martes, 8 de agosto de 2017

#hemeroteca #nudismo #cuerpos | A partir de este momento pongo mi viejo cuerpo al servicio del nudismo

Imagen: Cadena SER / San Pedro del Pinatar
A partir de este momento pongo mi viejo cuerpo al servicio del nudismo.
MDMA Talde Transfeminista, 2017-08-08
https://mdmataldea.blogspot.com.es/2017/08/a-partir-de-este-momento-pongo-mi-viejo.html

No sé cómo ni por dónde empezar. Tengo varias alternativas, el verano, el cuerpo, el sol, la playa, el nudismo, pero ninguna me convence. Es como si lo que pienso y lo que escribo no tuvieran conexión alguna. Igual lo mejor es lo más simple.

Practico el nudismo en la playa desde hace muchos años. Aprendí a hacer nudismo cuando amigas feministas, anarquistas e independentistas canarias me enseñaron que el nudismo iba a ser una pieza más de la compleja estructura ideológica que estaba desarrollando en aquellos años junto a ellas.

Con el nudismo sentí el amor a una tierra interminablemente colonizada, el respeto por un ecosistema frágil, y el rechazo hacia la especulación y el turismo que nos empobrece.

Pero ese nudismo ideológico con tintes naturista y ecologistas, de playas ilocalizables y caminos imposibles, característico de una época, desaparece. El nudismo en las playas se muere o, mejor dicho, se viste. No tiene reemplazo.

En los últimos años estamos viendo como cada vez hay más textiles que invaden las playas nudistas. Los fines de semana la invasión textil es tal, que no hay apenas diferencias respecto a cualquier otra playa. En todos estos años también hemos visto playas nudistas que han dejado de serlo y, además, hay playas nudistas que lo eran en su totalidad o su extensión y ahora se nos relega únicamente a una pequeña esquina.

Creo que, con el paso del tiempo, aquella discusión sobre la legitimidad de los textiles en las playas nudistas quedó resumida en una defensa pobre sobre el derecho de textiles a estar con bañador en cualquier playa. Derecho sustentado en un supuesto ejercicio de libertad y estrategia pedagógica que haría que con el tiempo textiles se unieran y se quitaran la sexofobia.

Vaya golazo!!!!!. No sólo no conseguimos que se desnudaran, sino que acabaron arrebatándonos aquellos pequeños espacios de sol y naturaleza de los que disfrutábamos.

Algo inseparable de mi etapa nudista también, es que en todos estos años he sentido bastante acoso en las playas. Acoso proveniente del significado de mi cuerpo racializado y desnudo dentro del HETEROPATRIARCADO. No necesito demasiados adjetivos para explicarlo: consumible, acosable, atacable, etc.

Resumiendo, diría que acoso ejercido en muchas ocasiones por esos padres de familia que vienen solos a las playas nudistas con gorra y gafas de sol. La verdad es que son muy fáciles de detectar. Los hay de todo tipo, los que intentan hacerse pajas, los que te graban con el móvil, los que no dejan de mirar, los que cuando ven que vas al agua ellos también van e intentan rozarte. Bueno, una cuadrilla de reprimidos y cobardes que actúan, por cierto, con bastante impunidad. Para más detalles, diría que son esos que forman parte del gremio de los que atacan, violan, golpean y matan. En realidad, cuando los veo, además de desprecio, siento miedo por sus hijas.

Con nudismo y sin acoso he intentado disfrutar de las playas desde entonces. No siempre lo he conseguido (me cuesta mucho hacer como que las cosas no ocurren). Sin embargo, desde hace algún tiempo ya no me siento tan observada y acosada. Sospecho que empiezo a no interesarles. Ha habido un cambio paulatino: Mi cuerpo y yo envejecemos. Me alegro. Me gusta haber salido esa celda patriarcal, me gusta que ya no les guste mi cuerpo.

Ahora he pasado a otra dimensión, la de los cuerpos rechazados por el macho heteronormativo. Ahora que todo ha cambiado, cuando estoy en una playa nudista o no -pero sobre todo no nudista- siento unas ganas incontrolables por quitarme la ropa y pasearme delante de sus familias. Ponerme cerca, muy cerca.

Quiero que me vean sus hijxs. Mi cuerpo ya no es deseable por el patriarca, y ahora que lo desprecian, solo quiero contonearme delante de todos ellos, ver cómo les molesta el cuerpo desnudo de una vieja. Me encanta.

En esa nueva dimensión en la que me encuentro, no puedo evitarlo y me disparo. Subo y subo en un ejercicio incansable de euforia bipolar. Sueño e imagino más cuerpos como el mío, los de mis aliadas, mis mujeras. Todas aquellas que la norma no quiere ver porque su exposición la quiebra, la revienta: cuerpos viejos, gordos, negros, rotos, desiguales, cosidos, caídos, enteros, cambiados, peludos, ilógicos, todo lo que el macho alfa no quiere consumir y depredar, paseándonos por todas las playas. Sonrío. Ahora soy yo la que os molesta, nosotrxs somos lxs que os incomodamos -sigo soñando-.

Imagino entonces que el nudismo revive en nuestros cuerpos, esos que trans-greden, esos que también nos enorgullecen. Es por todo esto, que no es poco, por lo que a partir de ahora pongo mi nuevo viejo cuerpo al servicio del nudismo.

Y TAMBIÉN…
San Pedro del Pinatar dice oficialmente adiós al nudismo tras 40 años de tradición.

El pasado 24 de julio entró en vigor la ordenanza que prohíbe y castiga los desnudos integrales, además de reservar sitio en las playas o "la evacuación fisiológica en el mar o la playa".
La Crónica del Pajarito, 2017-08-07
http://www.lacronicadelpajarito.es/region/san-pedro-del-pinatar-dice-oficialmente-adios-al-nudismo-tras-40-anos-tradicion
San Pedro del Pinatar dice adiós al nudismo tras décadas de tradición.
El pasado 24 de julio entró en vigor la polémica ordenanza que prohíbe y castiga los desnudos integrales con multas de hasta 750 euros.
Ruth García · EFE | Cadena SER, 2017-08-06
http://cadenaser.com/emisora/2017/08/06/radio_murcia/1502015612_685693.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...