lunes, 14 de noviembre de 2016

#hemeroteca #xenofobia | Trump ‘ha vencido a los particularismos feminista, homosexual y étnico’

Imagen: El País /
Trump ‘ha vencido a los particularismos feminista, homosexual y étnico’.
Robert Forrester, dirigente histórico del comunismo francés reconoce que el éxito de Trump ha sido desplazar a la izquierda como representante de los trabajadores norteamericanos.
Juan E. Pflüger | La Gaceta, 2016-11-14
http://gaceta.es/noticias/trump-vencido-los-particularismos-feminista-homosexual-etnico-14112016-1924

Robert Forrester fue miembro de la dirección del Partido Comunista Francés desde las revueltas del mayo del 68. Fue uno de los hombres fuertes de Georges Marchais, secretario general de los comunistas franceses entre 1972 y 1994 y se ha dedicado a la enseñanza durante toda su vida. Fue aquella dirección comunista la que planteó en 1981 que el Gobierno francés debía “parar toda la inmigración, ya sea clandestina u oficial”.

Ahora, publica un interesante análisis sobre el fenómeno Trump y su comparación con la situación que se vive en Francia. En su escrito explica que el voto al presidente electo norteamericano es “un voto de rechazo a la inmigración mundialista que ha tirado a la baja los salarios y aumentado el paro en el país (…) que ha hecho del comunitarismo un pujante instrumento de división permanente y de disminución del nivel de vida”.

Señala como uno de los éxitos del republicano haber sabido mostrar a la sociedad la diferencia entre una sociedad que vive un proceso de empobrecimiento, mientras que las oligarquías financieras son cada vez más ricas y “han incrementado su riqueza durante la crisis de 2008”.

Por eso, considera que Trump ha sabido atraerse el apoyo de los empresarios industriales que se oponen al capitalismo meramente financiero y que pretenden la reindustrialización del país, a la vez que se pone fin a la deslocalización industrial que está llevando el paro en EEUU a cotas desconocidas.

Pero donde Forrester sitúa el grueso del votante de Trump es en los trabajadores los denominados empleados de cuello blanco y los de cuello azul. Los trabajadores de cuello blanco son los técnicos cualificados que ven con miedo la llegada de inmigrantes cualificados, dispuestos a realizar el mismo trabajo por menos dinero. Los trabajadores de cuello azul son los obreros industriales y agrícolas (de ahí su nombre, por el color del mono de trabajo), amenazada por la llegada masiva de inmigrantes latinos, especialmente procedentes de México.

Pero, siempre desde el análisis del antiguo dirigente comunista francés, también ha recibido un importante seguimiento entre los estudiantes universitarios que se ven “endeudados hata el final de sus vidas profesionales” por la devolución de sus créditos de estudio.

Por este trasvase de votos de los tradicionales segmentos sociales que votaban demócrata, Forrester asegura que “la degradación de la situación económica ha prevalecido a la fidelidad partidista de la clase media”.

Quizá la parte más interesante del artículo del antiguo líder comunista francés es la conclusión, en ella explica que esa reacción en el electorado no es un hecho que se circunscribe a EEUU sino “la muestra de un movimiento de fondo, de contestación que sacude al mundo occidental, machacado por el mundialismo y la oligarquía financiera. Un movimiento que se parece mucho a aquel de los años sesenta y setenta por su carácter popular y por su amplitud”. Pero luego marca las diferencias: “pero que se distingue por un color político (…) que se dirige hacia un nuevo compromiso gaullista o hacia un modelo de neofascismo”.

Y termina asegurando que “la clase media blanca masculina ha vencido a los particularismos feministas, homosexuales y étnicos. ¡Es una lección para los pueblos autóctonos, todavía mayoritarios en su casa!”

Y el viejo comunista concluye con una pregunta: “¿Mañana tendremos un Franxit?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...