lunes, 31 de diciembre de 1979

#libros #homosexualidad | Elementos de crítica homosexual

Elementos de crítica homosexual / Mario Mieli ; [traducción de Joaquín Jordá]. [Elementi di critica omosessuale. 1977. Español]
Barcelona : Anagrama, 1979.
334 p.
Colección: La Educación Sentimental.
ISBN 9788433913128
/ ES / IT* / ENS
/ Filosofía / Historia – Siglo XX / Homosexualidad / Liberación sexual / Marxismo
Nueve conclusiones cierran estos “Elementos de crítica homosexual”:

1) La liberación del Eros y la emancipación del género humano pasan necesariamente por la liberación del homoerotismo, entendida como el cese de la persecución contra los homosexuales manifiestos y la expresión concreta del componente homoerótico del deseo por parte de todos los seres humanos.

2) La liberación de la homosexualidad supone el total reconocimiento y la concreta manifestación del deseo erótico hacia las personas de diferente sexo por parte de los/as homosexuales, y la realización de un nuevo modo gay de amarse entre hombres y mujeres.

3) La antítesis heterosexualidad-homosexualidad deberá ser superada y sustituida por una síntesis transexual.

4) La liberación de la homosexualidad y la abolición de la represiva primacía heterosexual-genital determinarán la desinhibición completa y la liberación de la profunda naturaleza hermafrodita del deseo.

5) La liberación de la transexualidad del sujeto llevará a la negación de la polaridad entre los sexos y a la conquista utópica del nuevo hombre-mujer o, mucho más probablemente, mujer-hombre.

6) Éste es el único camino para la (re)conquista de la comunidad humana y la superación de la neurosis individual y social: el conocimiento anulará las barreras entre el Yo y el no-Yo, entre el Yo y los demás, entre cuerpo e intelecto, entre el decir y el hacer.

7) Para ello, es necesaria la afirmación del movimiento revolucionario de las mujeres.

8) El hundimiento del sistema falocéntrico supone el hundimiento del sistema capitalista. El proletariado revolucionario y el movimiento de las mujeres revolucionarias son las dos caras del Partido comunista-comunidad humana, del que el movimiento de los homosexuales es el culo.

9) Para dicha revolución son de extrema importancia la contribución del sadismo, el sadomasoquismo, la pederastia propiamente dicha, la gerontofilia, la necrofilia, la zoofilia, el autoerotismo, el fetichismo, la escatología, la urofilia, el exhibicionismo, el voyeurismo, etc., es decir, de todas las llamadas “perversiones”, sin olvidar la más “perversa” de todas: la “esquizofrenia”.

Como dice Mario Mieli, dichas afirmaciones escandalosas pueden inducir al lector a serlo desde la primera página, o a lanzar el libro por la ventana (o a un “vade retro” púdico e hipócrita), dándose cuenta al instante de que no está interesado (o tal vez excesivamente…) en una lectura de este tipo, en determinadas hipótesis.

Mario Mieli es colaborador de la revista Lambda y ha participado, como actor y autor, en espectáculos teatrales como “La traviata norma evvero: veffanculo… ebene sì!”, incitantes a la transgresión de la “normalidad”.

martes, 26 de junio de 1979

#hemeroteca #orgullo | Detenciones policiales y violencia ultraderechista en el Día Mundial del Orgullo Gay

Imagen: Agente Provocador / FLHOC en el Orgullo Gay de Madrid
Detenciones policiales y violencia ultraderechista en el Día Mundial del Orgullo Gay.
El País, 1979-06-26
https://elpais.com/diario/1979/06/26/sociedad/299196009_850215.html

El Día Mundial del Orgullo Gay se celebró el domingo en varias ciudades del Estado y arrojó, como parte del saldo, 138 detenidos en Bilbao y diversos enfrentamientos con grupos ultraderechistas en Valencia. Las varias decenas de miles de personas que se manifestaron en la jornada, a la que prestaron su apoyo grupos de mujeres y partidos de la izquierda extraparlamentaria, corearon consignas contra la ley de Peligrosidad Social, la discriminación laboral de los homosexuales, la moral machista y el derecho al libre uso personal de la sexualidad. En la mayoría de los actos celebrados se guardó un minuto de silencio por los homosexuales muertos o represaliados en los últimos diez años y se hizo especial mención a Vicente Vadillo, travesti muerto hace unos días en Guipúzcoa por disparos de un policía de paisano. Sobre este tema informan Patxo Unzueta, Jaime Millás, Enric Canals y José Aguilar, corresponsales de El País en Bilbao, Valencia, Barcelona y Sevilla, respectivamente.

