte, en la cama, de ese que van sacar del valle de los caídos. ¿Alguien hará un documental sobre él? ¿de cuatro décadas de vida/historia vallisoletana vistas a través de los ojos de un travesti? No vale cualquiera (Para una novela negra daría el crimen, ¿actuó solo o en compañía de otros? ¿qué tipo de mente habita en el adolescente que se entregó en comisaría acompañado por su madre? ¿clase media o baja? ¿cómo se vive después de haber matado a una persona?...).

(Debo parar un momento la redacción. En la calle me encuentro con una larga cola de personas esperando a entrar en un pequeño teatro que hace una semana acogía el festival Direct by Woman. Oigo un comentario, “se tendría que haber hecho en el Calderón”, dice, señalando la cola, uno -como que el alquiler tiene el mismo precio-. Son gente de mediana edad, pero también hay adolescentes, chicos y chicas. Cla-se me-dia. No cabrán todos en este ‘acto’ de Vox. Coincide que hay un olor a caca por esta parte de la ciudad, que yo sepa. Es una coincidencia, ha pasado otras veces en Valladolid, pero ya sabes qué pasa con las coincidencias, desprenden significado, aparte de su sentido real).

Delito de odio, es la definición que parece ajustarse a este crimen. ¿Qué has sentido al leer a La Eléctrica?


Y TAMBIÉN…
Un año de violencia en Valladolid con cinco crímenes en la provincia.

Tres homicidios se han registrado en la capital, otro en Castrillo de Tejeriego y uno más en Nava del Rey
El Norte de Castilla, 2018-10-18

#hemeroteca #inmemoriam | Un minuto de silencio por ‘Eli’

Imagen: Último Cero / Repulsa en Valladolid por el asesinato de La Eli
Un minuto de silencio por ‘Eli’.
Una veintena de activistas convocados por Valladolid Diversa han solicitado en la calle a las autoridades policiales y judiciales, que agoten toda vía de investigación para el total esclarecimiento de los hechos que rodearon su muerte a manos de un menor de edad.
Último Cero, 2018-09-30
http://ultimocero.com/destacada/2018/09/30/minuto-silencio-eli/

Una veintena de activistas, convocados por Valladolid Diversa, ha recordado hoy con un minuto de silencio a Javier, o ‘Eli’, la persona que falleció recientemente tras haber permanecido hospitalizada durante más de un mes tras la paliza propinada por un menor de edad a las puertas de un centro comercial de la ciudad.

Los participantes en la concentración, que han portado una pancarta contra la discriminación a las personas de géneros y sexualidades diversas, han solicitado a las autoridades policiales y judiciales, que “agoten toda vía de investigación para el total esclarecimiento de los hechos”. “Solicitamos justicia para la víctima, su familia y para el bien de toda la sociedad. A los familiares y amigos de Ely, sólo nos queda transmitirles nuestro cariño y apoyo”, han dicho.

Durante la concentración que ha tenido como escenario la Plaza de Fuente Dorada, los participantes han querido dejar claro que “nadie merece una agresión tan brutal y con semejante ensañamiento como la que ha terminado por matar a Ely”. “Ante la proliferación de justificaciones con la que algunos pretenden calmar sus conciencias, es necesario recordarles que ningún error o circunstancia niega a Ely la condición de víctima injustificada ante una agresión brutal. Ante el hecho de que fue rematada en condiciones de indefensión”, han denunciado antes de llamar la atención “sobre una sociedad que es capaz de generar un grado tan brutal de violencia en un joven menor de edad”. “Algo falla en nuestra educación y convivencia. La fobia a la diversidad mata”, han reflexionado.

En el comunicado que se ha leído se ha descrito a ‘Eli” como “una representación viva de la diversidad en esta ciudad”. “Cuando esta era una ciudad armarizada y rancia, en la que la mayoría pensaban que no era posible mostrarse tal cual somos, Ely dio un ejemplo de libertad, rebeldía y desenfado, desafiando la pacatería local y abriendo camino a mucha gente. Sólo por eso ya le debemos un agradecimiento”, han apuntado antes de confesar que han asistido “atónitos” a “una guerra mediática y en redes por catalogar y etiquetar a Ely en diversas clasificaciones (hombre gay, travestido, mujer trans, transgénero...), como si al parecer esto fuera relevante para algunos a la hora de manifestar su solidaridad, y su rechazo a la violencia que ha sufrido nuestro compañero o compañera, nos da igual”. “Ely se resistió en vida a toda clasificación. Se presentaba lo mismo vestida de hombre que de mujer o de manera indefinida y realmente daba igual. Respondía lo mismo a su nombre, Javier, que al apelativo de Ely y atendía lo mismo a llamados en masculino que en femenino. Mucho antes de que se conocieran las etiquetas de no binario o de género fluido, ella practicaba una libertad fuera de todo encaje y etiquetado. No entendemos la obsesión por etiquetar en la muerte a quien no se dejó etiquetar en vida”, se ha criticado antes de denunciar “la falta de sensibilidad, información, y respeto con el que algunos medios han tratado la noticia de su brutal agresión y posterior muerte”. “Apelamos a que de una vez los medios aprendan a utilizar un lenguaje inclusivo y respetuoso”, han reclamado.

#hemeroteca #inmemoriam | Concentración en Valladolid para solicitar justicia y recordar a Eli

Imagen: El Norte de Castilla / Protesta por el asesinato de La Eli en Valladolid
Concentración en Valladolid para solicitar justicia y recordar a Eli.
Durante el acto se celebró un minuto de silencio para conmemorar a la víctima.
Patricia Ortega | El Norte de Castilla, 2018-09-30
https://www.elnortedecastilla.es/valladolid/concentracion-valladolid-solicitar-20180930210305-nt.html

Apenas treinta minutos bastaron para que los amigos de la Eli, junto a la organización Valladolid Diversa y varios ciudadanos, manifestasen ayer su desacuerdo con los sucesos ocurridos y dejasen claro su objetivo: pedir justicia.

«Nadie merece este tipo de agresiones, algo falla en la educación», declaraban miembros de la organización en muestra de repulsa hacia este tipo de sucesos. Por su parte, varios amigos de la víctima también se acercaron a Fuente Dorada. Lina Lleras, una de las mejores amigas de Eli, declaró que «siempre se había comportado así, por eso no entendemos por qué ha ocurrido ahora. Cuando pasan cosas tan brutales como esta, es muy difícil de procesar».

Por ello, ahora lo único que solicitan es justicia, y que ningún acto como este vuelva a tener lugar.

#hemeroteca #lgtbi | ¿Cuál es el siguiente paso tras lo LGTB?

Imagen: Diario Información / Orgullo LGTB en Benidorm
¿Cuál es el siguiente paso tras lo LGTB?
Marcos Ventura Armas · Activista de Gamá, Colectivo LGTB de Canarias | 1 de cada 10, 20 Minutos, 2018-09-30
https://blogs.20minutos.es/1-de-cada-10/2018/09/30/cual-es-el-siguiente-paso-tras-lo-lgtb/

En estas líneas quiero exponer una reflexión que, para algunas, puede ser un tema menor, pero para otras es de vital importancia, y para todas las que trabajamos en el activismo LGTB supone una inversión de tiempo en debates que quizás podrían solucionarse con prestarles algo de atención. Hoy me ocupa si LGTB es la denominación correcta para nuestro movimiento.

Comenzaré por cómo hemos llegado aquí. Lo que se autodenominó en origen movimiento de liberación gay (aunque en realidad las personas trans siempre estuvieron presentes) se convirtió en movimiento gay y lésbico al asumir que la discriminación de las mujeres lesbianas era diferente por el machismo, fuera y dentro del movimiento. Y después, en algún momento, acabaron por incluirse y visibilizarse tanto las personas trans, las primeras en tirar las piedras y las que siempre se ofrecían para ir en la cabecera de las manifestaciones, aunque eso significaba poner el cuerpo para recibir los palos, como las personas bisexuales, probablemente más con la boca chica que con auténtica convicción. Y así en España se organizó la lucha como movimiento LGTB.

