jueves, 9 de febrero de 2017

#hemeroteca #lgtbi #poblacionromani | Así es ser gitano y homosexual en España

Imagen: Vice / El Boleco
Así es ser gitano y homosexual en España.
Para buena parte de la población romaní es un verdadero tabú. Hay muchos miedos y precauciones. Ellos no tienen nada fácil disfrutar de su sexualidad libremente.
Sabina Urraca | Vice, 2017-02-09
https://www.vice.com/es/article/gitano-homosexual-espana-lgbt

"Yo tenía seis años, y no sabía lo que estaba bien o estaba mal, pero me había besado con un niño de mi calle y alguien lo dijo. Nos dieron una paliza a los dos, delante de toda la familia. Recuerdo pasar al lado de ese niño por el barrio y no mirarle a los ojos. Nunca más le hablé ni le miré y no me acuerdo bien de su cara. A los 16 años me casaron. Ahora soy separado. A veces me hago fantasías de que igual lo encuentro en Grindr o en redes de gitanos gais". Francisco Cortés* sonríe con tristeza mientras recuerda. Es uno de los muchos gitanos homosexuales a los que he encontrado rastreando redes de gitanos y gitanas gais y lesbianas. A pesar de no querer dar la cara, ha insistido en contarme este recuerdo que, según él, "me acompaña cada día y va a estar siempre conmigo".

En España hay más de 600.000 gitanos. Según muchos de ellos, no hay gitanos homosexuales. Simplemente, no existen. Como si la sangre gitana fuese incompatible con un hipotético "gen gay". "Ser una persona romaní y al mismo tiempo LGTBIQ puede ser muy complicado, aunque conviene no generalizar", me cuenta Demetrio Gómez, activista y formador internacional especializado en Derechos Humanos, interseccionalidad y minorías. "Hay situaciones de aceptación donde la familia acaba arropando al chico o chica que hace su coming out, pero también nos encontramos con matrimonios forzados y precipitados para "salvar la imagen" de la familia, y otras situación más violentas y agresivas que pueden llegar a la vulneración de los derechos fundamentales. Lo que está claro es que para una parte importante de la población romaní española es todavía un tabú".

Nos encontramos con las muñecas rusas de la discriminación: una romafobia (aversión hacia las personas romanís, gitanas) que esconde una homofobia en su interior. "Las visiones generalistas y monolíticas hacia las minorías —dice Demetrio— invisibilizan la propia diversidad interna, como las feministas, las personas LGTBIQ... Por el momento son pocas las personas romanís homosexuales que han hecho pública su orientación, aunque cada vez son más las que aparecen en medios públicos o hacen su militancia activista".

En las cuatro últimas décadas, la conversión de gran parte de la etnia gitana al protestantismo evangélico ha hecho que las tensiones con respecto al tema de la homosexualidad se agudicen. "Como sucede en todo el planeta —dice Demetrio— la religión, la etnicidad y lo que haga falta se instrumentalizan para justificar el rechazo hacia aquello que rompe con las concepciones binarias del género y la sexualidad".

En mi aproximación al tema, encuentro un muro de miedos y precauciones. Sólo personas que ya hace tiempo que enfrentaron fantasmas étnicos y familiares acceden a contarme sus historias.

Paco Hurtado

Paco cumple condena desde hace algunos meses en una cárcel española por un delito de tráfico de drogas. Me responde desde prisión a través de un mediador.

VICE: ¿Qué ha significado en tu vida ser gitano y homosexual?
Paco: Ser homosexual a mí me ha traído muchos problemas y desgracias. En los gitanos los homosexuales son un tema muy tabú que se trata con mucha vergüenza. Claro que hay muchos, pero no se reconoce en público porque es una cosa mala para la familia sobre todo. A mí lo que pasa es que me lo descubrieron y ya se enteraron mi madre y mis hermanos. En mi casa entonces hubo mucho jaleo porque en mi familia son muy religiosos y van al culto todas las semanas. Mi padre me pegó tal paliza que aún me duele. No entendía que le hubiera salido un hijo maricón. Me echó de casa y tuve que irme a vivir a casa de una tía mía hasta que mi madre me dijo de volver. Mi padre no me habla todavía hoy, pero como no vivo ya con ellos y al final no se enteraron en el barrio pues no me dicen nada y me dejan que viva mi vida mientras no lo sepa nadie.

¿Cómo viviste tu homosexualidad en tu infancia y adolescencia?
A mí siempre desde bien pequeñito me han gustado los chicos. Lo veía lo normal. En los gitanos las niñas juegan por su lado y los niños por el suyo. Yo siempre andaba con chicos y me parecía normal que me gustaran más. Nunca tuve ningún conflicto. Ya más tarde mi familia se hizo evangélica y en la Iglesia nos hablaban de los homosexuales con odio. A mí eso me pilló mayor y me di cuenta de que todo eso que decían de los homosexuales no era verdad.

