lunes, 15 de mayo de 2017

#hemeroteca #orgullo | El Orgullo Gay tendrá un blindaje policial mayor que la coronación de Felipe VI

Imagen: El Confidencial / Asistentes al pregón de MADO 2016
El Orgullo Gay tendrá un blindaje policial mayor que la coronación de Felipe VI.
La amenaza antiterrorista [sic] y los incidentes que pueda haber en Madrid con la llegada de más de dos millones y medio de personas fuerzan a Interior a traer unidades de otras provincias.
Roberto R. Ballesteros / José María Olmo | El Confidencial, 2017-05-15
http://www.elconfidencial.com/espana/2017-05-15/el-orgullo-gay-tendra-un-blindaje-policial-mayor-que-la-coronacion-de-felipe-vi_1380602/

El World Pride 2017 que se celebra en Madrid del 23 de junio al 2 de julio requerirá de un dispositivo policial sin precedentes en España. Los casi 10 días que dura el evento contarán con la presencia de miles de policías nacionales y municipales en labores de vigilancia, asistencia a los visitantes, control, seguridad ciudadana y prevención antiterrorista. El despliegue de efectivos superará al que conllevó la coronación de Felipe VI el 19 de junio de 2014, que movilizó el mayor número de funcionarios hasta el momento. La explicación de este histórico despliegue policial de cara al acontecimiento mundial que representa la semana del Orgullo Gay radica en que el evento no se limita a un itinerario establecido, como ocurría en la proclamación del Rey, sino que va mucho más allá.

La casi totalidad de las calles de la capital de España, especialmente las del entorno de Chueca, estarán prácticamente colapsadas durante los días que dura el World Pride, dado que la organización espera la llegada de casi tres millones de personas procedentes de todo el mundo y son las vías más céntricas las que concentrarán los principales actos. La organización ha situado escenarios en siete lugares diferentes de la ciudad con el fin de que la muchedumbre no se quede en una única zona. Las plazas de la Independencia, del Rey, de Pedro Zerolo, de España, de Carlos V, la Puerta del Sol y calles aledañas han sido los lugares elegidos para ubicar los puntos neurálgicos en los que tendrán lugar espectáculos y actividades.

A pesar de ser lugares que distan entre sí incluso hasta tres kilómetros en algunos casos, lo cierto es que la gran cantidad de personas que se esperan dejará pequeño el mismísimo centro de la capital, lo que requerirá de un dispositivo policial a la altura, capaz de controlar los posibles altercados, atender las denuncias o los incidentes, al tiempo que llevará a cabo las tareas antiterroristas que sean necesarias. La Policía Municipal, en labores de prevención y servicio, se hará cargo de la seguridad ciudadana durante la mayor parte de las jornadas, siempre con el apoyo de la Policía Nacional, que estará desplegada por toda la ciudad, a pesar de que sus labores se limitarán a funciones de reacción en el caso de que sea necesario intervenir ante algún riesgo o con motivo de un suceso.

Será a lo largo del desfile —que irá desde la plaza de Carlos V hasta la de Colón el sábado 1 de julio— cuando el papel de la Policía Nacional adquiera mayor protagonismo, dado que es el momento de mayor concentración de personas y que conllevará más riesgo. El nivel 4 de alerta antiterrorista (el segundo más alto que permite el baremo del Ministerio del Interior) en el que actualmente se encuentra España, una cota parecida a la que mantienen el resto de países de la Unión Europea, fuerza del mismo modo a concentrar la atención policial en los eventos masivos. No en vano, gran parte de los últimos atentados que han tenido lugar en el continente se han producido precisamente durante la celebración de acontecimientos con gran cantidad de personas.

El ataque del conductor de un camión contra la muchedumbre que el pasado 14 de julio se agolpaba en Niza para contemplar los fuegos artificiales que iluminaban el cielo con motivo de la fiesta nacional acabó con la vida de 85 personas e hirió a más de 300. Otro atropello masivo mató a 11 personas y lesionó a otro medio centenar en Berlín el 19 de diciembre del mismo 2016. Desde ese momento, la policía española trata de implantar medidas que aseguren las calles durante actos que congregen a muchas personas, como ocurrió en la última Cabalgata de Reyes o en la Nochevieja, cuando blindó ambos acontecimientos con vehículos, bolardos y todo tipo de elementos para bloquear el acceso a las calles más concurridas.

Son estos antecedentes los que fuerzan a concentrar el mayor interés policial en la manifestación-desfile del 1 de julio, que representa el acto central del evento y que aglutinará al mayor número de visitantes. La policía tomará a lo largo de todo su recorrido todo tipo de medidas de seguridad con el fin de blindar la zona y todas las calles colindantes, que estarán absolutamente abarrotadas, según todas las previsiones. Vehículos grandes, coches patrulla, jardineras y todo tipo de elementos impedirán el paso de camiones u otros vehículos que tengan la intención de llevar a cabo atropellos masivos u otro tipo de atentados.

Unidades de apoyo de fuera de Madrid
Principalmente para este evento, aunque también para el resto de la semana, el cien por cien de las plantillas de las unidades de guías caninos, de los especialistas en rastrear el subsuelo de la ciudad, de los efectivos a caballo, en helicóptero y en coches patrulla y antidisturbios velarán por la seguridad de los ciudadanos que se encuentren en Madrid. Miembros de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y de la de Información (antiterrorismo) estarán coordinados ya desde días antes del evento con el fin de establecer qué zonas necesitarán de más presencia policial y qué riesgos requerirán de más atención por parte de los funcionarios.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid, en la que trabajan 12.000 agentes, no estará sola ante este desafío. Fuentes policiales explican que sin duda esta contará con el apoyo de unidades destinadas en otras jefaturas que se trasladarán a la capital de España esos días para apoyar en labores de seguridad y vigilancia a sus compañeros de Madrid con el fin de desplegar un operativo que algunos comisarios califican ya de "faraónico".

El Ministerio del Interior, de hecho, tiene previsto contratar alrededor de 40 intérpretes para atender los cientos de denuncias que esos días sin duda interpondrán ciudadanos procedentes de todos los países del mundo. Muchos policías dominan el inglés e incluso el francés y el portugués, con lo que la mayoría de traductores que el departamento dirigido por Juan Ignacio Zoido fiche para esos días serán conocedores de otros idiomas más alejados.

Por el momento, el Ministerio del Interior no ha establecido el número de agentes concreto que será desplegado durante los días más concurridos, cosa que ocurrirá en los próximos días. Hasta ahora, el dispositivo general se encuentra solo en la cabeza de los responsables operativos de la Dirección General de la Policía y de la Jefatura Superior de Madrid, que dirigirán el dispositivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...