¿Por qué usar las siglas LGTB? Porque una de las estrategias básicas del movimiento ha sido la visibilización de nuestras realidades. Consiguiendo visibilidad conseguíamos “normalizar” (aunque este fuese un debate que generase fracturas, porque algunas no querían integrarse en la cisheteronorma) para salir de la exclusión. Ser visibles en todos los espacios y ámbitos posibles ha sido una de las estrategias más efectivas. Y esa visibilidad se buscaba también en el nombre. Dado que se asume que cada una de las realidades incluidas en el movimiento tiene su propia entidad, su propia discriminación y su propia necesidad de visibilidad, tenía que vérsenos a todas, a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, LGTB.

El problema llega, a mi juicio, cuando comprendemos que la diversidad sexual y de género es mucho mayor de lo que habíamos imaginado, cuando el mundo ya no se divide en gays y heteros. La lucha de las personas intersexuales, sometidas a cirugías cosméticas nada más nacer para esconder sus realidades a un mundo que no las concibe como posibles, ha calado muy hondo, hasta el punto de que en el Orgullo estatal de este año se podía leer Orgullo LGTBI. La identidad queer, de carácter quizás más político que identitario, pero que reclama la libertad para vivir la sexualidad fuera de las limitantes categorías tradicionales, también se hace un hueco en el que suele ser el acrónimo más largo, LGTBIQ.

Pero la diversidad sexual y de género no se queda ahí. Cualquier persona asexual sabe que una sociedad hipersexualizada como la nuestra las considera enfermas. La realidad trans es muy amplia, y aunque se haya querido incluir en la T a personas transexuales, transgénero y travestis, en realidad son 3 realidades distintas. Las personas no binarias empiezan a autoidentificarse como NB, generando incluso el término enebefobia. Pansexuales, demisexuales, polisexuales… y una gran gama de nuevas identidades también buscan reconocimiento. Por no hablar de maricas y bolleras, que rechazan las identidades gay y lésbica. Ante tanta diversidad, ¿Ignoramos estas nuevas identidades que buscan reconocimiento, o hablamos de movimiento LGTTTBIQANBPDPMB, hasta que aparezca una identidad nueva?

Creo que no se trata de limitar el movimiento a las identidades L, G, T y B e ignorar lo debates identitarios que se están produciendo. Pero tampoco se trata de generar un galimatías incomprensible e imposible de comunicar. Algunas personas, con muy buena intención, han desarrollado LGTB+, donde + hace referencia a todas las demás realidades posibles dentro de la diversidad sexual y de género. A mi juicio esto no es ninguna solución, ya que jerarquiza las identidades en aquellas que merecen ser visibilizadas y aquellas que no merece la pena mencionar, las “otras”. Mi identidad no es “otra” cuyo nombre no merece ser pronunciado. Es tan válida como la identidad gay e igualmente merecedora de visibilidad y reconocimiento.

Creo que la solución pasa por hablar del activismo por la Diversidad Sexual y de Género, o DSG. Incluso si se quiere excluir a los cisheteros (porque considerar que los opresores no forman parte del movimiento) se puede hablar de Disidencia Sexual y de Género. Pienso que si aún no se ha adoptado es por resistencia al cambio tras muchos años de identificarse como LGTB. Pero sinceramente creo que nuestro movimiento, cuya esencia es revolucionaria pues su fin es destruir el cisheteropatriarcado, no puede basarse en la tradición para no asumir cambios racionales, coherentes y necesarios. No podemos basarnos en nuestra historia para mantener un status quo del que muchas se sienten excluidas. Por eso, a partir de ahora me defino como una activista por los derechos de la disidencia sexual y de género, y trabajaré para que el movimiento LGTB alcance también ese punto.

sábado, 29 de septiembre de 2018

#hemeroteca #transexualidad | Nacho Vidal: "Al 90% de los hombres le gustan los transexuales y lo esconden"

Imagen: El Español / Nacho Vidal
Nacho Vidal: "Al 90% de los hombres le gustan los transexuales y lo esconden".
"No creo en la educación sexual: no puedes enseñar a nadie a chupar un pene o una vagina." "He estado con más de 3.000 mujeres, pero no he llegado a 6.000."
Lorena G. Maldonado | El Español, 2018-09-29
https://www.elespanol.com/cultura/20180929/nacho-vidal-hombres-gustan-transexuales-esconden/341467102_0.html

Es el actor porno más conocido de España, el hombre más desprejuiciado del terruño. Pero también es padre de familia, enamoradizo militante, cineasta y empresario. Cuenta que cuando alguna mujer le ha presionado en momentos íntimos al grito de "¿pero tú no eres Nacho Vidal?", él ha contestado: "No, soy Ignacio Jordà González, si fuese Nacho Vidal tendrías que pagarme". Vive bifurcado entre la persona y el personaje, pero cada vez pasa más tiempo en el primer estadio.

Sobre todo, en la faceta que dedica a su hija de 11 años, a quien llamaron "Nacho" al nacer, antes de descubrir, como dice su padre, que era "una niña con pene". Ahora recoge su experiencia en 'Mi nombre es Violeta' (Cross Books), una novela firmada por Santi Anaya con la colaboración y el apoyo de la familia. Hablamos con la estrella del cine porno de género, infancia, educación sexual, prostitución, machismo... y amor.

P. Ha sido admirable la reacción que habéis tenido con el caso de vuestra hija Violeta, ojalá muchos más padres actuasen así. El cambio de nombre tan rápido, ahora darle voz a su experiencia a través de este libro… ¿Qué le recomendarías tú a los padres que están en pleno proceso de incomprensión ante un hijo o una hija trans?
R. Bueno, lo primero es que tenemos que dejar de decir que es admirable que un padre sea un padre. Tenemos que dejar de alegrarnos de que un padre sea un padre, porque un padre no debe hacer otra cosa. Yo no concibo lo que estoy haciendo yo de otra manera que no sea de ésta, ¿sabes?, igual que acompaño y apoyo a mi hija, apoyo a mi otro hijo y a mi otra hija de igual manera. No es diferente uno a otro. Un padre es lo que tiene que hacer.

P. Claro, pero desgraciadamente vivimos en un mundo que aún es homófobo y tránsfobo.
R. Ya… ¿sabes qué pasa? Yo creo que la gente que es así es porque no se ha encontrado en la situación en sus propias carnes, en su familia o en sus propios hijos. Una parte de mi familia es del Opus. Ellos aman a mi hija. La aman con locura. Yo tengo muchos amigos que son muy radicales… con ciertas cosas… y matan por mi hija. Cuando tú tienes esta experiencia maravillosa que es tener un hijo o una hija trans y conoces a ese ser, todo ese rollo y esas fobias se te quitan. Si estás en tu casa sentado y tienes una niña maravillosa que te dice “te quiero” y es transexual, te aseguro que esa fobia se te va.

P. ¿A qué edad crees que es conveniente que el adolescente trans comience a hormonarse o incluso a operarse? En el libro se plantea esto último y se trata simplemente como una opción, no como un camino a seguir en absoluto.
R. Para mí está siendo lo más complicado el tema de hormonar o poner bloqueadores a mi niña. Está siendo lo más, lo más difícil de afrontar como padre, porque hoy por hoy ya le podríamos dar hormonas o bloqueadores, y ella quiere, la niña quiere. Pero no por nada, sino porque a los niños todo lo que sean cambios les encanta. A mi hijo, por ejemplo, le van a poner braquets y está feliz por eso, y yo pienso: ¡si tú supieras realmente todo lo que vas a sufrir con los braquets…! Entonces yo es una de las cosas en toda esta historia que pasa con mi hija Violeta que me está costando más. Darle a mi hija hormonas que van a hacer que cambie su estado de ánimo… cuando tiene 11 años… y ella ya es una hija perfecta, maravillosa, feliz, inteligente… eso no es una aspirina, es una pastilla que cambia muchas cosas. Muchísimas.

