domingo, 30 de abril de 2017

#hemeroteca #testimonios #lesbianismo | Jimena Rico: el 'no sin mi novia' de la maestra coctelera de Torrox

Imagen: El Mundo / Jimena Rico
Jimena Rico: el 'no sin mi novia' de la maestra coctelera de Torrox.
La española pidió al Cónsul que le ayudase a traer a Shaza a su país. "Si hubiesen metido a Shaza en la cárcel, Jimena habría pedido que la encarcelasen con ella".
Berta G. de Vega / Javier Negre | El Mundo, 2017-04-30
http://www.elmundo.es/cronica/2017/04/30/59047d4122601dab718b4624.html

Jimena Rico es una maestra agitando la coctelera. Es su trabajo. Guapa, con una imagen rompedora, no le costó encontrar trabajo en Londres cuando llegó hace cuatro años, desde Torrox, un pueblo costero de Málaga. Hasta ahí no llegan los árabes que, en Marbella, piden jamón y champán francés en hoteles de lujo. El dinero del petróleo lo vería tiempo después, cuando la empresa para la que trabajaba en Londres le mandara a Dubai. Su último empleo en la ciudad emiratí fue en ‘La Cantine du Faubourg’, donde servía cócteles. Fue allí, según su amiga Tamara, donde conoció a Shaza Ismail, una bella egipcia que iba con un par de escoltas y disfrutaba en la zona VIP.

Al poco, Jimena, según Tamara, se tatuó la mano con un mensaje de amor por ella. Sabía que sería un amor complicado. Tal vez imposible. Aunque no imaginaba que ambas pondrían a España en vilo cuando esta semana trascendió que habían desaparecido y que estaban retenidas en Turquía.

‘La Cantine’ es un escaparate del lujo más occidental de Dubai. Lo contrario a la Universidad Ajman, donde estudió Shaza y las mujeres van vestidas con pañuelo y vestidos largos. Nada que ver con Jimena, que llevaba media cabeza rapada y piercings. Tampoco con algunas de las amigas egipcias de Shaza, totalmente occidentalizadas.

"Cuando se enamoró de Shaza, nos dijo que la familia era muy rica y religiosa", cuenta Tamara. No iba a ser una historia fácil. Siguieron viéndose en Dubai, desde donde Jimena despedía el año con una foto saludada por amigos de todo el mundo, que da idea del ambiente cosmopolita en el que se movía esta chica argentina hija de malagueño que, al acabar el instituto, hizo cursos de coctelería y, en plena crisis, puso rumbo a Londres. Allí regresó de nuevo a principios de año.

En enero, Shaza colgó una foto en un lugar nevado. Jimena le escribe: "Qué bien verte viajando y feliz. Un abrazo grande". Ella contesta un "gracias" con un corazón. Luego le dice a una amiga que es Georgia, a donde las dos huyeron hace unos días. En febrero, Jimena cuelga una imagen juntas abrazándose. "Te echo mucho de menos, mi niña", le dice Jimena; Shaza le contesta que ella más. "No me olvides, cariño. Yo no te olvidaré. Te quiero con todo mi corazón", escribe Jimena.

Según Tamara, fue entonces cuando Shaza le contó a su padre que había conseguido un curso en Londres y también un visado. "Shaza no quería volver a Dubai y por eso decide contarle a su familia, desde Londres, que está enamorada de Jimena". Lo hace a través de un whatsapp. Error. El padre le dice que regrese a despedirse de su madre enferma y que acepta su historia de amor. Según Tamara, las enamoradas desconfían y deciden ir juntas. "Al llegar, el padre tiene preparado el billete de vuelta a Londres para Jimena, que no quiere irse. Las retienen en casa de la familia de Shaza y Jimena nos pone un mensaje y nos lo cuenta todo. Que quieren huir". Ahí empieza la gran escapada que las llevó a Georgia, con el padre de Shaza presentándose en el aeropuerto de Tiflis con un abogado para impedir que su hija se fuese a Londres. Rompió sus pasaportes y las amenazó de muerte, según Jimena. El padre lo niega y asegura que la malagueña "miente"...

Es la palabra de un padre que cuando se enteró de la homosexualidad de su hija le dio un ataque de ansiedad y le recomendó ir a un psicólogo para 'curarse'. Las jóvenes pudieron escapar y cruzar la frontera turca, donde fueron detenidas en un control antiterrorista en Samsun, una ciudad a orillas del mar caspio. Estuvieron varias horas en un centro de detención hasta que Jimena logró convencerles de que no eran terroristas.

La pareja tomó un bus hacia Estambul donde volvieron a ser interceptadas por la policía turca y conducidas a un centro de detención para mujeres donde fueron tratadas como sospechosas de terrorismo. En las primeras horas de la desaparición de las chicas se contó que fueron retenidas por falta de documentos. Fuentes cercanas a las autoridades turcas dicen ahora, en cambio, que "fue el comportamiento inadecuado" de la malagueña el que les llevó a un calabozo y a estar incomunicadas durante 70 horas. "Ha tenido varios enfrentamientos con la policía turca que podría haberle salido caro en un país muy complicado", aseguran fuentes diplomáticas españolas.

Jimena llevaba, según una amiga, DNI y un visado electrónico que te permite entrar y salir de Turquía sin problemas, por lo que la razón de su encierro no fue la falta de documentación. En cambio, Shaza carecía de pasaporte y su condición en el país asiático era ilegal. Cabe la posibilidad de que los policías turcos quisiesen detener a la egipcia por su falta de documentación y que Jimena discutiese con ellos, lo que les llevaría a encerrar a ambas.

Dos días antes de ser detenida, su familia le había pedido a Jimena que volviera sola a España pero ella no quiso abandonar a su novia. Tampoco dejarla sola en el centro de detención."Dijo que no se iba de Turquía sin su novia y por eso quiso estar con ella en el centro de refugiados hasta que la dejasen salir. Si hubiesen metido a Shaza en la cárcel, Jimena habría pedido que la encarcelasen con ella. Se ha obsesionado con ella", aseguran en el entorno de la malagueña.

El viernes en el Ministerio de Asuntos exteriores, cuando ya tenían todo arreglado para el regreso de Jimena, hablaban así de ella. "Estamos prestándole asistencia consular y averiguando cuáles son sus planes". La española le dijo al Cónsul en Estambul que su único plan era volver a España con Shaza y le pidió que gestionase la salida de su pareja. Su cabezonería dio frutos. Las autoridades españolas consiguieron que Jimena y Shaza fuesen deportadas a España y ya el sábado aterrizasen en Barcelona para luego poner rumbo a Torrox en un coche de alquiler a continuar su romántica historia. Ambas llegaron al municipio malagueño la pasada madrugada. A 7.974 Kilometros de Dubai, dónde, a pesar de los cócteles y de la música electrónica de ‘La Cantine’, su amor está prohibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...