miércoles, 16 de noviembre de 2016

#hemeroteca #vih #estigma | Un estudio genético permite identificar la trayectoria inicial de propagación de la epidemia del VIH en EE UU

Imagen: Google Imágenes
Un estudio genético permite identificar la trayectoria inicial de propagación de la epidemia del VIH en EE UU.
Sus conclusiones descartan que Gaetan Dugas fuese el “paciente cero” que la prensa señaló como responsable de introducir el virus en el país.
Miguel Vázquez | gTt-VIH · Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH, 2016-11-16
http://gtt-vih.org/actualizate/la_noticia_del_dia/16-11-16

Un nuevo análisis genético ha revelado que el VIH probablemente se propagó de la zona del Caribe a la ciudad de Nueva York (EE UU) y de ahí a San Francisco en torno al año 1976. Estos resultados ponen de relieve que se había atribuido de forma errónea a Gaetan Dugas (un asistente de vuelo de una aerolínea canadiense) el ser el "paciente cero", es decir, la persona que introdujo la epidemia en EE UU.

El origen de esta confusión se debe a la publicación en 1987 del libro 'And the Band Played On', del periodista Randy Shilts, sobre el inicio de la epidemia en EE UU. A pesar de que los CDC no habían publicado los datos personales de Dugan, algunos médicos sí lo hicieron y el autor del libro pudo descubrir la identidad del paciente que estaba numerado como "caso 057".

En los registros a los que accedió Shilts, este paciente estaba marcado con una "O" (correspondiente a "outside California") que en realidad quería decir que esta persona no era de California. Sin embargo, el periodista confundió esa "O" con un cero y pensó que Dugan era el "paciente cero".

Para caracterizar los primeros años de la epidemia en EE UU, un equipo de biólogos de la Universidad de Arizona en Tucson (EE UU) llevó a cabo un análisis genético de las muestras de sangre almacenadas procedentes de hombres gais que participaron en un estudio sobre hepatitis B a finales de la década de 1970 .

El equipo de investigadores realizó la secuencia genética de un subconjunto de virus procedente de las muestras disponibles. Como dichas muestras habían estado almacenadas durante décadas, el ARN viral se encontraba envejecido y degradado, por lo que el equipo tuvo que desarrollar una nueva técnica de análisis. Gracias a esto, consiguieron la información genética completa del VIH procedente de 5 muestras tomadas en Nueva York y de 3 tomadas en San Francisco.

El equipo de investigadores estableció un árbol evolutivo del grupo M y subtipo B del VIH-1 (responsable de la mayor parte de los casos de infección en América del norte y del sur, Europa y Australia). Como el VIH acumula mutaciones genéticas con el tiempo, una mayor diversidad genética equivale a una mayor antigüedad del virus.

El estudio concluyó que el subtipo B (que se creé se ha originado en la República Democrática del Congo) llegó a Haití en torno a 1967. De allí se propagó a Nueva York en torno a 1971, mucho antes de que Dugas, el supuesto paciente cero, empezara a viajar como asistente de vuelo de Air Canada.

El VIH llegó a San Francisco alrededor de 1976 y los tres virus secuenciados en esta ciudad parecieron proceder de una de las cepas de Nueva York. Los primeros registros de la enfermedad que posteriormente se conoció como sida se publicaron en 1981 y el virus responsable, el VIH, fue identificado en 1983.

Al realizar el análisis de una muestra procedente de Dugas, se comprobó que su virus ocupaba un lugar intermedio en el árbol evolutivo, no cercano a su base, como cabría esperar de ser realmente el "paciente cero ".

Este nuevo análisis genético proporciona pistas sobre el marco temporal en el que se introdujo el VIH en EE UU, pero no ofrece respuestas definitivas respecto a quien lo introdujo ni cómo sucedió aunque se sospecha que el inicio de la epidemia en EE UU se haya debido al uso de productos sanguíneos con el virus procedentes de Haití. En cualquier caso, estos resultados dejan fuera de sospecha a Dugas.

No obstante, Dugas desempeñó un papel importante a la hora de entender cómo se produjo la transmisión del VIH, ya que mantuvo un diario de sus parejas sexuales y aportó esta información en su momento al equipo de investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés).

Respecto a este tema, varios activistas del VIH han afirmado que los errores cometidos en torno al "paciente cero" habrían contribuido a promover el estigma y la culpa contra las personas con el VIH y los hombres gais y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) en general . Según ellos, la historia del "paciente cero" ayudó a construir una figura popular que respondía a los miedos y prejuicios de la sociedad de EE UU que constituyó un reflejo que reforzó los clásicos estereotipos homofóbicos en los que se describe a los hombres gais como irresponsables, amorales, narcisistas, obsesionados con el sexo y autodestructivos. Unido a esto, el mito del 'paciente cero' constituye uno de los relatos más persistentes y dañinos que surgieron durante los años más oscuros de la epidemia del VIH.

Según estos activistas, resulta complicado determinar el daño que este mito del "paciente cero" ha supuesto a la hora de propagar el odio y la discriminación contra los hombres gais por haber sido supuestamente los responsables de iniciar la epidemia de la infección por VIH.

Fuente: HIVandHepatitis/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: M Worobey, TD Watts, RA McKay, et al. 1970s and 'Patient 0' HIV-1 genomes illuminate early HIV/AIDS history in North America. Nature. October 26, 2016 (online ahead of print).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...