Y darle bloqueadores va a hacer que no le crezca la nuez, que no le cambie la voz, va a hacer que el pene se quede en micropene y no le crezca más, va a parar su crecimiento hacia arriba y hacia lo ancho… es un bloqueador. Para mí es un poquito como jugar a dios con tu hija. Me está costando bastante el ¿en qué momento, cómo lo hago? Es una lucha interna que tengo con eso. Y la madre también. No es tan fácil.

P. Quizá un poco más adelante, cuando ella misma se sienta segura, o no, de tomar la decisión.
R. Yo he hablado con muchas amigas mías trans sobre el tema. Algunas se han operado, otras no. Mi hija, cuando oye lo de la operación de vaginoplastia, dice “no, no, no”. Mi hija, cuando empezó con el tránsito, tenía 6-7 años. Yo recuerdo hacerle fotos en la bañera con su hermano. El hermano no se tapa el pene. Y ella sí se lo escondía. Cuando estábamos en la calle y tenía ganas de orinar, yo le decía: “Orina ahí en el árbol”. Y ella no quería. “Papá, no, no”. Tenía que llevarla a un baño para que se sentara, porque es una niña. Hoy por hoy mi hija tiene la capacidad de mear en un árbol si se está meando y no se tapa para nada los genitales. Va desnuda por casa y no se esconde de su cuerpo.

Con todo lo que estamos haciendo y pasando con ella, que ella se acepte tal y como es es lo primero. Vamos a ver si la sociedad también está preparada para eso. Yo la acompañaré en todo lo que ella quiere hacer, pero tener que quitarse los genitales… no sé, que cada uno haga lo que quiera, pero… me parece muy fuerte. Me parece algo más hacia fuera que hacia adentro. Hacia afuera de “si me quito el pene, soy una mujer completa y me van a aceptar”, ¿no?

P. De hecho, en el libro es lo que el chico que le gusta le acaba proponiendo, o, más bien, con lo que la acaba chantajeando. Le dice que estará con ella si le promete que se opera.
R. Sí. Yo esta conversación la he tenido con amigas mías transexuales y me han dicho que ellas se operaron porque eso lo veían y se ponían mal y se lo querían quitar. Pero tengo amigas trans que me dicen que son felices con sus penes, que tienen grandes orgasmos con ellos y que no se los van a quitar. Disfrutan con sus penes. Pero en el momento que le das bloqueadores a una niña, estás diciéndole que va a ser pasiva, no va a ser activa. Estás jugando con su sexualidad también, siendo una niña. Es complicado.

P. ¿Cómo crees que tiene que cambiar España en su educación sexual hacia los más jóvenes?
R. Yo creo que tendríamos que cambiar la educación en general, no solamente la educación sexual. La educación sexual tiene que ver… el sexo tiene que ver con la complicidad y el contacto con otra persona, y yo creo que no tienes que enseñarle a nadie a hacer el amor. Pienso así. No sé. Yo no puedo enseñarte a ti a besar. No puedo enseñar a nadie a chupar un pene o una vagina, eso lo hará cada uno como lo sienta. Creo que la educación sexual parte del deseo hacia la otra persona y fluye. No entiendo lo de “oye, pues tienes que coger el pene por aquí”, ¿no? ¿Qué vamos, al colegio ahora a enseñarles a chupar un pene? Creo que sí deberíamos enseñar, pero ya lo estamos haciendo, anticonceptivos. Pero, ¿enseñarles a hacer el amor con un hombre o una mujer? ¿Cómo lo haces, qué les enseñas: posturas? Eso lo descubres tú, con tu cuerpo.

P. Bueno, ahora los chavales descubren antes el porno que el cuerpo de la otra persona. ¿Piensas que pueden reproducir en su vida personal lo que ven en el porno? Luego, claro: hay desajuste entre el porno y la vida.
R. Bueno… hay que educar a la gente y hacerles entender que el porno es un producto y es ficción, y que puedes hacer cosas que has visto en una película porno y hay otras cosas que no. ¡O sí! No creo que el porno tenga que ser el que eduque sexualmente a los chavales, pero sí que creo que educa a muchos de ellos. Y tenemos una responsabilidad muy grande los que trabajamos en la industria para hacer un tipo de porno (no todo), pero sí un tipo de porno que el que quiera ver cosas en concreto, pueda acceder a ellas.

P. Evidentemente no lo podemos controlar, pero, de ser posible, ¿pondrías una edad límite para empezar a acceder al porno?
R. No sé, yo he sido muy precoz.

P. ¿Cómo de precoz?

R. No quiero hablar. Pasapalabra (risas). No sé, para mí el sexo no es nada malo. Para mí un cuerpo desnudo no tiene nada de malo. Hay gente que cuando ve un pene en una fotografía tapa los ojos del niño. ¡Y el niño tiene un pene también! Pero “niño, no mires”. Estás haciéndole entender que es algo malo. Mis hijos no viven en ese rollo. Para ellos un cuerpo es un cuerpo y no hay esa malicia de “no mires”.

P. Es censura, en realidad.
R. Exacto.

P. Otro debate abierto: ¿es el porno machista?
R. No sé. ¿Quieres que te enseñe porno en el que la mujer maltrata al hombre? Te puedo enseñar miles de escenas. En vez de escuchar tanto voz populi y mirar 4 o 5 escenas y decir que el porno es machista y se utiliza a la mujer como un objeto, yo creo que, simplemente por curiosidad, tendrías que entrar en internet y poner “mujer activa con hombre pasivo”. Vas a alucinar con lo que las mujeres les hacéis a los hombres. Y entonces me vas a decir eso qué es: ¿feminista, machista, sexo, fantasía, producto? Lo de que el porno tiene algo que ver con el machismo no lo compro. El porno es un producto. Es un negocio.

Tú buscas lo que quieres, compras y eliges lo que quieres ver. Si quieres ver a una mujer activa con un hombre pasivo, lo tienes. Si quieres ver a una mujer con los pechos grandes, lo tienes. Si tú quieres ver una mujer siendo sumisa con un hombre activo, lo tienes. En porno se producen más de 60.000 películas al año, ¿tú sabes la cantidad de pornografía que hay o que tú tendrías que ver para hacer un pequeño juicio sobre esto? Pero es muy fácil atacar a la pornografía, yo estoy muy acostumbrado a que digan que es machista, o que está controlado por hombres, o que todos los directores son hombres… es mentira. Hay muchísimas mujeres que hacen pornografía. Y son mucho peores que los hombres dirigiendo, son mucho más heavys, son más hardcore. Y no precisamente con los hombres, sino con otras mujeres.

P. ¿Cuál ha sido la experiencia más rara que has vivido con el sexo, ya sea en tu vida personal o en la laboral?

R. ¿Rara?

P. Sorprendente para ti.
R. Uf, tendría que pensar mogollón ahora. Rara, ninguna. Es que para mí el sexo no es raro. No he hecho nada raro… ha sido trabajo, sexo. Bueno, tuve sexo con una enana una vez, que fue diferente. Pero para mí las enanas no son raras. Eso sí, no conozco a mucha gente que haya tenido sexo con una enana. No fue raro, fue curioso. Sí, además era muy guapa.

P. ¿Hay algo que te parezca ‘inmoral’ (aunque sea una palabra muy religiosa que no tiene nada que ver con el porno)? ¿Hay algo que nunca harías?
R. ¡Inmoral…! Dentro de la pornografía profesional, nada. No estamos hablando de cosas… otro tipo de actos… pornografía infantil, con animales, ni nada de eso, ¿no? Todo ese tipo de cosas para mí no tienen nada que ver con pornografía. Tienen que ver con enfermedad mental.

P. He leído que dices que te has acostado con más de 2.000 mujeres. ¿Esto es verdad?
R. No es verdad porque yo nunca he hecho una lista, nunca las he contado. ¿2.000? Mentira. Muchas más.

