sábado, 19 de noviembre de 2016

#hemeroteca #literatura | Ramon Saizarbitoria: “Es un error sentirse culpable por lo que hicieron nuestros abuelos”

“Es un error sentirse culpable por lo que hicieron nuestros abuelos”.
Ramon Saizarbitoria publica ‘La educación de Lili’, traducción al español de ‘Lili eta biok’.
Juan G. Andrés / Ruben Plaza | Noticias de Gipuzkoa, 2016-11-19
http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2016/11/19/ocio-y-cultura/es-un-error-sentirse-culpable-por-lo-que-hicieron-nuestros-abuelos

Un año después de publicar su última novela, ‘Lili eta biok’, Ramon Saizarbitoria presentó ayer su traducción al español, ‘La educación de Lili’, editada también por Erein. El libro está protagonizado por Faustino Iturbe, un escritor maduro y enfermo que vive una “relación de complicidad” con la jovencita que aparece referida en el título. Según apuntó el editor Iñaki Aldekoa, ambos personajes “desenmarañan” una historia de amor acontecida durante la Guerra Civil, en un “cruce constante” entre el presente y el pasado que instala numerosas “casualidades en el corazón de la trama”.

La traducción, “bastante literal”, es obra de Helena Sotelo Iglesias y F. Eguia Careaga, aunque incluye las propias aportaciones de Saizarbitoria. En castellano el título es diferente al original porque ‘Lili y yo’ no le satisfacía y los traductores le sugirieron ‘La educación de Lili’, que además de contener ecos de ‘La educación sentimental’ de Flauvert -“sin querer ofender al maestro”-, guarda relación con la esencia de la novela.

Y es que según confesó Saizarbitoria, su última ficción alberga una “intencionalidad pedagógica”. “De viejo me está inspirando una cosa de abuelo, un deseo de transmitir a los más jóvenes ciertas cuestiones, pero soy fiel a la tradición novelística y lo hago a través de hechos y anécdotas, no a través de personajes que pontifican”, afirmó. Así, mediante la relación entre los dos protagonistas, Saizarbitoria aborda el sentimiento de culpa desde múltiples puntos de vista. Por un lado, Faustino siente la “pesadumbre” de pertenecer a un género, el masculino, que agrede cotidianamente a las mujeres y provoca continuo temor en ellas. Por otro, Lili vive con la culpa de tener un abuelo que perteneció al bando falangista.

“La novela dice que es un error sentirse culpable por lo que hicieron en el pasado nuestros padres y abuelos. Hay que optar por lo importante o lo bueno, debemos escoger a nuestros antecedentes y modelos. No podemos elegir a nuestros abuelos biológicos, pero sí a nuestros abuelos históricos”, recalcó el escritor, contrario a esos libros que últimamente reparten “estopa” entre los antiguos ilustrados vascos. Saizarbitoria lamentó que se les presente sólo como señoritos y tiranos que trataban con condescendencia a sus criados en lugar de destacar también su lado positivo. “Transmiten un materialismo histórico vulgar pretendiendo que el pobre actual se sienta heredero del criado del conde de Peñaflorida: en cierto modo lo es, pero también es heredero del conde. Hay que hablar de eso sin olvidarse, claro, del sufrimiento del criado”, dijo.

Ambientada en Donostia y en el pueblo ficticio de Otzeta, la novela tiene también otro personaje femenino y enigmático que embelesa al protagonista: se trata de una bañista madura que le sirve para expresar “el deseo de saber qué es la mujer”, un misterio sin resolver con el que muchos hombres se van a la tumba. También hay pasajes relacionados con la violencia que Iturbe va recordando -“la historia tiene muchos relatos y matices”- y “el azar juega un gran papel” a la hora de unir las diferentes partes de la trama sin olvidar la dosis justa de humor.

El escritor y traductor Ramon Etxezarreta, que participó como invitado en la presentación de ayer, alabó la “extraordinaria sensibilidad” de su colega Saizarbitoria. “La proyección de la gran memoria es un estímulo que funciona de modo diferente en cada personaje de la novela”, concluyó el exmandatario socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...