viernes, 9 de junio de 2017

#hemeroteca #transexualidad #menores | Itziar Alonso,: «Un transexual se empieza a expresar en el cole o en el pediatra; hay que escucharle»

Imagen: El Diario Vasco / Itziar Alonso
Itziar Alonso, Catedrática de Psicología de la UPV/EHU: «Un transexual se empieza a expresar en el cole o en el pediatra; hay que escucharle».
Los Cursos de Verano de la UPV abordarán a final de mes cómo detectar, actuar y acompañar al menor en los casos de transexualidad infantil.
Estrella Vallejo | El Diario Vasco, 2017-06-09
http://www.diariovasco.com/gipuzkoa/201706/09/itziar-alonso-catedratica-psicologia-20170609002044-v.html

Los Cursos de Verano que organiza la UPV-EHU abordarán los días 26 y 27 de junio las carencias a las que se enfrenta el sistema para detectar los casos de transexualidad infantojuvenil, pero sobre todo los problemas que surgen a la hora de acompañar a dichos jóvenes. La catedrática en psicóloga Itziar Alonso subraya la importancia de «saber escuchar» como pilar fundamental en el proceso identitario de los jóvenes transexuales.

-La pregunta que da nombre al curso es una de las grandes incógnitas. ¿Cómo hay que abordar la transexualidad infantil desde los ámbitos sanitario y educativo?

-Eso es precisamente lo que vamos a exponer. En el curso se hablará sobre lo que se hace en el día a día, los protocolos que se están aplicando. Se creó una guía el año pasado en el Gobierno Vasco para comprender el proceso y ver cuáles serían las pautas de actuación en estos casos. Pero es una guía que no necesariamente conocen todos los profesionales. Estas personas empiezan a manifestar sus deseos, aunque no sea de forma directa, en el colegio, en el pediatra y es muy importante entender qué pasa por su mente para ayudarles a que tengan una vivencia mejor.

-¿Dónde pondría el foco del problema?
-Desde muchas instancias médicas no se considera un problema de salud, pero si se saca de las clasificaciones se consideraría que es un 'vicio' y si alguien necesitara un tratamiento debería hacerlo de forma privada. Es decir, que las clases sociales desfavorecidas se quedarían sin asistencia sanitaria. Es por ello que una de las cuestiones del curso es poder escuchar a profesionales de pediatría, endocrinología, psicología y educación que tratan con estos chavales y que nos van a decir cómo se está actuando, qué habría que hacer en las clasificaciones generales y si sería necesario plantear cambios.

-¿Le viene a la cabeza algún cambio urgente?
-Uno de los estudios que se presentará es el de un investigador que ha trabajado con familias y jóvenes, y plantea la necesidad de escuchar. Luego ya veremos si alguien necesita una ayuda y de qué tipo, pero lo primero es escuchar, porque igual te está dando pistas que permitirán ver cómo abordar esto en los siguientes meses.

-En la escucha, el papel de la familia es fundamental.

-Cuando son más mayores tienen otra serie de recursos, una red social más extensa, pero cuando son pequeños no tienen más que a los padres y compañeros de clase. El hecho de que una madre o un padre esté continuamente negando a su hijo, genera una situación más complicada y las repercusiones se agravan. Entre otras cosas, un niño quiere que sus padres le entiendan y no le nieguen, aunque en un inicio no sepan si se trata de un deseo o una certeza.

-¿Cuántos casos de transexualidad infantil o juvenil se estima que hay en Euskadi?
-Los datos que hay son muy variados. Y ese es uno de los motivos por los que es preciso valorar esta cuestión. Si coges el estudio de Gómez realizado en 2006 en el Estado, revela que el número de personas con sexo biológico de nacimiento asignado como hombre cuando su sexo sentido es mujer (THM) sería de una persona por cada 21.000. Y en el caso contrario, personas con morfología de mujer y sexo sentido de hombre (TMH) la incidencia es de una persona por cada 48.000. Sin embargo, otro estudio elaborado ese mismo año por Esteva determina que habría un caso por cada 10.000 de THM y uno por cada 15.000 en TMH. Estas últimas cifras son las que se estiman en el País Vasco.

-¿A qué se debe ese baile de cifras?
-A que la conceptualización que se hace de ese hecho es diferente. Es decir, todo depende de cómo esté definido en los sistemas clasificatorios médicos, psicológicos y psiquiátricos. Si eso varía, lo hacen también las cifras. Es decir, si pregunto cuántas personas hay desnudas en la playa, dependerá de si las personas consultadas consideran que hacer topless, por ejemplo, es ir desnudo o no. En este caso, sucede lo mismo.

-¿Esa fluctuación es otra de las cuestiones que se van a abordar?
-Sí, el primer día la conferencia la impartirán especialistas de pediatría, endocrinología, ginecología, un psicólogo clínico que trabaja en el Hospital de Cruces y Pepe Quintas, del Gobierno Vasco. Se centrarán en los protocolos y en explicar la guía de atención, cómo se actúa y cómo se debería actuar en las áreas de educación, sanidad y servicios sociales. También estará presente Aingeru Mayor, presidente de la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis, que hablará sobre los conceptos de persistencia y desistencia. Hay que distinguir entre tener un deseo y saber claramente que se está produciendo una cuestión identitaria. A veces lo que hay detrás de esas cifras es una mala conceptualización de la transexualidad. Los datos de persistencia o desistencia dependen de dónde mires, tienes desde el 27% al 95% de persistencia.

-¿La falta de comprensión se da más habitualmente por una limitada capacidad de expresión del menor o por una falta de escucha del adulto?
-Cuando no se saben expresar como los adultos, lo transmiten a través de juegos y van dando ciertas pistas. Ahora bien, el castellano para eso es muy claro, no es el verbo 'to be'. 'Yo soy un chico o una chica' es una forma de expresarse muy clara. No están diciendo que 'creen ser' o que 'parecen ser', sino que 'son'.

-Para comprenderlo hay que escuchar, pero también educar en que el sexo de nacimiento no siempre se corresponde con el sentido...
-Dos de las participaciones que tenemos son materiales educativos que se han generado a través de cómics y fotografías que reflejan justo eso. Hay materiales trabajados desde Chrysallis que se van a mostrar en el curso y que abordan cómo trabajar la diversidad. La segunda jornada está más enfocada a la educación y a conocer esos materiales. Se escucharán historias de familias que han pasado por este proceso, también de chavales, para concluir hablando sobre la transfobia interiorizada. Es decir, cuando un individuo se niega a sí mismo y acaba interiorizando el odio que puede percibir de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...