En una redada iniciada poco antes de la medianoche del domingo, 138 personas fueron detenidas en la calle de La Pelota, en pleno casco viejo bilbaíno, pocas horas después de finalizar la fiesta organizada en el paseo del Arenal, próximo al lugar de las detenciones, con motivo del Día Mundial del Orgullo Gay Varios partidos políticos han ex presado su protesta por lo que consideran «injustificada actuación policial», y se han iniciado gestiones de cara a la posibilidad de entablar una querella contra las Fuerzas de Orden Público (FOP) por dicha actuación. La redada se centró en el bar La Lonja, situado en la citada calle cuyos dos extremos fueron bloqueados por dotaciones policiales Varios policías de paisano armados con pistolas irrumpieron en el local y conminaron a los asistentes a desalojarlo. Unas trescientas per sonas que se encontraban en las inmediaciones fueron obligadas a colocarse contra la pared, mientras se procedía a su cacheo. Ciento treinta y ocho de los identificados fueron conducidos a comisaría, donde permanecieron hasta las siete de la mañana. La afluencia a la zona del casco viejo era más numerosa de lo habitual, por coincidir con la tradicional noche de San Juan. Algunas de las personas detenidas explicaron poco después de abandonar la comisaría que «el criterio para decidir a quiénes detenían y a quiénes no era, en general, la largura del cabello o el aspecto personal más o menos ‘progre’».

Fuentes policiales explicaron que la redada había sido motivada por las quejas del vecindario respecto a los ruidos nocturnos provocados por los jóvenes que acostumbran frecuentar el bar, e indicaron que en el lugar se encontraron varias jeringas hipodérmicas y algunas ‘barritas’ de hachís.

Valencia: provocaciones ultraderechistas
En Valencia celebraron la jornada unas 5.000 personas, con una manifestación por la ciudad, iniciada a media tarde, y que concluyó en un clima de tensión a raíz de persistentes intentos de grupos ultraderechistas por romperla. El enfrentamiento más duro se produjo en la avenida del Oeste, poco antes de que la manifestación llegara a su final, al rodear los piquetes de autodefensa a un grupo ultra provisto de palos y marcarles un plazo de cinco minutos para disolverse o tirar los palos. Ante su negativa, los piquetes, ayudados por numerosos manifestantes, consiguieron alejarlos de la columna, después de enfrentarse físicamente.

La actuación de estos grupos fascistas coincide con la publicación en la prensa local del mismo día de un comunicado de Fuerza Nueva por el que invitaba al lector a mostrar su repulsa contra la creciente degradación social y moral y descalificaba a todo grupo que se sintiera orgulloso de defender las «aberraciones sexuales» en el Día Mundial del Orgullo Gay.

La manifestación fue encabezada por una pancarta del Moviment d'Alliberament Sexual del País Valencià (MASPV), en contra de las leyes que reprimen la libre sexualidad y a favor de la legalización de las organizaciones homosexuales.

Un dirigente del MASPV cerró el acto -tras una hora de manifestación-, con la lectura de un parlamento que contaba con la adhesión de la Asamblea de Mujeres y de organizaciones políticas (PTE, ORT, MC-OIC y LCR, entre otras), todas ellas convocantes del acto.

Días atrás, el MASPV mantuvo una entrevista con el alcalde y el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, para que se le reconozca como movimiento ciudadano y para que la cooperación colabore en la creación de un Instituto de Sexología y en la organización de las próximas jornadas sexológicas del País Valenciano. Por otro lado, la Jornada Mundial del Orgullo Gay se prolongará hasta el próximo viernes, día en el que el MASPV ha organizado un gran festival musical al aire libre.

Cinco mil manifestantes en Barcelona
Alrededor de 5.000 personas participaron, en Barcelona, en la manifestación convocada por el Front d'Alliberament Gai de Catalunya (FAGC), para conmemorar el Día Mundial del Orgullo Gay. La manifestación había sido autorizada por el Gobierno Civil y transcurrió por el itinerario previsto sin que se registrasen incidentes. Los manifestantes lanzaron consignas reclamando la legalización del FAGC y la disolución de bandas fascistas, algunas de las cuales han llevado a cabo, durante los últimos días, diversas agresiones en zonas habituales de reunión de homosexuales. Paralelamente a la manifestación del FAGC, en las Ramblas tenían lugar diversos conatos de manifestación protagonizados por homosexuales y travestis de la Coordinadora de Colectivos de Liberación Gay (CCAG), grupo más radicalizado. La policía impidió tales intentos y disolvió estos grupos.