P. Eres el verdadero Julio Iglesias español.
R. No, no. Julio Iglesias canta, y yo trabajo con mujeres todos los días. Entonces… yo siempre he dicho que no me gusta poner números a las mujeres, porque no son cosas, pero yo diría que más de 3.000, pero no he llegado a 6.000.

P. Y de todas esas veces, ¿cuántas te has enamorado?
R. Cada vez que hago el amor.

P. Eso es un recurso poético, entiendo, ¿no?
R. No sé, me he enamorado mucho… soy muy enamoradizo.

P. ¿Cambia tu manera de entender el amor el trabajar en la industria del sexo? Es como esto que se dice del ginecólogo, que nunca se sabe si le afecta su oficio a la hora de tener relaciones personales.
R. No tiene nada que ver. No sé cómo será para un ginecólogo (risas). Para él la vagina de su mujer nunca será como tocar una vagina en la consulta, creo. Para mí es totalmente diferente. Yo hago “on” cuando trabajo y cuando dejo de trabajar hago “off”, voy a casa y hago el amor con mi pareja. No hay comparación, no es comparable.

P. ¿Has sentido alguna vez presión por ser Nacho Vidal? Por lo que tus parejas sexuales pudiesen esperar de ti.
R. Presión… sí. Alguna vez alguna chica me ha dicho “¿cómo? Tú tienes que follar más, tú eres Nacho Vidal” (risas). Y yo: “Joder… no soy Nacho Vidal, soy Ignacio Jordà. No soy Nacho Vidal, ¿o es que me vas a pagar?”.

P. Las expectativas, qué daño hacen.
R. Sí (risas). Normalmente intento dejar el pabellón bastante alto porque sé que esperan mucho de mí. Sí, esa presión sí existe.

P. ¿Cuánto importa el tamaño?
R. El tamaño importa lo que le importe a ella y lo que le importe a él. Yo tengo muchas amigas que me dicen “el otro día conocí a un tío, a un modelo súper guapo, nos vinimos a casa y tal, le bajé los pantalones, le vi la polla y automáticamente cogí el teléfono y dije: ay, me tengo que ir”. Y eso lo he oído muchísimas veces. Es súper cruel. ¿Tú también has hecho algo así alguna vez? (…) Qué crueldad, tía. Qué malas sois. Pobrecitos. ¿Qué tiene que hacer el chaval? ¿Suicídate, directamente?

P. No, hombre. Seguro que habrá otra persona que lo valore.
R. Ya… también es verdad. Yo lo veo tan cruel cuando me lo dicen. Es que creo que puedes hacer otras cosas con el chico, no sólo penetración.

#hemeroteca #humor #television | Arguiñano cumple 70 años: “Los chistes que hacían gracia antes hoy no se pueden contar”

Imagen; Google Imágenes / Karlos Arguiñano
Arguiñano cumple 70 años: “Los chistes que hacían gracia antes hoy no se pueden contar”.
Lleva más años en la tele que Jordi Hurtado presentando ‘Saber y ganar’. Hablamos con él sobre cómo creó su imperio gastronómico.
Natalia Araguás | El País, 2018-09-29
https://smoda.elpais.com/celebrities/arguinano-cumple-70-anos-chistes-que-hacian-gracia-antes-hoy-no-se-pueden-contar/

Esto es un cocinero vasco que va a la presentación de la nueva temporada de su programa de televisión. Una chica se le acerca y le dice:

– Karlos, ¿me firmarías un autógrafo para mi abuela?

– Cómo no, ¿cómo se llama tu abuela?

– Se llamaba.

– ¿Entonces para qué quieres el autógrafo?

– Para ponérselo sobre la tumba.

– ¿Y cómo se llamaba tu abuela?

– Cristina.

El cocinero escribe: “Amiga Cristina, pronto nos veremos. Un abrazo de tu amigo Karlos”

Podría ser uno de los chistes con los que Karlos Arguiñano se prodiga entre receta y receta. Pero sucedió hace unos años en Madrid, explica a S Moda, cuando su programa se emitía en TVE. Da una medida de la popularidad de este chef que lleva tres décadas haciendo lo mismo en televisión sin que se canse la audiencia. Más incluso que el ‘Saber y ganar’ del incombustible Jordi Hurtado, que comenzó a emitirse en 1997. Igual que nadie puede bañarse dos veces en el mismo río, según Heráclito, nadie ve dos veces el mismo programa con Arguiñano. Toda una hazaña si se tiene en cuenta que se puso a ello en 1990 en ETB, es diario y apenas está guionizado, más allá de las recetas ricas-ricas: “Me suelen felicitar los presentadores de los telediarios, me dicen ‘qué huevos le echas. Y cuando parece que has metido la pata te pones a bailar’. Los que no tenemos máster hemos tenido que apretar mucho en la vida”.

Chascarrillos y cocina aparte, otro de los ingredientes del programa de ‘Karlos Arguiñano en tu cocina’ (en Antena 3 desde 2011) son sus opiniones políticas: másteres irregulares, los aforamientos y Trump están entre los últimos asuntos con los que se ha atrevido. Con 70 años recién cumplidos, no se corta a la hora de expresar sus puntos de vista, aunque sí ha hecho un esfuerzo por modular su humor. “Chistes que hacían gracia hace 30 años hoy no se pueden contar”, reconoce. “Mi madre, por ejemplo, es coja, hace 30 años yo contaba chistes de cojos y ahora no se me ocurriría. Se contaban también chistes muy machistas”. Arguiñano asegura que le parece bien, sobre todo “no contar historias duras de gente que sufre”, como los discapacitados. Síntoma de que “el pueblo llano ha mejorado un montón, aunque no los mandatarios”.

Llegó a televisión por casualidad, gracias a Joan Manuel Serrat. Estaba a punto de cerrar su restaurante de Zarautz para emprender las obras que lo convertirían también en el hotel de cuatro estrellas que es hoy cuando el cantautor, que actuaba en San Sebastián, se presentó a cenar con su equipo. “Nos dieron las cuatro de la mañana contando chistes”, recuerda. “Alguien de la mesa me dijo si quería hacer un vídeo y yo le dije que los chistes se los contaba gratis, que lo que quería era un programa de cocina”. Le tomaron la palabra, y de tres temporadas en la televisión vasca hasta hoy. En 2017 cerró su temporada más vista en Antena 3, con una media diaria de casi 869.000 espectadores y un 13,5% de cuota de pantalla. ¿El secreto? Ser gracioso, además de sincero, honrado y constante, en descripción propia. “Veo a mucha gente intentándolo sin serlo, en televisión o entretienes o aburres. Hay profesionales buenísimos que no tienen ese punto natural, conmigo siempre se han reído, llevo con las mismas chorradas desde hace 50 años”, reflexiona Arguiñano.

La televisión se le apareció en el mejor momento. Tras nueve años trabajando en el golf de Zarautz, quiso montar su propio restaurante y, a la hora de buscar ubicación, fue ambicioso: se enamoró de un palacete de principios del siglo XX en primera línea de mar. Y se lanzó a comprarlo con apenas 300.000 pesetas. “Si no llega a ser por la televisión, no puedo pagarlo”, explica el cocinero, hijo de un taxista y una modista de Beasain. Hoy tiene 300 empleados a su cargo en un enjambre empresarial que incluye, además del hotel-restaurante, una escuela de cocina, una bodega de vinos, un equipo de pelotaris y la productora Bainet, socia del Grupo Audiovisual de Medios de Producción, creado para constituir La Sexta, en la actualidad miembro del accionariado de Atresmedia. Gran aficionado a las motos, se atrevió incluso entrar en el negocio de la mano de su amigo Ginés Guirado, quien fue mecánico de Ángel Nieto, con el equipo Arguiñano & Ginés Racing Team (AGR Team). Uno de las pocas aventuras empresariales en las que ha tenido que dar marcha atrás: este año deja el Mundial para hacer el campeonato de Europa. Su hija, Amaia Arguiñano, una de las pocas ingenieras de telemetría en la parrilla, trabajará en un equipo sueco.

