sábado, 15 de abril de 2017

#hemeroteca #politica #mujeres | La muerte de Carme Chacón… ¡a mí, plín!

Imagen: Google Imágenes / Carme Chacón
La muerte de Carme Chacón… ¡a mí, plín!.
Macarena Neva Delgado | Pikara Magazine, 2017-04-15
http://www.pikaramagazine.com/2017/04/la-muerte-carme-chacon-plin/

“Vamos a agilizar los desahucios… se crearán juzgados específicamente para ello”
(Carmen Chacón, 28 de septiembre de 2007)

“¿Estimada?” Carmen Chacón:

Todo parece indicar que pasarás a la historia como la “primera mujer española que estuvo al frente de un Ministerio de Defensa”. Soy capaz de imaginar la dificultad que supone romper el techo de cristal para llegar a ocupar un Ministerio como ese, con el lastre añadido de un embarazo de 8 meses; no serían pocos los alaridos misóginos que habrás tenido que soportar en este frente tan ibérico, tan machista.

La inesperada noticia de tu muerte ha provocado un aluvión de condolencias y el reconocimiento a tu labor como política española, pero como feminista tengo que decirte que “a mí, plín”, y como feminista militante, que mujeres como tú no son dignas de reconocimiento alguno por mi parte, ni tú, ni tu homóloga actual Mª Dolores de Cospedal, ni ninguna de las que formáis parte del tablero que configuran las reglas del juego que determinan el orden mundial actual en el que vivimos. Junto a ti, Theresa May, Marine Le Pen, Angela Merkel… sois ejemplos y la prueba evidente de que la simple presencia de las mujeres en los espacios de toma de decisiones y de poder no ayudan en nada a la causa feminista si no va acompañada de una ideología que defienda una profunda y radical idea de la igualdad. Vosotras y las mujeres de vuestra clase no representáis sino la desigualdad dentro del colectivo de mujeres: frente a las privilegiadas como tú, las precarias y explotadas que malviven en el submundo que los de tu clase os empeñáis en perpetuar, un modelo de sociedad marcado en la actualidad por una crisis del modelo económico que ha llevado a la toma de decisiones políticas que han desembocado en una realidad laboral marcada por la explotación, precariedad, salarios miserables, contratos laborales de corta duración y el desmantelamiento del estado del bienestar, un legado, querida Carmen que has dejado tras de ti después de tu muerte, y de la que te considero cómplice y responsable.

La cadena temporal de sucesos no queda aquí, hay que sumar un proceso de privatización que está atacando de manera progresiva a sectores básicos como la sanidad, educación y servicios sociales. Se nos está convenciendo de que para estabilizar la economía es necesario aplicar recortes en el gasto público, y hacer una reforma laboral a la medida de la patronal que permita la contratación y así disminuir el desempleo, a cambio de un trabajo precario o facilidad en los despidos. Si aguantamos el tirón, nos apretamos el cinturón y aceptamos de buen grado las políticas de austeridad impuestas, pronto saldremos de esta situación y recuperaremos el tiempo perdido. Tú has sido copartícipe de esta falacia, queriéndonos hacer creer que ¡todo volverá a ser como antes!

Tú, desde tu ámbito de poder y privilegio, quizás estés muy lejos de comprender que este esfuerzo exigido es particularmente doloroso para las mujeres, y el abismo que te separa de ellas es tan grande que te será muy difícil empatizar con ellas. Solo referido al ámbito laboral, y según el último informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), las mujeres: trabajan más que los hombres y cobran un 24% menos, realizan 3 de cada 4 horas de trabajo no remunerado en el mundo (labores domésticas y cuidados de otras personas), disponen de menos tiempo para sus relaciones sociales, siguen sufriendo la brecha salarial, la mayor concentración de contratos a tiempo parcial está en manos de mujeres, poseen los empleos más precarios y están más presentes en trabajos de cualificación media, eso implica una vida laboral más corta y por tanto, pensiones más bajas, lo que la coloca en situación de mayor vulnerabilidad y riesgo de sufrir situaciones de pobreza, su participación en órganos de decisiones es escasa o prácticamente nula. Estarás de acuerdo conmigo en afirmar que de esto tuvo mucha culpa la última reforma laboral del 2006, emprendida bajo el mandato de Rodríguez Zapatero (personaje que seguro conocerás de sobra), lo que permitió, entre otras cosas, el abaratamiento de los despidos, y la intensificación de la precariedad laboral. ¿Nunca te remordió la conciencia por ello? ¿Podías conciliar el sueño cada noche?