En Sevilla, varios centenares de personas celebraron un mitin en el local de CCOO. Los asistentes, que fueron obsequiados con flores, participaron en un debate en el que se afirmó que el homosexual no es un loco, un delincuente ni un enfermo.

Y TAMBIÉN…
«Enfermos, peligrosos y pecadores»: Disparos y machetazos en la Casa de Campo.
Eureka | Agente Provocador, 2017-02-01

http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/pioneros-gays

jueves, 21 de junio de 1979

#hemeroteca #liberaciongay | Apoyo popular a los homosexuales

Imagen: Punto y Hora de Euskal Herria / Primera mani de EHGAM en Donostia, 2019-06-12
Apoyo popular a los homosexuales.
Tras la muerte del travestí Francis.
C.R.G. | Punto y Hora de Euskal Herria, n. 130, p. 34-35, 1979-06-21
https://www.euskalmemoriadigitala.eus/handle/10357/48383

Tristemente ha tenido que morir una persona para que salga a la luz y sin tapujos un problema que desde siempre ha estado escondido o manipulado por la sociedad. El asesinato de Vicente Vadillo, travestí, a manos de un policía nacional vestido de paisano, ha servido para que Rentería y en general, toda Guipúzcoa, tomara conciencia de la homosexualidad y adoptara una postura. En la manifestación de Donosti, la pasada semana, se oyeron gritos en favor de la libertad sexual, del derecho homosexual y la libertad de expresión. Por primera vez se escuchaban con seriedad estas reivindicaciones, aplaudidas aún por las personas que se habían acercado a la concentración por aquello del morbo. Se ha dado un gran paso, el primero, porque, después de este increíble suceso ha quedado patente la imagen real y seria del problema.

Nos hemos acercado al tema de la homosexualidad, raras veces tocado en la prensa de Euskadi y hemos hablado con tres miembros de EHGAM (Euskal Herriko Gay Askapen Mugimendua). Pachi, de Ordicia; Julen, de Tolosa y Julen (ha preferido silenciar su procedencia), se muestran satisfechos ante este primer paso dado por el pueblo guipuzcoano.

Primer avance

— «Ha sido impresionante la lucha que ha llevado Rentería ante la muerte de Francis, teniendo en cuenta que el travestismo, desde siempre es el tipo de valor más aplastado por toda la sociedad. La verdad es que no esperábamos esta reacción». Hubo intentos de manipulación, como las notas oficiales, con claras intenciones de desviar la Opinión Pública. Destacaban con letras mayúsculas, que se trataba de un hombre vestido de mujer. EHGAM salió al paso con una nota que se leyó tras la manifestación, donde quedaba expresado el derecho de todas las personas, hombres y mujeres, a vestirse como mejor deseen y a disponer libremente de su cuerpo.

Hemos dado un paso importante porque la gente ahora se interesa por el tema, quiere información sobre nuestro grupo. Este interés ha nacido después de llevar dos años organizados y luchando por nuestros derechos.

—¿Por qué creéis que la homosexualidad ha estado y está todavía tan reprimida, sobre todo en Euskadi?.

— En Euskadi y en todas partes. Lo que ocurre aquí es que tenemos una carga histórica por las ideas sexuales judeo-cristianas, introducidas más profundamente que en otras zonas a causa de la pobreza cultural. Más tarde, hubo elementos, como Sabino Arana, que influyeron en toda la cultura vasca. De él es la frase «El hombre vasco es viril. El español es afeminado y por eso es torero (homosexual)». No queremos decir con esto que el Sabinismo fuera el culpable de esta represión. Este tipo de planteamientos habría sido similar si Sabino Arana nunca hubiera existido. Una serie de ideas estaban latentes en el ambiente y en la vida vasca.

—¿Os referís al sistema patriarcal?

— Sí, al sistema familiar patriarcal y sobre todo al patrimonial.

Incluso la hacienda estaba concebida como represora de la sexualidad. Estas represiones sexuales han tenido unas salidas, a modo de válvulas de escape, como el activismo político o el culto a la comida, con las sociedades gastronómicas y el buen beber. Lo cierto es que en Euskadi, a pesar de que no se han realizado estadísticas, existe uno de los índices más altos de homosexualidad.

—¿A qué es achacable este alto porcentaje?.

- En parte, a la educación. Todo el mundo tiene un componente homosexual y otro heterosexual. Hay una capacidad polisexual para una sexualidad u otra. Estas capacidades son las que se reprimen durante el aprendizaje de la sexualidad porque nos enseñan unos papeles concretos, entre ellos la procreación. Y esto implica hasta a los juegos infantiles: juguetes de niños, juguetes de niñas.

