jueves, 9 de febrero de 2017

#hemeroteca #gordofobia #misoginia | Antes de Internet, postales gordófobas y misóginas ya se reían de nosotras

Imagen: Broadly, Vice
Antes de Internet, postales gordófobas y misóginas ya se reían de nosotras.
Hablamos con la autora del fanzine 'Cómo reírse de una mujer gorda', una colección de postales de época que caricaturizan el cuerpo de la mujer.
Anna Pacheco | Broadly, Vice, 2017-02-09
https://broadly.vice.com/es/article/fanzine-gordofobia-reirse-mujer-gorda

Lo primero que ves al llegar a casa de Raquel Manchado es una estantería llena de libros misóginos. Tendrá unos setenta, o algo así. Y al lado, otros tantos de feminismo, ‘La enciclopedia de la mujer’ —heredada de su madre— y más de 500 postales de humor gráfico desde los años 20 a los 60. Su obsesión por coleccionar retazos de época que hablan de nosotras y representan a la mujer con todos los tópicos inimaginables, la ha llevado hace poco a autoeditar su primer fanzine, Cómo reírse de una mujer gorda (Antorcha Ediciones, 2017).

Esta publicación es un recopilatorio de postales antiguas que caricaturizan el cuerpo de la mujer gorda dibujándolo como un ser absurdo o ridículo y motivo de mofa constante. Para Raquel, ilustradora y editora de profesión, recrearse con estos archivos tan descaradamente misóginos le permite entender ciertas estructuras o roles patriarcales que se siguen repitiendo hoy en día.

"De adolescente estaba en las Juventudes Libertarias y ahí éramos muy antifascistas, pero me dio por leer sobre Mussolini, la Falange... y recuerdo que algunos chavalines me preguntaban por qué lo hacía. Siempre me ha parecido que hay que conocer al enemigo y comprender, por ejemplo, por qué la misoginia y el machismo se han perpetuado hasta ahora. Por eso creo que hay que leer a toda esta gente que escribía o dibujaba esas mierdas", explica Raquel a Broadly.

Hablamos con ella para que nos explique más cosas sobre esta afición por coleccionar postales machistas.

Broadly: Hola Raquel. Cuéntanos un poco de dónde has recopilado todas esas referencias antiguas de ‘Cómo reírse de una mujer gorda’ y por qué te decidiste a empezar por ahí.

Raquel Manchado: Me interesan las postales antiguas de humor porque son los memes preinternet, las imágenes que se viralizaban, viajaban y estaban presentes en la vía pública, en los quioscos, comercios y estaciones. Transmitían opinión e ideología, fijaban estereotipos y señalaban lo que era merecedor de mofa y lo que no. No sorprende la cantidad de postales con contenido misógino, muchas de ellas muy violentas. Por ejemplo, esta "divertida" alegoría del divorcio. Otro meme muy recurrente es el de mujeres amordazadas o con candados en la boca bajo la frase "Paz, por fin". De esos tengo decenas, distinta época y procedencia pero con el mismo... ¿chiste?.

Algunas de las postales las compro en almonedas, rastros y webs de coleccionismo y muchas otras las pillo en la red, en formato digital. ‘Cómo reírse de una mujer gorda’ es solo una pequeña muestra.

Y con todo ese material, ¿qué piensas hacer?

El Tumblr lo abrí para compartir lo que iba descubriendo y no quedarme la estupefacción para mi sola. Y me ayudó a comprender el refrán "De aquellos barros estos lodos". Creo que todas hemos visto alguna vez chistes misóginos y gordófobos y lo hemos pasado por alto o tomado como algo puntual. El shock viene cuando los ves todas juntos y comprendes que hay algo ahí que es estructural y además sigue presente. Estoy preparando un libro que sacaré con Antorcha Ediciones, o sea que lo autoeditaré con los pocos ahorros que me quedan. Me la jugaré porque tengo confianza en que se venda. Soy ilustradora y no voy a obviar que es un material que tiene mucho interés por el lado gráfico aunque para mí lo principal sea mostrar los dos lados. Y también seguiré sacando fanzines porque tengo un material que va en aumento y no puede seguir mas tiempo guardado o usado para traumatizar a las visitas.