También ha publicado 60 libros de cocina. Que, unidos a sus 28 años en televisión, llevan a plantearse si el recetario español da para tanto. “Cuando empecé pensaba que, si un ama de casa maneja unas 25 recetas, yo como profesional manejaba unas 400. Y después de tantos años de programa diario veo que las recetas no se acaban, ya he debido cocinar las alubias blancas de unas 200 maneras distintas”. Lo cual no significa que siempre se haya librado de la polémica. Hace poco fue objeto de chanza en las redes después de marcarse una receta de macarrones a la boloñesa. “¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Bocata de atún con olivas?” o “Está a tres programas de abrirse una lata de fabada y calentarla en el microondas”, fueron algunos de los malévolos tuits. “Ya lo vi, hicieron el ridículo porque hice unos macarrones que no los comen ni en la Casa Real, te lo juro por la gloria de mi madre, con su reducción de vino tinto. Ese era un personaje que comía macarrones con tomate, lo mío era una boloñesa enriquecida”, defiende con desparpajo.

Aunque ha dejado su hotel-restaurante en manos de sus hijos –tiene siete– por ahora no ve el momento de jubilarse. “Te jubilas y empiezas a ver las obras, yo estoy mayorcito pero muy bien”, bromea. “Siento que hago un programa útil”. El cocinero que formó parte de la Nueva Cocina Vasca y decidió apearse del mundo Michelin en pro de la divulgación gastronómica y un restaurante de gama media, ha tenido al cabo una trayectoria espectacular. “Elegí a Juan Mari Arzak de padrino de mi sexta hija porque tenía tantos y en aquella época andaba tan mal de dinero que pensé que era quien más manejaba y dije, oye, por si hay que mandarla a estudiar. Un día me Arzak me cogió y me dijo que no me había ido nada mal’”.

#hemeroteca #homofobia | Un maricón

Imagen: El Mundo / Fernando Grande-Marlaska
Un maricón.
Rafa Latorre | El Mundo, 2018-09-29
http://www.elmundo.es/opinion/2018/09/29/5bae237522601d94128b4622.html

Está visto que el brillo de una palabra como maricón consigue cegar hasta las inteligencias más templadas. Si hay alguien invulnerable a las connotaciones peyorativas que siempre ha tenido la mariconada es Fernando Grande-Marlaska. El juez se casó en 2005 y a la vuelta de un viaje con su marido decidió concederle una entrevista a Rosa Montero en El País para contarlo. Por entonces todavía hacía falta que alguien como el juez, hoy ministro, le demostrara a miles de ignorantes que homosexualidad no es antónimo de virilidad.

Aquel rotundo "un maricón" que la fiscal Delgado, ahora ministra, soltó en alegre comandita con el comisario Villarejo, no merece explicación. A menos que estemos dispuestos a convertirnos en una comunidad de eunucos. En todo caso lo que sería necesario es que la ministra explicara la pregunta inmediatamente anterior. "¿Puedo contar lo de éste?", le consultó a Baltasar Garzón antes de revelar "lo de éste" al que hoy sabemos que era un chantajista. El mismo Villarejo ya estaba sugiriendo cuál era su condición en aquella sobremesa procaz. El brillo cegador de "las chorbitas" que el ex comisario dijo haber reclutado también ha impedido atender al hecho de que eran enviadas para extraer información a "gente dura, correosa en los consejos de administración» que «menuda ruina les buscaban". Curiosamente, la ministra puede hoy dar gracias a que Grande-Marlaska no sea hombre de andarse con mariconadas, pues su orgullo gay tenía otra virtud además de la aleccionadora y es que le protegía del chantaje. Es sabido que lo que mejor engrasa el chantaje es la vergüenza, aun cuando el origen de esta es la discriminación. No es el caso de los hombres a los que la ministra acusó de irse con menores en Cartagena de Indias. Si aquella fue una mentira para animar la charla, malo; si era verdad, mucho peor. Andar regalándole -o suministrándole- a un extorsionador confidencias que no te atreves a denunciar ante un juez reduce la más salvaje charla tabernaria a la categoría de anécdota.

Las conversaciones privadas presentan el gran problema deontológico del periodismo y yo me veo incapaz de resolverlo. Me temo que no soy el único desconcertado pues quienes hoy editorializan contra la ciénaga, ayer hozaron en ella como cochinos. Convendría llegar a una solución estable, más que nada por la imposibilidad manifiesta de que la gente deje de saber lo que sabe, que es lo que los medios ahora le están pidiendo a su público. Primero, con un sensacional despliegue, reclaman su atención y, después, le prescriben lobotomía.

viernes, 28 de septiembre de 2018

#hemeroteca #lgtbifobia | Marlaska, en el "Ochéntame" de la lucha LGTBI: "Cuando se lo conté a mi madre, estuvimos 4 años sin hablarnos"

Imagen: El Diario / Fernando Grande-Marlaska en 'Ochéntame otra vez'
Marlaska, en el "Ochéntame" de la lucha LGTBI: "Cuando se lo conté a mi madre, estuvimos 4 años sin hablarnos".
El programa nostálgico emitió anoche este reportaje que contaba, entre otros, con el testimonio del actual ministro del Interior.
Vertele!, El Diario, 2018-09-28
http://vertele.eldiario.es/noticias/GrandeMarlaska-Ochentame-lucha-LGTBI_0_2053294655.html

‘Ochéntame otra vez’ emitió este jueves en La 1 de TVE su entrega "Mamá, soy gay", un reportaje sobre la lucha de diferentes colectivos por visibilizar y normalizar la homo o la transexualidad en el que, como les contamos, participaba el ministro Fernando Grande-Marlaska con su testimonio.

La emisión de esta entrega ha coincidido en la semana en la que han salido a la luz unos audios en los que Dolores Delgado, titular de Justicia, se refiere a su hoy compañero en el Consejo de Ministros como "maricón". Eso sí, la grabación del programa fue anterior a estos hechos.

"La reacción de mi madre fue como si la hubieras matado"
En el reportaje, el ministro de Interior realiza un repaso a momentos importantes en la lucha del colectivo LGTBI y relata sus propias experiencias personales. "La primera vez que lo conté fue en el 88, y a mi madre 10 años después. La reacción fue un desgarro, como si la hubieras matado, como si fuera el daño más profundo que has podido causarle... Es tremendo, es como responsabilizarte totalmente", cuenta Grande-Marlaska, que confiesa que perdió el contacto con su progenitora al salir del armario: "Retomamos la relación después de 4 ó 5 años. Durante ese tiempo no la vi".

Cuenta el ministro que "un chico de 18 años, en mi caso en una capital mediana como Bilbao, en ese aspecto primero tienes que saber si hay, dónde... Bastantes problemas tienes en la cabeza con esa edad en asumirte, admitirte... La familia, la sociedad de uno pesa mucho. Por mi carácter era dificilísimo, imposible, dar ese paso", explica.

Además, Marlaska algún momento de esos primeros años: "Me acuerdo un poquito más mayor, casi saliendo y yendo a Nueva York a alguna zona de ambiente, cuando entrabas en un pub gay casi que mirabas si había alguien conocido detrás".

La lucha por los derechos LGTBI, a través de diferentes voces
‘Ochéntame otra vez’ hizo un repaso a los puntos claves de la lucha por los derechos LGTBI, desde los años de la dictadura hasta la aprobación de la Ley del matrimonio homosexual, a través de voces importantes del movimiento. Además de la del ministro, se escuchan los testimonios de Carla Antonelli, Luis Gé Martín, María Giralt y Jordi Petit, entre otros.