Tanto la homosexualidad exclusiva como la heterosexualidad están reprimiendo parte de la sexualidad. Hay estudios muy serios, como el de Kinsey, realizado en distintas clases sociales, que muestran al 50 por cien de los entrevistados con resultados positivos en relaciones homosexuales, llegando al orgasmo. Estas tasas suponen una aproximación a la realidad y perfectamente a la realidad de Euskadi que se esconde por completo.

Sentirse bien en su propia piel

-¿Con qué objetivos nació EHGAM en Euskadi?

— Se partió de unas bases: La homosexualidad se vivía de forma clandestina por la propia agresividad de la sociedad. Veíamos que había un campo importante a cubrir que ningún partido lo hacía. Siempre nos hemos propuesto que los propios homosexuales acepten la realidad, que empiecen a vivir su sexualidad sin represión. Pretendemos influir en la sociedad de tal manera que estas ideas vayan calando en el seno de la sociedad vasca. El problema es que antes de militar en un movimiento de este tipo, hay una serie de dificultades a salvar. Lo primero de todo, asumir el problema, luego poder practicar libremente la homosexualidad y por último, sólo los más concienciados o los que proceden de otros partidos, dan el paso de la militancia.

—¿Cuántos miembros pertenecéis a EHGAM en Guipúzcoa?

— Hay distintos círculos de participación. Los que más se mueven, dan charlas, escriben comunicados y trabajan en este sentido, somos del orden de los 20. Pero hay círculos que participan menos, aunque también están concienciados y de esta forma hemos llegado a formar un grupo muy estable. De todas maneras, nos consta que existen muchas personas indecisas. Nosotros tenemos unos apartados de correos, a donde se pueden dirigir para solicitar información. En Pamplona es el 1275, referencia M (mozas) y referencia N (mozos). En San Sebastián, apartado 953. En Durango, 181 y en Bilbao, 1667, referencia E. También tenemos una revista que se edita en Bilbao y a la cual se pueden suscribir todos los interesados. Para esto hemos abierto unas cuentas corrientes en la Caja Laboral Popular. En Bilbao, el número es 72000301-5 y en Donosti, 60001534-7. 

— A lo largo de la entrevista hemos utilizado en todo momento el término ’’homosexual”. Sin embargo, en vuestras siglas aparece la palabra "gay”…

— Gay es una expresión que define a la persona que es capaz de romper con los esquemas muertos de «homosexualidad», «heterosexualidad» o «bisexualidad», y aspira a vivir una sexualidad libre sin etiquetamientos. Gay es la persona que ama a otra sin asignarle un rol opresivo.

Tienen que cambiar las bases sociales


—En Europa, la homosexualidad está despenalizada. En Holanda, por ejemplo, las parejas de homosexuales que viven más de dos años juntos, tienen una serie de ventajas económicas en determinados servicios públicos. En Inglaterra, están permitidos los matrimonios homosexuales. EHGAM no está de acuerdo con estas medidas.

— No. No estamos de acuerdo porque es una forma de institucionalizar la pareja homosexual, entrando en un juego que mantiene el mismo tipo de valores y desviando el problema para que estas minorías no creen dificultades. Hasta que no cambien las bases de la sociedad, por mucho que cambien las leyes, no habremos avanzado nada. Si sólo tuviéramos problemas de tipo jurídico, no nos preocuparía. Lo que importa es tener que esconderse para no enfrentarse a una sociedad represora.

Tras la modificación de la ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social del 70, dejan de ser peligrosos seis de los 17 supuestos estados de peligrosidad, entre ellos «los que realizan actos de homosexualidad». Sin embargo, la aplicación del artículo 431, referido al escándalo público, ha estado a la orden del día. Martín Villa rechazó los estatutos del FAGC (Front d’Alliberament Gai de Catalunya) por considerarla asociación ilegal. ¿Cuál ha sido la actitud de los partidos políticos, ante estos hechos?.

—Habéis recibido apoyos?


— A nivel teórico hemos recibido ayuda. Nos referimos a los partidos del PSOE y PCE a la izquierda. Pero a esto hay que añadir una cosa: sabemos que ha habido intentos de acercamiento entre las juventudes de algunos partidos. Lo que ocurre es que, como éstas no tienen rentabilidades electorales, a no ser que reciban fuertes presiones por parte de sus juventudes, no toman posturas. EE durante su campaña electoral incluyó el problema en su programa político. LKI fue el único grupo que nos invitó a una charla. EMK-OIC nos presta sus locales para algunas reuniones pero no hemos llegado a nada más. Los grupos de procedencia etarra no han profundizado. La influencia de Sabino Arana ha calado tanto que el machismo todavía está muy enraizado.