Hablas mucho de "humodio". Explícanos a qué te refieres.

El "humodio" es como llamo a los chistecitos que propagan y normalizan estereotipos sexistas y violencia misógina. Y racista. Si buscas postales humorísticas españolas y francesas de la época de las colonias en África lo flipas. A mí me sorprendió ver lo fácilmente que el odio pasa, de manera acrítica, por humor. Por ejemplo, estas postales las encontré en webs de coleccionismo y usando como criterio de búsqueda la palabra "humor" en varios idiomas. Yo no digo ‘ná’.

Al final las ideas en las que se basa el humor de la época para "reírse de una gorda" no solo eran increíblemente simplistas, también me da la sensación de que siempre eran las mismas. Clásico ejemplo de una gorda que está en la playa y el resto de bañistas la miran con cara "cómica" o asustada. O el ejemplo que has puesto tú: mujeres amordazadas. La idea se repite.

Si te fijas todas coinciden en señalar y castigar la diferencia, lo "anormal". Tiene un componente didáctico y aleccionador: te muestra lo que es normal y lo que no. Y construye un Nosotros en oposición a un Otro, y eso permite anular la empatía. Las situaciones señalan lo mismo: escrachar al diferente. Castigan la osadía de un "diferente" que quiera hacer cosas de "normales" junto con los "normales". Como, por ejemplo, ir a la playa. Se penaliza el disfrute de un sujeto que no merece estar formando parte. Y para que funcione se apela a la complicidad y sensación de pertenencia de los que se creen normales: si sientes empatía por la gorda el chiste no funciona.

El chiste de maricas se centra en señalar que un sujeto no es heterosexual, o sea, no es de los nuestros y no merece tu empatía. Son correctivos y también advertencias, indican la línea que no debes cruzar si no quieres que te pase lo mismo. Es el chivo expiatorio que crea cohesión social, sensación de pertenencia. Siempre se ha necesitado de un Otro culpable que consolide el Nosotros.

¿Cuál es la herencia de todo ese humor hoy en día?

¿Te parece poco chiste lo de "Mujeres Reales" de Dove? Parece que hay consenso en que la normatividad es una club fascista cuyas normas de admisión son intolerables, pero seguimos dejándonos la piel para formar parte en vez de desautorizarlo y cagarnos en toda norma que establezca que un cuerpo vale menos que otro. Mira el invento de las "gordibuenas", implica que hay gordimalas, es otro club más. Son galletitas de consolación porque nos ven necesitadas de ser consoladas. Ahí está el quid de la cuestión. Estoy a favor del body positive pero no cuando se pone ñoño y condescendiente.

Ahora que hablas de postales de España, ¿cómo es que solo recopilas postales en otros idiomas? ¿Qué ejemplos encontramos en España?

Creo que es un poco casualidad, voy recopilando postales de todas partes y estas fueron las que cayeron en el fanzine. En España hay un montón de referencias, como por ejemplo Ofelia de Mortadelo y Filemón. No es casualidad que siempre vista de rojo como la mayoría de gordas que salen en el fanzine. Ofelia cumple con todos los estereotipos de mujer gorda, es soltera y persigue incansablemente a Mortadelo aunque este la rechace e insulte de miles de maneras. Otro de los gags es su coquetería, se muestra como algo impertinente y ridículo el que una gorda tenga autoestima. […]

Me hablaste también de que te gustaría hacer algo alrededor del estereotipo de "solterona". Es un estereotipo que lejos de diluirse a lo largo del tiempo, parece seguir muy presente en todas nosotras cuando llegamos a los veintitantos.

