domingo, 9 de julio de 2017

#hemeroteca #valores | Ante una muerte en directo, ¿podemos anteponer eso de #LAVIDASIGUE ?

Imagen: El Asombrario / Pedro Aunión
Ante una muerte en directo, ¿podemos anteponer eso de #LAVIDASIGUE ?
Paco Tomás | El Asombrario, 2017-07-09

http://elasombrario.com/pedro-aunion-lavidasigue/

Se llamaba Pedro Aunión y era actor, bailarín y coreógrafo. El viernes, durante una actuación en el festival MadCool, el artista se precipitó al vacío desde una altura de 30 metros perdiendo la vida delante de miles de personas. Ante un suceso como este, ¿cabe anteponer eso de #LaVidaSigue ?

***

Una vez más, la realidad me sobrecoge. Pero siempre me estremece más asistir a las reacciones que esa misma realidad provoca en mis contemporáneos. Les confieso que cada vez me siento más desubicado en esta sociedad. Posiblemente la especie humana siempre fue igual, desde Atapuerca hasta nuestros días. No somos peores ahora que en la Edad Media. Lo que pasa es que ahora vivimos más.

Las sociedades no nacen con buenos valores, con ética, con moral social, como si fuesen programas de software con archivos incorporados. Aportan esos valores en un maravilloso concepto de autodeterminación. Y si, aun así, es difícil encontrar humanidad, imaginen si no se hace nada por fomentar esos valores. La sociedad se sostiene sobre dos pilares enfrentados. Las opiniones nos segregan en grupos y creemos que la nuestra siempre es la correcta. Pienso que antes no nos enterábamos de la opinión de una parte anónima de la sociedad. Conocíamos la de nuestro entorno inmediato y a veces ni eso, porque la prudencia siempre fue una buena autocensura. Hoy, con las redes sociales, tenemos una radiografía inmediata de la opinión de nuestros coetáneos y muchas veces nos sorprende.

La realidad es cruel cuando un artista, como es el caso del acróbata Pedro Aunión, muere en directo, actuando en un festival como el MadCool. Te inquieta que la decisión de la organización sea continuar con la fiesta e inmediatamente asistes a la indignación de aquellos que, o bien porque conocían al fallecido o bien por puro sentido común, consideran que el festival debería haber suspendido su programación. Pero la realidad se torna más cruel cuando esas razones se convierten en escudos contra los que lanzar argumentos a favor de la fiesta con ese ofensivo “la vida sigue”. O lo que es peor, “the show must go on”.

Opino que lo humanamente correcto hubiese sido suspender los actos del festival. Por puro respeto a un artista que estaba actuando delante de todo el mundo y un accidente le arrebataba la vida en directo. No quiero decir con esto que si el accidente no sucede a la vista del público sea menos importante. De hecho, estoy convencido de que, si al técnico de sonido de los Green Day le da un infarto media hora antes del concierto, puede que los Green Day suspendieran su actuación por respeto a su compañero. O puede que no, porque el mundo del espectáculo tiene una servidumbre muy especial que ya comentaré luego.

No digo suspender el festival; digo los actos inmediatamente posteriores al fatal accidente. El festival no lo hizo. Según la organización, porque así lo decidieron los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. A ver si lo he entendido: Un artista está haciendo un espectáculo aéreo, cae al vacío desde 30 metros de altura, delante de todos los espectadores, algunos incluso lo grabaron en vídeo y lo colgaron en sus redes sociales, ¿y la Policía recomienda que no se clausuren los conciertos y que la fiesta siga? ¿En serio? O sea, ¿es la Policía quien decide que se suspenda o no una actuación? ¿No lo decide la organización del festival? Debo pensar entonces que la Policía piensa que somos seres incapaces de comprender que, por respeto a un artista que estaba actuando y ha fallecido, la organización decida suspender los actos hasta el día siguiente. Lo mismo la Policía piensa que el público del MadCool se iba a amotinar. Si es así, quiero partir en el próximo viaje para colonizar nuevos planetas. Creo que lo que aquí hay es una organización soltando lastre, delegando responsabilidades, desvinculándose de lo sucedido y no asumiendo que se equivocó al no suspender el festival.

Pero volviendo a lo que comentaba antes, siempre he pensado que la profesión artística ha vivido puteada por ese maldito “el espectáculo debe continuar”. Nunca entendí a esos actores que presumen de haber salido al escenario y hacer la función la misma noche que fallecía su padre. Sí entiendo a los que lo hicieron y hoy se arrepienten. Porque ese “show must go on” es un puto lastre emocional para actores, cantantes, artistas o cualquier otra profesión que trabaja de cara a una audiencia. Pero, al margen de eso, que se instale en nuestra sociedad un “la vida sigue” como si fuese un bálsamo inmediato ante un accidente tan escalofriante como ese y poder seguir saltando en un concierto, de verdad, me parece inmoral.

No puedo cosificar la muerte. Intentas sobrevivir a las noticias, pero me cuesta creer que cuando alguien muere delante de ti, puedas seguir bailando. Nos escandalizamos cuando unos adolescentes llenaron Twitter de quejas porque Telecinco había suprimido la emisión de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ para informar de los atentados de Bruselas. Hoy asisto a la opinión de muchos adultos a los que les parece lógico que el show deba continuar cuando una persona se estrella contra el suelo delante de miles de espectadores. Que se suba la música y salga un tío disfrazado de conejo a bailar. Como un gag de Los Simpson.

Escribo esta columna desde la más rotunda incomprensión. Aquella que relega la vida humana a un segundo lugar. Me da igual lo que pongamos en primer orden: el capital, la fiesta, la seguridad, el negocio. Cuando buscamos una razón que anteponer a nuestra propia vida, la frase “la vida sigue” se convierte en un insulto. Cuando la vida humana no está en el primer lugar de nuestro ‘software’ mental, quizá deberíamos pensar si estamos construyendo una sociedad digna de ser heredada. 

Y TAMBIÉN…
El homenaje de Green Day que merecería Pedro Aunión en el Mad Cool.
Fuimos parte de los miles de testigos de la muerte del artista mientras realizaba su espectáculo en el festival madrileño. Este es nuestro humilde homenaje. Descansa en paz.
Tentaciones, 2017-07-11
https://elpais.com/elpais/2017/07/08/tentaciones/1499532245_238047.html 
Hemos visto morir a un trabajador (de los diez muertos la semana pasada).
La terrible muerte de Pedro Aunión rompe por un momento la invisibilidad en que fallecen 600 trabajadores al año.
Isaac Rosa | El Diario, 2017-07-10
http://www.eldiario.es/zonacritica/Pedro_Aunion_madcool_accidente_6_663593653.html
¿Debió cancelarse el MadCool? No era tan fácil.
El festival siguió con los conciertos tras la muerte de un artista. Una suspensión es una medida extrema que puede causar más problemas.
Javier García Ropero / Pablo Sempere | Cinco Días, 2017-07-10
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/07/10/fortunas/1499708464_548220.html 
Green Day sobre la muerte en el Mad Cool: “Si lo hubiéramos sabido antes, no habríamos tocado”.
El líder del grupo, Billie Joe Armstrong, difunde un mensaje de homenaje al bailarín Pedro Aunión.
EP | El País, 2017-07-09
https://cultura.elpais.com/cultura/2017/07/09/actualidad/1499607668_383306.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...