—Y con los grupos feministas?

— Todos los contactos han sido positivos. Nosotros apoyamos el movimiento de liberación de la mujer porque sólo formando un movimiento de masas que luche en temas como «a trabajo igual, salario igual», aborto libre, guarderías de 24 horas, etc., las mujeres llegarán a ser verdaderamente independientes del macho. El lesbianismo solamente tendrá éxito si es reconocido como parte de una lucha más amplia contra la imagen estereotipada de las mujeres como pasivas e inferiores a los hombres. Empezamos a hacer causa común pero ellas prefirieron llevar la lucha por su cuenta.

En busca de la seguridad

—El homosexual necesita un reducto en el cual sentirse ”normalizado ” busca la seguridad entre un grupo de personas que sabe no pueden censurarle porque son como él. Esta es la explicación del nacimiento de los ghettos, donde se crea una cultura o subcultura gay.

— La sensación de seguridad hace que todas las personas del círculo te caigan bien. No hay nada criticable. Claro que esto se mantiene al principio porque de esta forma parece que se nos van a solucionar los problemas de soledad. Pero al poco tiempo, nos damos cuenta de que no todos son tan majos como parecía. Como todos tenemos problemas, lo único que hacemos es aguantar la situación y disimular, en vez de avanzar la crítica de comportamientos, situaciones, etc. Esta serie de actitudes conduce a un estatismo total. En la medida en que las relaciones son cada vez más insatisfactorias dentro del grupo, hay algunos que consiguen huir, pero otros aguantan hasta terminar llenos de frustraciones y sinsabores.

Una de las tareas más importante que nos hemos planteado, es decir no a esta situación, batallando contra nosotros mismos para eliminar o superar esta búsqueda de la seguridad en el ghetto.

Día Internacional del Orgullo Gay

El 28 de Junio del 69 en Nueva York, la policía, en una brillante actuación, después de cerrar un local donde se reunían habitualmente un grupo de homosexuales le prendió fuego. Los enfrentamientos de los homosexuales —que se unieron a los panteras negras- con la policía duraron varias horas. Desde entonces, se declaró este día como el Día Internacional del Orgullo Gay que se celebra la última semana de Junio. Este año, se han programado varios actos en Euskadi. Concretamente en Donosti, el día 21 tendrá lugar una charla (el local todavía no se ha concretado), el 22, manifestación en Bilbao y el 23, también en Bilbao, tendrá lugar una fiesta popular.


NOTA de IGLU: En el original, en vez de EHGAM constaba que el nombre del Movimiento de Liberación Gay de Euskal Herria era EGHAM, un error que se ha dado con mucha frecuencia en los medios de comunicación. Esta entrevista, que tuvo lugar en la cafetería Barandiaran (que se situaba en el Boulevard donostiarra), constituye la primera aparición mediática de militantes de EHGAM de Gipuzkoa.



Los partidos y los gays.
I.A. (EHGAMen militante) | Punto y Hora de Euskal Herria, n. 131, p. 4, 1979-06-28

https://www.euskalmemoriadigitala.eus/handle/10357/48383

Kaiso lagunok!

Euskaraz idatzi nahi nituzke egingo ditudan argipenak, baina zuen aldizkaria zeharo (bai zeharo, bizpahin horri ez baitz zer) erderaz denez gero, erderaz izango zainue ere ene eskutitz hau.

En el número 130 de nues­tra revista hay dos artículos en los que de alguna manera se toca el tema de las relaciones entre movimiento Gay y par­tidos políticos. Personalmente no quisiera crear ningún tipo de polémica, sino hacer cier­tas aclaraciones, aun a riesgo de que la información siga quedando incompleta, para evitar malentendidos o sus­picacias sin fundamento.

1) Al referirse al congreso de EIA, podemos leer literalmente (pag.: 22): ’’Quizá la ponencia más sorprendente, tal vez por ser el primer par­tido que a nivel de Estado la asume en un congreso, fuera la alternativa Gay” . Pues bien, si mis informaciones no son erróneas, que pudieran serlo, al menos en congresos del MCE y PCE celebrados con anterioridad, también fueron presentadas ponencias sobre esta problemática. Des­de qué punto de vista y con qué tratamiento... lo ignoro, pero eso ya es harina de otro costal.