Tú y la gente de tu clase habéis configurando un modelo de sociedad tremendamente injusto y polarizado. Un tejido social cuyo perfil es, según el «Informe sobre el estado social de la nación» elaborado en 2015 por la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, el de familias con dificultades para hacer frente a las necesidades básicas. Elevados niveles de pobreza y riesgo de exclusión social, agravados con el sobreendeudamiento y los desahucios. Una tasa de pobreza tan elevada que amenaza con convertirse en un elemento estructural de la sociedad en la próxima década, a pesar de las previsiones más optimistas del crecimiento de PIB y casi la mitad de la población viviendo en condiciones precarias. ¿Alguna vez te paraste a pensar qué porcentaje de culpa te correspondía en los casos de suicido por desahucios?

Durante tus años de ejercicio político no parece haberte importado formar parte de una casta que permite que “En España la fortuna de tan solo tres personas equivalga a la riqueza del 30% más pobre del país”, que los sueldos de las altas direcciones y los consejeros suban, al tiempo que el de las plantillas bajen. Por ejemplo “en el Ibex los sueldos de la alta dirección subieron un 12’14%, el de los consejeros un 24’11%, mientras que el de los empleados disminuyeron 1’04%” ('El País', mayo de 2015). “Las empresas del Ibex 35 ganan un 35% más en 2016. Santander lideró el ranking con un beneficio de 6.204 millones de €… BBVA 3.475 millones de €… Iberdrola 2.705 millones de €… Telefónica 2.369 millones de €” ('El Mundo', marzo de 2017).

Trabajaste para un sistema configurado por una minoría con gran poder económico y político que le permite imponer sus intereses, un sistema donde los poderes que lo conforman: clase política (de la que tú formabas parte), jueces, cuerpos de seguridad, monarquía, iglesia… garantizan su continuidad, con un blindaje que hace cada vez más difícil su destrucción proporcionándole la impunidad suficiente como para apropiarse a cualquier coste posible, de los recursos básicos del planeta para la supervivencia de las personas, colocándonos a la mayoría de los seres humanos en una situación de indefensión y dependencia sin precedentes en la historia de la humanidad: Nos han robado la soberanía económica (son los mercados quienes la rigen), política (determina por la UE), energética (condicionada por las grandes multinacionales), alimentaria… vivimos bajo la influencia de una compleja red tejida por empresas transnacionales (farmacéuticas, armamentísticas, además de las ya mencionadas), que se dedican a presionar mediante «lobbies», o sea, personas, empresas, bufetes, entidades que tratan de presionar a los representantes políticos para que tomen decisiones en una dirección determinada que favorezcan sus intereses.

Este es el escenario complejo y de vértigo que has dejado tras de ti con tu muerte y al que las feministas nos enfrentamos y debemos contemplar cuando decimos que el orden mundial en el que vivimos, que tú has contribuido a perfilar y en el que has sabido vivir como mujer acomodada tan ricamente, no nos gusta. Te has ido sin tomar conciencia de que la eliminación de la brecha salarial, el acceso a los órganos de toma de decisiones, la incorporación en la vida política, la implantación de la conciliación familiar, la desaparición de los clásicos estereotipos de género bajo los cuales niñas y niños son educados, el control sobre nuestra vida sexual y reproductiva, la libre elección de nuestra identidad sexual, y todas aquellas demandas que aglutinan las luchas feministas del S. XXI, en sí mismas, no satisfacen nuestras demandas si no se trabaja de manera paralela para desestabilizar las estructuras de ese complicado mundo anteriormente descrito, resultado de vuestras políticas neoliberales.

Muy lejos queda tu ejemplo de las palabras de la alemana Rosa Luxemburgo, que luchaba “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”. Claro que su muerte no fue natural, a ella la asesinaron. Sin embargo, y a pesar de todo el daño causado a la causa revolucionaria feminista, no tengo por más que desearte que “la tierra te sea leve”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...