También aparece el recordado Pedro Zerolo, en una entrevista de archivo. "En aquella época -dictadura- se ingresaba a los homosexuales en prisión para rehabilitarnos y para reeducarnos. Recuerdo con horror cómo se señalaba al homosexual, al maricón, al sarasa, invertido...", cuenta en el vídeo. Tal como afirma la voz en off del reportaje, más de 4.000 homosexuales fueron sometidos a torturas en las prisiones españolas durante el franquismo, según datos de la Asociación de expresos sociales.

"Después de las primeras elecciones democráticas todavía se estaba ingresando en centros cerrados a homosexuales, sometiéndoles a terapias contra su voluntad", recuerda Grande-Marlaska. Se siguió penando la homosexualidad y la transexualidad hasta 1988, cuando se deroga la figura del escándalo público.

En este camino, el ministro destaca la lucha de los transexuales: "A las personas transexuales, el mundo LGTBI les debe muchísimo, porque esa es la gente que realmente lo tuvo difícil y peleó en unos momentos nada fáciles".

Por último, Grande-Marlaska recuerda el momento de la aprobación de la Ley que permite el matrimonio homosexual, en 2005, por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: "La sociedad respondió de una forma más que razonable, muy positiva en aquel momento", apunta. "Son cuestiones de dignidad humana, y todo aquello que es cuestión de dignidad humana es cuestión de derechos humanos", concluye.

jueves, 27 de septiembre de 2018

#hemeroteca #antiabortistas | "Me han hecho sentir una asesina": el acoso de los grupos antielección a las mujeres que abortan

Imagen: El Diario / Acoso antiabortista
"Me han hecho sentir una asesina": el acoso de los grupos antielección a las mujeres que abortan.
La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) ha elaborado un estudio pionero sobre "el hostigamiento" que sufren las mujeres a las puertas de las clínicas por parte de grupos antiabortistas. Han entrevistado a 300 mujeres de Madrid, Málaga, Córdoba o Albacete: un 89% se sintió acosada y un 91% cree que deberían recibir protección pública. "Miles de mujeres se han visto increpadas, insultadas, coaccionadas o amenazadas de algún modo", explica ACAI en el informe.
Marta Borraz | El Diario, 2018-09-27
https://www.eldiario.es/sociedad/asesina-dejaban-antieleccion-mujeres-abortar_0_818918369.html

"Me han puesto muy nerviosa y no me dejaban en paz por mucho que yo se lo pedía", "me han hecho sentir como una asesina, me han dicho que iba a ir al infierno, que estaba matando a mi hijo (el niño venía mal), horrible, no sé si esto es legal", "se ponían delante y no me dejaban tranquila". Son testimonios reales de mujeres que se han visto increpadas por los grupos antiabortistas que se sitúan a las puertas de algunas clínicas cuando entran para interrumpir voluntariamente su embarazo. Una realidad que varios centros llevan años denunciando y sobre lo que, por primera vez, una investigación arroja luz.

Aprovechando el Día en Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos, la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI), que se celebra este 28 de septiembre, ha elaborado un estudio pionero para el que, durante todo un año, ha entrevistado a 300 mujeres que acudieron a abortar entre el verano de 2017 y este de 2018 a diferentes clínicas: dos de Málaga, una de Albacete, Algeciras, Córdoba y dos de Madrid. El informe pretende poner sobre la mesa cuál es la percepción de las mujeres que interrumpen su embarazo frente "al hostigamiento" de los grupos antielección.

Un fenómeno "recurrente" que se repite en otras clínicas de la geografía española, como en Barcelona o Ciudad Real, donde pequeños grupos se colocan, en unos casos con periodicidad diaria y en otros semanal, para abordar a las mujeres, rosario en mano, e intentar convencerlas de que no entren a los centros "Podemos afirmar que miles de mujeres se han visto increpadas, insultadas, coaccionadas o amenazadas de algún modo", explica ACAI en el estudio.

El 66% se sintió amenazada
Los tres centenares de mujeres que componen la muestra fueron preguntadas en los centros acreditados tras ser abordadas por los manifestantes antiabortistas. La gran mayoría, un 73%, se sintió muy molesta y un 10% se mostró indiferente ante ello. Un porcentaje que, afirma ACAI, "llama la atención", pero que "responde a un perfil de mujer muy segura de su decisión, a quien las posiciones de estos grupos no consiguen alterar, si bien las desaprueban".

A la pregunta de si se han sentido acosadas y amenazadas, un 89% y un 66%, respectivamente, responde afirmativamente, y casi un 40% asegura que lo han experimentado de varias formas: verbalmente, con entrega de folletos, obstruyéndoles el paso..."Generalmente lo que hacen es ponerse en la acera, traen pancartas y les empiezan a repartir folletos con información sesgada y supuestas consecuencias que no existen. En algunos sitios incluso las cogen de la ropa o del brazo", explica Eva Rodríguez, directora médica del grupo Ginesur, al que pertenecen varias de estas clínicas.

Aunque este tipo de grupos siempre han enmarcado sus acciones en una campaña de información y prestación de ayuda, solo el 1% de las entrevistadas consideró de utilidad su presencia. De hecho, todas las mujeres mantuvieron su decisión y realizaron la interrupción voluntaria de su gestación, tal y como habían decidido. "Las mujeres insisten mayoritariamente en que el contacto con estos grupos ha sido desagradable, molesto, calificándolo como una violación de su intimidad", explica la investigación.

De hecho, a excepción de una minoría de testimonios de mujeres que aluden a que lo que acaban de vivir a las puertas de la clínica, les es indiferente, la mayoría apuntan a la incomodidad que les provoca: "Es muy desagradable encontrarte con estas personas en un momento de vulnerabilidad", dice una. "He llegado a la clínica muy nerviosa porque abortar no es fácil, pero para mí lo peor ha sido el acoso (...) He querido llorar y marcharme a mi casa", cuenta otra.

Exposición de su privacidad
En este sentido, las mujeres consideran que se trata de una intromisión en su espacio íntimo que vulnerada su privacidad y se sienten expuestas ante el ejercicio de un derecho al que siguen accediendo mayoritariamente en silencio. "La mayoría están en una situación complicada, aunque tengan la decisión muy clara. Hay mujeres a las que incluso hay que darles medicación cuando entran en la clínica y ayudarlas con técnicas de relajación para que se calmen", sostiene Rodríguez, que también es vicepresidenta de ACAI.

"Me hacen sentir vulnerable, ya que pierdo totalmente mi privacidad al verme expuesta de este modo", recoge como testimonio el informe. "Es una decisión difícil y encontrar gente con carteles, cruces y abordándote en la entrada no es un plato de buen gusto. Si ya venimos nerviosas, esto lo aumenta", comenta otra de las mujeres.

A la clínica ginecológica Ginecenter (Málaga), una de las que ha participado en el estudio, estos grupos acuden unas tres veces a la semana, dice su director Alberto Stolzemburg. "Les enseñan fotografías de fetos de una avanzada gestación y otras espeluznantes de fetos destrozados. Les dicen que son unas asesinas y que van a matar a su bebé. Nosotros salimos y nos enfrentamos a ellos, se apartan un poco y al rato vuelven. Llevamos muchos años denunciando esto...", reflexiona con cierto desánimo.

En algunos de los folletos que reparten aluden a "el Holocausto ocultado del aborto", muestran imágenes de fetos de hasta 22 semanas y de supuestos abortos y aseguran que la interrupción voluntaria del embarazo tiene consecuencias inmutables como depresión, baja autoestima o incluso cáncer de mama. Otros aluden a que "las consecuencias del aborto no se borran nunca. Estás tú sola y tu aborto para toda tu vida".

Demandan protección institucional
Aunque las clínicas admiten que no se trata de amplias mayorías sociales, de hecho son grupos pequeños, sí inciden en la molestia que les causa a las propias mujeres y a los profesionales que trabajan en los centros. "Principalmente les afecta a ellas, pero también a los profesionales y el personal –personas que limpian, atienden el teléfono...– que trabaja con nosotros", matiza Stolzemburg, que hace referencia a que el recrudecimiento de este tipo de acciones se produjo a raíz de la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en 2010, que estableció el sistema de plazos.