2) En el articulo-entrevista a raíz de la muerte de Francis (pags.: 34 y 35) se lee:
- “… EE durante su campaña electoral incluyó el problema en su programa político...” Cierto, pero no lo es menos que HB que incluyó también en su periódico para las muni­cipales (al menos en Bilbao), y nos cedió varios minutos de su mitin central de campaña en el Pabellón de Deportes. Tampoco podemos olvidar que ya en las elecciones del 15-J del 77, FUT (LKI-OIC) y ESB (pags. 116 y 204 de su programa político) menciona­ban explícitamente la proble­mática de la homosexualidad.

- “... LKI fue el único grupo que nos invitó a una charla. EMK-OIC nos prestó sus lo­cales...” El PCE también nos ha prestado sus locales en más de una ocasión, y tanto éste, como el EMK y otros partidos que ahora no recuerdo nos han organizado charlas.

3) Y para terminar, dos puntos dirigidos al periodista firmante, C.R.G.: en Inglate­rra no se permiten los matri­monios homosexuales (incomprensiblemente los compañeros de EHGAM no se lo puntualizan), y Euskal Herriko Gay Askapen Mugimendua en siglas resulta EHGAM y no EGHAM como repetidamente se escribe en la prensa. De nada.

miércoles, 2 de mayo de 1979

#hemeroteca #sexualidad #urss | Se publica en Francia un libro sobre el puritanismo sexual en la URSS


Se publica en Francia un libro sobre el puritanismo sexual en la URSS
“La vida sexual en la URSS” es el primer libro, publicado en Francia estos últimos días, que desvela ampliamente esta parcela sexual, poco conocida, de la realidad soviética. Su autor, el doctor Michel Stern, es un ciudadano soviético, refugiado actualmente en Suiza, que, tras haber dirigido durante treinta años el servicio de endocrinología de Vinnitsa, en 1974 fue condenado a ocho años en un campo de trabajo por no haberse opuesto a sus dos hijos, que deseaban emigrar a Israel. Una campaña espectacular durante el verano de 1977, encabezada por cincuenta premios Nobel, consiguió la liberación del doctor Stern. Las experiencias que contempló como especialista en la clínica y en los campos de detención le han servido para elaborar este documento, testimonio de la evolución de la sociedad soviética. Informa Feliciano Fidalgo, corresponsal de El País en París.
Feliciano Fidalgo | El País, 1979-05-02
http://elpais.com/diario/1979/05/02/sociedad/294444011_850215.html

Oficialmente, según explica el doctor Stern, el delito de prostitución no existe en la URSS. La prostitución es inherente a la sociedad burguesa y, por ello, las mujeres no podrían practicarla en una sociedad socialista. Esto no impide que, a veces, sean perseguidas las mujeres públicas: en 1971, en Azerbaidjan, 1.221 señoras fueron procesadas por prostitución, pero el tribunal las condenó por “parásitas y vagabundas” (en la URSS existe la obligación de tener un empleo). El adulterio tampoco existe oficialmente en la Unión Soviética. Cuando alguien es acusado de semejante acto, se le encasilla entre los «moralmente inestables», indigno, por ejemplo, de viajar al extranjero.

Pareja feliz
Según el punto de vista oficial, dice el doctor Stern, «no existe pareja más feliz que la soviética». La ideología reinante actualmente es la misma que expresó un sociólogo en “El amor, el matrimonio y la familia”, libro publicado en 1951, durante la era estalinista: « La fuerza y la belleza del amor dependen del lazo ideológico existente entre el hombre y la mujer -escribía el autor del referido libro-. Entre las familias de los millonarios occidentales, durante muchos años, sólo se permitían los matrimonios de dinero. Su único objetivo consistía en reunir dos capitales en uno solo. Naturalmente, semejantes matrimonios conducían inevitablemente a relaciones extraconyugales. Sin embargo, en la URSS, como el capital y la propiedad privada se han abolido, ya no existe el adulterio.»Esta certeza oficial sobre el puritanismo de los ciudadanos soviéticos no impide una vida sexual extraña, consecuencia de las frustraciones inherentes al moralismo constitucional, según explica el doctor Stern, a partir de sus observaciones y de las confidencias que durante treinta años le hicieron sus pacientes en la clínica.

Las aglomeraciones de todo tipo se revelan como un refugio de la vida sexual. En 1966 más de seiscientos obreros de Leningrado le escribieron una carta al presidente del Consejo de Ministros, Alexis Kossiguin, para exponerle: «Las horas punta, en nuestra ciudad, son horas de vergüenza y de indignación. En estas latas de metal que se atreven a denominar “transportes en común”, hacinadas de cuerpos humanos, toda la dignidad humana, sobre todo las de las mujeres, es pisoteada.»