¿Cómo es tu vida fuera de la cárcel? ¿Cómo puedes vivir tu sexualidad libremente?
No se lo puedes decir a nadie de la familia y de los amigos, porque como se enteren ya no andan nunca más contigo. A mí me duele porque tengo que ir a buscar líos fuera del barrio donde no me conozcan y siempre estoy con miedo de que te vean y lo cuenten. Lo oculto para que no vaya nadie a echárselo en cara a mi madre o mis hermanos y pasen un mal rato delante de la gente. Pero nunca me he avergonzado de hacer nada malo, porque a mí me gustaban los chicos mucho antes de saber lo que era un homosexual o que eso estaba mal.

¿Has vivido situaciones de discriminación por parte de la familia o gente de la etnia?
No me han discriminado porque nunca lo he dicho a nadie y no lo saben. Pero si lo hiciera claro que me discriminarían. Me echarían del barrio, directamente. Cualquier gitano que reconozca que es homosexual es porque no le queda más remedio. Falete, el Canales... todos esos no son gitanos de barrio, son artistas y lo pueden hacer. Aunque no guste, se acepta. Pero si yo lo contara públicamente no podría volver por allí y me insultarían o me pegarían por la calle.

¿Cuáles son tus preferencias a la hora de tener una relación seria? ¿Sientes alguna inclinación a tener un novio gitano o te da absolutamente igual?
Yo he tenido líos con gitanos hombres mayores, casados y con hijos. Y con varios, además. Si yo hablara, ya verías. ¿Pero novio en plan formal con un gitano? Imposible. Ningún gitano te va a reconocer que es gay y muchísimo menos que tiene novio. Que después hay muchísimos más de los que te imaginas, pero tapados. Yo he tenido novios payos sobre todo, y moros. Pero nada de gitanos. No porque no me gusten los gitanos, que a mí eso me da igual, es que no le puedes decir de salir a un gitano por muy gay que sea.

¿Conoces gais o lesbianas gitanos?
Claro que conozco. Pero nunca se lo he preguntado porque si ellos no quieren decirlo, no voy a ir yo por ahí diciéndole que Fulanito es gay. Pero hay muchísimos, tantos como no gitanos. Casados, padres de familia, solteros... de todo. Un montón. Pero nadie quiere hablar del tema. Por no avergonzar a la familia, por no pasarlo mal... No se acepta.

¿Cómo ves la situación del colectivo gay gitano?
Pues muy oculto todo. Las mujeres lo tienen un poco mejor, porque no se le da tanta importancia a si una gitana es lesbiana. En los gitanos el que manda es el hombre, el patriarca. Lo que hacen los hombres tiene muchísima más importancia que lo que hagan las mujeres. Entonces si se sabe que una mujer es lesbiana pues qué penica la madre, qué desgracia y qué lastimica. Pero no se le echa en cara ni se les avergüenza si la hija es "machorra". Tampoco van por ahí proclamando, pero si una gitana que está casada con hijos se dice que le gustan las mujeres, no pasa nada.

Lo que pasa es que esto del patriarca y las leyes gitanas cada vez se respeta menos. Ya no es ni de lejos lo que era y mientras no hagan daño a nadie cada vez hay más gente que no se mete. Aún falta mucho para que se vea algo normal, pero ya no le dan palizas a la familia por la deshonra de un hijo o un hermano maricón como antes. Aunque queda mucho, hay cosas que se van abriendo un poco.

Imagen: Vice / La Negri
Noelia Heredia, "La Negri"

Noelia es una conocida cantaora de flamenco y una potente activista feminista y LGTB. Muchas de sus canciones hablan de amores lésbicos. Ha cantado en las fiestas del Orgullo de Madrid dos años seguidos.

VICE: ¿Qué ha significado en tu vida ser gitana y lesbiana?
Noelia: Pues de niña yo pensaba que me estaba volviendo loca. No entendía por qué a mí no me gustaban los chicos, como a mis primas y mis amigas, como marcaba la Ley, como se dice en el mundo gitano. Me ha causado muchos problemas, hasta el punto de plantearme si yo era más gitana o menos gitana por ser lesbiana, de ir al psicólogo o de tener que marcharme de mi casa. Yo no tenía ninguna información al respecto. A los 13 o 14 años estuve pedida con un chico mayor que yo. Yo creía que me gustaba, vi la oprtunidad de dejar de sentir cosas que sentía por mi mejor amiga. De novia con él no me fue muy bien; era muy celoso y llegó a pegarme. Le dejé. Estaba enamorada de mi mejor amiga, y ella fue mi primer amor.

¿Cómo fue esta relación?
Ella no fue tan valiente como yo. Ahora está casada con un hombre.

¿Posteriormente has tenido más relaciones con mujeres gitanas?
He tenido relaciones con payas y con gitanas. Todas heterosexuales. Mis amigas me dicen: "Ya vas a sacar a otra de Narnia". Yo digo que les hago ver la luz. (Risas) Y no te creas que hay tanta diferencia entre mujeres y payas. A la hora de la convivencia, por ejemplo, sí que hay códigos o costumbres gitanas que las payas no entienden, que hay que explicarlos.

