domingo, 9 de abril de 2017

#hemeroteca #matrimonio | Retrato de una dama

Imagen: El País / Paula Echevarría en la presentación de su perfume
Retrato de una dama.
Las separaciones hay que planearlas mejor que los matrimonios.
Boris Izaguirre | El País, 2017-04-08
http://elpais.com/elpais/2017/04/06/gente/1491496620_604723.html

Seguro que podemos aprender algo de la separación de Paula Echevarría y David Bustamante. Y es que las separaciones hay que planearlas mejor que los matrimonios. El anuncio de esta separación se hizo público con el tiempo y el mimo suficientes para que la noticia estallara de forma controlada. Que Paula presentara su perfume y seguidamente fuera portada de ‘¡Hola!’. Golpe perfecto con guinda: saber ahora que llevaban más de dos años convenientemente separados. El período suficiente para hacer inventario y organizar las cosas para reinventarse.

Separarse repentinamente es de ‘amateurs’. Paula y David lo han hecho como profesionales, en cierta manera refrendando que el matrimonio es una empresa, una firma. El retrato que ofrecían de pareja perfecta forma parte de eso. Es como el retrato de Dorian Grey al revés, mientras el cuadro era cada vez más bello y lozano ellos sabían que la relación avanzaba hacia la disolución. La clave de su atracción era que parecían normales, incluso ñoños o aburridos, como una vez se les criticó. No ofrecían escándalos, solo pequeñas alegrías. Bustamante parecía haber encontrado en su matrimonio una especie de rehabilitación permanente. Y Paula todo lo hacía bien. Actuar en televisión, vendernos productos capilares, sonrisas, estilismos sin edad, ganando seguidores, todos más sorprendidos que envidiosos. Muy fluido, sin ruido, todo como la seda. Y protegido por esa evidencia de que eran una parejita normal convertida en celebridades.

Eran los príncipes de la empatía, los veías en las portadas de esas revistas con sus bellezas llanas, mientras sus juegos típicos eran el resultado de ese enfoque en el que los famosos son gente vecina, ese tentador “como tú y yo” que tanto convencimiento parece tener entre los ‘millennials’ y ahora también para ‘¡Hola!’. Yo prefiero famosos complicados, los imposibles de entender, atrapados en su irrealidad como Luis Miguel y Mariah Carey, porque, en el fondo, son más auténticos, les pasan cosas más interesantes, menos previsibles que a los famosos inflables. Ya nos pasaba en el colegio: preferías conocer a los canallas o a los raros más que a los buenos estudiantes.

Pero con David y Paula me pasa que los vi crecer como novios. Y como empresa. Paula acudió un día a ‘Crónicas Marcianas’ a hablar sobre sus personajes en una serie de televisión, ‘El Comisario’, y de repente dejo caer, en ese escenario convulso, que estaba saliendo con David. Fue una bomba de relojería tan perfectamente activada como la de la separación. Bustamante era también muy amigo del programa, de los chicos de ‘Operación triunfo’ era el más ‘testosterónico’ y nocturno. Empezaron a verse y Paula fue domesticando a David para asegurar un mejor futuro. Ese que la ha convertido en el icono español que es hoy. Es nuestra Victoria Beckham, sin duda, actriz y no diseñadora pero con influencia en lo que compran las españolas. Estoy seguro de que su vestido blanco con volantes en las mangas, con el que compareció ante la prensa para hablar y no decir nada de su separación, pasará a la historia nacional como el traje pantalón de Armani que Letizia vistió el día de su compromiso o el vestido blanco de Massiel en Eurovisión.

En Estados Unidos nada de esto interesa. Solo existe la Administración Trump, que esta semana ha inaugurado el retrato oficial de Melania Trump. El retrato de una dama. Muchos han criticado el exceso de retoques, el vestido negro y la melena suelta, como si la primera dama de Estados Unidos se hubiera convertido en un nuevo tipo de ‘Wonder Woman’. A mí lo que me sorprende es que aparezca con los brazos cruzados. En mi improvisada carrera como presentador siempre me han negado la posibilidad de usar esa pose, que te da mayor seguridad, enmarca mejor hombros, cara y pelo pero que, según los expertos, establece una distancia grande con el otro. Bueno, es que esa distancia existe. ¡Melania Trump no viene a tu casa a ver ‘Velvet’ contigo! Debido al Photoshop otros comentaron que “no es ella”, pero basta con fijarse un poco en su mano derecha y confirmas que ese diamante de dos millones es de ella. Y en cuanto a los retoques, empiezo a temer que se trata de una manera de llamarte vieja. Además, un retrato no tiene que ser fidedigno. Todos los retratos de papas y monarcas, incluyendo los nuestros, son idealizados. El arte también puede ser propaganda. Como las portadas de las revistas.

Y TAMBIÉN…
Paula Echevarría y David Bustamante, un matrimonio de ‘photocall’.

La actriz y el cantante han sido durante 10 años una pareja que vendía felicidad, pero la realidad hace tiempo era otra.
Mábal Galaz | El País, 2017-04-08
http://elpais.com/elpais/2017/04/07/gente/1491558347_675725.html
Y, de repente, irrumpe Manu, el hermano pequeño de David Bustamante.
El cantante se apoya en el benjamín de la familia, que se dedica a la banca, le gusta vestir elegante y entrena como si fuese Vin Diesel.
Óscar Tévez | El País, 2017-04-08
http://elpais.com/elpais/2017/04/04/icon/1491314820_464599.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...