Los centros denuncian la "inacción" institucional y policial y alertan de que "se está produciendo este acoso con total impunidad". "Las pocas denuncias que han sido interpuestas por algunas mujeres y por algunos/as profesionales médicos han sido o bien archivadas o bien permanecen aún suspendidas en algún momento del procedimiento judicial", esgrime el informe, que incide en las bajas probabilidades de que una mujer "que ante todo quiere preservar su intimidad" y "huir del estigma asociado al aborto" denuncie este tipo de hostigamiento.

Sobre si estas acciones deberían estar prohibidas en España, también han sido preguntadas las mujeres, de las que una gran mayoría (el 95%) responde afirmativamente. En esta línea, un 91% cree que deberían recibir protección pública frente al acoso, mientras que un 8% no la desea o no se pronuncia. Dentro de este porcentaje hay mujeres que "manifiestan su temor a que dicha protección implique de un modo u otro hacer pública su identidad".

Ante esta situación, las clínicas demandan protección y exigen "con carácter de urgencia" que sea tratado como un "problema de orden público" con la consiguiente investigación de las denuncias presentadas, la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el cumplimiento de "la normativa municipal sobre utilización de espacios públicos". Eso mientras se da luz verde a la ley que, piden, sea aprobada en el Congreso a imagen de la normativa francesa, que sanciona estas acciones en el marco de un delito "de obstaculización" al aborto.

"Las mujeres que interrumpen su embarazo lo hacen en base a un derecho que se les ha reconocido y el ejercicio de ese derecho debe ser protegido cuando es obstaculizado. Estas mujeres a las que no se protege son víctimas, están siendo estigmatizadas (...) Desde ACAI siempre nos hemos preguntado si este nivel de tolerancia sería el mismo si las concentraciones se produjeran en las inmediaciones de cualquier otro centro sanitario", concluye el estudio.

#hemeroteca #identidades | Pero, ¿tú qué eres?

Imagen: El País
Pero, ¿tú qué eres?
Identidades de género diversas.
Celia Blanco | Mordiscos y Tacones, El País, 2018-09-27
https://elpais.com/elpais/2018/09/25/mordiscos_y_tacones/1537873426_179817.html

Definirse como hombre o mujer no trae implícito tener unos genitales concretos A veces, ni siquiera nos sentimos identificados con ninguna de esas dos categorías humanas.

Durante años frecuenté un bar en Chueca antes de que la mayoría de locales terminaran reconvertidos en chinos o en franquicias. Su dueño me miró embelesado hasta que una noche se armó de valor y me preguntó si ya había terminado mi proceso de reasignación de sexo. Mi tamaño y vozarrón engañan. Aquella vez, hace más de 10 años, solo fue la primera.

Una persona cisgénero es aquella cuya identidad de género coincide con su género asignado. Yo soy una mujer cisgénero, por mucho que algunos crean que soy una mujer trans. Una persona transexual es aquella cuya identidad sexual no concuerda con el género asignado. Al fin y al cabo, asignarnos ser de un sexo u otro, es algo que hace un miembro del personal sanitario al hacerse cargo de la genitalidad del recién nacido. Ve un pene, asigna hombre. Observa vulva, determina mujer. Pues no siempre. La identidad de género no la da una genitalidad u otra. Tus genitales no determinan que seas hombre o mujer. Hay niñas que nacen con pene y niños que nacen con vulva. Carla Antonelli es una mujer transexual que lucha incansable, entre otras cosas, por la Ley Integral de Identidad y Expresión de género, aprobada por mayoría absoluta en marzo de 2016, pero que primero ignoró Cristina Cifuentes y de la que también se escaquea Ángel Garrido. Hasta el Defensor del Pueblo se ha llevado las manos a la cabeza por el incumplimiento de esta ley. Leo Mulió es un hombre transexual y psicólogo en Transdiversa. Leo también pelea. Lo lleva haciendo desde el primer día. Su canal de YouTube, tiene años, y sigue siendo una referencia. Con él suple la irresponsabilidad política porque la transexualidad forme parte de la diversidad y realidad educativa de este país. Cualquier menor con dudas sobre su identidad sexual, encuentra en la red lo que el colegio le niega. Esta Jessica explica lo que es ser la novia de un chico trans y, a pesar de no estar editado y de su calidad bastante rudimentaria, más de un millón y medio de reproducciones confirman que se debe de pasar de contrabando en los recreos. Yo, por si acaso, espero que circule aún más.

Si ya hay peloteras con los hombres y mujeres transexuales, no les quiero ni contar con las personas no binarias. No se identifican ni como hombres ni como mujeres; en esa nomenclatura no se sienten cómodes. Y digo cómodes, porque, las personas no binarias piden elles mismes que usemos el sufijo e como inclusivo. También conviene saber que no son transexuales. El término transexual solo se aplica a los dos géneros, hombre, mujer y ellos no son ni una cosa ni otra. Las personas no binarias piden, por favor, que dejemos de preguntarles por sus genitales. ¿Por qué tienen que ser hombres o mujeres? ¿Quién les obliga a ser una u otra cosa? Australia tiene el género no específico desde 2014. Desde 2015 los nepalíes pueden inscribirse en el tercer género, indefinido. En los Territorios del Noroeste de Canadá, desde 2017, todos los nacimientos se registran con la identidad de género x. Lo decidieron en Asamblea Legislativa, puesto que esta región de Canadá carece de partidos políticos. Y sin embargo, también la existencia del tercer género crea disparidad de opiniones. Para Leo Mulió, "en ocasiones no se está haciendo de la mejor manera, llegando incluso a mezclar cuestiones de diversidad corporal (intersexualidad) con identidades no binarias, complicando aún más la situación. Según cómo se haga esto puede contribuir a un gran avance social o a una forma más de discriminación. Definitivamente lo mejor desde mi punto de vista es que se eliminase el sexo/género de la documentación, igual que se ha hecho con otras características que aparecían en el pasado".

Hace unos días, falleció Francisco Javier U. P., más conocido como Ely. Había recibido una brutal paliza por parte de un menor tres semanas antes. El hecho de que Francisco Javier vistiera cuando le daba la gana de mujer, llevó a muchos (entre los que me incluyo) a pensar que se trataba de una mujer transexual. Varias asociaciones de personas transexuales explicaron que, en muchas ocasiones, son elles mismes los que ocultan su condición ante el rechazo de los círculos más cercanos. Hay personas transexuales que no modifican en absoluto su cuerpo y hay hombres, independientemente de su orientación sexual, que se travisten por gusto. Durante horas especulamos sobre la obligación de los medios de informar correctamente sobre la identidad sexual de Ely. A mí me calló la bocaza Miguel, un vallisoletano que conocía al fallecido. "Querida, creo que prejuzgas con ligereza. Pero insisto, valoro tu esfuerzo profesional por tratar de acercarte al personaje y a la persona, otros ni lo han intentado. Yo solo critico esa necesidad de etiquetas, que a Ely le darían igual (por no usar lo que ella diría)". ‘Touché’, Miguel.

Para Leo Mulió, sin embargo, la identidad de género es innegociable: "Saber la identidad de género de las personas es fundamental. Vivimos en un mundo en el que la mayoría de la población ni siquiera es consciente de qué es la identidad de género, ni de que eso mismo es lo que nos hace pertenecer a un género (mujer, hombre o género no binario). Es por este motivo que se siguen vulnerando los derechos fundamentales de las personas trans".

Había publicado ya este artículo cuando la gente de Transdiversa se puso en contacto conmigo para explicarme un par de cosas que yo no había transmitido correctamente. Lo hicieron con una sonrisa en la cara y muchísima humildad. Su intención es hacernos entender.

¿Seremos capaces de querer aprender?