¿Has vivido situaciones tensas con tu familia por tu orientación sexual?
En casa de mi familia no se habla del tema. Me dicen "niña, se te va a pasar el arroz". Pero ellos se van dando cuenta, porque mis maneras son más masculinas que las de mis hermanas. La gente murmura, y la familia lo ha llevado mal. En ese sentido, para qué te voy a engañar, mi padre mi hizo la vida imposible. Estuve cinco años sin hablar con él. La realidad de mi vida ha sido muy cruda, no lo he pasado bien. Aun así, mi familia siempre ha estado ahí. Nunca les he sentado y les he presentado a mis novias, pero sí han conocido a mis 'amigas' y las han querido. Mi hermano pequeño se enteró por una entrevista mía que leyó.

Claro, porque es inevitable que te vean en los medios, ¿no?
Sí. Yo soy muy activista en este campo. De hecho, hace poco la Asociación LGTB Adriano Antinoo me ha dado un premio por visibilizar la homosexualidad en el pueblo gitano. Para mí esto es el doble de esfuerzo que para una chica paya. Yo he tenido que hacer un camino dificilísimo.

Yo intento romper esos muros para los futuros gitanos y las futuras gitanas que vienen. Muchos de ellos me llaman y me preguntan, me dicen que un psicólogo no los va a entender porque no es gitano. Algunos me dicen que soy un modelo para ellos, que les doy fuerzas. Para mí eso es todo un honor. Yo lucho por todos mis amigos gitanos. Hace poco, dos amigos que son pareja se fueron a vivir juntos. Uno de ellos había dicho siempre "no, yo no puedo irme con un hombre aunque me gusten, porque yo no le puedo hacer eso a mi padre, yo tengo que casarme con una mujer". Yo les animé mucho, les facilité las cosas, y ahora se han ido a vivir juntos. Para mí eso es un activismo que se materializa, y me da mucha satisfacción.

¿Qué mensaje mandarías al pueblo gitano?
Me gustaría que algún gitano leyese esto. Me gustaría ser el eco de sus hijas y sus hijos, que, aunque ellos no lo quieran ver, quizás están en su casa con una mordaza, sin poder ser quiénes son. Cuando no te dejan ser tú misma, no eres feliz. Cuando a algún niño o alguna niña les imponen que se casen, que vayan en contra de quiénes son, yo les rogaría que les dejasen ser y les acogiesen. No por ser un cisne negro te tienen que echar del nido. Desterrarlos es destrozar sus vidas.

Imagen: Vice / El Boleco
Boleco Rivera, El Boleco

Boleco fue adoptado a los tres años por una familia paya. En la adolescencia tuvo la oportunidad de encontrar a su familia biológica y se integró en sus círculos. Ahora vive entre los dos mundos.

VICE: ¿Cómo ha sido para ti ser gitano y ser gay?
Boleco: Esto depende de la familia. Yo, al haberme criado una parte de mi vida como payo, cuando llegué a conocer a mi familia gitana dije claramente lo que era. Es un tema que está ahí, pero no se habla. Por ejemplo, con mis hermanas lo hablo, pero no con algunas de mis tías. Hace años me casé con un hombre, y mis tías no vinieron a la boda. Una de ellas me dijo que ella hubiese venido, pero que no lo hizo por respeto a su marido. Es algo que tiene mucho que ver con la religión, con las tradiciones. No es que ellas directamente estén en contra.

¿Sientes alguna inclinación a tener un novio gitano o te da absolutamente igual?
Pues hay algo de eso, una atracción especial, claro que sí, aunque también me gustan los latinos, por ejemplo. Creo que me llama la atención la diversidad, lo que no es payo, así en general. De todas formas, es complicado ligar con gitanos. No hay páginas oficiales de ligoteo gay gitano y el par que hay en Facebook tienen muy poca actividad. Normalmente nos conocemos personalmente, o contactamos por Facebook, por Wapo o Grindr, pero un poco por intuición, por ver unos rasgos gitanos o muchas veces al ver los apellidos. Ahí empiezas a tantear a ver qué pasa.

¿Has vivido situaciones de discriminación por parte de la familia o gente de la etnia?
A ver, se dan situaciones de frialdad, o que haya familiares que no viniesen a mi boda. Y hay gestos feos, en los que ves que hay una tensión permanente. Por ejemplo, tenemos un grupo de Whatsapp todos los primos y uno de ellos, que es muy estricto y conservador, empezó a meterse conmigo. En un momento dado, me dijo: "Tú estás todo lleno de defectos". Y yo sabía por qué lo decía. Me dijo eso y me expulsó del grupo de Whatsapp.

¿Cómo ves la situación de los gitanos homosexuales en España?
Entiendo que, aunque no sea mi caso, hay gente que lo tiene muy difícil, pero hay algo que debemos tener claro: Ser gay no significa dejar de ser gitano, ni se es menos gitano por ser gay. Creo que hay que estar orgulloso de ser gitano y gay. Le pese a quien le pese, sea la sociedad paya o gitana, siempre habrá colectivo gitano LGTB. En realidad siempre lo habido, aunque fuese en la sombra. Siempre ha existido. Me gustaría expresar esto mismo en caló: "Siempre estiñelaré pochibó de sinelar caló (Siempre estaré orgulloso de ser gitano)".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...