Sí, el libro que estoy preparando va de eso. Es uno de los estereotipos más presentes, el amor aún sigue siendo el opio de las mujeres. Y no solo es cuestión de amor, muchas veces se busca pareja no por la pareja en sí sino para validarse frente a la sociedad diciendo "¿Ves? Alguien me quiere". Y claro, la soltería es una muestra de fracaso y merece escarnio. Una de los cometidos de estos chistes es impedir que puedas concebir la idea de que una mujer no se case porque no quiere, o incluso que no le gusten los hombres. Que no se te pase por la cabeza esa posibilidad. Y ahí las dibujamos grotescas y patéticas, con su gato y su loro, pero rezando para que le caiga un hombre del cielo. Es otra advertencia a las mujeres: si no pasas tu vida procurando la validación de los hombres te convertirás en una de ellas y nos reiremos de ti.

Y hablando del estereotipo de soltera, me he acordado de estas postales de los años 30 y 40 con "recomendaciones" para tener una primera cita. Visto ahora hasta parece gracioso, pero a la práctica era otra vez una guía de moral y buena conducta.

El tinte gracioso se lo añade nuestra mirada crítica y la distancia en el tiempo. Pero es lo que han mamado nuestras madres y abuelas, está también en nosotras. Hay que conocer la ideología a la que nos hemos adaptado para poder desadaptarnos.

¿Cuál es el peso del humor en la construcción y perpetuación de determinados roles de género?

Enorme. El humor puede romper estereotipos, pero también apuntalarlos. Como sucede con el cine, las series de ficción y con todo. Es una herramienta que depende del modo de uso. Si ponen a una mujer joven y gorda en una serie de ficción, lo más seguro es que no tenga novio y que esté deseando tenerlo a toda costa. Y 'Matrimoniadas', de José Luis Moreno, fue un éxito del humor. Pregúntate cuántas películas has visto que narren la amistad, y no un romance, entre un hombre y una mujer heterosexuales. Hay cosas que parece que no existen porque no tienen representación. Lo que sí tiene representación constante es el sexismo y la heteronorma, entre otras cosas. Claro que algo está cambiando, pero muy tímidamente. Y mientras va cambiando, nos hemos tragado chachas andaluzas, solteras amargadas, pagafantas, lesbofobia, transmisoginía, racismos a veces disfrazados de condescendencia buenista, pero racismo al fin y al cabo. Y madres abnegadas, romantizaciones de cosas muy chungas como los celos como prueba de amor y muchísimas bodas justo antes de un "The End". Toda esa mierda referencial se acumula en nuestra psique. Menudo basurero es nuestra psique.

Vamos, que el humor nunca es "solo" humor como algunos quieren pensar.

No hay nada que sea sólo humor. Hacemos énfasis en la existencia de la libertad pero la libertad es elección consciente. Y el objeto de humor hay que elegirlo y no elegirlo es lo fácil.

En la época preinternet, además, quizás se hacía un humor más estereotipado y menos diverso, ¿no? ¿Crees que este tipo de viñetas tenían mayor influencia entonces?

Sí, ahora tenemos más variedad y podemos elegir un poco nuestras fuentes de información. Pero es imposible vivir ajenas a la hegemonía cultural. Ahí está la publicidad, el cine, las canciones... No somos impermeables a todo eso.

¿Y qué equivalentes de humor has encontrado en el que el hombre es ridiculizado?

Mira, la mayoría de chistes ridiculizando a hombres en general (no a políticos o personajes concretos), siguen perpetuando estereotipos heteronormativos y misóginos. Todos esos chistes de hombres babeando por mujeres o acosándolas. O te dibujan a un hombre pequeñito al lado de una mujer grande para señalar que es un "calzonazos", que no es un hombre como debe ser, y del mismo modo la mujer tampoco. El chiste funciona invirtiendo el balancín de la silueta heterosexual, que siempre debe inclinarse hacia el mismo lado. Al final el chiste está indicando cómo debe ser una mujer o un hombre, reforzando esa misma mierda. Y claro que hay chistes de gordos, pero no con la inquina que cuando se trata de mujeres. Porque los hombres no tienen un imperativo tan grande de agradar a los demás con su físico. Pueden tener una existencia ajena a esa validación. No están sometidos a toda esa vigilancia: son sujetos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...