El doctor Stern cuenta que «los autobuses y los tranvías son escenarios de actos inesperados: dos estudiantes que se acarician mutuamente los órganos sexuales, una mujer que levanta la falda para facilitar el “vagabundeo” de las manos de un hombre o también un homosexual en busca de aventuras». Esta actividad clandestina está condicionada por una ley implícita que todo el mundo debe respetar: el anonimato. En un autobús de Moscú, la muchacha Natacha Semachko, de quince años de edad, fue atacada por cuatro conciudadanos: uno intentó colocarle su sexo en la mano, el otro coló su mano por debajo de la falda, el tercero la estrechó por delante y el cuarto por detrás. La chica, asustada, gritó. Los cuatro hombres la trataron de imbécil, de mentirosa, y la invitaron a no tomar el Metro si la amedrentaba la muchedumbre. Nadie defendió a la adolescente.

Contactos clandestinos
Las colas de espera en las panaderías, en las tiendas, en cualquier lugar público, características de la vida soviética, también se prestan para los contactos sexuales clandestinos. Pero, también en éste caso, el anonimato es norma: no es necesario conocerse de antemano, hablarse o seducirse. Se hace la cola, se compra la mercancía y, de paso, se aprovecha la coyuntura para un escarceo sexual más o menos leve.Desde principios de los años sesenta, en la prensa y en los libros se han empezado a abordar las cuestiones sexuales, aunque tímidamente. En 1962 se publicó “El muchacho y la muchacha”, que sólo utiliza una vez la palabra sexo, pero señala que el número de divorcios pasó de 0,6‰ en 1955 al 1,3% en 1961. En 1975, la revista “Salud” dedicó varios números a la educación sexual. En un artículo se llegó a decir, como algo muy osado, la frase siguiente: «Algunas mujeres ofrecen más zonas erógenas que otras, y estas zonas pueden estar ubicadas diferentemente. » En otros artículos se daban consejos útiles: «Si un muchacho observa que la enagua sobresale del vestido de una chica, no debe decirla nada, porque sería incorrecto.» En otro de estos artículos dedicados a la educación sexual, en 1975, se ofrecía «la duración ideal del acto sexual: dos minutos. Si el hombre retrasa su eyaculación puede convertirse en impotente». Lo esencial de la información tiende a destacar los peligros graves que implica la vida sexual. El doctor Sciadochtch, de Leningrado, recomienda la frecuencia máxima del acto sexual: una vez cada veinticuatro horas y con preferencia por la noche o al amanecer, pero sólo si se dispone del tiempo necesario para recuperar fuerzas antes de ir al trabajo. En 1966, la periodista Ada Blaskina publicó un artículo, «Ni ángel ni bestia», en la revista “La Gaceta Literaria”, en el que desvelaba sus verdaderos sentimientos en materia sexual, y decía que «una mujer no debe ser sólo el ama de casa concienzuda, sino una enamorada seductora». Inmediatamente se desencadenó una avalancha de cartas de protesta y de artículos como el del sexólogo de la República Democrática Alemana doctor Neubert, que escribía: «Nosotros queremos millones de familias sanas que ignoren todo tipo de patología.»

Cuatro preservativos
Los medios contraceptivos son prácticamente desconocidos en la URSS. Según afirma el doctor Stern en su libro, sólo se usan para impedir el embarazo los preservativos masculinos. Los soviéticos les llaman corchos, debido a su espesura. A pesar de esto último, no son sólidos y, por ello, en algunos casos los hombres emplean tres y hasta cuatro a la vez, lo que no facilita las relaciones amorosas. El doctor Stern cuenta que uno de sus pacientes, por razones de economía, lavó los cuatro preservativos y los empleó una segunda vez, cosa fatal para su mujer, diabética, porque “los corchos” no preservaron nada. Los preservativos occidentales cuestan hasta diez veces más que los soviéticos, pero cuando las mujeres han probado estos últimos ya no admiten los “corchos”. Una mujer que se había acostumbrado al preservativo capitalista -afirma “La vida sexual en la URSS”- se hizo frígida cuando su marido reincidió en el “corcho”. Pero, legalmente, el único medio contraceptivo en la URSS es el aborto. Autorizado y prohibido varias veces, desde 1955 las mujeres soviéticas pueden, interrumpir su embarazo.«El aborto es un medio primitivo, pero seguro y accesible», dice la doctrina oficial. La legalidad de este medio contraceptivo no le impide a la mujer «un procedimiento burocrático penoso y humillante». Algunas mujeres abortan hasta diez veces o más. El doctor Sterni cuenta el caso de una paciente suya que había abortado veintidós veces. A partir de un cierto número de abortos parece ser que una señora ya no necesita colaboración externa: en efecto, en la URSS se ha extendido una fórmula, consistente en beber un vaso de vodka, tomar un baño caliente acto seguido y después saltar sin parar hasta que la operación se consuma.

