miércoles, 8 de febrero de 2017

#hemeroteca #machismo | El machismo oculto tras los datos de la EPA

Imagen: Público / Alumnas del Máster de Género de la UCM
El machismo oculto tras los datos de la EPA.
Las estudiantes del máster de Género de la Universidad Complutense de Madrid lanzan una queja contra el lenguaje sexista que se emplea en esta encuesta pagada con dinero público y piden que se reconozca la "triple" jornada laboral femenina.
Sara Calvo | Público, 2017-02-08
http://www.publico.es/sociedad/brecha-genero-machismo-oculto-datos.html

"Estimado/a señor/a: Le escribo para comunicarle mi preocupación por el sesgo de género que presenta la actual Encuesta de Población Activa (EPA)". Así empieza la carta que dirigen las alumnas de la XIII Edición del Máster de Género y Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) para reivindicar la discriminación por razón de sexo que existe en el cálculo y empleo de las categorías utilizadas por el Instituto Nacional de Estadística en esta encuesta. La brecha de género sigue bien presente en nuestras instituciones.

La iniciativa salió de las propias estudiantes tras una clase del profesor Enrico Mora en la que conocieron la clasificación alternativa de la doctora en Economía María Jesús Izquierdo. Ella propone incluir en la EPA la categoría de personas ‘potencialmente activas’ porque "si el trabajo es un deber según la Constitución, no cabría pensar que exista población inactiva"; una carta magna que también "consagra el patriarcado al referirse al ciudadano como ‘el cabeza’ de familia".

La tasa de desempleo femenina se dispararía si se redefinieran los datos de la EPA en función de estos criterios "para que tengan un sentido más acorde con la realidad", apunta Vanessa Esteban, una de las estudiantes del máster. Ante este aumento de las cifras -que según sus cálculos llegaría al 44,5% de mujeres paradas frente a un 26,9% de hombres- las políticas públicas deberían estar enfocadas a suplir las desigualdades laborales de las mujeres, añade.

"¿Cómo se puede considerar dentro de la misma categoría de ‘inactivos’ a jubilados, estudiantes y amas de casa?", se pregunta, sin olvidar además el agravante sexista que tiene este último término y otros tantos de los que usa la Encuesta de Población Activa: "El lenguaje sexista es el resultado del sexismo social", señala la catedrática. Se ha convertido, así, en un arma capaz tanto de transmitir prejuicios sexistas como de eliminarlos.

Aunque algunas manifestaciones lingüísticas no sexistas son motivo de burla o mofa por parte de ciertos sectores, desde organismos como la UNESCO se afanan en recordar que el lenguaje es un producto social e histórico que crea realidades e influye en la percepción de ellas.

Algunas generalizaciones como "los profesores", "los padres", "los niños", condicionan las acciones y determinan el pensamiento, según una guía de uso de lenguaje no sexista firmada por la UNESCO. En ella se insta a evitar el uso del masculino para designar profesiones, carreras, o cargos de prestigio que tengan su correspondiente forma femenina, y también a sustituir términos como "parados" u "ocupados" por "personas paradas" u "ocupadas".

La legalidad vigente, recuerdan desde los entornos académicos, exige "implantar un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo", una modificación que todavía no se ha producido.

Contra la "triple jornada laboral"
El ministerio de Educación define la doble jornada laboral como "la condición a la que se ven sometidas las mujeres que desempeñan trabajo remunerado en horario laboral y que además deben desarrollar todas las tareas que implica el trabajo reproductivo que no es compartido por sus compañeros". La jornada se vuelve triple cuando incluye, además de trabajo asalariado y doméstico, el tiempo que dedican muchas mujeres al voluntariado y a la participación y activismo en el tejido asociativo. "La doble jornada femenina", denuncia Vanessa, "reduce el tiempo que podemos dedicar las mujeres a la participación en la vida social y política".

Según denuncian, el INE se ampara en la "supuesta objetividad que ofrecen los datos científicos" que olvidan la visibilización social que merecen el trabajo de los cuidados en el entorno doméstico, un elemento clave sin el que no podrían existir el resto de trabajos considerados productivos. Como resalta María Luisa Pérez Cavana, los orígenes de la subordinación femenina se encuentran en la división sexual del trabajo: el hombre se dedicó a la caza y la mujer a los cuidados domésticos hasta convertirse ella misma "en el primer animal doméstico".

La profesora María Jesús Izquierdo prende el debate: "El sistema de cuidados domésticos está basado en el amor porque es más barato y aparte quedaría mal que se hicieran por dinero". Los cuidados, al asociarlos al amor, se le presuponen siempre a las mujeres como si fuera algo espontáneo, que les sale desde dentro: eso sí, sólo a ellas. Izquierdo no cree que el trabajo doméstico deba ser considerado como una actividad económica -como sostienen corrientes del feminismo capitaneadas por Silvia Federici- sino más bien de reciprocidad, puesto que una persona que recibe cuidados también debería darlos.

Los datos de Ministerio avalan la creencia extendida de que la incorporación de las mujeres al mercado laboral no ha supuesto para ellas un alivio de las tareas domésticas, además de que tienen que seguir peleando el doble para cobrar casi siempre menos que sus compañeros.

El "suelo pegajoso"
Esa triple jornada laboral sigue siendo un escollo en el camino hacia el crecimiento laboral por todas las cargas afectivas, maternales y de cuidado del hogar que todavía lleva encima la mujer. El texto de las firmantes define como "suelo pegajoso" al conjunto de fuerzas que las mantiene atrapadas en la base de la pirámide económica y que ocasionan el empobrecimiento y precarización de la mitad de la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...