miércoles, 1 de febrero de 2017

#hemeroteca #vih | La “ordenanza” de los condones

Imagen: Google Imágenes / Farmacia en Donostia
La “ordenanza” de los condones.
El Ayuntamiento de Donostia ha eliminado bajo amenaza de multas de hasta 5.000 euros las máquinas expendedoras de preservativos en las fachadas de las farmacias. Otros municipios ya quieren imitarle
Mikel Mujika | Noticias de Gipuzkoa, 2017-02-01
http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2017/02/01/sociedad/la-ordenanza-de-los-condones

El Ayuntamiento de Donostia ha completado su cruzada contra las máquinas expendedoras que algunas de las farmacias de la ciudad tenían colgadas en sus fachadas desde hace casi 20 años, en algunos casos. Bajo amenaza de sanción de entre 500 y 5.000 euros, la Guardia Municipal se ha encargado durante los últimos meses de 2016 de ir visitando las farmacias que disponían de estas pequeñas dispensadoras y ordenar su retirada. Ya no queda ninguna.

Las últimas han sido suprimidas en diciembre, aunque finalmente, según confirman desde el Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa, no ha habido ninguna sanción, después de que el propio órgano colegiado intercediese por un establecimiento que sí fue apercibido de sanción.

Según ha podido constatar este periódico, el pasado día 2 de diciembre la Guardia Municipal inició un expediente sancionador contra una farmacia donostiarra que tenía este dispensador en el exterior de su negocio, ordenándole retirar la máquina. Fuentes del Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa confirman que han tratado el tema directamente con el Ayuntamiento y trasladan que esta medida se debe al cumplimiento de “una antigua ordenanza que ahora se han puesto a revisar”.

En realidad, según el expediente al que ha tenido acceso este periódico, el apercibimiento de multa a esta farmacia donostiarra se agarra al artículo 225.3 de la Ley 2/2006 de Suelo y Urbanismo del País Vasco. “Lo consideran como si cojo y hago un cierre ilegal de una terraza o un balcón. Es por haber alterado la fachada de la casa y como eso tiene multas entre 500 y 5.000 euros, me aplicaban eso”, asegura la farmacéutica apercibida de sanción.

La retirada de estas máquinas solo se ha ejecutado, de momento, en Donostia, pero fuentes del sector aseguran que otros municipios guipuzcoanos han comenzado a interesarse por la medida y estudian ya la supresión de estos dispositivos. “Esto funciona así. A alguien se le enciende una bombilla y entre ellos se copian todo, lo bueno y lo malo”, explican.

De todos modos, no son muchas las farmacias que actualmente disponen de este servicio. En Donostia, por ejemplo, de los 86 establecimientos, apenas una decena lo tenían.

Las alegaciones presentadas por la farmacia apercibida de sanción inciden en la labor sanitaria que desempeñan estas máquinas en la prevención de enfermedades que se transmiten por vía sexual. Y han sido tenidas en cuenta por el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos.

Según los argumentos expuestos en este alegato, de la mano del Colegio de Farmacéuticos, la colocación de estas máquinas tiene un “contexto”. Aunque muchas de ellas vienen de finales de los 90 y comienzos de los 2000, otras “se instalaron en 2008 dentro de la campaña de prevención de VIH promovida por Osakidetza, dirigida a fomentar el uso del preservativo en una franja de edad entre los 16 y 30 años”. “Ese año se diagnosticaron 200 casos nuevos de contagio del VIH por transmisión de vía sexual por no utilización del preservativo”, reiteran, y en dicha campaña, además, las administraciones consideraban que las farmacias eran un eje para facilitar la adquisición de condones.

Asunción Azpeitia, la propietaria de la farmacia apercibida de sanción, explicó a Noticias de Gipuzkoa que cuando les ordenaron la retirada de la máquina por primera vez “parecía que habíamos hecho el crimen del siglo y le pedí al policía una comunicación por escrito. Es por eso que somos los únicos apercibidos, pero en el resto de farmacias, en Gros, Egia, las tres de El Antiguo y el Centro, nos las han hecho quitar a todos”.

“Sorpresa” en el colegio de farmacia
El propio Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa admite su “sorpresa” por esa medida. “No sé a qué viene esto ahora, después de tantos años. En el Ayuntamiento me dijeron que es porque un chaval se había dado un golpe en la cabeza con una máquina...”, asegura Azpeitia, escéptica.

Tras las alegaciones, “vinieron a comprobar si la había quitado y luego me enviaron el archivo del expediente por escrito”, añade. Según explica, pese a que en la actualidad los preservativos se pueden adquirir en cualquier sitio, su venta en estas máquinas no ha variado prácticamente a lo largo de los años. “Siguen teniendo su público porque hay gente que busca marcas conocidas. De hecho, la mayoría de peticiones de píldora del día después se deben a la rotura del preservativo y nosotros ofrecemos esa calidad, no cualquier preservativo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...