De 1974 a 1977, el doctor Stern vivió como detenido en varios campos de concentración. Afirma que en estos lugares la sexualidad se reduce prácticamente a la homosexualidad, que se practica por necesidad o por la fuerza. Los poderes públicos, sin embargo, no admiten esta realidad. Cuando el doctor Stern hablaba con los responsables de los campos de concentración o con los inspectores llegados de Moscú e intentaba convencerlos de que las violaciones y las violencias dominaban la vida sexual en estos lugares, las respuestas eran siempre las mismas: «El poder soviético no toleraría jamás ese menoscabo de la dignidad humana. Todo eso son invenciones.» El autor de “La vida sexual en la URSS” asegura que «la homosexualidad está, por lo menos, tan extendida en los campos soviéticos como en las prisiones americanas, aunque las desviaciones que engendra son mucho más terribles».

Homosexualidad por la fuerza
“Los verdaderos homosexuales” dice el doctor Stern que no existen apenas en los campos soviéticos. Casi todos llegan a la homosexualidad por la fuerza. El día 9 de abril de 1976, Anatole Chalapoukhine, de 36 años, se metió bajo las ruedas de un peso pesado. Poco antes, seis presos de “derecho común” lo hablan atado y violado en la sala de baños del campo. Incapaz de soportar esta violencia, se suicidó. Otro muchacho de veinte años, guapo, llamado Sistov, fue violado en febrero de 1977 por once detenidos. Pero éste resistió. Las autoridades de los campos amenazan a los detenidos con la homosexualidad: «Si no te portas como debes, si hablas demasiado, irás al calabozo y saldrás pederasta», intimidan los responsables. Esto se produce normalmente: el rebelde entra en su celda y se encuentra con un “derecho común” que lo viola. Estos «nuevos homosexuales» son conocidos en los campos con el nombre de “intocables”. Los violadores no son, sin embargo, auténticos homosexuales, sino que se consideran hombres “normales”, admirados en el campo. El doctor Stern cuenta como un caso corriente el que descubrió poco después de llegar al primer campo de concentración: un joven de veintidós años, llamado Gradov, siempre estaba cubierto de moratones porque en cada ocasión intentaba salvarse de los de “derecho común”, que por las noches lo maltrataban a palos antes de sodomizarlo. En enero de 1977 el detenido Kossolapov fue asesinado de un cuchillazo porque no quiso «ofrecer su culo». Pero dice el doctor Stern: «El salvajismo del crimen me impresionó menos que la indiferencia de las autoridades ante el asesinato de un inocente.» También existen harenes, bajo la autoridad de detenidos, que, por su fuerza y su granujería, consiguen privilegios especiales en el campo. En estos casos, el “chulo” oficia normalmente: sodomiza a sus víctimas gratuitamente, obliga a estas últimas a ejercer con quien paga y se lleva una parte de la tarifa establecida. La otra es para hacer «compras en beneficio de la comunidad». Algunos detenidos mutilan miembros de su cuerpo, «para que cuando salga de aquí todos sepan lo que se ha hecho con nosotros», y estas mutilaciones afectan a veces a los órganos sexuales. Otros presos, por miedo a convertirse en impotentes y a no «servir para nada» al salir libres del campo, realizan una operación consistente en introducir bolas de plástico en el pene, lo que hace de este último un útil temible. La mujer del detenido Studney murió como consecuencia del pene de su marido, plastificado con exceso. En los campos de mujeres la homosexualidad se desarrolla más amplia y más normalmente. Con frecuencia, las dos mujeres viven como marido y esposa. Esta última se encarga de todas las labores domésticas.

LECTURAS
La vida sexual en la Unión Soviética
Álvaro Corazón Rural | Jot Down, 2013-07-00
http://www.jotdown.es/2013/07/la-vida-sexual-en-la-union-sovietica/           
Cuando las mujeres rusas eran de todos
Fran Martínez | Rusia Hoy, 2013-06-12
http://es.rbth.com/blogs/2013/06/12/cuando_las_mujeres_rusas_eran_de_todos_28851.html