#hemeroteca #violenciasexual #justicia | La poderosa abogada que ha vencido a Bill Cosby

Imagen: El País / Gloria Allred
La poderosa abogada que ha vencido a Bill Cosby.
Gloria Allred fue violada a los 20 años y ha defendido a mujeres contra personajes tan potentados y mediáticos como Weinstein, Trump, O. J. Simpson o Eddie Murphy.
Maite Nieto | El País, 2018-09-27
https://elpais.com/elpais/2018/09/26/gente/1537981243_373880.html

Gloria Allred es una institución en Estados Unidos. Algunos la han erigido como la mejor abogada del país, otros la critican abiertamente por su desmedida afición a las cámaras y por ser excesiva e histriónicamente combativa, hasta el punto de haber sido carne de caricatura en programas tan populares como 'Los Simpson', ‘South Park’ o ‘Saturday Night Live’. Otros, y especialmente otras, tienen reservado un altar para ella en el cielo de los combatientes por los derechos de las mujeres.

Ambos bandos tienen motivos razonables para mantener sus opiniones pero a Allred, de 77 años, le precede su historial. Aunque en sus métodos abunden las puestas en escena milimétricamente medidas y las ruedas de prensa casi cinematográficas, los resultados son contundentes. Se podría decir que los pleitos que ha sacado adelante desde que comenzó a ejercer la abogacía, hace más de 40 años, son un pilar incuestionable de los avances de la batalla de las féminas del mundo por la igualdad.

Su último triunfo ha sido conseguir que el actor Bill Cosby, de 81 años, conocido como ‘El padre de América’, haya sido condenado este martes a entre tres y diez años de cárcel por agresión sexual. El magistrado decretó su ingreso inmediato en prisión y calificó al intérprete como “un depredador sexual violento”. Allred ha representado a una treintena de las mujeres que presentaron acusaciones contra él.

“Hay una guerra contra las mujeres. Ellas confían en que sea fuerte y reivindique y proteja sus derechos". "(...) El poder solo entiende de poder. Hace años que me comprometí para colaborar con la injusticia”. Estas dos declaraciones realizadas en ‘Seeing Allred’, el documental que Netflix estrenó sobre ella el pasado mes de febrero, resumen los valores que sustentan su ejercicio profesional. Un trabajo que ocupa los siete días de la semana —sus últimas vacaciones conocidas fueron en los años ochenta— de esta menuda mujer (mide 1,58 centímetros) que deja mudos a sus contrarios con su elocuencia.

No habla de oídas, se ha enfrentado a los mejores abogados con clientes icónicos para la opinión pública, pero también a sus propios fantasmas. Se casó con 19 años con Peyton Huddleston, un “guapísimo chico que estudiaba en la Universidad de Pensilvania” con quien tuvo a su única hija, Lisa Bloom —abogada, como ella— un año después. El matrimonio solo duró dos años debido al trastorno bipolar que padecía su marido y sus frecuentes pérdidas de control.

Madre soltera y con su recién finalizada carrera de Lengua y Literatura como único activo, empezó a trabajar como maestra. Poco despues, decidió irse de vacaciones de verano a Acapulco con una amiga y allí un médico con el que salió a cenar la violó a punta de pistola. “Fue espantoso. Ni siquiera hoy puedo hablar de ello. Me quedé embarazada y tuve que recurrir a un aborto ilegal. Sufrí una hemorragia. Pero lo peor fue lo que me dijo la enfermera: 'Que te sirva de lección en el futuro”, recordó en el documental sobre su vida.

Después conoció a quien sería su segundo marido durante 19 años, William Allred, y se licenció en Derecho. Afirma que todas sus experiencias vitales han sido la energía que ha dado combustible a su lucha contra los hombres que no conocen límites a su poder: “Madre soltera sin apoyo económico, acoso sexual, discriminación salarial y otras cosas que jamás mencionaré”, ha señalado como los resortes que han empujado su lucha.

¿Sensacionalista? ¿Oportunista? ¿Exagerada? ¿Orgullosa? ¿Poderosa? Los calificativos que utilizan sus detractores no quitan mérito a sus logros. “Se ha hecho justicia. Ha sido necesaria mucha valentía (...), al principio a muchas de ellas no se las creyó. Estamos muy contentas de que podamos decir que finalmente las mujeres son creídas en un tribunal, bajo juramento (...), donde se intentó desacreditarlas (...) Finalmente, se cree en las mujeres”, dijo a las puertas del tribunal que condenó a Cosby.

El azote de Trump y Weinstein
Bill Cosby no ha sido el único contrario mediático de Gloria Allred. El golfista Tiger Woods, los actores Mel Gibson y Eddie Murphy, el director Roman Polanski, el exdeportista O. J. Simpson o Dodi al-Fayed, que murió junto a Diana de Gales en París, se han enfrentado al látigo legal de esta abogada que no se para ni ante Donald Trump a quien ganó un pleito en 2012 y a quien persigue judicialmente para interrogarle por las acusaciones de acoso sexual presentadas por una decena de mujeres.

#hemeroteca #adulterio #justicia | El delito de adulterio será historia en India: la lucha por la igualdad de género a golpe de sentencias

Imagen: El Diario
El delito de adulterio será historia en India: la lucha por la igualdad de género a golpe de sentencias.
El Tribunal Supremo del país acaba de despenalizar el adulterio y trabaja ahora para eliminar una excepción que no condena al hombre en caso de violación dentro del matrimonio.
Michael Safi | El Diario, 2018-08-27
https://www.eldiario.es/theguardian/India-lucha-igualdad-genero-sentencias_0_818918402.html

El Tribunal Supremo de India ha dictaminado que el adulterio ya no es un delito. Añade que la ley colonial es inconstitucional y discriminatoria contra las mujeres. Un tribunal de cinco jueces del Tribunal Supremo dijo de forma unánime que el delito penal de tener una relación sexual con una mujer sin el consentimiento de su marido era arcaico y privaba a las mujeres del poder.

Quienes presentaron el caso intentaron que la sección 497 del Código Penal indio fuera neutral desde un punto de vista de género. Pero el tribunal dijo que la ley, que supone penas de hasta cinco años de cárcel, es arbitraria y tiene que ser derogada.

"Ya es hora de decir que el marido no es el amo de nadie", dijo el presidente del alto tribunal. "La soberanía legal de un sexo sobre el otro es errónea". "La sociedad tiene dos conjuntos de normas para juzgar la moralidad de hombres y mujeres", añade otro juez, Dhananjaya Chandrachud. "La ley tiene prejuicios de género, da una voz desigual a las parejas".

Esta decisión es uno de los varios casos que ha valorado este tribunal y que se consideran progresistas. A principios de este mes, los jueces decidieron despenalizar la homosexualidad y pronto decidirán sobre un caso para determinar si se puede restringir la entrada de las mujeres en edad de menstruar al célebre templo Sabarimala del estado de Kerala.

Al igual que la decisión de legalizar la homosexualidad, algunos defensores de la ley contra el adulterio consideran que la decisión tomada este jueves es algo así como un acto de descolonización del código penal del país de la era Raj.

"Doy la bienvenida a este fallo del Tribunal Supremo", dice Rekha Sharma, directora de la Comisión Nacional de la Mujer de India. "Era una ley anticuada, que debería haber sido eliminada hace mucho tiempo. Esta es una ley de la era británica. Aunque los británicos la habían eliminado hace mucho tiempo, nosotras seguíamos atrapadas en ella".

Los abogados del Gobierno central se habían opuesto a la derogación de la ley, sosteniendo que eliminar las sanciones contra el adulterio "daría lugar a la relajación de los vínculos matrimoniales". La ley había sobrevivido a tres impugnaciones judiciales anteriores, la más reciente de 1988.

El mismo tribunal está trabajando ahora en la legalidad de otra ley que hace una excepción para la agresión sexual si el perpetrador y la víctima están casados. El Gobierno, así como varios grupos de defensa de los derechos de los hombres, ha presentado peticiones contra la supresión de la excepción del matrimonio.